A propósito del tema de la inseguridad: Las falacias lógicas del chavismo…

32
11

Resulta imposible discutir el tema de la inseguridad en Caracas, sin caer en lo político. En el insulto fácil. En el “mandar a callarse la jeta” al otro. Los recientes artículos de Adriana Pérez Bonilla y Vinz son una pequeña muestra, tan sólo la guinda, de una realidad que nos ahoga en cuanta red social estemos inscritos (y donde convivamos con otros venezolanos): La imposibilidad de opinar sobre un tema cualquiera, sin ganarnos en el proceso algún epíteto colorido, de esos que abundan hoy día (“antipatriótico”, “apátrida”, “pitiyanqui”, “fascista”, “sifrino”) cortesía del comandantepresidente. El que opina negativamente acerca de los temas tabú del momento (Caracas y la inseguridad, el rostro Matrix de Bolívar, Pastor Maldonado y los dólares que PDVSA le “picha” a la Williams) se arriesga a recibir su tomatazo virtual, vía cyberbullying. También se arriesga el que utiliza complicadas expresiones en idiomas extranjeros (como cyberbullying)

Esto es algo que ya sabemos (de sobraaaaa) los que frecuentamos éste, y otros lugares de la Web. Siendo el venezolano como es, que acostumbra querer apabullar al que le lleva la contraria (y si no, pensemos en las veces que hemos dicho “Caracas para todo el mundo” o “Magallanes para todo el mundo”), esto no debería extrañarnos. Sin embargo, lo que he querido comentar aquí (como primerizo en Panfleto Negro) es el uso recurrente de esa chuleta, de ese facilismo de las falacias lógicas para acallar (por no decir, amedrentar) al contrario, patear la mesa, y cerrar el debate. Si, el debate, ese especimen raro y extraño que esta en vías de extinción en los foros y demás lugares de discusión de la Venezuela polarizada.

En el caso específico del chavismo (y las discusiones donde se involucra el chavismo) las falacias lógicas son un “argumento” recurrente, bastante recurrente. Un “argumento” que no es tal, porque las falacias son chapuzas lógicas, o para decirlo más criollamente, una lógica “tapa amarilla”.

a) Dos negativos hacen un positivo.

Una de las que me encuentro con más frecuencia en los foros, secciones de comentarios, etc. es la de “dos negativos hacen un positivo”, o la forma más conveniente de ignorar un problema, que es señalando que otro también lo tiene:

Interlocutor 1:  ¡El problema de la inseguridad está terrible! El día de ayer asaltaron a un compañero de trabajo a la salida de la oficina…

Interlocutor 2:  Já, tu si que eres alarmista. De seguro eres escuálido… ¡El problema de la inseguridad está en todos lados! En todo el mundo asaltan. Yo te aseguro que en Estados Unidos también roban a la gente cuando sale del trabajo…

¿Quien no escuchado esto antes? En las discusiones en torno al tema de la inseguridad, el “dos negativos hacen un positivo” es el AK-47 de elección del chavista convencido, que lo utiliza como si se lo hubiera sacado de algún libro de estrategia chino. El “que problema con la inseguridad” es resuelto con una andanada de “eso pasa en todos lados”.

En términos simples, lo que nos dice el interlocutor 2 equivale a algo menos como esto:

Interlocutor 1: Oye, tu casa si esta sucia. ¿No te da miedo con tantas enfermedades que hay por allí?

Interlocutor 2: ¿Y a mi que? La casa de Manuel está igual de sucia. Y la de Pedro también.

Esta es, palabras más, palabras menos, la estrategia del avestruz: Enterrar la cabeza en la arena, y negar que hay un problema. Total, sutano y mengano también lo tienen.

b) La falacia del hombre de paja

Esta es otra impelable en el arsenal chavista. Si la de “dos negativos hacen un positivo” es la Kalashnikov de los “debates” chavistas, la “falacia del hombre de paja” es la granada de mano:

Interlocutor 1: La verdad, estoy en contra de llamar al 12 de Octubre “Día de la resistencia indígena”.

Interlocutor 2: ¿Y por qué chamo? ¿Tú eres de derecha?

Interlocutor 1: Yo no he dicho que sea de derecha. Yo lo que dije es que estoy en contra de…

Interlocutor 2: Chamo, eso es una posición de la derecha. ¡De la derecha! Es decir ¿Tu apoyas el genocidio contra el pueblo indígena, a los dictadores como Pinochet, a los Nazis, el golpe de Abril…

La “falacia del hombre de paja” (en inglés imperialista, strawman fallacy) es una forma muy creativa de exagerar y/o distorsionar el argumento del adversario, haciéndolo solidario con posturas y visiones que esta persona nunca ha mencionado (o de las que posiblemente ni siquiera se ha enterado). Por eso el nombre: El atacante (en su afán de “arrasar” en el debate) se crea un hombrecito de paja, un espantapájaros que en su imaginación decora con lo que él cree, son los argumentos de su adversario.

Me recuerda mucho una situación que se dió en mis años mozos (en la ahora lejana década de 1980) cuando se me ocurrió confesarle a un amigo que veía Candy Candy:

Yo: Sabes, yo veo Candy, Candy

Amigo: Ayyyyyyyyyyy ¿Tu ves Candy Candy? Ayyyyyyy valeee….

Yo: Bueno, la historia es buena y…

Amigo: Ayyyyyy valeeeeee tu ves Candy Candy, a ti como que te gustan las muñecaaassssss ¿Te gusta Barbie? Ayyyy valeeeee te gusta Candy Candy…. ¿También te gusta tomar el tecito con tus amigaasssss? Ay valeeeee…..

c) Reductio ad Hitlerum (la carta Nazi)

Y llegamos al arma secreta chavista. Guardada bajo siete llaves, en siete diferentes templos, al cuidado de siete sabios, el Reductio ad Hitlerum es una variación de la “falacia del hombre de paja”:

Interlocutor 1: Creo que deberíamos reducir el tránsito en las autopistas, y obligar a todos los motorizados a llevar un distintivo que los identifique.

Interlocutor 2: ¿Distintivo? Es que yo lo sabía chico. ¡Yo lo sabía! ¡Todos estos escuálidos son iguales… ¿Tu sabes quien quería que la gente usara distintivos? ¡Hitler! ¡Los Nazis! ¡La derechaaaaa! Es que no tienen remedio… ¡¡¡TODOS estos escuálidos son unos fascistas!!!!

La “carta Nazi” es la estrategia favorita del chavismo y del extremismo, que al compartir una visión del mundo “blanco o negro, o estás conmigo o eres mi enemigo a muerte”, busca desacreditar al adversario por el medio más radical de todos, la comparación con el ser más detestable de toda la historia: Adolfo Hitler. Bajo este esquema, cualquier idea (cualquiera, realmente) puede ser puesta a pasar coleto, siempre y cuando esa idea haya sido compartida por Hitler. Por ejemplo:

  • Si a Hitler le gustaban los animales, entonces todos los amantes de los animales son, en esencia, fascistas, y apoyan las ideas de Hitler.
  • Si a Hitler le gustaba la pintura, entonces todos aquellos que sientan inclinación por la pintura son seguidores del fascismo, y apoyan decididamente las políticas de Hitler.
  • Si Hitler era vegetariano, entonces todos aquellos que son vegetarianos, son fascistas y seguidores del Nazismo,

¡Una “lógica” contundente!

d) El falso dilema

El chavismo es extremismo, y por lo general los extremismos no se llevan bien con los puntos medios. Y ese es precisamente el punto de la falacia del “falso dilema”, una elección limitada, donde “o corres o te encaramas”:

Interlocutor 1: Estoy pensando en darle el voto a la oposición.

Interlocutor 2: ¿Que te pasa chamo, estás loco? Con Chávez todo, sin Chávez ¡¡¡NADA!!!!!!

Interlocutor 1: Chamo, es hora de un relevo.

Interlocutor 2: Relevo nadaaa. Dentro de la revolución TODO, fuera de la revolución NADAAAAAAAAA.

El falso dilema plantea las cosas en blanquinegro (como el Reductio ad Hitlerum): O es chicha, o es limonada. O estás de acuerdo conmigo, o entonces eres mi enemigo. Es un poco como el juego entre un par de niños que todavía están bastante lejos de la madurez:

Niño 1: A ver elige ¿Si te ponen a Juana la fea, o la Doña Alicia de la cantina, a quien besarías?

Niño 2: ¡Ascooooo!!! ¿Y no puedo elegir otra cosa?

Niño 1: No, no puedes, no puedeeeessss. Tienes que elegir…

e) Argumentum Ad Hominem (argumento contre el hombre)

Esta quizá es la barajita más repetida en el album chavista: El ataque al hombre, y no a su argumento. Creo que no necesita más presentaciones (o explicaciones):

Interlocutor 1: La propuesta de seguridad ciudadana del candidato opositor suena interesante.

Interlocutor 2: ¿Interesante? ¿Por qué? Es el candidato majunche…

Interlocutor 1: ¿Y que tiene que ver eso con su propuesta?

Interlocutor 2: Nada chico, es un MAJUNCHEEEEE. No me interesa lo que tenga que decir…

f) Cherry picking (o la falacia de la evidencia incompleta)

El arma de elección de personajes como Mario Silva o Jorge Amorín (o Pedro Carvajalino): Sólo presentar una parte de la evidencia (por lo general, la más picante y escandalosa) como prueba irrefutable de nuestros argumentos:

  • Jorge Amorín/Pedro Carvajalino va a una marcha opositora.
  • Jorge Amorín/Pedro Carvajalino intenta a toda costa provocar entrevistar a los marchantes.
  • Jorge Amorín/Pedro Carvajalino se enfrasca en una pelea con algunos de los manifestantes.
  • Jorge Amorín/Pedro Carvajalino va a La Hojilla y presenta como evidencia de la “locura opositora” un video con su pelea (provocada) con los manifestantes opositores. El resto de los participantes de la manifestación no aparece ni en pintura.
  • Mario Silva comenta el video de Amorin, sentenciando “TODOS estos majunches son unos malditos locos de mierda”.

Lo irónico del cherry picking, además de ser una táctica manida (más vieja que ir al baño sentado) es que no es exclusiva del extremismo izquierdista que es el chavismo. La extrema derecha (la derecha real, no la imaginaria y de comiquita que se inventan en las noches Amorín y Mario Silva) la usa desde hace años. Sean Hannity, columnista y presentador de Fox News, conocido por su extremo conservadurismo, sacó en su momento un segmento en su programa Hannity & Colmes llamado la Hate Hannity Hotline (o la “Línea para odiar a Hannity”), un espacio donde dejaba que los televidentes que obviamente tenían un gran desagrado por su persona descargaran toda su furia via contestadora telefónica. Luego (en la más pura tradición Fair & Balanced de Fox News) ponía al aire a los más groseros y ordinarios ¿Con que fin? Con el mismo que persiguen Amorín y Mario Silva en su esperpento nocturno: Demostrar de forma “irrefutable” que aquellos que les llevan la contraria (en el caso de Hannity los “liberales”, en el caso de Amorín, Mario Silva o Pedro Carvajalino los “escuálidos o majunches”) son todos unos enajenados mentales sin remedio.

f) Presentismo (o la trampa del anacronismo)

Esta la he querido dejar de último, porque de hecho, no es una falacia lógica: Es una tendencia literaria e historiográfica en la que viven enclaustrados los seguidores del chavismo. Es la trampa de conjugar el pasado, en tiempo presente, y de transferir las ideas, pensamientos y posturas del Siglo XXI a personajes históricos de otros tiempos y contextos.

El chavismo vive de este engaño, de promocionar (por ejemplo) a un Bolívar casi-guerrillero, marxista y ultra-revolucionario de izquierda, cuando no fue ninguna de esas cosas. Pintar a Bolivar dándose la mano con Marx (que lo ridiculizó, cuando tuvo la oportunidad de escribir acerca de él) o el Ché Guevara, es la mayor estafa de todas. ¿Podría ser Bolívar, alguien de ultraizquierda, cuando advertía (a la luz del affaire de Piar) acerca de “los peligros de una pardocracia”, de una sublevación y guerra de razas al estilo de Haití?

GD Star Rating
loading...
A propósito del tema de la inseguridad: Las falacias lógicas del chavismo..., 4.9 out of 5 based on 36 ratings

32 Comentarios

  1. Gibiarian, primer gran artículo, me gustó como lo venías argumentando. Pero al publicar se te cortó, faltó una parte. Paso para avisarte y para poder terminarlo. Saludos

    ResponderResponder
  2. Muchas gracias por tu comentario Adriana!!! En realidad todavía lo estoy terminando… La publicación fue por accidente jeje…

    ResponderResponder
  3. Excelente artículo. Este artículo me cae como anillo al dedo. No sé si por casualidad o porque el tema está en el aire, un grupo de amigos conversábamos de la falta de criterio al realizar afirmaciones o tomarse las críticas como una ofensa, cuando, sean constructivas o destructivas, son oportunidades de crecimiento.

    ResponderResponder
  4. Gran artículo pana, pero la falacia a) la conozco como Tuo Quoque o Tú también. ¿Es la misma verdad?

    ResponderResponder
  5. En efecto Reinaldo, hay mucha falta de criterio (hoy en día) a la hora de realizar críticas y afirmaciones… A mi parecer, todo surge en la prisa de querer callar al adversario, para que no siga diciendo aquello que nos molesta… Gracias por el comentario!

    ResponderResponder
  6. No Goddam Electric, lo que propone la falacia del To Quoque (Tu también) es algo parecido, pero no igual. Es hacer una critica por la supuesta falta de consistencia de tu adversario:

    Interlocutor 1: Los Estados Unidos sacó el reporte de naciones que ayudan al terrorismo, e incluyó a Irán, Corea del Norte y Cuba…

    Interlocutor 2: ¿Y quienes son los gringos para criticar el terrorismo? Los gringos apoyaron a Posada Capriles…

    ResponderResponder
  7. Totalmente de acuerdo, por eso no he podido mantener un debate con ningún chavista hasta ahora, me caen a *coba*. El problema que la mayoría de los que votara por chavez son fanáticos o son ignorantes en relación a la política, pero *oficialistas*como tales, hay pocos. Y esto basado meramente en experiencias previas, no soy encuestadora ni un ser omnipotente, pero la mayoría recurre al argumentum ad hominem y a *desbaratar* hechos y argumentos con opiniones.(esta conducta tambien la noto en la oposición, aunque noto un menor fanatismo)

    ResponderResponder
  8. Este artículo debería formar parte de una especie de guía de argumentación en la página. Por fin alguien tuvo el guáramo para explicar todo esto de manera comprensible. Gracias!

    ResponderResponder
  9. O directamente se ponen a insultarte. Si eres mujer, te llamarán puta. Nosé, creo que es un tema complicado.

    ResponderResponder
  10. Sianhulo, en efecto la mayoría de los argumentos chavistas son falacias lógicas. No salen de un argumentum ad hominem, o de “dos negativos hacen un positivo”. También hay otros que mencionaré en próximos articulos, como el Post Hoc Ergo Propter Hoc, o falacia de la causa cuestionable, que es el que por lo general usan para hablar de teorías conspirativas. Por ejemplo:

    -Últimamente, no he pegado una en las carreras de caballos.
    -Luego, mi novia me regaló cariaquito morado.
    -La siguiente vez que jugué, nojoda, ¡arrasé!
    -Fue el cariaquito morado. Definitivamente el cariaquito morado me hizo ganar en el 5 y 6.

    ResponderResponder
  11. ¡Muchas gracias por el comentario Daniel! Aunque la guía esta incompleta. Todavía faltan otras falacias lógicas incluidas dentro del discurso chavista…

    ResponderResponder
  12. Ese es el punto del argumento Ad-Hominem Chorizo: Invalidar el argumento tratando de invalidar a la persona. El ejemplo específico que mencionas es, en efecto, muy común…

    ResponderResponder
  13. ¡Epale Gae! Bueno ya ves, ha quedado bien el artículo! ¡Gracias por el comentario!

    ResponderResponder
  14. Un excelente artículo, producto de la observación o te has atrevido a refutarle a un chavista “face to face” y mantenerte en tu posición sin abandonar totalmente frustrado? yo sinceramente abandoné hace tiempo, deje así, como dice Andres López, es que me parece cosa de locos defender algo que se le mira en remiendo por todos lados y una falta de estructura y consonancia total con lo que se predica.

    ResponderResponder
  15. Comparto la oficina con un chavista, así que las discusiones acerca de temas políticos son inevitables. Y si, es frustrante. A pesar de que en varias ocasiones le he señalado a este señor que sus argumentos no son más que falacias lógicas, no desiste. Por lo menos en cuanto al tema de la inseguridad, la falacia del “dos negativos hacen un positivo” siempre sale a relucir”. También la de Tuo Quoque.

    También he discutido con chavistas en foros, y el resultado casi siempre es el mismo. Poco más, poco menos, como lo que se ve aquí en Panfleto Negro con El Zato. En el caso de él, creo que vive aferrado al falso dilema: Si bien reconoce que las personas pueden ser opositores por convicción, los considera seres manipulados por estar en contra de Chávez y su proyecto. Es decir, para él no hay elección: La cosa tiene que ser con Chávez. Si no, inevitablemente eres un derechista, o un lacayo de la derecha (esa es, creo, su percepción)

    ResponderResponder
  16. Creo que otro ejemplo de la falacia del To Quoque (Tu también) es la relucir siempre la participación de la oposición en el 11A o en el paro petrolero, si un opositor saca una denuncia por corrupción de algún dirigente oficialista, lo común es “qué viene ese a decir si estuvo en el 11A / paro petrolero.”

    Eso me recuerda esos diálogos que a veces se tiene con las parejas, tipo:

    -Oye amor, este mes como que le diste duro a la tarjeta de crédito, ¿no?
    -¡Qué me vienes a decir tú! ¡Si tú en el 2002 me dejaste sentada como una bolsas mientras bailabas con la tal Verónica en la fiesta de Ignacio!

    -Amor, dejaste el carro mal parado en el estacionamiento.
    -¡Ah, sí, claro! ¡Ahora yo dejé el carro mal parado, como bien mal parada me dejaste en la fiesta de Ignacio en el 2002 para ir a bailar con la tal Verónica!

    -Amor, esta noche vamos cenar con los Ramírez.
    -¡Ah! Y a mí no me consultas, ¿no? Como siempre, soy un cero a la izquierda, como cuando me dejaste como un cero a la izquierda mientras bailabas con la tal Verónica en la fiesta de Ignacio en el 2002!

    ResponderResponder
  17. Jajaja en efecto Renji, la falacia del Tuo quoque es algo que se utiliza mucho en las relaciones de pareja, aunque diría que el caballito de batalla, tanto de hombres como mujeres, cuando se prenden este tipo de discusiones, es la falacia de composición:

    -“Todos los hombres son básicos”
    -“Mujer que no jode es hombre”
    (en ninguno de los dos casos, se puede verificar estadísticamente que estos “juicios universales” sean aplicables a todos los hombres. O a todas las mujeres)

    ResponderResponder
  18. Viejos, ya me han obsesionado con las falacias lógicas, ahora por culpa de todos ustedes me la paso buscando falacias en todas partes. Pero excelente! creo que demostrarle a los chavistas que falacias lógicas comenten al tratar de argumentar cualquier discusión servirá para mandarlos a callar, tambien nos hará mas responsables a la hora de argumentar pues evitaríamos caer en falacias nosotros mismos….
    Buen artículo Gibarian!

    ResponderResponder
  19. @Napo: es que es así: Si bien son los que con más frecuencia caen en esto, no es exclusivo de los chavistas el monopolio de estas trampitas de la argumentación. Hay que estar pendientes…

    Claro, siempre habrá casos de casos, y siempre habrá alguien que definitivamente, se lo expliques como se lo expliques, no dejará de usar estas “chuletas”, y no comprenderá lo que es una falacia lógica…

    ResponderResponder
  20. Excelente articulo Gibarian

    Yo recuerdo cuando estaba en la universidad me obligaron a ver logical y el prof era un plomo, tanto que termine cojiendole tirria a la materia y casi no me graduo, no se si habra cambiado el pensum pero todo aspirante a profesor de logica deberia venir a leer esto.

    Simple ameno y divertido!

    Años mas tarde cayo en mis manos un libro de Madsen Pririe , como ganar cualquier argumento, uso y abuso de la logica y empece a disfrutarla, pero el trauma me duro 13 años

    ResponderResponder
  21. @marlonoso:
    Lo tengo en PDF si no te molesta ser complice de la pirateria y quitarle los 3 centavos que le deben tocar al autor por cada ejemplar vendido lo cuelgo y te paso el link

    ResponderResponder
  22. Agradecido Coronel, pasalo. Lo malo de los PDFs es que no son bien recibidos por los kindle

    ResponderResponder
  23. No se angustien, Calibre resuelve, pero no quedan igual. Sube esa vaina puejm!

    ResponderResponder
  24. @el Coronel: Gracias por el comentario, el propósito era ese, hacer del tema algo ameno!

    Por cierto, en cuanto al texto que mencionas, te recomiendo el formato .epub. Es más manejable, y hay varias alternativas para leerlo (y llevarlo contigo). Si todavía posees esa reliquia llamada Symbian (como yo) puedes utilizar esto:

    http://albite.org/reader

    Con eso te lo puedes llevar en tu celular Nokia lo que tengas en formato .epub, o txt.

    Ahora, para si hablamos de Android, o Iphone, pues recomiendo este:

    http://fbreader.org/

    En cuanto a bibliotecas con .epub, Guttenberg es una elección:

    http://www.gutenberg.org/

    Y si buscas libros pagos, tienes a feedbooks (esta la encontré recientemente):

    http://www.feedbooks.com/

    Un saludo

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here