El Turno de Ingrid

Siempre he pensado que la privación  de libertad de una manera ilegal a una o más personas, es un acto criminal monstruoso. La víctima bruscamente pierde todo lo que hasta ese día conocía: es alejada de sus seres queridos, su rutina dependerá de sus captores, ya no habrá comidas a horarios regulares y no tendrá idea del lugar donde dormirá. Pierde de manera total el control de su vida. El miedo y la incertidumbre generan agitación, inquietud y claro está un sufrimiento solo capaz de entender la persona que viva ese infierno.

Unos cuantos meses atras, la popular conductora de televisión Oprah Winfrey, dedicó su programa a la ex candidata presidencial colombiana Ingrid Betancourt. Oprah orgullosamente llamo a Ingrid “La Madre Más Valiente del Mundo” .Sentada y con una expresión de tranquilidad en su rostro, Ingrid demostró tener total dominio del idioma ingles lo cual parecía seducir a su interlocutora y un público americano impresionado por tener frente a ellos a una de las rehenes más famosas del mundo,  frase que la presentadora también utilizo para referirse a su invitada estelar. “No hay Silencio que no Termine” así se titula el libro que Ingrid Betancourt está promocionando y en el cual relata su versión acerca del dolor, temor, degradación mental y física durante sus seis años de cautiverio a manos de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, mejor conocidas como las FARC.  Obviamente se espera que el libro sea todo un éxito en ventas, y más aun cuando la misma Oprah con libro en mano, le hace semejante promoción. Lo que casi estoy seguro, es que con un 80 %  de rechazo por parte de sus compatriotas, muy probablemente en Colombia el libro se llene de polvo en las librerías. Hace menos de dos años nadie podría imaginar que algo así pasaría. Ingrid conmovió no solo a su natal Colombia sino a buena parte del mundo; creo que todos en algún momento durante esos seis años al menos una vez, deseamos su pronta liberación. Pero entonces ¿Qué Paso? ¿Cómo llego Ingrid a ser una mujer despreciada en su propio país  e inclusive fuera del mismo? He acá mi humilde opinión de lo sucedido. En primer lugar su reserva en agradecer de manera total y sincera al gobierno colombiano, esa gran operación militar que le devolvió su libertad. Luego casi de manera inmediata abandona Bogotá para instalarse en Francia. Siendo objetivo entiendo que ella haya buscado refugio y seguridad junto a su familia y que haya elegido distanciarse por un tiempo para poder encontrar la paz que tanto necesitaba en ese momento; pero luego lo inimaginable sucedió: Ingrid Betancourt pretendió exigir una indemnización millonaria de parte del Gobierno Colombiano por daños originados a causa del  secuestro, que ella misma propicio debido a su arrogancia e imprudencia. Su jefe de seguridad advirtió con detalles, lo precarias y peligrosas que eran las condiciones para viajar a San Vicente, localidad a la cual se dirigía junto a otras cinco personas entre ellas Clara Rojas amiga y Directora de Campaña.

Ingrid ha declaro que se siente muy dolida con el pueblo colombiano debido a la incomprensión que le han manifestado. Ella simplemente recalca su papel de víctima en esta situación, sin tomar en cuenta que  aun hay centenares de colombianos y extranjeros padeciendo los horrores de ser cautivos de las FARC. Esto no es todo, sus compañeros de cautiverio han dicho que la ex candidata era peor que los guardias e incluso el estadounidense Keith Stansell la cataloga como “El peor ser humano que ha conocido en su vida”. La misma Ingrid admitió sus defectos y errores y siguiendo  su actitud de mártir, ha instado a los demás a perdonarla ya que estaba asustada y confundida durante todo ese tiempo. ¿Acaso los demás secuestrados no estaban asustados y confundidos también? Ella sabía lo importante que era para las FARC tenerla allí con vida, ella sabía todo el apoyo por parte de Francia y más aun todo el despliegue mediático que su secuestro había generado, quizás por eso siempre mantuvo su actitud rebelde en la jungla colombiana y por eso la solidaridad nunca se hizo presente en ella durante los seis años que duro su secuestro; esto último confirmado por varios compañeros de cautiverio. Desde mi punto de vista la reconciliación entre ellos, suena difícil. Lo único claro y demostrado acá, es que las relaciones humanas son complejas. Las emociones se dan y se expresan de diferentes maneras en cada persona y en los momentos más intensos y dramáticos quizás logramos ver lo que se anida en las mentes de los demás. Lo que ocurrió en la selva colombiana durante esos seis años de cautiverio, solo Ingrid y sus antiguos compañeros lo saben a ciencia cierta; lo más sensato por parte de todos ellos, sería dedicarse a recuperar en la medida de lo posible, el tiempo perdido.

GD Star Rating
loading...
El Turno de Ingrid, 4.5 out of 5 based on 2 ratings

Ongo Gablogian

Amante de sarcarmos y mas aun... del humor ácido e inteligente!!!

Más posts


TwitterFacebook

¿Quieres publicar en panfletonegro? Este es un sitio participativo. Para escribir aquí sólo tienes que registrarte.
Cambiar fondo
Autores

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. vaz dijo:

    Hola, coye, disfrute de la lectura porque durante mucho tiempo yo también trataba de imaginarme esa situación y todo lo que conlleva el secuestro. Incluso a veces estaba comiendo con mi familia y me acordaba de Ingrid Betancourt. A mi la vaina de su secuestro me impresionó, también por esa imagen que ella tenía de política atrevida y echada pa’ lante que acá tu también señalas, y estoy muy de acuerdo, con que ella como que se lo buscó. Pero sí, igualito me quede yo loca cuando se puso así toda progobierno y tal y toda la maraña rara… para mi ya ese “super recaste” estaba más que cantado y fue un acuerdo entre FARC y gobierno. La historia del rescate me parece muy fantástica.

    Cuando a ella la liberan y comienza todo el bombardeo mediático, salen los trapitos al aire pues que si el rollo con el marido y el ex, se acuerdan que el tipo lanzó desde una avioneta a la jungla las fulanas fotos de los hijos de Ingrid para que las viera? etc, etc… y luego Clara Rojas dando su versión (ni hablar del peo de Enmanuel, podrías escribir algo de eso o alguien) y ahora que supuestamente Ingrid se acostaba con el otro rehén, etc, todos esos trapitos al aire que salieron en el juicio de divorcio porque el marido también quería plata de la historia… y el broche de oro lo puso la “demanda” que le tiró al gobierno después de alabarlo tanto. Para mi que al final alguien no cumplió con el trato y ahora qué más? vende la historia, que es tristísima de pana, a quien le compre y le pague… te imaginas cuánto real generó ese programa de Oprah? nojoda!

    Bueno si los asesinos venden sus historias, que mas le queda a esta señora.

    Buena lectura, chao

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

Sugerencias:
  • Trata de ser civilizado. No digas cosas que no dirías cara a cara.
  • Cuando estés en desacuerdo, trata de argumentar en lugar de atacar. Por ejemplo, "No seas imbécil, 1+1 es 2, no 3", puede ser acortado a "1+1 es 2, no 3".
  • Trata de usar *, en lugar de MAYUSCULAS, si quieres **enfatizar** tus palabras
  • Trata de no quejarte si eres votado como irrelevante. No tiene sentido.
  • Trata de respetar el derecho que tiene cada quien de revelar -o no- su identidad.
  • Trata de ceñirte al tema. Si se habla de gimnasia y quieres hablar de magnesia, ¡publica tu artículo!
  • Si tienes un argumento muy largo, ¡regístrate y publica tu propio artículo!

Para insertar una imagen, escribe
<img src="https://direccionAtuImagen.jpg"/>

Para insertar un video de YouTube, coloca el link al video directamente

*

Top