Entre dádivas y limosneos, ¡En Venezuela somos egipcios!

3
9

Estoy caminando por las calles de una ciudad paupérrima llamada Luxor, en Egipto. He ahorrado como un desgraciado durante casi un año para pagar mi viaje y entre sacrificios y decisiones económicas cuestionables a los ojos de los demás, finalmente logré redondear la suma necesaria para visitar una de las culturas más antiguas del mundo.

Pero esto poco importa a los habitantes de Egipto, sobre todo a aquellos asentados en las zonas marginales de Luxor, donde se encuentra el Valle de los Faraones y varios templos que son visita obligada para extranjeros. Los egipcios se nos acercan como abejas a la miel. Es un concurso de miseria generalizada: Un pedigueño frunce el ceño y pone ojitos llorosos mientras extiende la mano, pero se ve superado por una niña de cerca de siete años quien tuvo la audacia de cargar a su hermanita entre los brazos para trabajar su imagen lumpen. Lo más ridículo es que acabo de ver, al dar la vuelta a la esquina, a la madre de la criatura dándole el bebé a la niña y alentándola a que la sacudiese frente a nosotros como si fuera una bandera que automáticamente le da derecho a acceder a nuestro dinero.

Al principio explico amablemente que no tengo dinero, que soy estudiante, que sudé como un burro dos años para ahorrar el pasaje y que traje lo justo. Es como si le hablara a un muro. El principio es que si viniste acá, estás forrado como Donald Trump. Tienes que dar. No entiendo bien por qué, ni cuál es el juego, luego de que le doy una botella de agua a un niño y este la mira con desprecio antes de tirarla al suelo.

El grupo de limosneros nos deja desahuciados, sin lápices ni bolígrafos, sin agua y habiendo logrado vendernos unos marca libros de papiro de dudosa procedencia. No dicen “gracias”, es más, no se ven agradecidos; como si fuera nuestro deber darles algo. Porque somos turistas. Luego me doy cuenta de que detrás de nosotros aparece un grupo fresco de idiotas occidentales y que es por eso que se han ido corriendo, porque ha aparecido una nueva oportunidad de obtener algo a cambio de nada.

Ahora bien, que alguien me explique, por favor, cómo o por qué el hecho de ser o de tener algo le da una preeminencia moral a alguien sobre mi existencia. Es decir, porque tengo o soy de clase media, estoy en la obligación moral de darle a alguien, cuyo único atributo es ser más miserable que yo. Nótese bien que digo obligación para subrayar el hecho de que no es que ayudo a alguien porque escojo hacerlo ni porque quiera, no; debo ayudarlo porque tengo más.

Para el que no se haya dado cuenta todavía, esto es simplemente una filosofía inversa que empareja todo por abajo, es decir, ¿quién rayos se va a mover y se va a dedicar a tener algo si el otro sólo tiene que abogar por “ser miserable” para poder reclamar posesión sobre lo que esa persona obtuvo? Igualmente, el argumento nos lleva a una miserabilización generalizada; se supone que yo tengo derecho sobre la riqueza o las posesiones de quien está por encima mío, éste del que está más arriba y así sucesivamente hasta que caemos en un concurso de pobreza donde la niña que ondea al bebé le gana al niño de los ojos llorosos.

¿Es esto lo que queremos para nuestra sociedad? ¿Son estos los valores que queremos inculcar? Y si de valores se trata, ¿Por qué es inmoral para alguien poseer algo a través de su trabajo y su esfuerzo y no es inmoral que alguien se aparezca de la nada y se lo pida? ¿No debería ser al revés? El mundo está patas arriba.

Para los que no se hayan dado cuenta todavía, estas preguntas me surgen a partir de la noticia publicada en los periódicos de Venezuela según la cual el gobierno pretende expropiar edificios (“compra forzada” se le llama, bah) y entregarlos (porque sí), a sus inquilinos.

Ahora bien, dejemos un par de cosas en claro: Estoy totalmente de acuerdo con ayudar a la gente y darle las herramientas para conducir su vida con dignidad. Y por otro lado, estoy de acuerdo en que una persona que se haya apoderado de la mitad de un Estado al trabajar como esbirro de la dictadura, debe pagar por haber tomado lo que no es suyo (¿No es lo mismo?). En primer lugar, los que nunca se tocan son los esbirros, los corruptos y los dictadores. Los que pagan el pato en todo esto son los pobres idiotas que se quedaron en Venezuela, confiaron en el futuro e invirtieron en la inmobiliaria. Que yo sepa, los edificios que se van a expropiar (perdón, “comprar forzosamente”) no pertenecen exactamente a Carlos Andrés Pérez, Orlando Castro, Lusinchi o demás ladrones a pata suelta que se pasean imperturbables por Caracas o demás capitales donde se encuentran. Pero vuelvo, porque soy terco y la lógica no me cuadra: ¿Con qué cara le voy a decir a un esbirro o a un ladrón (si de ellos se tratara) que es inmoral que se haya robado esos terrenos si yo simplemente se los voy a regalar a alguien más? Idem, ¿No es lo mismo?

¿En qué creo? Creo en un sistema en el cual no se nos trate como egipcios. Creo en un país donde cada quien explote su talento, su preparación y su esfuerzo sin pedirle limosnas a nadie, sin envidiar el esfuerzo ajeno o echarle la culpa de sus fracasos a los demás. Finalmente, creo en un sistema donde el gobierno ayude a la gente a salir de abajo, a construir su vida y hacerse responsable de sus acciones; no en un sistema de regalos y dádivas donde se debe estar eternamente agradecido al gobierno todopoderoso por su misericordia y donde se estimula la inacción: No vale la pena hacer nada, es más productivo hundirnos en nuestra mierda y luego ir a jalar y prostituirnos ante el sistema, como si fuéramos unos putos drogadictos que ni Réquiem for a Dream.

En fin, ando algo testarudo hoy. Si alguien entiende algo de todo esto, si alguien le ve un sentido que yo no hallo, pues que tenga la bondad de escribirme al menos una esquela en los comentarios y me explique. Porque como sigamos así, voy a terminar ermitaño viviendo en un playón de Cubagua, desencantado del mundo y sobre todo, de los venezolanos.

GD Star Rating
loading...
Artículo anteriorCon Sumito, estoy que me vomito
Artículo siguientePrometeo
Barman, guía turístico, sirviente y amo de casa, traductor, profesor de lenguas, niñero, encuestador en la calle, extra de películas, vigilante nocturno, obrero de mudanzas, editor de películas, músico de Metro; eso hasta ahora. Aparte de sus incursiones en el mundo laboral, escribió y publicó novelas (https://www.panfletonegro.com/v/2010/11/22/yo-mate-a-simon-bolivar/), colaboró con periódicos y revistas electrónicas y participó en debates y mesas redondas. Hoy en día, colabora con oscuros y desconocidos artistas de todo tipo y añora realizar su sueño, ser dueño de un circo. Por las noches lleva a cabo audiciones para el puesto de “tragadora de espadas” con mujeres de todo tipo. Jamás ha practicado patinaje artístico.

3 Comentarios

  1. La culpa también es de ustedes: viviendo en un mundo globalizado, en el cual las personas tienen que ser responsables de su propio destino ¿como se les ocurrió confiar en Chavez? y ahora hay que ver cual es el destino del dinero producto del petroleo.
    En mi pais (Perú) existen casos luxorianos como los que narras, pero en este caso es venta: estás con tu chica en un parque y se te acercan vendedores de caramelos. Te ruegan y ruegan hasta que, al cansancio, les compres algo. Obviamente ya te echaron a perder el momento.
    Y ocurre también en el transporte público. Gente que te mete un discurso por las siguientes razones: que tienen a su mamita enferma (algunos enseñan certificados y recetas médicas), que son ex reos que quieren integrarse a la sociedad, que son estudiantes que de esa manera se pagan sus estudios, que son el único sostén de su familia. Otros que recitan poemas, cantan sin saber cantar o tocan instrumentos. Otros que venden productos que, según ellos, están en promoción , que aprovechemos la ocasión. Y otros que cuentan chistes y hacen sketchs cómicos, claro, todos ellos con los mismos chistes que ya la gente se sabe de memoria y no hacen reir a nadie.
    Y te ofrecen desde caramelos, turrones, toffees hasta lapiceros, agujas de coser e hilos y otros artilugios. Pero el caso es que para ellos no les debemos comprar, debemos colaborarles.
    Mi opinión es friamente capitalista, pero casi tan justificada como la tuya: si a mi no se me antojan caramelos, no necesito un lapicero, etc., no tengo porque comprarles. Y que no se enojen ni que se pongan bravos(un dia un vendedor, al bajar del bus, dijo “a los que me han colaborado, gracias, y a los que no, vayanse con la gran puta que los parió): es la ley de oferta y demanda: si el producto en si no me llena ninguna necesidad, no la necesito, y no tengo porqué comprarlo.
    Saludos de Perú. Y diganle al sátrapa de su presidente que no se meta con nosotros: ya somos grandecitos para saber lo que queremos y que Ollanta, su candidato, no sabe ni donde está parado: nos hemos salvado por un pelo del prescipicio.

  2. Cuando vea a Chávez le doy tu recado ;)
    Mi favorito es un discurso que te dan en los autobuses de Venezuela, que va más o menos como sigue: “Güenas, señorah y señorej. Nosotros pudiérnos estar robando, pero estanos tratando de hacer algo posssssitivo. Colabore con nosotroj”.
    En fin, no tengo nada en contra de ayudar a nadie, cuando y como me de la gana. Pero conminarme a ayudar, creer que “tengo” que ayudar es lo que me parece que está mal. Y este tipo de estructura lógica es la que se está construyendo en Venezuela.
    P.D.: Yo hubiese votado por Lourdes Flores, y en la segunda ronda no voto. Porque Alán García… Por Dios. Pero cuestión de nacionalidades, supongo, menos mal que no me pusieron en esa situación electoral.
    ¡Saludos!
    K.

Comments are closed.