Sexo, promiscuidad e infidelidad II

0
655
 El genero homo tiene 2.5 millones de años. Nosotros somos los últimos de ese genero que aparecimos. La función principal de todo ser vivo es reproducirse. Nacimos para eso, no para construir puentes o ir al espacio, y solo los mas mas exitosos en la estrategia de procrear sobreviven en nuestro acervo génico.
 Es por ello que la manera como nos comportamos en el sexo, lo que nos dice mas sobre nosotros.
 Como nos relacionamos con los demás y de cómo se forman los grupo sociales
 Tenemos que recordar que esos comportamientos que tuvieron nuestros antecesores fueron exitoso, ya que estamos aquí, y por supuesto tenemos las mismas tendencias que los hicieron a ellos exitoso..
 Esto no es determinismo biológico, es mas bien decir que tenemos una larga historia como animales hipersexuales y ello tiene implicancia en nuestro comportamiento moderno.
 Eso no es negar la importancia del amor romántico en la prehistoria, es el condimento.
Hay algunos rasgos que sugieren que somos promiscuos, por lo menos el adulterio que se da en todas las culturas y la ausencia de toda vida monógama entre nuestros más cercanos primos (los chimpancés y los bonobos)
 Claro afirmarlo de esta manera no dice mucho.
 Por eso es mejor desarrollar todos los puntos de vistas y las evidencias, para saber si son sólidas.
 1.- La ausencia de monogamia en los primates superiores
 Primero tenemos que sacar de las brumas que significa monogamia, y de ello ya se encargo Reichard el la dividió en tres categorías;
 a)– La monogamia sexual. Que es la exclusividad sexual con la pareja
b)- La monogamia social que es la proximidad físicas de un par
 c)– La monogamia genética que son relaciones sexuales fuera del principal vinculo de pareja, pero no con fines reproductivos.
 Esto por mejor argumentado que este, no ayuda a una compresión de nuestro comportamiento, es mejor pasar a ver como se relacionan los primates,
En más de 200 especies de ellos solo el 3% practican la exclusividad sexual (la monogamia) la cual es igual al resto de las especies de mamíferos.
 A diferencia de otras especies nosotros vivimos unidos en grupo y hasta el paleolítico superior formábamos grupos de 90 a 200 individuos, esto unido a nuestra sociabilidad ayudaba a los intercambios sexuales humanos.
 Si la monogamia fuese nuestro comportamiento preprogramado, entonces seria muy interesante responder la pregunta ¿a que se debe que se esta revirtiendo esa tendencia?
 De cualquier manera la monogamia para toda la vida es muy infrecuente en la naturaleza, por lo regular esta limitada en el tiempo


 2.- La promiscuidad en lo chimpancés y los bonobos
 Estos son nuestros mas cercanos parientes vivos y compartimos con ellos el 98% del ADN, es cierto que la manera como ese ADN se une para ser funcional (en cromosomas) es diferente, pero  es un detalle menor en la larga historia evolutiva que nos une.
 Los Chimpancés (Pan troglodytes) y lo bonobos (Pan paniscus) pertenecen a la misma tribu que nosotros,; la tribu Hominini y son sociales como nosotros, hay diferencias del comportamiento sexual entre las dos especies, aunque ambos son promiscuas y ambos  son recolectores- cazadores como lo eran nuestros antepasados hasta el paleolítico superior.
 Creo que tenemos mucho en común.
 Los chimpancés limitan el sexo a la época de celo, donde a veces se dan violaciones salvajes de las hembras.
 Los bonobos, por el contrario tiene un comportamiento sexual mas parecido al nuestro, es por esa razón que casi nunca se les ve en los zoológicos, ya que se la pasan todo el día en eso, masturbándose o teniendo sexo entre ellos sin impórtales mucho el genero del otro o la edad.
 Pero este cumple una función social en el alivio de tensiones y como mecanismo de enlace. En ellos se cumple el dicho “haz el amor. No la guerra”
 Solo en ellos y nosotros es que el tenemos sexo, por el placer que nos produce.
 En otro lugar escribí que el placer es la trampa que creo la evolución para que nos reproduzcamos. Y es una trampa. Pero tanto los bonobos como nosotros también le dimos una función de cohesión social.


3.– Nuestra conducta sexual
 Esta es muy diferente a todas las demás ya que se necesitan miles de cúpulas para engendrar un hijo (claro eso es en promedio) Es por esa razón que mucho biólogos han definido al humano como “ una bestia sexual”
 Y hemos separados el placer sexual de la función meramente reproductiva totalmente.
 Según Meston y Buss, (2007) que estudiaron ese comportamiento existen unas 237 razones para tener sexo que se pueden agrupar en  cuatro categorías.
 1.- Fisica   Esto es reducción del estrés, placer, conveniencia, búsqueda de experiencias
2.-Alcances de metas  Recursos, status social, venganza, u otros utilitarios.
3.-Emocional  Amor, expresión de compromiso.
4.-Inseguridad  Aumento de la autoestima, presión social, búsqueda de protección o miedo a lo que los demás puedan decir.

 Es evidente que todas esas razones también se cumplen con las personas que tienen sexo con el mismo género, ya que en ninguno de estos ítems se busca la reproducción
 Y quizás el argumento más fuerte acerca de nuestra tendencia a la promiscuidad sea este.

4-El adulterio se da en todas las culturas

 No importa como lo llamemos, infidelidad, adulterio, engaño, las personas tienen sexo fuera del matrimonio  (o del vinculo de pareja) Hace años leí en la BBC donde un estudio genético encontró que el 30% de los niños nacidos en el reino unido no eran hijos del esposo o la pareja sexual de la mujer.
 Eso ya nos habla de algo, evidentemente en los varones el porcentaje es mucho mayor y creo que también en las mujeres, ya que ahí solo se habla de las mujeres que fueron tan idiotas de ser infieles sin pastillas anticonceptivas.
 (hay otra razón evolutiva para tener hijo con otra persona que no es la pareja habitual, pero eso seria materia de otro articulo)
 Según Buss y Shackelford  en los hombres casados (esta hablando de esta cultura) van de 40% al 60% y en las mujeres del 30% al 50% y esas son las estimaciones de infidelidad en un año con datos empíricos.
Pensemos un poco en esas cifras.
 Y vamos a suponer que solo son ciertas las estimaciones menores; 40% para los hombres y 30% para las mujeres. Eso aun es muy alto y nos esta diciendo algo importante sobre nuestra conducta sexual.
Buss y Shackelford   encontraron que la principal razón de la infidelidad no era la insatisfacción sexual, tal cual uno podría esperar que fuese.
 Si no el narcisismo y la baja autoestima personal
 Ryan en el libro “el amanecer del sexo” piensa que la novedad en si misma es una de las principales razones de ello y en algunas culturas eso es permitido, alentado o es ritual, mientras en otras esta prohibido.
  La etnografia nos dice que de las la monogamia o la monogamia en serie es la manera mas común de formar vínculos entre las parejas, pero a pesar de ello casi todas permiten cierto grado de poligamia en el Atlas Etnografico clasifica a solo el 16% de la sociedadess de 862 como exclusivamente monógamas en el resto de ellas se consigue algun grado de poligamia.

 Pero si examinamos mas detenidamente esa data, nos encontramos que los cazadores-recolectores permiten, casi siempre la poligamia y a medida que la inversión paterna en la crianza del hijo aumenta, también aumenta el grado de monogamia.
 Otro dato interesante es que las relaciones sexuales de las mujeres fuera del matrimonio eran bastante frecuentes en todo tipo de sociedades a excepción en los agricultores y que ese comportamiento de libertad sexual de la mujer se correlaciono negativamente con los niveles de agresión masculina de la sociedad.
 Ese dato es realmente importante, y debería de llevarnos a reflexionar sobre el.
 Claro estos datos corroboran la apreciación de cómo fue la sexualidad en la prehistoria.
 Por lo menos en las sociedades matrilineales como por los menos los Mosuo del sur de china, en la cual los varones y las hembras viven separados y mantienen su autonomía toda la vida, los celos están mal vistos y son socialmente castigados y en por los menos los Yucpa  (de la sierra de Perija) donde la paternidad es compartida y la mujer tiene varios padres para el hijo tambien es mal visto los celos, pero la agresión masculina es muy baja en ambos casos.
 Se pueden seguir poniendo ejemplos, pero creo que el punto esta claro.
 En nuestra cultura, practicamos la monogamia en serie en algunos estudio  ( Kinsey Institute) se ha encontrado que en las personas de 50 años la cantidad deparejas sexuales en hombre fue de 11,9 y en las mujeres de 4,9, pero hubo unagran variación en los datos que iban de 1 a 84 parejas sexuales.
 Esto da a entender que las formaciones de parejas sexuales no son para toda la vida
 En un estudio realizado por Fenigstein yPreston, en las universidades norteamericanas,  la cantidad de parejas sexuales por año de  los varones fue un promedio de 12,9 y en las mujeres  de 4,9 y mas extraño aun el 76%de los hombres 47% de las mujeres quieren tener otra pareja sexual el proximo año.
 En esta semana sigo con la tercera parte, que ya esta enpezada

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here