Entre banalidades te veas

61
198

Encontrábame yo, caminando por los pasillos de ese “fracaso arquitectónico” (Sr. Cobranza, dixit) llamado El Centro Lido; pensando mariqueras sobre la literatura, feliz por que iba a la clausura del aniversario de la única página seria que considera que yo puedo escribir en ella, cuando me encontré, en la vitrina de Nacho, con esto:

NO VALE, QUE BOLAS!!!!!!!!!!!!!

Esto me hizo pensar, seriamente, que soy un absouto fracaso. Es decir, no puede ser que esta jeva tengo un libro publicado y yo no. Anoche, por cierto, Jorge Jiménez, se quejaba de una declaración dada por Mario Vargas Llosa, en la que señalaba que la utilización de Internet banalizaba la literatura.

Definitivamente, Don Mario, jamás ha pisado una librería en Venezuela.


Demasiado vomitiva esta última foto.

Technorati Tags: ,

GD Star Rating
loading...
Entre banalidades te veas, 3.2 out of 5 based on 6 ratings

61 Comentarios

  1. Demasiado cómico, JM.
    Las fotos ni hablar.
    Es como para derribar cualquier tesis contra la literatura en red, y a favor de la publicada en papel impreso, en físico.
    Un abrazo, men.
    Pendiente de unas birras por ahí.

    ResponderResponder
  2. A mí me resulta entrañable, casi tierno imaginarme a Titina, Erika o a Chataing, aplaudiendo con la puntita de los dedos, encantados de haber comprado un terrenito en la intelectualidad venezolana, y poderle poner una banderita fucsia con faralados.
    Es curioso como la banalidad venezolana cuando trata de ser sublime se coloca el sofisticado disfraz de “cultura urbana”, y se convierte así en una pieza de culto entre ávidos compradores (no lectores) que no tienen más que eso: cultura urbana.

    Felices 10 años, mi pana.

    ResponderResponder
  3. Saludos viejo!

    Estoy de acuerdo con tu comentario. Esta situación es evidencia de lo poco que se lee en país. Si te fijas bien todos estos libros son editados y publicados por la gente de “Ediciones B” ya que según palabras de ellos publicar a gente ligada a los medios es un tiro seguro en ventas. Dentro de este paquete también cae Cesar Miguel Rondón. Así que que señores a leer más y a movilizar el mercado de libros en este país porque sino dentro de poco veremos publicadas las confesiones de las niñitas de “somos tu y yo” o alguna otra aberración.

    Saludos y feliz 10 años Panfleto

    ResponderResponder
  4. Cómico. Por otro lado, los que andamos con un manuscrito bajo el brazo, nos encontramos con la crítica, “es demasiado complicado”, de parte de editoriales morosas y flojas que tienen miedo con textos que exigen algo al lector más allá de su plata a cambio de una colección de lugares comunes y banalidades.
    Así es la vida. Tendremos que fundar una editorial, o hacer más publicaciones PDF en internet, para reclamar ese espacio donde podamos arriesgar y atisbar nuevas formas de narrativa.
    La lucha continúa…

    ResponderResponder
  5. Como tienes idealizados a los autores de libros, John Manuel, crees que los necios no pueden escribirlos.

    ResponderResponder
  6. i like to guess on them most time i like this blog all contain thanks very much spread them

    ResponderResponder
  7. Mario Silva tiene un libro de “cuentos”, El manual de las frivolas, fue uno de los libros mas vendidos hace dos meses (Tecni-ciencia aun lo tiene en sus vitrinas) De gordo a galan… y pare usted de contar los libros que salen al mercado sin ningun poder instructivo… Y en Venezuela se vende! No se imaginan como se esta esperando que llegue a los anqueles venozalanos un librito escrito por una de las cantantes de RBD y aunque es un (pre)jucio no quiero imaginarme su contenido! Y pregunto ¿cuando se ha visto una publicidad tan elaborada para un libro de literatura?

    ResponderResponder
  8. Qué tontería. Hay público para todo, y nadie que se precie de entender y valorar el negocio editorial y literario, puede ver más que como una necedad el perder tiempo criticando la publicación de libros de vida cortísima, importancia nula y trascendencia lo mismo. Me horroriza ver que alguien realmente piense que con esas ediciones, las estrellas de la farándula mencionadas “compraron una parcelita en la intelectualidad venezolana”. ¿De qué vamos? ¿Esos libros constituyen parte del legado intelectual venezolano?
    Por favor. Así como hay quien come perrocalientes en Plaza Venezuela, hay quien come platos microbióticos en locales sifrinos. C’est la vie, y no está ni mal ni bien. Gracias a la venta MASIVA de libros de mierda como el de Chataing, las editoriales pueden sostener su negocio e invertir en publicaciones de venta mucho más lenta y de relevancia editorial menos inmediata, como es el caso de la Literatura. ¿O se creen ustedes que el negocio de la cultura literaria es un asunto frenético y consumista, como sí lo es el del Best-Seller? No, caballeros, son cosas distintas, caras opuestas de la misma moneda. Para poder financiar proyectos literarios de poca venta o venta muy lenta, se requiere de un aparato masivo de venta de porquerías que lo financie. Y eso ni atenta contra el negocio, ni contra la literatura, ni nada. Simplemente es. Y ojo, moralistas y puristas: es más fácil convencer a alguien que lea estas mierdas de leer literatura, que convencer a alguien que no lee en absoluto.

    Y ojo, que no se trata de defender a nadie, sino de señalar lo ridícula e innecesaria de la queja. Que luego dirán que tengo acciones en Ediciones B, o que soy Chataing (Dios me libre), o quién sabe qué. Me parece más bien una crítica adolescente, supurante del resentimiento de “esta jeva tiene un libro y yo no” (oración en la que lo realmente importante para el autor es, obviamente, lo que viene después de la conjunción). Pues sí, mijo, sí: ella tiene un libro y tú no. ¿Y? Ella tiene un público que la consume y tú no. ¿Y? ¿Has hecho algo para cambiar eso?

    Ah, seguro es culpa de los medios existentes, de bola. Sí es verdad que te marginan porque eres “anarco punki”, porque hablas mal de los demás. Pero en el fondo, eres arrechísimo. Por eso titina penzini tiene un libro (que, siguiendo tu propia crítica al libraco, pena debería darte envidiárselo), y tú no. A ver si maduramos y aprendemos un poco, joder, sobre todo antes de dárnoslas de críticos cultísimos y superdotados.

    Váyalo.

    ResponderResponder
  9. Amigo mío. Usted no tiene ni la más remota idea de lo que está diciendo. “Gracias a la venta MASIVA de libros de mierda como el de Chataing, las editoriales pueden sostener su negocio e invertir en publicaciones de venta mucho más lenta y de relevancia editorial menos inmediata, como es el caso de la Literatura.” Sí, ponte a creer.

    No voy a decir nombres, pero un extraordinario escritor venezolano hzo, hace cuatro años, una excepcional novela y la distribuyó a través de la editorial Norma. Norma, no le pagó, así como no le paga a casi ninguno de sus escritores, regalía alguna. No le promocionaron el libro y este apenas y si llegó a las estanterías. Lo mismo le ha pasado a muchos escritores legítimos. Estos libros no están potenciando a las editoriales: están llenándolas de plata y estas optan por no publicar nada serio, porque lo que vende es esta mierda. Y si no, cuéntame, ¿cuántos libros de calidad ha publicado Ediciones B?

    ResponderResponder
  10. Unos cuantos. ¿Recientemente y de literatura? Por poner un ejemplo a vuelo de pájaro: “El otro infierno” de Carlos Villarino. No será Rafael Cadenas, pero ahí está. Y hay otros nombres más, tipo Rubi Guerra, Juan Carlos Mendez Guedez… ¿Quién es el que no sabe de qué habla?

    Y lo de no recibir pago, o ser maltratado como autor, lo puede acusar cualquier premiado de Monte Ávila Editores, que no es una editorial comercial que publique Best Sellers. Así que no dice absolutamente nada. Y yo también tengo el cuento de un amigo que publicó un libro de relatos con una editorial privada de esas malévolas que publican mucha mierda chataingniana, y lo trataron de puta madre y su libro está en todas partes. ¿En qué quedamos? ¿Anécdotas a mí? ¿Te parece eso un argumento serio?

    Más bien dime tú qué editorial se dedica a la venta exclusiva de obras de arte de la literatura, sin contar con un apoyo de venta masivo que compense (o sin ser una editorial con décadas de prestigio en la materia, que se apoya en el capital simbólico en lugar de la novedad comercial) su mercado restringido y elistesco.

    ResponderResponder
  11. Me vas a perdonar, Visceral, pero tu comentario es sumamente mediocre: divides el negocio editorial en publicar “mierda comercial” y “literatura” destinada al fracaso económico.
    Qué triste, que sigamos pensando así. Qué triste, que reduzcamos la edición a una especie de juego de telerealidad donde se publica “El código bochinche” para hacer plata y luego se recompensa a las nuevas voces venezolanas con el ostracismo más insigne.
    Nadie está diciendo que las editoriales tengan que ser servicios a pérdida, pero publicar basura (porque es eso, ba-su-ra) simplemente para hacer dinero es lo más bajo que puede haber. Subestimas e insultas al lector venezolano y lo consideras incapaz de adquirir en masa obras de literatura pero sí suficientemente imbécil para comprar un libro de Chataing. Por gente como tú es que García Márquez fue rechazado 64 veces, por gente como tú es que “esperando a Godot” casi no se monta, por gente con tu mentalidad es que Stravinsky murió deprimido.
    Conozco a Carlos Villarino de primera mano y lo respeto y admiro muchísimo. Nada me da más placer que verlo triunfar contra el espíritu mediocre de los que creen que para publicar hay que escribir “menos Platón, más Prozac”. He compartido sus esfuerzos y frustraciones al verlo recibir respuestas sobre lo “demasiado complicado” que eran sus textos, de gente palurda que le exigía escribir frivolidades salidas de Todo en Domingo.
    ¿Pero sabes qué? Nosotros triunfaremos a pesar de ti, Sergio Monsalve seguirá escupiendo veneno en contra del sistema y John Manuel publicará un día una novela que va a ser un coñazo para los conservadores retrógradas como tú.
    Anótalo.

    ResponderResponder
  12. ¿Por qué costará tanto entender el significado de un boicot? El peo no es que Chataing publique o no un libro, el peo es que la gente lo compre y se agote. Y no se engañen pensando que si no existiera el libro de chataing, o de titina o de cualquier otro, gastarían su dinero leyendo los grandes clásicos. Es más me atrevería a decir que estos libros son un primer paso para que la gente que no lee, aprenda a leer y tener un libro en la mano.

    ResponderResponder
  13. Krisis, está muy bien eso de defender el gremio y a los amiguitos. Felicidades. Y felicidades adelantadas a Jhon Manuel por su gran novela, y a todos por sus éxitos futuros. Así sea. Pero mientras eso ocurre, este temible y mediocre agente del sistema te invita a calmar un poquito el ego y a contemplar la discusión más de cerca, o con más atención:

    Primero, nadie dice que se deba optar por publicar mierda que da plata. Pero eso es así. Indiscutible como una pedrada en la frente. No creo que haya ni que aclararlo.

    Segundo, nadie dice que el lector venezolano no sea capaz de comprar literatura en masa; sencillamente la literatura NO SE VENDE EN MASA. Y cualquier persona medianamente instruida en el medio sabe que es así, que seguirá siendo así, y que lamentablemente, ese sueño de ser García Márquez sólo se cumple cuando has pasado 40 años echándole bola, sobreviviendo con tu segunda carrera y no con la escritura, hasta que cosechas suficiente capital simbólico como para ser rentable para quien sea. ¿O es que García Márquez fue siempre un genio increíble y desde el primer libro era todo absolutamente delicioso para todo tipo de lectores? No, camarada, la tradición se construye poco a poco, y así los nombres. No por un golpe de ingenio súbito, inspiración de la musa negada por las malvadas corporaciones editoriales. Eso sí es retrógrado, amiguito: pensar que todos somos grandes genios inspirados, lo que pasa es que los demás no se han dado cuenta o no quieren darse cuenta. Entérese: un escritor no es un genio del renacimiento, tocado por Apolo, sino el producto de su esfuerzo personal y de una serie de instancias que lo acompañan, lo promocionan, y sobre todo, lo venden. Pensar lo contrario es querer vivir en el Medioevo, mi retrógrada antagonista. Así que siga, siga apostando por que “un día se darán cuenta de lo que se perdieron”, que eso no le hace mal a nadie, pero no es precisamente un argumento válido para discutir políticas editoriales y mercadeo del libro.

    Tercero: No entender que una editorial gana prestigio no vendiendo mierda sino vendiendo libros que perduren en el tiempo, y que por lo tanto le interesa tanto lo uno como lo otro, es no tener pajolera idea de cómo opera una por dentro. Así que muy bonitas sus palabras, amigo Krisis, muy sentidas, y muy inútiles. Mediocre no es entender las dinámicas económicas que motivan y mueven al libro, sino detenerse frente a una librería y ver una cagada de libro, y decir “qué bolas, esa jeva tiene un libro y yo no”. Envidiar a la mierda el lugarcito efímero en una librería como Nacho, es el peor destino de alguien que pretenda ser escritor.

    Y Cuarto: Subestimas tú, iluminado, a los lectores que van en masa a comprar los libros de sus ídolos pop. Subestimas tú el lugar que el best seller y la mierda comercial tienen en el mundo, porque no te molestas siquiera en entenderla. Y no porque sea buena, ni transmita grandes cosas, que no lo hace ni lo es, sino porque cumple con una función dentro de la cadena de consumo, la misma que nos permite a los interesados en la literatura adquirir obras maestras que se venden poco. Además, piénsalo un segundo así, como dije antes: siempre será mejor que la gente lea mierda, y poco a poco interesarlos en la alta literatura, que pretender ponerle a un analfabeta funcional el Quijote enfrente. Algunas personas olvidan que ellos leyeron mierda que jode, y que leer o no literatura, al final, termina siendo poco más que una escogencia individual.

    En todo caso: a reflexionar, señores, que la idea no es criticar por criticar y burlarse para sentirse mejor con los propios fracasos. La ruta para el desarrollo de la literatura es comprender el funcionamiento del medio y luego, si se desea (que nadie está obligado a ser revolucionario -en el mejor sentido-), se propugna el cambio desde adentro. Lo otro es un mero acto onanista entre panitas burlándose del carajo que hace plata.

    Es lo que opino, con el mayor descarne posible. Lamento, para que no se me acuse de incendiario, las sensibilidades ofendidas: sé que son varias. A lo mejor suavizando el tono pueden leer mis argumentos y pensarlos también.

    ResponderResponder
  14. ¡Bienvenidos a la jungla! (Sí, hago una alusión no-imperialista a la canción de Guns and Roses). Ciertamente, es triste lo que ocurre con los libros en Venezuela pues, como muchas veces he dicho, no sólo el campo de la literatura se ve afectado. Una historia como ejemplo: un profesor me dice en clases “Made, corre al último puesto de libros en el pasillo de ingeniería (de la UCV) que vi un libro que puede interesarte para tu tesis.” Salí pirada. Precio: 92 de los fuertes; libro: Jean-Paul Sartre, de Annie Cohen-Solal; editorial: Anagrama. Como no cargaba dinero encima le digo al librero que por favor me lo guarde hasta el lunes (era viernes), que lo necesito con urgencia para el trabajo de grado. Me dice que con gusto, puesto que es el último y hay carencia; que CADIVI no está entregando los dólares suficientes para ponerse exquisitos con las importaciones y que la editorial Anagrama pronto desaparecerá de las vidireras y estanterías (de hecho, era el único ejemplar con el que contaban). Este es el pan que debemos digerir de todos los días en la carrera y, pienso, si CADIVI no entrega los dólares, pues ¿qué sacar? El artículo responde….

    Ahora bien, lo que no termino de comprender es el planteamiento que hace Krisis: muchos estamos con hojas impresas debajo del brazo, que ya han recorrido desde Caricuao hasta Petare para ser publicadas, pero la “complejidad de las líneas”, parece, volvería loco al venezolano. La cosa es triste ¿nos toman por imbéciles, así de una? En fin… Apoyo también el comentario de ares1224: el problema no es que salgan a la venta, sino que los se vuelvan objetos de consumo masivo. Pero siendo desgraciadamente honestos -si es que la honestidad puede ser desgraciada-(soy vecina de una licorería) ¿qué le voy a pedir a gente que gasta la vida bebiendo cerveza, escuchando reggaeton a toda mecha molestando a los vecinos y sólo pendientes del último juego de béisbol, para luego colocar en su “nickname” del msn “Leoooon, leooooon, leoooooon”… No tengo nada en contra con ninguna de las tres cosas mencionadas, sólo que la actitud “normal” del venezolano “común” (utilizo las comillas no para resaltar, sino porque detesto las etiquetas, pero a veces son necesarias para expresar las ideas) deja mucho que desear. Hasta ahora, no he visto que se realice ninguna marcha por la situación con los textos en Venezuela… Han habido propuestas, pero parece que no es un tema tan interesante como la “Libertad de expresión”… Duélale a quien le duela, no somos más (en tanto pueblo) que ‘lo que’ hemos proyectado ser.

    Y respecto al comentario de visceral (creo que te va muy bien ese apodo) que reza: “nadie dice que el lector venezolano no sea capaz de comprar literatura en masa; sencillamente la literatura NO SE VENDE EN MASA.” Amigo mío, por amor a los dioses del Olimpo: ¿Libro más vendido en la última feria? Los piratas del caribe. ¿Libro más vendido en locatel? El de Érica de la Vega. ¿Libros más vendidos en Nacho? Cohelo’s collection… El Che, Fidel, el mismo Chavez que editó lo suyo, Chataing, Érica, o para la oposición o para el chavismo, dependiendo del qué color te menee las entrañas, se venden como pan caliente y salen de diez en diez. Es cierto, nunca he visto gente abarrotada en Estudios para comprar la Crítica de la Razón Pura, o El Quijote, o Veinte poemas de amor y una canción desesperada -porque ya ni en bachillerato los piden, ahora leen “Ana Isabel, una niña decente” o “El caballero de la armadura oxidada”-. Pero, como decimos vulgarmente, no nos caigamos a cova: en la Venezuela del Día Naranja se traga y bien digiere la mediocridad en masa.

    Salud, paz y anarquía!

    P.D: Para reflexionar… “¡Oh, pobre pájaro que se sentía libre y ahora choca contra los barrotes de esta jaula! ¡Ay, cuando te sobrecoja la nostalgia de la tierra, como si allí hubiese más libertad -y ya la “tierra” no exista más!”. F. Nietzsche (1999). La ciencia jovial. Caracas: Monte Ávila Editores. Pp. 116.

    P.D.2: Es triste, porque nada como un libro; sin embargo, al que este tipo de cosas planteadas por John Manuel le desgracien el hígado, hay muchos sitios en la web que permiten la descarga (No para piratearlos ¡Basta también de eso!, sino para uso personal….) No es lo más hermoso pero, ante un problema, pues buscar soluciones…

    ResponderResponder
  15. “No puede ser que esta jeva tengo un libro publicado y yo no”… Tus temas son dirigidos al mismo target? Crees que estos libros “banales” le restarian lectores potenciales a tus libros?… Tú lo que tienes es una frustración mal dirigida, mi pana, vas a parar en chavista…

    ResponderResponder
  16. Quién te entiende, Mad Line. Primero te quejas de que no consigues un libro de Sartre, luego sales a pintar un panorama del venezolano como un idiota que sólo compra el libro de Erika de la Vega.
    Así no se puede. Debe ser entonces, que los que leemos a Nietzsche, Dostoievsky y Rimbaud no somos venezolanos.
    Excelente idea, seguir el argumento conservador ventilado supra. Si la masa es idiota, cálensela. No se puede hacer nada. Dictadura de las mayorías.
    Después te preguntas qué pasó con Anagrama: se dejó convencer por el punto de vista mediocre y mercantilista.

    ResponderResponder
  17. Yo tampoco entendí del todo lo de Madeline. No sé si apoya mi punto de vista, o lo adversa, o qué. En todo caso, creo que el tema del precio del libro y el de la oferta editorial, si bien tienen mucho que ver, no es de manera tan simple. Pero sí es innegable la dificultad de conseguir textos especializados o hipercultos, porque sus precios suelen ser astronómicos y por lo tanto su consumo (y su importación) bajísimos. Cosas del famélico mercado venezolano, terriblemente falto de educación lectora, de conocimiento de la oferta, de curiosidad, de interés. Eso sí que es un problema: no que se publique a Titina Penzini y se agote, eso está muy bien y es necesario y ocurre en todas partes, y hasta positivo es para el afianzamiento del hábito lector en Venezuela; sino que no haya un interés semejante en construir un mercado literario o de autor más sólido. Pero ¿qué más vamos a decir, si el gran peo de nuestro país es, en el fondo, un problema de índole educativa?

    Al menos, en este momento, muchas iniciativas independientes y privadas lo están intentando. Pero luchar contra el rollo educativo e idiosincrático venezolano es una misión titánica.

    PD: Krisis, si te sientes mejorcito contigo mismo llamando “conservador” a todo lo que se te opone o no logras entender ni rebatir, sea. Siempre podrás dártelas de joven progre y acompañar tus comentarios con frasecitas tipo “la lucha continúa…”. Quedarás rebién con tus amigos anarco-punkis. Pero si la idea de este espacio, que con cada comentario tuyo pongo más y más en duda, es abrir un debate para discutir puntos de vista y ver cómo se entiende mejor el peo, entonces creo que tu participación más saludable y constructiva hasta ahora ha sido guardar silencio.

    ResponderResponder
  18. Suscribo 100% lo de Visceral.
    ¿Qué pasó JM? Bro, tú eres de los abridores estrellas de este equipo. ¿Qué clase de wild pitch es ese de: “no puede ser que esta jeva tengo un libro publicado y yo no.”? Qué pasó chamo, qué clase de fascismo es ese?

    Es decir:
    ¿Por qué esa jeva no puede publicar un libro? ¿ Cuál es el peo y la envidia por una vaina tan absolutamente intrascendente?

    Bro, usted es gente inteligente. En este país hay vainas más urgentes que el libro de Titina.

    Concéntrese mejor en los pitcheos para la próxima.

    Salud.

    ResponderResponder
  19. Luis S. Respuesta chic a tu comenatario: Es que ese día tenía el Dior atravezado.

    ResponderResponder
  20. De porqué Titita tiene un libro: “Yo soy una tipa banal que muy banalmente voy a escribir un libro banal acerca de banalidades para gente banal, y ahora que lo veo publicado me siento arrechísima entre mis amistades banales”

    De porqué Tú no tienes un libro: “Yo soy un tipo arrechísimo* que muy arrechamente* escribo un libro arrechísimo* ecerca de una cosa arrechísima* para la gente arrechísima, y cuando me lo publiquen voy a decir que eso es una banalidad a mis amigos arrechísimos*”

    *(no, no eres)

    ResponderResponder
  21. Ahora hablando en serio. Yo no dije que no se pueda hacer literatura “popular” (lo que sea que eso signifique), porque eso sería partir del concepto elitista (o elitesco como dice Visceral) de que los únicos libros que valen la pena son los de James Joyce; y además, tendríamos que asumir que yo sólo leo a Thomas Mann, que no permito leer algo ligero.

    Y eso es lo que Visceral no entiende.

    De bolas que el mundo editorial no se sostiene sólo con obras maestras, la literatura suave puede y debe existir. Es como en el cine, una obra cinematográfica debe ser rentable, porque nadie se va a gastar dos millones de dólares haciéndole una película a Woody Allen si no tiene perspectivas de recuperar, al menos, el dinero invertido. El Padrino, o Lo Que el Viento se Llevó, no son sólo buenas películas, también películas populares, taquilleras y rentables.

    Lo que Visceral no entiende, y por la forma en que escribe no estoy interesado en explicarle, es que popular y mierda no son sinónimos. Por ejemplo, The Dark Knight fue el film más taquillero del año pasado, y también era una película excepcional. Yo te cambio las películas de estudio de Michael Mann por cualquier bodrio “artístico” firmado por algún mamarracho que menea una cámara a lo loco y te mete el gol de que “eso” es cine artístico y experimental. Te cambio el humor rudísimo de Ben Stiller por las películas “artísticas y reflexivas” de Paul Haggis.

    En la literatura pasa igual. Una cosa son los magníficos libros que se han compilado de Mafalda, llenos de un humor negrísimo y genial, y otra cosa es el libro de Érika de la Vega. Una cosa es un buen libro de humor como El Código Bochinche de Laureano Márquez, y otra muy distinta son dos libros en un año llenos de los chistes malos de Luis Chataing. Una cosa es la literatura ligera, pero inteligentísima de Hernán Casciari, y otra es el libro de Titina Penzini. Esto, amigos míos, no es popular y comercial, como pudiera serlo el modo de escribir del brillante Arturo Pérez Reverte, esto es simplemente MEDIOCRE. Mierda pura y dura. Cómo los libros de Luis Fernández o el del gordito que ahora es galán. Mierda y más nada.

    Una cosa es llegarle al público, cosa con la que no estoy en absoluto en desacuerdo, y otra es empaquetar y vender libros cuyos únicos méritos son haber sido ¿escritos? por figuras mediáticas que además no merecen respeto, ni como figuras mediáticas y menos como escritores.

    Esta gente representa el no-estado de las cosas en Venezuela. Tienen una propuesta monocorde y vacía, que ni siquiera entretiene, porque entretener, es un arte. Un arte que ejercen con maestría tipos como Dan Brown, Quino, o Anthony Bourdain (Ya desearía el elitista y mediocre Sumito, tener el humor y la inteligencia de éste pana). Sépanlo, no cualquiera escribe un buen libro de humor, o de cocina; no cualquiera hace un libro ameno.

    Una cosa es El Código Da Vinci (una obra maestra de la literatura comercial) y otra son los libros de Adriana Pedroza, que lo que dan es lástima, porque ni siquiera se molestan en corregirlos antes de publicarlos. Con decir que El Venezolano Feo, el último bodrio de la pésima Pedroza, tiene en la solapa el resumen de su anterior libro, porque no se molestaron en escribir un resumen para el nuevo libro. Así de mediocres son y eso es lo que critico. El que no entienda, pues lo lamento.

    ResponderResponder
  22. Ajá, ya lo leí…¿Y en que quedamos?…

    Bah! te lo voy a decir en inglés: Resentidou!

    ResponderResponder
  23. ¡¡¡Que interesante discusión!!! para no alargar mucho mi comentario al respecto, sólo tengo algo que decir a John Manuel y quienes suscriben su tesis de la banalidad del mercado editorial venezolano: ¿Por qué razón no se ocupan de reseñar aquí los libros publicados que si valen la pena según su criterio y dejan de gastar su autoadjudicada creatividad e inteligencia crítica en lo que no les gusta? Siempre pongo de ejemplo para estas discusiones la diatriba de los rockeros contra el reggaeton, los primeros claman la muerte del segundo cada vez que pueden y los segundos ni se enteran: nunca he escuchado a un reggaetonero decir: ¡Muera el rock!… Eso es racismo e intolerancia al revés, pero un burdo totalitarismo al fin. Lo mismo pasa aquí, mientras un par de chamitos resentidos, a los que seguro les negaron la publicación de su novela perfecta, se quejan de que publiquen a otros, no se detienen a pensar que, por ejemplo, sería de mejor gusto crítico dedicarse a hablar de los que les gusta, en vez de lo que no les gusta y sería de mejor provecho para todos, ¿no creen? Adicionalmente, sólo Visceral parece tener un mejor conocimiento del mercado editorial, porque si a ver vamos: la literatura es hoy en día un bien de consumo masivo o es que ¿ustedes creen que las novelas de todos aquellos a quienes idolatran llegan a sus manos gracias a ediciones de autor? Mis panas, aterricen y dejense de resentimientos, hacer algo que vale la pena no es llenar la 2.0 de tonterías, reseñen iniciativas como las de la recien creada ediciones Punto Cero, el nuevo libro de Fedosy, las mil y una novelas de literatura venezolana editadas este año por Mondadori (editorial que, por cierto, también tiene entre muchos a autores como Isabel Allende o John Grisham) celebren que la nueva novela de Barrera Tsyska fue editada por Anagrama y dejen de perder el tiempo en criticar desde su castillito de arena de playa, mejor conocido como Ego el Grande. Se nota que la academia se les subió a la cabeza. Y si no les gustan las cadenas como Nacho, Tecniciencias, Las Novedades, simplemente no vayan, no pierdan su tiempo: para eso tienen El Templo Interno, El Buscón, Libroria, etc. Todas y acada una de ellas, perfectos ejemplos de que cada quien hace de su librería la que quiere de acuerdo a sus criterios: una librería no es buena o mala porque a ustedes les guste o no, no tiene que ser cómo ustedes creen que deberían ser, cada quien hace de su negocio lo que considera beneficioso, por eso hay gustos para todos o es que quieren que todas las librerías tengan el mismo perfil, ¿quién dictaría lo que allí se debe vender? ¿Anarco-Punks? Por favor, rueda y calle es lo que les falta muchachos.

    ResponderResponder
  24. P.D: John Manuel, un detallito: te aseguro que el pone en el mismo nivel (al compararlos) a la Penzini y a Casciari eres tú, ¿quién dice que es “literatura” un manual de estilo fashion? No todo libro es literario, ¿o es que eso no lo tienes clarito? Eso es lo que no entiendes, que, por ejemplo (pues haces lo mismo) cuando la crítica comparó al Código Da Vinci con El nombre de la rosa de Eco, los pusó en un mismo plano y creo que a estas alturas está más que claro que una cosa son peras y otra manzanas.

    ResponderResponder
  25. Mi comentario va para todos los grandes críticos literarios que han escrito en esta entrada, especialmente para Andreina. Yo soy lo que pueden llamar una “típica mujer venezolana”: Con un par de tetas 34 DD, unos tacones de 15 cms y la Guía de Las Frívolas en mi cartera. Pero aún en contra de sus “prejuicios” en mi biblioteca comparten espacio,entre muchos, libros como “Mañana en la Batalla piensa en mí” de Javier Marías, “La sombra del viento” de Carlos Ruiz Zafón, “todos” los libros de Haruki Murakami, “Drácula” de Bram Stoker, una edición de cuentos completos de Benedetti y, mi más reciente adquisición, el libro de Titina Penzini… ¡¡¡Y lo digo sin ningún complejo!!!
    Lamento que, seguramente, cuando John Manuel y Krisis publiquen sus “complicados” manuscritos, los mortales como yo no tendremos acceso a ellos, porque siendo tan puristas no permitiran que los mismos se distribuyan en “librerías” como Nacho, Tecni – Ciencias y Las Novedades…
    PD: Y celebró cada vez que veo a mi sobrina y a un montón de chamos en el metro, que seguro no agarraban un libro desde que soltaron “Mi Jardín”, devorando la saga Crepúsculo… ¡¡¡Lectura, lectura y más lectura!!!

    ResponderResponder
  26. Por el pecho, JMS. Agarre ahí ese comentario de Frívola 2.0, y léalo muy bien, sin caer en la cosa barata de desestimarla en lo personal y acudir a argumentos ad hominem. Léase ese y entiéndalo, y memorice el PD de Train. Poco más hay que agregar. Ni siquiera la metáfora con el cine cuela, porque reside en la universalización de tus gustos particulares. Ojo con la megalomanía, convive.

    Y ojalá hubieses publicado esa entrada de las 3:06pm en lugar del post que pusiste. Es mucho más interesante y da lugar a más, de pana. Pero lamentablemente para ti, llega tarde. No hay manera de remendar el capote descosido.

    ResponderResponder
  27. JM, después de la pela de Train y de Frívola 2.0, usted como pitcher va a la lista de incapacitados.

    ResponderResponder
  28. Una pregunta, para los cuatro ¿Ustedes de verdad creen que yo he publicado unos 153 artículos en esta página para cazar peleitas que se cierran con un “coge por el pecho” o “te jodieron lero lero lero”? No joda, chiquillos, sólo les faltó decir “chusma, chusma, pfffff”. Maduren, por favor.

    Aquí no hay nada que responder porque: 1) Ni Krisis ni yo nos hemos definido como anarco-punkies. 2) Krisis tiene cuatro libros publicados (mañana reseñaré uno de ellos), dos de ellos se agotaron, así que no tiene razones para estar resentido. 3) Hasta el sol de hoy yo JAMAS he presentado un manuscrito a una editorial, así que nunca he sido rechazado por una, ergo, tampoco tengo razones para estar resentido. 4) Aquí nadie dijo que la literatura popular era “mala”, entre otras cosas porque yo jamás escribo con absolutos “buenos vs malos”. 5) Aquí nadie se refirió a Mi Jardin, ni a Crepúsculo (de hecho, en PN se celebró la excelente película basada en el primer libro de la saga, y los libros también) 6) Yo nunca dije que no había opciones, claro que las hay, así como están las librerías Nacho, también está la Libroría. 7) Yo jamás he dicho que tengo un manuscrito complicado bajo el brazo, y que sea la vaina más genial que se ha escrito en Venezuela y que por eso las editoriales me rechazan. Jamas dije eso, pero a ustedes les gusta estereotipar, par así poder salir en defensa de las editoriales de Venezuela 8) El concepto que ustedes tiene sobre como funcionan las editoriales en Venezuela es tan anacrónico y desfasado que da lástima. Según ustedes los venezolanos son brutos, y por tanto, a las editoriales no les queda otra que publicar las chataningnadas porque si no quiebran. Evaden, si lo quieren enfocar en el cerrado concepto compra-ventas, que libros como Falke de Federico Vegas, La Enfermedad de Alberto Barrera, Peor que Tú de Gabriel Torrelles, o El Pasajero de Truman de Francisco Suniaga han sido éxitos editoriales, y no son basura. Y 9) … Ah, ya que fastidio con ustedes.

    Al final, ustedes se han querido comer su mojón mental según el cual dos anarco punkies de caracas, que además son unos loosers, están arrechos porque no pueden publicar nada. Y eso es tan patético como los comentarios que dejaron en la crítica de Sergio M a Día Naranja, aduciendo que el pana estaba arrecho porque el cnac no le financió una película. Así que sean felices creyendo eso, cada quien con sus complejos.

    Besos y cliqueen el pulgar hacia abajo para que este comentario quede irrelevante y así “me habrán jodido por el pecho” =) ¡Que patéticos, vale!

    Lo único relevante aquí fue el comentario de Train, pidiendo que se reseñe más lo de calidad. Estoy de acuerdo, la construcción de un publico inteligente, empieza por ahí, por darle viabilidad comercial a las propuestas alternativas, y eso sólo se logra divulgándolas y quizás allí estamos fallando.

    ResponderResponder
  29. Coño, JMS se arrechó. Y tan de pinga que iba la vaina, vale. Pero bueno, se ve que está tan acostumbrado a los cabeza de chola que intervienen con barrabasadas en esta web, que ya no sabe sino tratar a los comentaristas así. Anacrónico y desfasado es tu método de pensamiento, pequeño, a juzgar por el patético resumen que hiciste de los argumentos ampliamente expuestos antes, y que tú ni siquiera te molestas en ofrecer tu punto de vista -¡Oh, sorpresa!- no porque seas magnánimo y evadas la discusión, cosa que queda descartadísima con este último comentario, sino porque no tienes puta idea de lo que estás hablando. Te pescaron en una de queja adolescente y resentida (nadie que no haya presentado un manuscrito a evaluación en una editorial, se para frente a un librito de titina penzini y dice “coño, qué bolas, esa jeva tiene un libro y yo no”), y ahora no hayas qué hacer para remendar la cosa. Está bien, mijo, yo te dejo quieto, no te vayas a poner a llorar, como hiciste en la Semana de la Nueva Narrativa cuando cuatro gafos te cayeron encima por andar diciendo impertinencias y dándotelas, de nuevo, de crítico en donde no tienes nada que decir. Está visto que tu capacidad reflexiva es nula, y que por más que te expliquen las cosas y te den ejemplos y te rebatan tus enclenques argumentos (cuando los hay), no aprendes nada. Y yo que quería una discusión de altura. Qué decepción.

    Ah, y mira, niño, lo de “anarco-punki” era pura provocación. Sólo un carajo muy cretino o alguien que en verdad se lo crea, se molestarían por semejante tontería, o lo tomaría en serio.

    ResponderResponder
  30. Ah, y una última cosa. Investiga, amigo, no te quedes con tanta penumbra en el cogote. Esos supuestos “éxitos editoriales” que nombras, lo son únicamente en un mercado como el nuestro, en el que la literatura es consumida por un grupo menos que minúsculo. Compara las ventas de “Cómo mandar a la gente al carajo” con las del Falke, y te darás cuenta de que no hay tales éxitos editoriales; sino que el venezolano consume, en cuanto a libros, sólo dos cosas: Autoayuda (o lo que él crea que sea autoayuda, o se le parezca) o libros que le ofrezcan alguna perspectiva histórica o política de su país (sobre todo si tiene algo que lo vincule con el chavismo). En esos paquetes están metidos la mayoría de los “éxitos editoriales” que nombras. El venezolano, simplemente, no sabe leer literatura. Nadie lo ha enseñado.

    ResponderResponder
  31. Insisto con lo de los mojones mentales. Yo no hice recuento de tus “argumentos”. Hice un recuento de las cosas que no dije, las cosas que absolutamente nadie dijo y que sólo estan en tu cabezita. Luego, sales a afirmar otra mentira más. Dices que yo fui el que provocó la polémica respecto a la Semana de la Nueva Narrativa, cuando el autor de esos artículos fue Sr Cobranza, yo no. En fin, yo insisto, cada quién con su mojón mental.

    De resto, lamento decepcionarte, Leo.

    Saludos.

    ResponderResponder
  32. Así estarás de asustado. Yo no dije nada de artículos del Sr. Cobranza. Tú sabes de qué hablo, en pleno evento de la Semana de la Nueva Narrativa Urbana. Pero insisto, nadie más bruto que quien no quiere entender. Y el tal Leo está sólo en tu “cabezita”. Pero en algo sí tienes razón: cada quién con su mojón mental. Siga lloriqueando frente a las ventanas de las librerías cada vez que se tropiece con un libro de Chataing o de quien sea. Esperemos que el futuro de la literatura venezolana no resida en individuos con tanta pobreza de espíritu.

    ResponderResponder
  33. John Manuel, veo que tú si has alcanzado un gran grado de madurez. Se debe ser muy maduro para afirmar, y te citó: “Esto me hizo pensar, seriamente, que soy un absouto fracaso. Es decir, no puede ser que esta jeva tengo un libro publicado y yo no.” Quizás he tenido el ¿placer? de leer los libros de Krisis, pero sólo si se agotaron en Nacho, Tecni – Ciencias o hasta en Locatel… Fue él quien dijo que lo han rechazado las editoriales por tener “manuscritos complicados”; así que asumo que sus libros los edito de forma independiente… Bien por él…
    Como aclare mi comentario no iba digido sólo a ti, sino para todos los que escribieron, e hice referencia a “Crepúsculo” por decir un libro que esta “de moda” pero mi sobrina también se tripeo leer el libro de Erika de La Vega… Y por último, con mi comentario quise dejarte claro que los venezolanos no somos brutos, que por el contrario podemos leer y disfrutar a Titina y buscar en los más remotos rincones de las librerías los libros de Murakami.
    Si no buscas generar polémicas entonces no escribas en un sitio público que Ediciones B no publica libros de calidad, porque en ese momentos das a entender que son “malos” los que sí publica

    ResponderResponder
  34. “Así estarás de asustado” ”Estoy aterrado. Por favor, perdona cualquier error ortográfico, porque seguramente se debe a que mis manos no me responden del miedo.

    “tú sabes de que hablo” Uhhhhhh, misterio. ¿Será que me robé una de las cornetas y no me acuerdo?¿Qué fue lo que pasó en pleno evento, según tú? Un pana leyó un cuento, a mi no me gustó y lo dije. ¡Gran vaina! Tampoco le gustó a los que estaban al lado mío, tampoco le gustó a una conocida escritora venezolana que estaba enviando mensajitos de texto mientras el pana leía, tampoco le gustó a los que se leían cuando el chamo leía los diálogos que contenía el cuento (específicamente cuando las compañeras de trabajo hablaban entre ella), en fin, no fui el único al que no le gustó, sólo fui el único que lo dijo. Y no me arrepiento, el pana se lo tomó bien porque sabe muy bien que todo trabajo está sujeto a opiniones diversas, a mí me puede gustar y a otros no: la opinión sobre un cuento es subjetiva, punto. El asunto está en que el público fui complaciente, nadie intervenía, cuando los moderadores de cada noche llamaban al público a intervenir, lo único que se oía en la sala del Centro Cultural Chacao eran los grillos. Yo, que no cultivo la hipocresía, expresé mi opinión. Por cierto, nunca fue la opinión de un crítico, sino mi simple opinión como asistente al evento que escuchó al pana leer su relato. Semanas después me leí el blog del tipo, y te diré, si te interesa, que en su espacio encontré cosas que me gustaron y otras que, al igual que el cuento que leyó esa noche, no me gustaron.

    Decir que algo no me gusta, y encima decírselo en su cara y presentándome con mi nombre, a diferencia de ti que te escudas en una anónimo, es ser “pobre de espíritu”, no me jodas, chico.

    ResponderResponder
  35. El momento esperado y la reacción no deja lugar a dudas: yo jamás dije eso, yo jamás pretendí decir, a mi me están malinterpretando, son unos carajitos, su visión es anacrónica, etc. etc… lamento que no estés “escuchando” bien lo que te estamos diciendo, primero: si no eres ninguna de las cosas que utilicé para dirigirme a ti y a quienes defendían tu tesis de la “banalidad de la literatura en Venezuela” entonces revisa tus propios comentarios y dime cómo habría que tildarte, ¿quizás prefieras: Sr. Crítico? Mi pana, salir a enumerar sus diez mil comentarios es un alarde innecesario, porque usted no sabe si quien suscribe el resto de los comentarios podría darle catedra literaria y a pesar de eso ninguno salió a batirse una de nada, la humildad vaya por delante, porque no es inteligente quien dice que lo es, no es escritor quien dice que lo es, asume que tomaste una postura que te llevo a tener que terminar tu respuesta con una soberbía malcriadez: “Ah, ya que fastidio con ustedes”, sino estás dispuesto a que te respondan, entonces funda una revista o algo así, pero no escribas en un Blog, para que te puedas hacer la vista gorda o no enfrentarte al hecho que no todos dirán: Ohhhh, el Gran Crítico Literario que nunca se ha ensuciado las suelas de los zapatos entrando a una editorial ha dicho su sacra palabra. Si te ladillan las opiniones que no vanaglorian la tuya, mejor no escribas entonces, ¿o es que esa es la experiencia que te han dejado tus 153 artículos? Una pregunta: ¿En qué momento sugerimos que los venezolanos eran unos brutos iletrados? ¿No lo hiciste tu más bien? Que no lean lo que tú quieres que lean no los hacen ni mejores ni peores lectores, así de simple. No tengo la más mínima idea de quien es Krisis y cuales sus cuatro libros publicados, arrechísimo por ella o él, no lo sé, fíjate que fuiste tú el que enumeró sus galeones, me acabas de acordar a alguien que dice que pone bajo su nombre su grado académico: “Licenciado en Letras” porque eso lo califica para hablar de literatura, ¿será que para hablar de literatura hay que ser algo más que lector? De verdad no te respondí para provocarte, ni para cazar peleítas, simplemente pasé por este Blog y di con tu comentario y creo que alguien te tenía que explicar un par de cosillas: Ya no estamos en la edad media amigo, la literatura ya no es esa cosa sacra a la que sólo tenían acceso algunos y conste que con ello no llamo “literatura” a los libros que críticas, ya te lo dije: no todos los libros son literarios y una cosa son peras y otras manzanas. “A ustedes les gusta estereotipar”, por favor: el que blandió sus estereotipos fuiste tu y ahora pareces un político que reniega de sus propias declaraciones, como si acaso su audiencia fuese idiota. Calle y rueda amigo, eso es lo que usted necesita, le guste o no.

    ResponderResponder
  36. Train dice, y citó: “a pesar de eso ninguno salió a batirse una de nada, la humildad vaya por delante” ¡¡¡Un momento, Train!!! Yo sí salí a batirme una de que estoy bien buena… Y además, leo… “Basura y Literatura”…

    “Lectura, lectura y más lectura”

    ResponderResponder
  37. P.D: Y gracias por suscribir la idea de ocuparte de las buenas cosas que se hacen en nuestro país, porque la mitad de los libros pasan desapercibidos, muchas veces injustamente, por no lograr la difusión necesaria en los medios necesarios, ten por seguro que cuando eso sea así lo aplaudiré: venga de donde venga.

    ResponderResponder
  38. 1) Yo tengo que aclarar lo que no dije, porque efectivamente no lo dije. Y yo no voy a responder por vainas que no he afirmado. Nosotros (Krisis and you humble narrator) jamás dijimos que éramos punkies. Tampoco nos definimos como críticos, ni nada de eso. Todo eso está en sus cabezas. Lo vuelvo a repetir.
    ¿Qué es este artículo, Train? Un comentario, banal, superficial e irónico (digo, por si no se dieron cuenta) acompañado de cuatro fotos y una anécdota anodina, surgida, entre otras cosas, de la última jornada del evento “literatura 10 10”. Eso es todo. Todos los otros conceptos sobre nuestra supuesta superioridad intelectual, sobre lo punk que éramos, sobre el resentimiento que tenemos en contra de las editoriales venezolanas, o sobre que éramos académicos (Ja ja ja, seguro Krisis se siente agredido cuando lee eso) los trajeron ustedes. Y luego quieren que respondamos. Es como que tú tengas una pesadilla y me pidas a mí que te la explique.

    2) “En qué momento sugerimos que los venezolanos eran unos brutos iletrados” Coño, ¿cómo que en que momento? Tú no lo hiciste, pero Visceral, lleva cuatro días insistiendo que la razón por la que Tititna y Chataing están “salvando” al mundo editorial con sus miles de libros vendidos, es que “los venezolano no saben leer literatura, nadie le ha enseñado” o “es que la literatura en Venezuela no se vende en masa”. Eso es asumir que los venezolanos somos subnormales que “nos merecemos” estos libros.

    3) Sobre ¿quién es Krisis? Que venga él y te lo aclare, y te eche el cuento de sus libros.
    4) “Ya no estamos en la edad media amigo, la literatura ya no es esa cosa sacra a la que sólo tenían acceso algunos” Precisamente, eso es lo que he dicho. Por eso es que ya basta que la literatura depende de los anacrónicos conceptos de Visceral, según los cuales, al pueblo hay que darle mierda, porque mierda es lo que compra.
    5) ¿Malcriadez? No fue malcriadez, simplemente, que yo ya soy mayor de edad y de éste domicilio, como para seguir respondiendo a la cantaleta, según la cual si critico es porque soy un resentido. Y lo decía, principalmente, por los bobalicones comentarios de Mau y Visceral, cargados de ese espíritu “troll”, de “mira como vengo a joderte, lero lero. Yo, amigo Train, ya no estoy para responder a esas boberías.

    De resto, agradezco el tono respetuoso de tus comentarios. No entiendo del todo tu opinión pero la respeto, saludos.

    ResponderResponder
  39. Frívola. Igual. Yo no comparto la forma en que tú ves el mundo editorial venezolano, pero bueno, si a ustedes les parece bien así… Yo insisto en que el libro de De La Vega y el de Chataing y el de Titina son una cagada, y que lejos de contribuir, terminan perjudicando, pero bueh…

    Respecto a los libros de Krisis, te puedo decir uno es independiente, el otro se publicó en una editorial del estado, el otro en una editorial europea, otro en una editorial colombiana (creo que a través de una universidad, ahorita no me acuerdo bien)… Pero como dije, que venga él y cuente cuanto le costó editarlos y cómo es su relación con las editoriales venezolanas.

    ResponderResponder
  40. ¿Visceral se fue? Lástima, me quedé esperando el cuento de eso “terrible” que hice en el evento aquel.

    ResponderResponder
  41. Cada vez que el John Manuel le da una patada a la mesa y dice cosas como: “No te lo voy a explicar porque me das ladilla” o “y ya! no discuto más!”, viene y sale con esas letanías de chorrocientas líneas… Pa’tras y pa’lante, men, pa’tras y pa’lante. Ahí está otra razón de porqué esa jeva tiene un libro publicado y él no.

    PD: Por cierto, en la entrada original puso: “(…)esta jeva TENGO un libro publicado(…)”. ¿Typo o deseo oculto? ¿Traición del subconsciente?

    ResponderResponder
  42. John Manuel: te voy a decir una vaina, chamo. La discusión que se ha generado en torno a éste tópico, igual que muchas otras que se han dado en PN, desnuda la manera de pensar de la clase media y media-alta venezolana. No sé si me entiendes, porque me da mucha flojera explicar, pero muestra clara esa condición excluyente y sectaria de muchos, esa solidaridad automática, esa miopía, ese querer ser siempre el sabrosón de la historia, el que siempre tiene razón.

    Y leo la vaina y me da algo de miedo. Porque estoy completamente en contra del gobierno, creo que Chávez está, ya no destruyendo, arrasando lo que queda de país ¿pero si Chávez cae quién viene? ¿esos carajos? ¿Los panitas jóvenes, dinámicos, proactivos y con visión de futuro? (sarcasmo, por si acaso algún bestia…) ¿Los encorbataditos, engominaditos, jalamecates del jefe? ¿los manidibuleadores congénitos, los idiotas que acríticamente van a ver cuanto montaje peorro produce una estrellita de televisión venida a menos? y no es que les encante el teatro, que sólo van a ver al lado de quién se toman una foto. ¿Acaso los enólogos de nuevo cuño, que hasta ayer nada más no salían del anís y la polarcita?

    En fin, que ésta ciudad, no siempre limpia de ellos, se nos ha llenado de fantoches y simuladores de todo cuño. Y ésto de la internet no ha hecho sino terminar de joderlo todo. Claro, un molino de café dejará salir café molido siempre que se le introduzcan granos de café. En fin, saludos y adelante.

    A los demás: por favor no se molesten en escribir, que menos aún voy a molestarme en leer.

    ResponderResponder
  43. Yo no veo motivo para prolongar esta discusión, que no trata sobre lo difícil que puede ser o no publicar un libro, sino de la cuestionable calidad y criterios de alguien que publica los libros de Chataing. Si quieren saber sobre lo primero, visiten el blog de Jorge Letralia que contiene numerosas entradas sobre cómo publicar y cuáles son los problemas a resolver.
    Por lo demás, la defensa histérica de lo que es a vox populi basura, me parece risible. Lo más cómico es que nadie se atreve a defender el mérito literario (de haberlo) de esos bodrios, sino que se van por la tangente y elaboran justificaciones erradas (“las ediciones son un mercado”) o apelaciones de origen (“el venezolano no lee”), para desesperadamente tratar de defender esas cuestionables decisiones editoriales.
    Yo no tengo más nada que agregar, está claro en todo el hilo de discusión que nadie, absolutamente nadie, puede argumentar a favor de los méritos literarios de esos pazquines.
    Entonces, si estamos todos claros en que se publicó basura, es en el por qué que vienen las descripciones y allí ya dije todo lo que tenía que decir: la visión colonialista de que los venezolanos “no podemos” apoyar literatura “de verdad” sino que tenemos que conformarnos con basura, me parece no solamente errada, sino perniciosa. No me extraña que esta idea, expuesta a la perfección en muchos comentarios supra, sea la causa de por qué un pobre comentarista más arriba no conseguía un libro de Kant en la UCV. De bolas que no lo vas a conseguir: acá leemos a Adriana Azzi y punto.

    ResponderResponder
  44. A ver, seré breve porque lo contrario es hacer un chorizo enorme que nadie leería. Y al contrario de mucha gente que no tiene sino esta página para ventilar sus escozores y sus supuraciones del ego, uno tiene otras cosas más importantes que hacer en la vida. No hubo la misma actitud infantil cuando te callaste la boca hace días, JMS, ante la primerita de mis respuestas. Pero nada, tú eres así, quieres tener razón incluso sobre tus propios argumentos. Eso me parece una actitud muy pobre de espíritu, al igual que pararse a lloriquear delante de un libro de titina penzini. En fin, tú puedes pensar que no, que es grandeza e inteligencia. Da igual.

    Al pobre Krisis, que podrá tener diez novelas publicadas pero no termina de entender que no todo lo que hay en formato libro es literatura, y que los libros de Chataing y de Titina NO PUEDEN TENER NINGÚN VALOR LITERARIO PORQUE NO OFRECEN TENERLO, AL NO SER LITERATURA, no me queda sino sugerir que se busque a alguien que sepa del asunto y aclare sus dudas, porque después de la antipatía que tan gratuitamente me profesó desde el primer post, dudo que se haya tomado siquiera la molestia de leerme. Así que busque a su amigo Villarino, ya que dice conocerlo, y pregúntele, a ver si él le ilumina un poco el pensamiento. Ah, y eso que llama “desesperación” en defender lo indefendible, desafortunadamente, ocurre sólo en su cabeza. Donde sí veo histeria pura y dura (y en el sentido completo del término, vinculado a llamar la atención, a la exhibición descontrolada y no tanto al desespero como tal, como algunos podrán explicarte) es en el afán de JMS de salirse rápido de ésta.

    Que a propósito, JMS, no repetiré lo que ya Train te dijo perfectamente. Sólo te recomiendo, de nuevo, que leas más, pienses más y hables menos, que cada vez quedas más como un tipo muy osado en su ignorancia. Y eso no le hace bien a nadie. Lo de la Semana de la Narrativa Urbana, si bien no viene a cuento, y debo pedir disculpas a los que sigan la discusión por relatar tu penoso incidente en ese evento, fue que saltaste, con el mismo aire infantil y romo que has demostrado en esta discusión, a criticar un cuento porque “no te había gustado”, y pensaste que todo el mundo admiraría tu valentía y tu atrevimiento crítico al decir algo que cualquiera habría dicho, que no colabora en nada, y que de paso, está más que fuera de lugar. ¿A quién le importa si te gustó o no, si no tienes nada que explicar al respecto, nada que sugerir, que señalar, con que colaborar a la hechura del cuento? Y así te lo dijeron. Y no uno, ni dos, ni tres, sino un montón de gente que te cayó encima, y de la que te defendiste igual que ahorita: “no, yo no quise decir… se me malinterpreta… la gente no entiende…” las típicas brazadas del ahogado en su propia metedura de pata. De vaina no se te partió la voz al pedirles disculpas, porque lo hiciste. Y te cuento que el chamo ese no “se lo tomó a bien”, sino que se encogió de hombros y ni siquiera te contestó, en una actitud que denotaba más lástima por ti que otra cosa. Así que deja ya la bravuconería esa fingida, admite tu metida de pata con gallardía, y comienza a crecer, mijito. Que aunque no quieras, y llores y patalees y des griticos, mi niño querido, algún día tendrás que constatar, con esa áspera maldad de las realidades innegables, que hay un coñazo de gente más culta, más inteligente, más documentada, más sabedora y más aguda que tú, y que muchos de ellos no tendrán tapujos en decírtelo a tu cara y hacerte quedar como un idiota.

    Este post, en fin, es una soberana idiotez. Con todas las letras. Así que si lo admites, y lo llamas banal y tal, y dices que se tenías el Dior atravezado, no te defiendas entonces y guarda silencio, o aprende a reírte de tus propias tonterías. Pero con esa pose lleva y trae, quedas aún peor, porque quedas como un cretino. Y por último, si este post estuviese en tu blog personal, vaya y pase, porque es tu espacio y ya, pero como está en un espacio para la discusión y la lucha de ideas, debes estar dispuesto a llevar palo. Imagínate si se te ocurre (mejor desecha la idea, no vaya a ser que te digan alguna pesadez como las que dices tú) ponerte a publicar lo que escribes. Mejor te quedas en casita, escribiendo para PN y diciendo “ay, qué fastidio” cada vez que te sientas contra las cuerdas.

    Para que no se me siga acusando de Troll (que es lo que se suele hacer, además, con los que no logramos apabullar en nuestro propio site), dejo la peleíta hasta aquí y les mando a todos un besito en el cachete para que se sequen las lagrimitas del ego.

    ResponderResponder
  45. ¿lagrimitas del ego? No joda, chamo. ¿Quién fue el que empezó a personalizar la discusión y a sacarme episodios personales aquí?, ¿fuí yo? NO me jodas, chico. Yo, al igual que Krisis, y Frank también por cerrado este tema.

    ResponderResponder
  46. Sí, mi niño, fuiste tú quien personalizó el tema inicialmente, afirmando, con la rotundidad que tu ignorancia te confiere, que no sabía que de qué estaba hablando. Así que menos altanería y más reflexión, que groserías dice cualquier adolescente. Si tanto te duele, piénsatelo dos veces antes de seguir publicando tonterías.

    Tema zanjado, pues. El equipo local asume en silencio su derrota.

    ResponderResponder
  47. No te preocupes, John Manuel, que te garantizo que esta especie la conseguirás a lo largo de tu carrera y es un buen ejemplo de la estupidez humana. Tú ves, Visceral pretende venir acá *a darnos lecciones*. Visceral es tan arrecho, que te recomienda hablar menos, escuchar más -como él, que es tremendo intelectual-, a mí me aconseja hablar con un autor publicado para que aprenda “la verdad” y que investigue más sobre una categoría que él inventó porque es tan soberbio que no puede admitir que se equivocó.
    No le pares bolas. Este lo que es es un troll, mediocre y frustrado que se dedica a ponerse por encima de los demás “para enseñarles”.
    ¿Sabes qué, Visceral? Guárdate tus consejitos palurdos y tu tono condescendiente y métete tus recomendaciones por el culo. No te pongas a llorar ahora: sales con las pesadeces y me insultas, ahora tienes que bailar pega’o.
    Dale, responde: dime todos los estudios que tienes, lo inteligente que eres, las clases de literatura que dabas en una Universidad, es decir, todo aquello que te da derecho a venir acá con esos aires de supremacía.
    ¿Qué, no puedes? Acá todos sabemos que eres un abogaducho de segunda, un fracasado que se queja de lo “duro” que es circular por Caracas. Entonces cállate: cuando quiera una opinión sobre cómo llorar en las colas de Caracas o a quién sobornar para sacar un papel, te llamo.
    Lo demás te queda demasiado grande, niño.
    Anda a trollear pa’l monte.

    ResponderResponder
  48. Ay, Krisis, mi niño. Qué acostumbrado estás a galanear acá en tu paginita, con tus amiguitos que te adulan tus novelitas y tal. Qué poco informado, pedante, ingenuo, ignorante y soberbio eres. Un típico ejemplo del escritorcito-wannabe marginal que se jura contracorriente y progre, y lo suficientemente en alto para darle consejos a su escudero JMS: “Calla, Sancho, calla”. No, mijito, aquí el mediocre eres tú, aquí el que habla con arrogancia ilustre de lo que no tiene puta idea, eres tú, y quien, en el fondo, se siente como un abogaducho desesperado por figurar en un medio que ni se entera que existe, eres tú. Y claro, no necesitamos pedirte a ti, que realmente eres el Troll de esta conversación, que entró directo a insultar, a agredir, a ponerse por encima diciendo que mi comentario era mediocre, que llegó de la nada a decir “verdades” y salió corriendo cuando lo pegaron contra las cuerdas dos y tres y cuatro veces, y ahora habla de “bailar pega’o, que nos digas tus estudios. Ya tu Sancho Panza (hasta en el peso se parece, oye) te pagó la prote. Qué importante te sentirás participando en esta comunidad, vale. Tu ingenuidad, mijo, da hasta ternura. ¿Bailar pegado con quién?? Pónme reggaetón, papito, y vamos a echarle bola: que a tanto afrancesamiento no hay quien le tema.

    Y sólo para aclararte, mi pequeñísimo, casi atómico adversario, no hay ninguna “categoría que se inventó” Visceral. Todo lo que he dicho es comprobable si lees más, investigas más y hablas con gente que se formó para ello, para pensar y para trabajar en el medio editorial. Si piensas antes de hablar, algo a lo que no debes estar acostumbrado. Así que te quedo grande, bebito, te quedo grandísimo. No trates de morder más allá de lo que puedes abrir la jeta, esa acostumbrada a esparcir tus propias ignorancias cada vez que opinas. Es más, caes mal, chico, con tu pedancia y tu colita de caballo de niño anarco-punk que vive en el extranjero gracias a papi. Ahora sí vas a bailar pegao tú, pajuíto, y no te me pongas a llorar. Métete tu prepotencia inflada y farsántica por el culo, porque aquí tus contribuciones no sólo han sido desacertadas y banales, sino además infantiles, patéticas, con ese pujo infantil del bebito de la casa que quiere ponerse las corbatas de papi y jugar a que llega de la oficina. Tú me entiendes, mami. Tú me entiendes.

    Lee más, mijo. Lee más lo que la gente te dice, y desenchúfate de tus discursitos progre sacados de filósofos prestados. Aprenderías mucho si le dieras a la gente (y si quieres no a mí, pero a los demás que escribieron en esta discusión)la oportunidad de convencerte. Pero no: los adolescentes nunca saben escuchar. Por eso, como tú, como JMS llorando a moco tendido delante de la vitrina de Nacho, viven la vida sufriendo en solitario, porque nadie más les para bola.

    Pa’ fracasados ustedes, mamita. Con todo y tu triste intento de novelita del perro y la rana. Un fracasado, mi torpe enemigo, nunca defiende una visión más compleja y completa del status quo: lo que hace es lo que tú: repite argumenticos que no termina de entender, insulta de buenas a primeras, y luego, cuando no sabe qué más hacer, da su pataletica de Doña Florinda: “vámonos, JMS. No te juntes con esta chusma”. Entonces, mon amour, cállate: cuando quiera una opinión sobre los burguesitos mayameros comiendo croissant en los campos elíseos, y disertando con comentarios llenos de aire y masa de pan, te lo haré saber. Mientras hablemos del peo editorial venezolano, querida, lo mejor que puedes hacer es sentarte y mover un par de veces tu colita de caballo.

    ResponderResponder
  49. Ya ya niños, quédense tranquilitos que el niño jesús no les va a traer nada, dejen la malacrianza, no me hagan llamar a sus papás.

    ResponderResponder
  50. ¿Qué pasó Visceral, te molestó que te quedaras hablando solo? Lástima, won. Sumando tus últimos dos comentarios, dan 8000 caracteres, o lo que es lo mismo, cuatro páginas tamaño carta. Y yo aquí, sin responderte. Sé que has de estar triste.

    Como sé que te gustan las cosas sin ningún valor literario, me permito citarte algo de tu nivel y estilo, las palabras de Leonard Hoffstader: “A veces, algunas personas que no pueden alcanzar éxito en la vida real, se vuelven adictas al mundo virtual, que les da la ilusión de ser exitosos, convirtiéndolos en adictos”. Como llevas unos 10 comentarios, y unos cuantos días, haciéndote creer a ti mismo que me tienes acorralado y temeroso, reconozco que me da un poco de pena quitarle la ilusión. Yo creo que los tipos como tú, que realmente piensan que escribiendo boludeces en un blog asustan a alguien, son parte de una raza bastarda pero necesaria dentro de este juego de Internet. Al final, son como los insectos, desagradables, pero necesarios para mantener el ecosistema. Lo que pasa conmigo, Visceralcito, es que me aburre; creo que con la fanfarronería de JRD, y los gritos oligofrénicos de los foros de N24 y ND ya hay suficiente, así que te diré que esto, aunque al gatico mau le causé pena, me ladilla que jode.

    Pero bueno, supongo que habrá que responder porque, como decía el protagonista de Amores Perros, “Así es este bussiness”.

    Repito que cada quien se puede comer su propio mojón mental. Además, el tono de tus comentarios me está resultando medio sexual-freudiano: “Así estarás de asustado”. “Tú sabes de qué hablo”. “De vaina no se te partió la voz al pedirles disculpas, porque lo hiciste”. “algún día tendrás que constatar, con esa áspera maldad de las realidades innegables, que hay un coñazo de gente más culta, más inteligente, más documentada, más sabedora y más aguda que tú, y que muchos de ellos no tendrán tapujos en decírtelo a tu cara y hacerte quedar como un idiota” ¡Que va, Visceral! Eso de discutir contigo como si estuviéramos divorciándonos, no me va, chamo. Poco te faltó completar lo de “Así que deja ya la bravuconería esa fingida”, con un “y reconoce que me amaaassss tanto como yo a ti”. Honestamente, visceral, no sé quien coño eres tú, pero después de ver que llevas más de medio año guardándote un reclamo hacia mí, ya no me quedan ganas de averiguarlo. Suerte con eso. Yo no soy quien te va a desmentir. Dejémoslo así: no sólo se me quebró la voz, sino que me puse pálido, se me bajó la tensión y si no fuera por ti, que me sacaste en brazos del lugar ante el potencial linchamiento al que me iban a someter los estudiantes de letras de la UCV presentes esa noche, me habría muerto en el Centro Cultural Chacao. De pinga, insisto en que te comas tu propio mojón mental.

    Lo demás, y aunque el gatico Mau se siga arrechando, no hay que responderlo, porque nuevamente estás discutiendo con los ¿argumentos? que tú mismo te inventaste, dándole a estas líneas, que como bien lo ha señalado el gatito lindo Silvestre, hasta un par de typos tienen, una importancia que no poseen. La única opción aquí es que sigas discutiendo contigo mismo, que agarres al Visceral que piensa que estos libros son una mierda, con el Visceral que piensa que Ediciones B sí publica libros buenos, y el Visceral que piensa que los venezolanos no saben leer literatura y los pongas a discutir a los tres. Luego me cuentas como estuvo.

    Porque seamos sinceros, tú no viniste a responder este post, tú viniste por mi. Es obvio que escribí algo que no te gustó, que eres doliente de alguna iniciativa descargada por mí en este espacio y estuviste meses esperando para soltar tu fantasía homo-erótica-literaria del Centro Cultural Chacao. Lástima, pana. Pudiste haber ido al evento Literatura #1010, que se desarrolló allí mismo, y haberme confrontado. Lo mismo vale para los otros trolls de esta página, los estuvimos esperando, muchachos. Lo único lastimoso, digo, además de ti, es que los dolientes de todo lo que aquí se critica, nunca se aparecen a defender sus iniciativas, sino que esperan meses para darle rienda suelta a su resentimiento acusándonos, paradójicamente, de resentidos. En el caso de mis artículos, debo hacer la salvedad de que el grafitero Bakro, sí se presentó, se identificó y defendió su vaina con bastante respeto, cosa que le agradezco. Lástima, si algún día pasan por aquí, tenga la seguridad que podrán comentar abiertamente y que sus opiniones, nos gusten o no, serán respondidas en el mismo tono. Háganlo, no esperen para descargar su despecho meses después como este pobre diablo.

    Eso sí, te informo que en lo que a mi respecta, seguiré escribiendo en esta página en contra de toda la basura cultural venezolana, aunque eso implique tener que lidiar con balurdos como tú.

    De resto, sólo me queda decirte que te saques todo ese dolor telenovelesco con una botellita de tequila, y una canción de Juan Gabriel, en compañía de Mayte Delgado: http://www.youtube.com/watch?v=iDwBp8nA2Tk

    ResponderResponder
  51. Verga, JMS. Cuánto habrás estado pensando para poner esta respuesta y lucirte con tus amigos. Qué lindo, vale. Pero cónchale, amarga vida, tus lucidos intentos por provocarme y tal, comienzan ya a ser demasiado infantiles: comienzan a aburrir. Ya te nos pusiste primitivo, como los carajitos de 6 años: “bueno, pero tu mamá es puta” o “bueno, pero tú eres marico”. Qué vaina. Y de freudiano nada, lo que tienes es ganas de meterte conmigo y ya, mijo. Esas palabrotas del psicoanálisis te quedan grandotas: pa eso hay que pensar un poquito. No demasiado, pero al menos un poquito. En todo caso, sí, te complazco, a ver si sales del clóset, que ya entreabriste la puertica: sí, chico, es que esa gordura sabrosona tuya, esa inteligencia llana y roma… coño, es demasiado para resistirlo. Estoy enamoradísimo de ti y de tus super reflexiones. Qué le vamos a hacer. Anda a hacerte la pajita de una vez.

    Desafortunadamente, no, mi vida, no es por ti por quien comencé a comentar, no eres tan importante. Eres sólo el ignorante de turno que publica idioteces, y me pareció que ameritaba contestar a tanta bobería junta. Pero en algo sí tienes razón: a medida que los trolls de esta web (tú y krisis) me contestaban y contestaban (que de paso, ¿de qué coño hablas con eso de “te dejaron hablando solo”? Yo te veo acá como un niñito mongólico provocándome, y a krisis mordiéndose los puños para no soltar la rabieta histérica… ¿Quién coño guardó silencio, muchacho estúpido?), me fui enganchando en la tontería esta de ofendernos. Pero bueno, ahí tengo yo mi mea culpa, ni modo. Lo que pasa es que es verdaderamente jodido discutir un tema seriamente con oligofrénicos como ustedes, que no saben sino disminuir al que se les opone. Porque insisto, yo comenzaría la discusión en un tono hiriente, claro, pero luego incluso bajé la guardia para hacer el experimento de ver si ustedes leían y entendían y pensaban. ¿Resultado? No, no son capaces. Sólo pueden repetir dos o tres adjetivos para creerse el mojón mental (sí, de eso sí que sabes burda, debo admitir) de que están demostrando su superioridad. La especie mezquina y resentida de la web, amor de mi vida, la encabezan ustedes dos.

    Y chico, mira, puedes seguir escribiendo tu basura cultural venezolana. Dentro y fuera de la página, o en las paredes de tu baño, donde quieras. Total, irán a parar al mismo sitio: la nada. Pero no hay nada de malo en que saques a pasear tu estupidez. Lo único es, y no creo ser el primero que te lo señale, que cuando lo hagas, deberás estar preparado para que te arruguen la cara, te señalen con el dedo y no puedas ponerte a llorar y pedir disculpas al micrófono, todo hediondo a mierda.

    De cualquier manera, vamos a dejarlo hasta aquí. Ya la vaina se puso reiterativa y los demás usuarios nos están ya mandando a callar, y qué pena con la visita. Además, ya admití que el tema se desvió que jode y que colaboré bastante con ello. Y ni tú ni krisis pasan de repetir la misma pendejada, así que ni para pelear sirve este tópico ya.

    Soy yo quien te dejará hablando solo, mi rey. Gracias por el tema de Juanga, lo pondremos para armonizar cuando te esté dando por el culo. Besitos para ti y para mi niña krisis.

    ResponderResponder
  52. “Lo único es, y no creo ser el primero que te lo señale, que cuando lo hagas, deberás estar preparado para que te arruguen la cara, te señalen con el dedo y no puedas ponerte a llorar y pedir disculpas al micrófono, todo hediondo a mierda.”

    John Manuel, aprenda, negro de mierda, gordo de mierda, usted nunca estará a la altura porque no es intenso y fizno como debe ser todo escritor.

    Lo dicho: la prepotencia y el clasismo saliendo a raudales.

    ResponderResponder
  53. Coño eso lo dice un pana que puso en e tema del profesor de la usm

    “Ese pana tiene pinta de que no halla cómo salirse del closet”

    se ve que es un defensor de la igualdad y de la toleracia

    ResponderResponder
  54. Ayer me acordé de este artículo y me reí demasiado porque estaba caminando por el San Ignacio y para mi sorpresa en Tecni Ciencias estaba firmando libros la mentada Titina. Lo mejor era la ambientación, un banco alto donde estaba sentada ella, 3 o 4 personas en sillas más bajas, una mesa con galleticas y libros, todos escuchando a la invitada exaltada.

    Dos cosas dignas de mencionar (al menos para mi), cuando llegué ya la cosa se estaba acabando, cuando finalmente terminó, se acercó el que presumo es el dueño o encargado de la librería, y Titina le preguntó qué le había parecido la experiencia, a lo que respondió que a él le daba un poco de pena ajena la escasa asistencia que tienen esas convocatorias y le daba un poco de lástima el trato que se le da al autor y Titina respondió que esas firmas habían que hacerlas para acostumbrar a la gente a tener contacto con sus autores.

    La otra fue una muchacha que se le acercó a Titina a darle las gracias por su libro (?)que era realmente una inspiración. Y que realmente lamentaba no haber traído su copia para que la firmara.

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here