Señores dirigentes “guachistes”

Amigos. Viajeros de esa melancólica liberal Perezosos que acurrucaron su extinción en este dedo Monos de culo colorado que esconden la...

Estarnos Queriendo

Ella me quiere Yo también la quiero Ambos nos queremos Siempre nos estamos queriendo A veces ella dice que me quiere Y yo le respondo que también Es un constante querernos Nos queremos al mismo tiempo Y...

Sangro

Desgraciada Está la noche Cuando tus indiferentes Ojos Apuntan Mis debilidades como flechas

Poema caligramático

A Xavier.   ¡Ay, caída del ave vertiginosa! ¡Ay, arranque bestial del aeroplano militar! En tus alas sientes el aire libre del cielo; en tu cabeza llevas al hijo feliz de las armas y el fuego; en tu vientre cargas las bombas come-hombres, que darás a luz mañana en medio del grito viril que pide la guerra, la furia, la sangre a chorros, el arranque, la emoción. Vas rápido por los techos del mundo hundido en la guerra, arrastras contigo a todo enemigo, sea hombre débil, niño inocente        o mujer abominable, odiosa.           No temes las heridas de…       …las palomas,             tú, buitre raudo, de pico explosivo, destructivo;            de sonrisa siniestra y gritos petrificantes, duros; de plumas de plomo y garras de caucho, como el carro de los mil kilómetros por hora, de la velocidad del trueno   estruendoso de la noche de tormenta, cuando el mar se pica       por los misiles submarinos que explotan contra los             buques enemigos, matando al instante a todos los               hombres del pasado, las pestes pasadistas.            No es la paz la salida del futuro, sino la lucha,    la guerra eterna por la belleza…                … del motor. ¡Que resuenen las balas del ardor como resuena la voz de nuestro Líder! ¡Que vuelen rápidas y recias como los arpegios frenéticos de mi guitarra patriótica! El vértigo de las alturas, desde donde leo el futuro, alimenta la audacia, las rebeliones y el coraje. No temo a la muerte justa, a morir sudando, sangrando, siempre que pueda alzarme en lo alto de la tierra y retar al mismo cielo que dejó descender a las mujeres, despreciables. Que siempre triunfe el hombre que pronto vendrá.   Animus a Nemo, 16 de junio de 2008

Soy…

Soy la flama, eterna luz de amor, disperso las tinieblas, vuelo cual halcón en el espacio. Soy Artemisa, cazadora de estrellas, hermosura de claveles, virgen doncella. Soy aquella de cabellos negros como el carbón, piel blanca como la nieve, claveles en...

Las calles dormidas del imperio

Anoche en los sueños pude ver a mi padre después de quince años de pesadillas con mis hermanos y las dagas escondidas con nuestros nombres inscritos... Se derramará sangre, y será la tuya, has dejado de...

Carta a mi insurgente

Madrid, septiembre de 2010 Mi Querido Insurgente: Compañero... Ponga atención... Compañero, yo no puedo asegurarnos un futuro certero.... Se me acabaron las adivinaciones propias el día que usted decidió que sería "egoísta"...

Sola, de pie sobre su alma

La voz espera sola de pie sobre su alma calmar la sed, rodar en multitud llenar el mundo, bajar a los barrancos de la noche; hacerse inmensamente piel inmensamente grito estampido de la inmensidad en el...

Perpetrarnos

Perpetrarnos. Mientras duermes, mientras duermo. Rasgar la gasa lejana de nuestros sueños y trasgredirnos. Despertar a la sombra del sueño del otro y violar la línea que separa nuestras identidades. Irrumpir en lo...

La tortuga reina

El recuerdo de una tortuga

ANTI-ELEGÍA AL RÍO TUY

"Un poema que describe cómo es que nuestros ríos se convierten cada día en un reflejo de lo que somos".

Cisnes de diamantes

Brinca el grillo en la rama de la casa de mi vecino ¿es culpa de Andrés, de Juana o del vino? … siempre imaginando lo peor de los diamantes...

Sostenido

Sin pronunciar al fin me he transformado, antes de la luz penetrante de un alma te dejaré actuar, llegando a la fidelidad, porque tú... al caer el anochecer, teniendo ese cielo; mi amor...no el tuyo,...

destierro

       Me sumerjo lentamente en las rejillas de una cloaca que me lleve a una negrura menos negra. Mi columna lleva orejas incrustadas, mis pasos retumban bajo el suelo donde se esconde el ser de cien cabezas. 19 perlas de...