LA LITURGIA DEL BUFON

3
114
Jester-_Joker_Card001
PRIMERAS CITAS A CIEGAS CON LA LOCURA

OPINIONES BUFAS

Siempre tengo que levantarme antes de acostarme, sino no me rinde el día, mi vida se divide entre la nada y el ocio, así que nunca tengo tiempo de hacer lo que tengo que hacer y eso que ni siquiera sé que es lo que se supone que tengo que hacer, a pesar de todo siempre estoy bien ¡hasta cuando estoy mal estoy bien! Como la infancia dura tan poco decidí extenderla un rato mas solo para ver que otros juegos podía seguir jugando, ya casi estoy pisando los 40 años y no estoy muy seguro de querer dejar de jugar, creo que mis hijos están esperando que deje de ser un niño, pude ser abogado, ingeniero, médico cirujano o futbolista del Inter de Milán pero elegí ser Bufón.

Es decir que elegí la provocación, el sarcasmo, el escándalo y la sátira como estilo de vida, ¿Cómo me las he arreglado hasta ahora? Yo mismo no tengo ni prostituta idea, lo cierto es que entre idas y vueltas pateando las aceras del mundo, de escenario en escenario, de plaza en plaza, de café en café y de bar en bar he logrado abrirme paso en una profesión que no se practica desde la Edad Media, en pleno siglo XXI parece un oficio para dementes suicidas ¿pero quién no es un demente suicida en estos tiempos de metrópolis furiosas, de climas catastróficos y crisis violentas? En épocas pasadas claro que había más guerras, epidemias, conflictos y desastres, pero estaban Chaplin y Cantinflas, Mafalda y Los Beatles, Los hermanos Marx y Salvador Dalí, Julio Cortázar, Oliverio Girondo y mi tío Miguel, que hacían el mundo más soportable la vida más vivible y el amor más amable.

Cuando era un desorden de 17 años me gustaba decir que no había que confiar en nadie mayor de 30 años, ahora que soy un desastre que hace muchas lunas paso la frontera de los 30 años, me miro al espejo, mudo y perplejo, sospecho de mí mismo, me someto a un interrogatorio como si fuera un agente del FBI (que en realidad significa: “Francamente Bobos Idiotas”) entonces dudo hasta de mis propias dudas, ¿Qué está pasando aquí? En la adolescencia, que es la única etapa de la vida donde uno puede ser original e imbécil al mismo tiempo, tampoco me gustaban los payasos, decía ¡Payaso símbolo de atraso! Y ahora que saco la cuenta ya llevo más de 20 años ganándome la vida poniéndome una nariz roja y enormes zapatos rotos con un traje irreverente en fiestas infantiles, bodas, despedidas de soltero, reuniones ejecutivas y en cualquier tipo de eventos, después de todo resulto ser verdad aquel viejo sermón de que la lengua es el castigo del cuerpo, a veces pienso que debería conseguirme un trabajo más serio y estable, pero en seguida recupero mi sentido de la irresponsabilidad y me convenzo de que eso de buscar un trabajo es macabro, esos fueron los pitagóricos que nos metieron ese documento en la cabeza, ¡estudia, trabaja. Jódete, ¡es una conspiración mundial que nos condena a dividir nuestras vidas por quincenas…! No! La vida tiene que ser otra cosa digo yo, algo más agradable, que de más satisfacción, deberíamos sentirnos un poco más liberados, ¡como cuando uno hace pipí en la montaña! ¡Ah… que verdadero placer de los Dioses bendecidos! Te paras en la cima, te bajas los pantalones, extiendes los brazos, respiras profundo y sueltas todo, uno escucha una voz interior que sale de las entrañas de la tierra que te hace gritar ¡Soy el Rey de las bestias!

Dicen las antiguas culturas que si uno está comiendo cambur mientras va cruzando una calle y pensando en la excusa perfecta para llegar tarde al trabajo, puede sufrir un impacto regresivo, algo así como un viaje astral que se presenta en forma de epilepsia o estornudos repetitivos, una simple alergia a la realidad que nos tumba al suelo con la misma eficacia que una zancadilla de recreo, el caso es que luego de una ligera caída con fractura craneal puede uno perfectamente pasearse con toda tranquilidad por la era del paleolítico, se presenta ante nuestros ojos la mayor de las riquezas arqueológicas posibles y vemos caer vulvas, pechos, nalgas y vientres, poco tardamos en darnos cuenta de que cientos de Venus excitadas hacían llover sus cuerpos sobre los despistados mortales, nosotros los peatones del subconsciente tenemos experiencias sobrenaturales que envidiarían magos de la talla de Merlín y profetas como Nostradamus, solo que nuestra humilde cofradía de brujos de clase media baja o media clase no aparece en ninguna antología de lo fantástico ni en ningún manuscrito esotérico, ni siquiera en las crónicas de lo real maravilloso, somos algo así como la crema del anonimato, estamos a la vista de cualquiera y seguimos siendo invisibles, estos somos nosotros:

La madre que viola la ley de la gravedad cargando a un bebe mientras lleva arrastrando a su hija de 4 años al mismo tiempo que sostiene las ocho bolsas del mercado, el vagabundo que se tambalea en la acera, el suicida que se lanza a los rieles del metro, el samurai urbano que entre saltos acrobáticos va esquivando la estampida enfurecida de carros y motos de la autopista solo para poder llegar a tiempo antes de que se le vaya el autobús, el adolescente que va repitiendo todas las fechas patrias mezclándolas con los nombres de las discotecas de moda, enloquecidos por las hormonas y el acné, el universitario que lo persigue la policía al mismo tiempo que el persigue al tutor de su tesis, el oficinista que detesta a su jefe y se acuesta con su secretaria, el actor especialista en dramaturgia egresado de las mejores escuelas teatrales de Europa que va a cobrar un cheque por su actuación como asistente de Santa en un centro comercial.

Todos estos personajes tienen algo en común, son gente de a pie, de 15 y ultimo, de grandes sueños y pocas oportunidades que se abren paso en los pasillos de la humanidad un poco trasnochados aturdidos y acomplejados de su primera cita a ciegas con la locura, único estado natural recomendable en esta ciudad.

 

UNA HISTORIA CON UN POCO DE HISTORIA

Las condiciones de vida de los comediantes del Renacimiento parecían escenas de una película de fugitivos, perseguidos políticos y marginados sociales, les fue mal, la ley de los pobres de 1572 comparaba a los comediantes con los malhechores, vagabundos y mendigos, la misma suerte la traían los Bufones y Juglares en la Alta Edad Media, quienes eran excluidos junto a los locos y leprosos y esto sucedía porque en la Edad Media existía la creencia de que la risa era un desorden mental.

Uno de los casos que contribuyo a la profesionalización de los comediantes fue el del hotel de Borgoña, el teatro del hotel de Borgoña fue cerrado en mayo de 1697 por una estricta orden dada por el Rey ante quien la nobleza se había quejado de la fuerte carga de las indecentes sátiras de los comediantes de la comedia del arte quienes a su vez crearon espectáculos itinerantes y se dieron a conocer en las plazas y mercados, con el tiempo se constituyeron así famosas compañías como la de Lord Chambellan, la del Almirante y la de la Reina, los actores se convertían en propietarios de sus propias salas, se formaron verdaderas sociedades de accionistas y se repartían los beneficios, los papeles femeninos solo podían ser representados por hombres y en 1629 una polémica  se extendió como reguero de pólvora cuando la Reina hermana de Luis XIII de Francia pidió que se creara una compañía compuesta por hombres y mujeres.

Las compañías empezaron a recorrer toda Europa y aparecieron verdaderos empresarios que hacían las mil y una artimañas para ingeniárselas y organizar espectáculos para estos comediantes, giras de Londres a Varsovia, de Madrid a Viena, las ideas estilos y técnicas de estas compañías inspiraron al mismísimo Shakespeare y al mayor Sátiro de su época el rey del Burlesco: El gran Moliere.

Lo que vino después es historia pero hay otra historia paralela que se ha mantenido guardada como un gran secreto, este secreto milenario ha sido custodiado defendido y transmitido de Bufón a Bufón, de Juglar a Juglar, de clown a clowns, de payaso a payaso, de mimo a mimo, de comediante en comediante y de humorista a humorista este secreto es La Risa.

 

¡CUIDADO ITALIANOS IMPROVISADORES!

Corría el siglo XVII en Italia y los comediantes italianos corrían más rápido que el siglo, la manera en que escribían, producían, montaban y vendían comedias al improviso dejaría en pañales a los grandes directores de Hollywood de hoy, la Commedia dell’Arte , gracias a la loca espontaneidad de crear personajes, historias y teatro de improvisación, se difundió la creencia de que todo era inventado de la nada en el momento pero resulta que es solo una leyenda o una mala interpretación . En realidad no había nada dejado al azar, sino un gran trabajo de velocidad y memoria producto de una gran trayectoria tradicional y un vasto patrimonio literario, lo que estos comediantes hacían era leer, aprender y memorizar muchos poemas y novelas, sacándole después el jugo a su esencia recolectaban el néctar de la improvisación.

La improvisación era un ejercicio de criterio, ya en el romanticismo se practicaba tanto en las cortes como en los mercados populares, poetas, bufones, juglares y titiriteros desplegaban una exhibición de sabiduría muy alejada de lo que se cree  es la mera improvisación espontanea, en 1568 empieza la prohibición de estas comedias, eran los tiempos de las epidemias y las pestes, donde todo cambio se consideraba herejía, todos estos comediantes reunidos para intercambiar ideas y libros constituían un verdadero peligro para el clérigo, así comienza la censura, pero gracias al método de aprender memorizar y versionar, de ir agregando gestos y palabras nuevas a los textos, de meter y sacar acciones, introducir frases y movimientos la censura se quedaba de brazos cruzados ya que era prácticamente imposible saber qué es lo que se proponían representar, además una parte considerable de estos actores cómicos no sabían leer ni escribir, todo el proceso creativo y artístico era un trabajo de velocidad y retentiva mental, de narración oral escénica, los papeles de polichinela, pantaleone, doctor, criado, arlequín y capitán, típicos de La Commedia dell’ Arte, pasaban de actor en actor y cada generación mejoraba la receta con sus propias especias y condimentos, así cualquier monologo, noticia, toda clase de citas, versos y parlamentos eran utilizados para la misma representación y el mismo personaje que cada comediante enriquecía a su manera.

Esta tropa de actores italianos del 1600 rompió todos los records en cuanto a la escritura publicación y montaje de obras al improviso, que no era otra cosa que un método de trabajo y disciplina aplicada a la velocidad y la división de escenas mentalmente, en ninguna otra época existieron tantos comediantes con la capacidad de interpretar de una forma casi atlética como los virtuosos naturales de las compañías de La Commedia dell’Arte que alejados de la academia eran admirados y respetados por intelectuales y literatos académicos, por la facilidad y talento con la que actuaban exprimiendo la esencia de la existencia de cualquier argumento, de cualquier acontecimiento, de cuanto papel se haya escrito o representado de generación en generación.

GD Star Rating
loading...
LA LITURGIA DEL BUFON, 4.8 out of 5 based on 6 ratings

3 Comentarios

  1. Que bien, que bueno… Que bueno leer algo bueno, fuera de tanta maldad política que nos tiene hasta el cuello y sólo nos hacer, leer, escribir y cagar política. Bienvenido y muy buen abrebocas, de más interesante.

    ResponderResponder
  2. gracias a ti por ser y estar….si en mis show de humor y en mis escritos literarios trato de no hablar de politica…la politica es algo asi como un ataque dediarrea con vomito …es decir algo que cae muy mal….por eso prefiero aportar mucho humor inteligente y sarcastico sobre temas universales para que la gente pueda olvidar por medio de la risa este caos miserable infernal y patetico que es la politica intentare dar la talla en Panfleto Negro

    ResponderResponder
  3. gracias por ser y estar prefiero el humor inteligente y sarcastico en mis show de comedia y en mis escritos literarios porque la politica es como un ataque de diarrea con hipo y vomito osea algo que cae muy mal…asi que me inclino mas por los temas universales en clave de humor para que por medio de la risa la gente pueda liberar su mente y se relaje para descansar de ese patetico miserable y mediocre espectaculo de los pulpos de la codicia a la que nos someten los politicos intentare dar la talla en panfleto negro

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here