Mi chica que lee 2

1
310

1488174_10152099737260948_1784344635_n

El sol se coló por mis ventanas reclamando mi presencia, como la madre que todos deberíamos haber tenido llamándonos al colegio de chicos (Pero que no todos pudimos tener) pero basto con arropar mi cabeza con la cobija como para que este dejara de existir, quería seguir durmiendo, quería desaparecer, quería quedarme y fingir ser una sabana mas o un conjunto de almohadas que daban la sensación vaga de humanidad, era demasiado para procesar en solo una noche, o un dia, o una semana, o toda mi vida. Mi mente rebobinaba toda la experiencia, desde su llanto rompiendo mi corazón hasta los celos de saber que tenia novio y la impotencia de vivir en otra ciudad y no poder ir a donde ella, solo necesitaba tocarla y sentir que yo la podía proteger.

-Hey debes despertar y fingir que es un buen día – Dijo una voz a través de los audífonos que aun tenia colocados.

-A veces me canso de fingir – Dije mientras destapaba mi rostro y me arrepentía al instante por la luz que lastimaba mis ojos.

-No seas tan pesimista, es demasiado snob para ti –

-Para alguien que disfruta leer novelas inglesas, llamar snob a los demas es presumido-

-¿Tu llamando a los demás presumido?-

-Quiero ir a Caracas, quiero verte-

-Yo no quiero, no ahora y tal vez nunca-

-Eso es cruel-

-Tu eres mucho mas cruel mi pequeño gato y no lo has notado-

-Yo solo quiero verte, no veo la diferencia entre el hacerlo por skype o en persona-

-¿Si no ves la diferencia entonces porque quieres hacerlo?-

-Por que… Lo necesito-

-Y yo, Pero…- dijo mientras su silencio decía mas que mil palabras.

-Hasta la noche- Dije a la vez que cerraba la conversación.

-Hasta la noche- escribió en skype y agrego -Yo recuerdo lo ultimo que dije, tu lo debes olvidar. es solo mio.-

 

Me sentia incomodo conmigo mismo, como si hubiera sido rechazado antes de declararme, pero de esos rechazos que son la fusión entre un no y un si, no sabia que pensar, sino me queria para que decir que me ama, si me ama porque no querría verme, el dia se torno agresivo en cierta forma, en lo que ocupaba mi mente entre los casos de psiquiatria que tenia que ver para mis informes en psicopatologia y las estupideces banales a las cuales ese dia era mas sensible de lo permitido socialmente, estaba al borde, cuando llegue a mi casa y solo queria volver a mi cama y esperar a que ella escribiera, senti un escalofrio al pensar que esperaba a que ella me escribiera, que me pasaba, ese no era yo pero mis pensamientos fueron interrumpidos por el sonido tipico de la videollamada.

-Hey desconocido- dijo en un tono monotono

-Hola chica de pecas- Dije en un tono monotono.

-Te amo, Oz-

-Te amo, pequeña ventana-

 

Y desde entonces la conversación, cambio, las noches cambiaron, y aun asi fuera en esa ventana, ella era mia y yo era suyo.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here