La histeria colectiva es otra forma de anestesia

6
118

Cerca de mí hay alguien que, con cierta frecuencia, unas de las cosas que suele decirme es que debí haber estudiado leyes. Eso lo dice porque generalmente cuando tengo una opinión, suelo argumentarla. La realidad es que las habilidades que tengo para la abogacía no son superiores a las que cualquier otro mortal que tampoco sea abogado pueda tener, pero así de entusiasta es esta persona. Una muestra muy pequeña y superficial de algo, le sirve para llegar a grandes conclusiones e incluso, tomar importantes decisiones y llevar a cabo, significativas acciones. La afirmación sobre mí no es el caso, desde luego, pero hablo desde lo abstracto.

El problema de ser tan entusiasta es que se suele potenciar a la emoción por encima de la reflexión, cuestión que suele sesgar el raciocinio y eso, en un contexto social como el actual, por ejemplo, suele devenir en un peligroso arribismo. El placer de entregarse a las pasiones es hermoso y hacerlo en colectivo, se podría decir que es una experiencia casi religiosa sublime e indescriptible. El detalle es que cuando la sociedad está urgida de un cambio es porque, de alguna forma, durante un cierto tiempo, ha estado anestesiada y lo principal para ese cambio, es hacer que despierte y es extremadamente seductor pensar que ese despertar, va a ser producto de una simple exacerbación de lo pasional, sin caer en cuenta en que, la histeria colectiva, es otra forma de anestesia, similar a la que produce por ejemplo, una droga como la cocaína. La diferencia entre un anestesiado con epinefrina y uno por cocaína es que el segundo, parece que no lo estuviera. Pero la verdad es que la consciencia, en ambos casos, está comprometida y eso es algo que no sólo inhibe de llevar a cabo un comportamiento lógico y razonado, si no que lo más importante es que atenta contra su bienestar y el de los demás. El primero porque carece de capacidad para cuidarse y el segundo, porque no sólo carece de esa misma capacidad de auto preservación, si no que intensifica impulsos tan delicados y poderosos, como el agresivo. Y eso, como todos sabemos, sólo tiene un resultado. Tanto en él, como en los demás.

Honestamente creo que el camino para el cambio que necesita esta sociedad es largo, aburrido y encima requiere un esfuerzo intelectual sostenido e inmenso y está muy lejos de implicar esta acción hollywoodense como movilizaciones de una masa sin rumbo hacia objetivos mágicos, donde se dan lugar a espacios y situaciones incontrolables que propician atrocidades en las que sólo se reflexionará, una vez pasada la impasibilidad que produce todo anestésico.

Dar fortísimos cabezazos continuadamente contra una pared para tumbarla, es apenas distinto a no hacer nada por la misma causa. Por ello, si Ud. es de quienes les gusta no hacer nada haciendo algo, le propongo entonces ponerse a rezar. De esta forma tampoco estará haciendo nada, pero por lo menos, Ud. y sus compañeros, saldrán ilesos de ello.

GD Star Rating
loading...
La histeria colectiva es otra forma de anestesia, 5.0 out of 5 based on 5 ratings

6 Comentarios

  1. Concretamente, yo creo que la protesta debe ser organizada. A nivel individual, grupal, gremial, municipal y nacional. La “espontaneidad” con los Colectivos en la calle solo es una invitacion a mas muertes. Cada uno debe ser responsable de alguna cosa, y cumplir con ella. Solo si hay una presencia continuada y desbordante, y frustrante para los Colectivos y la GNB podemos torcerle el brazo al gobierno.

    Hay que organizar abogados para los detenidos y para los acusados.

    Hasta hay que organizar un “black block” de gente que sepa como verselas con situaciones duras.

    Hay que organizar testigos y miembros de mesa.

    Hay que organizar una maquinaria electoral. Apoyada por los anteriores.

    Hay que hacer un gabinete en sombra para definir politicas a mediano y largo plazo, y para darle nombre y apellido a iniciativas y alternativas.

    Cuando la gente “sale a la calle” asi simplemente, me dan agruras. Me da miedo por ellos. Pensar que salen otra vez…

    ResponderResponder
  2. Yo también lo creo, loroferoz. Lo principal en todo proyecto es definir unos objetivos generales y específicos, así como una metodología para conseguirlos y un tiempo estimado (realista) en el cual uno mismo pueda evaluar si la energía dedicada está siendo empleada correctamente. De lo contrario, cualquier esfuerzo será en vano y sólo fomentará sentimientos de frustración que a la larga, pueden dar paso a una desesperanza colectiva cuya raíz será, para qué seguir trabajando si todo lo hecho hasta ahora ha sido infructuoso. Cuando en verdad se trataría, de los continuos fracasos de unos intentos que por su misma naturaleza irreflexiva y desorganizada estaban destinados a fallar. Lo más importante es que durante cada ensayo y error, hay daños altísimos que en algunos casos, son irreparables. He ahí la importancia de saber rectificar más pronto que tarde. De todo lo que propones, por ejemplo, lo más difícil es el tiempo que lleva lograrlo. Por lo que, a mí parecer el primer paso, es que se entienda que un gran cambio sólo puede ocurrir, luego de un espacio de tiempo prolongado. No creo que existan atajos para la solución. ¡Muchas gracias por leer! Un saludo.

    ResponderResponder
  3. Qué nivel de artículo. Y aunque coincido solamente en un 50% del mismo, tengo que admitirlo y repetirlo: qué nivel de artículo.

    ResponderResponder
  4. @Terequito: ¡Pero qué comentario más halagador, Terequito! En especial por aquello de la discrepancia, que deja además con la curiosidad de saber cuál es el 50% de acuerdo y cuál es el 50% de desacuerdo. En todo caso, muchas gracias por leer. Un saludo.

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here