No todos morimos igual; unos lo hacen de hambre.

Nos encontramos ante otro episodio de l’infame que gangrena este país, este pedazo de tierra caliente subyugado a la podredumbre. Esta vez referido a otro caso muy concreto, a una creencia popular anidada desde hace siglos en la conciencia de la masa: la muerte igualadora.

En algún momento de mi formación me enseñaron el mito (porque a pesar de lo que crean esos acérrimos defensores de la Edad Media, sigue siendo una quimera) de la muerte igualadora. Dicho tópico literario, de amplia influencia en la sociedad del medievo, consiste en la concepción de la muerte como un igualador en lo que a clases sociales se refiere. Discrepo de esta sandez, aunque no culpo a los pobres ingenuos de la época de creer en semblante refugio. Imputo pues a los contemporáneos, de todo tipo, de seguir creyendo en las ideas de la Edad Medieval.

Pallida Mors aequo pulsat pede pauperum tabernas regumque turris (la pálida muerte golpea con pie imparcial en las casas de los pobres y en la de los monarcas) decía Horacio, y no le faltaba razón. El óbito nos sacude a todos, sin discriminación. También todo ser humano precisa dormir y todos lo hacemos, unos en la calle y otros en palacios. ¿Dónde está la igualdad? Por mucho que sea mi afán no la logro ver.

La muerte no iguala a nadie. Todos morimos: jerarcas y empleados, inocentes y culpables, proletarios y burgueses, llámenles como quieran. Por supuesto, todos perecemos tras cierto tiempo de permanecer en este mundo. Eso es un hecho, pero eso no nos empareja en ningún caso.

El empresario y el empleado, el inocente y el culpable, el proletario y el burgués; nunca mueren de la misma forma. Si alguien encuentra un solo ejemplo que niegue este hecho agradecería que se pusiese en contacto conmigo, me interesa.

Resulta hermoso estudiar letras y descubrir conceptos tan afables al ánimo como este; es hermoso pero idealizado, incierto, carcomido. No debemos aceptar sin más aquellas premisas de otros tiempos (ni de hoy en día), sino procesarlas y discutir si su atractivo estético, conceptual u formal se corresponde con su elemento fructífero.

Bertolt Brecht nos legó un consejo que incita a la reflexión de lo mencionado anteriormente: “Sobre todo examinen lo habitual. No acepten sin discusión las costumbres heredadas. Ante los hechos cotidianos, por favor, no digan: ‘Es natural’. En una época de confusión organizada, de desorden decretado, de arbitrariedad planificada y de humanidad deshumanizada… Nunca digan: ‘Es natural’, para que todo pueda ser cambiado.”

Debemos aceptar la vigente desigualdad humana, no solo en la muerte sino en todos sus ámbitos; tanto aquellos que desean combatirla como aquellos que desean perpetuarla. Debemos ver la realidad tal y cómo es y no caer en actitud quijotesca y adaptarla a nuestro interés. Debemos formarnos una visión de conjunto y reducir nuestra acción a aquello que queremos defender porque creemos obvio. De ningún modo debemos dejar que una afirmación como la de José Narosky: “Cuando leo que se asesinó a un hombre quisiera ser analfabeto” nos influya a dejar de luchar por aquello que creemos justo.

Mi último deseo es incidir en el hecho de que aunque la muerte fuera igualadora ¿de qué nos serviría la igualdad una vez muertos?

GD Star Rating
loading...
No todos morimos igual; unos lo hacen de hambre., 3.3 out of 5 based on 8 ratings

criiss.

Poeta, melómana y librófila

Más posts

¿Quieres publicar en panfletonegro? Este es un sitio participativo. Para escribir aquí sólo tienes que registrarte.
Cambiar fondo
Autores

4 Comentarios

  1. xluis dijo:

    Si alguien encuentra un solo ejemplo que niegue este hecho agradecería que se pusiese en contacto conmigo, me interesa.
    La muerte por una bomba termonuclear es la gran igualadora

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  2. criiss. dijo:

    @xluis: @xluis:

    Gracias xluis, pero era tan solo una figura retórica con la función de enfatizar más sobre lo comentado. Gracias igualmente por la aportación, buen ejemplo.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  3. Gordon Garcwyn dijo:

    Creo que hay una confusión; morirse no es lo mismo que estar muerto. La muerte es igualadora porque poco importa que seas rico o pobre, rey o plebeyo, a todos les llega por igual y no hay nada que se pueda hacer para evitarla.

    Ese es el sentido medieval de la frase.

    Además en esa época el morirse era también bastante igualador. Sea de peste negra, envenenado o de enfermedades crónicas. Las diferencias en tratamiento (hablo de su real efectividad) digamos de un cáncer entre un Rey y cualquier otra persona eran nulas. Al Rey le darían leche de burras vírgenes por su “conocida efectividad” contra el cáncer y al pobre nada (no niego que esto a lo mejor tuviera cierto efecto psicológico positivo sin embargo para el Rey) pero a la final ambos pasaban por el mismo trance.

    Con la modernidad no solo los ricos viven el 99% de sus vidas mejor que los pobres pero también ese 1% final donde empiezan a morirse lo viven también mejor con mejores tratamientos, terapias, cuidados intensivos, etc que suelen ser incosteables para el resto de los mortales. Pero de nuevo el morirse no es lo mismo que estar muerto. Y si bien estoy de acuerdo que este hecho poco importa a los que ya están muertos, si les debería de servir reflexión a los que aún siguen vivos. Cuando se piensa en estos términos, en que a la final todos los seres humanos que han nacido y nacerán les depara un final común, lo superfluo de nuestras vidas tiende a desaparecer.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  4. criiss. dijo:

    @Gordon Garcwyn: Este artículo usa el tópico de la muerte igualadora como un pretexto para que la gente reflexione sobre ello y no le atribuya y acepte el significado que usted ha denominado como “confusión”. Esa confusión es el matiz que descubre que usted ha comprendido el texto y ha pensado sobre ello aunque no sea de la forma que me esperaba. Gracias por su comentario.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

Sugerencias:
  • Trata de ser civilizado. No digas cosas que no dirías cara a cara.
  • Cuando estés en desacuerdo, trata de argumentar en lugar de atacar. Por ejemplo, "No seas imbécil, 1+1 es 2, no 3", puede ser acortado a "1+1 es 2, no 3".
  • Trata de usar *, en lugar de MAYUSCULAS, si quieres **enfatizar** tus palabras
  • Trata de no quejarte si eres votado como irrelevante. No tiene sentido.
  • Trata de respetar el derecho que tiene cada quien de revelar -o no- su identidad.
  • Trata de ceñirte al tema. Si se habla de gimnasia y quieres hablar de magnesia, ¡publica tu artículo!
  • Si tienes un argumento muy largo, ¡regístrate y publica tu propio artículo!

Para insertar una imagen, escribe
<img src="https://direccionAtuImagen.jpg"/>

Para insertar un video de YouTube, coloca el link al video directamente

*

Top