La Hora Cero: Tequeño con sabor a pescado

8
635

Lo de ésta es cuestión de timing. Como lo indica su tagline en plan de profecía cumplida, al cine Venezolano le llegó su hora.

Este es el momento para lanzar tu repunte de Secuestro Express,  si lo hubieses hecho en aquel tiempo, probablemente no te hubiese ido tan bien. Pero la ola de Hermano es grande y generosa, las reglas del juego son otras y el contexto social es aún más evidente que hace cuatro años.

No nos dejemos engañar, en el fondo seguimos siendo los mismos. La gente cree que hace su labor social del día yendo a ver La Hora Cero, y se llenan la boca twitteando por ahí que «esta sí muestra la realidad del país».  Sin embargo, la realidad que importa está en la reacción de la audiencia ante piezas como estas: las risas incontrolables con los chistecitos ultraviolentos y machistas de los malandros (en definitiva, lo que somos),  los abucheos y decepciones con subtramas apenas un poco salidos de nuestra zona de comfort (como la inclinación homosexual de uno de los personajes) y la satisfacción con giros conservadores y reinvidicadores de explicaciones demasiado simples para la realidad de Venezuela.

Sospecho que Velasco tuvo al menos poco de suerte. La acogida grandiosa de esta hora moribunda está más ligada a la esperanza que muchos tienen en este instante en los nuevos exponentes de distintas artes en nuestro país (Vida Boheme, Rasquin…) que el valor que tiene un refrito «lindo» de algo de hace cinco años. Aceite pasado.

Nota: Entre las lecciones que hemos rescatado del cine actual, es que el talento desconocido no siempre hace daño. De hecho, si nos alejamos de la misma rosca de nuestra televisión de to-da-la-vi-da, puedes descubrir maravillas que ni te imaginas!
Vamos. Anímate. Te sorprenderás.

8 Comentarios

  1. Epa pana, esperaba algo mejor de tí, uno lee panfletonegro como tiburón buscando sangre y me quedé con menos que una sardinita. Habrá alguien mas que haga una reseña de la película?? gracias.

  2. Tranquilos, tiburones, que vienen muchas personas con más energía para dedicarle a la hora que yo.
    Tómenlo como un abreboca panfletario y no más.

  3. Interesante artículo. De acuerdo sobre todo en su denuncia a las papeles lamentables de Ana Maria Simon y Marisa Roman y de los facilismos etnocentristas (creo que no es la palabra correcta en este caso) del guión.

    Pero para nada de acuerdo en las frases que el autor considera de galería. Más pavadas y clichés del género.

  4. ese tercer parrafo me llamo mucho la atencion, son como esos que creen que metiendose en una vaina de caridad solucionan la delincuencia y que hablan de la realidad como si la vivieran solo por ver hermano en el san ignacio…
    intentare sacar tiempo para verla
    gracias inspector…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here