Poema de un Socialista romántico

1
1053

En el borde de la cima juega el pelotón.

Justamente allí te conocí.

La cobardía se hace espejo de la pequeña noche que nadie recuerda.

En el borde de la cima me caí como un cuadro de Picasso.

Cuando me caí sentí que era Napoleón y tú Waterloo.

Pensé que dejaría de verme en una canción injusta y apaciguadora.

Pensé que el viento maltrataría las flores del jardín que nunca llegó a nacer.

Supe compartir esa esperanza,

esa travesura.

Supe que el socialismo será ese amor que nunca tuve,

serás tú.

Espero que leas esto, socialismo.

Sal de tu escondite y devuélvenos al Che,

a Salvador Allende, a Alí Primera,

a Lenin, a Trotsky.

Devuélvenos un ”Ojalá”, un fusil de juguete.

Devuélvenos al MIR

y al viejo gobierno de perdedores infinitos que podamos combatir.

En el borde de la cima sentí que por lo menos tocaba las nubes de un eterno libro.

En ese borde supe, sentí, pensé y amé.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here