La educación como elixir contra la barbarie

4
81

 

 

 

En estos momentos casi todos tienen la solución mágica que nos sacara de este atolladero, la reconstrucción de Venezuela.

Sabemos que debemos a volver a reconstruir un país en ruina, donde lo único que funciona de manera eficiente es la delicuencia tanto silvestre como la del robo de los dineros públicos.

La producción de alimentos en el país es prioridad al igual que la economía, y casi todos los políticos están de acuerdo en cómo enfrentar esos problemas, claro la manera eficiente de evitar los robos de los dineros públicos, es otra cosa, en ello, si no harán nada, mas allá de rimbombantes discursos y de lamentos públicos por el problema, pero en la realidad no piensan hacer mucho..

Estamos casi igual que Japón luego de la guerra, sin infraestructura económica y moralmente heridos, los jóvenes de hoy solo piensan en obtener el dinero fácil y rápido, sin importar el método, la prostitución, el trafico de drogas, ya se ha convertido para una gran parte de esos jóvenes en un objetivo deseable.

¿Cómo curar esa patología?

Es una pregunta que pocos se hacen, y mucho menos buscan respuestas, a pesar que es una condición sine qua non para la recuperación del país.

Para ello la solución más simple es la que utilizo Japón, pero aquí abría que darle otra vuelta a la tuerca.

Todo sistema social es inestable, el termino correcto seria metaestable, algo similar a poner un lápiz  en equilibro sobre su punta, cualquier evento lo hará caer enseguida, esto es caer en el caos, la mejor manera de mantener ese equilibro metaestable es realizar cambios mínimos, que no afecten el equilibro de manera catastrófica.

En nuestro caso eso pasa por la educación.

Sé que eso suena a lugar común, pero no es esa educación idealizada, si no una verdadera educación que cambie la sociedad, tanto a los padres como a los hijos.

Por ellos creo que los pasos a seguir seria.

  1. Aumentar los sueldos de los maestros a nivel del un general, eso por si sería deseable, algo similar realizo Japón, donde los maestros son los servidores públicos mejor pagados. También se tendría que darle mejores maneras de educar, esto es educar a los educadores
  2. Muchos padres no mandan a sus hijos a los colegios debido al alto costo, y optan que trabajen, cambiar esto es difícil, la mejor manera de hacerlo es darle incentivos para que los padres manden a sus hijos al colegio, eso por sí solo no garantiza  que los jóvenes, no optaran por la delincuencia, ni que los sacara de las calles.
  3. Para obtener un cambio real sería lo ideal darles premio a los estudiantes, como a los mejores en matemáticas en primer grado, ofrecerles becas o algo similar que los motives al estudio, pero no solo seria en matemáticas, si no en resto de las materias. Esto cumpliría como el motivador para obtener mejores estudiantes y los padres estarían más interesados en mandar a los hijos a los colegios
  4. De la misma manera, en las universidades se tendría que darle a los alumnos un sistema de de becas y también de castigo si no cumplen los resquicitos de una nota mínima.

Esto sería un cambio mínimo que cambiaria la manera de pensar de los padres en la educación y obviamente bajaría los índices delictivos y propiciaría la cultura del trabajo productivo y el estudio.

Puede parecer poco, pero de un largo alcance, sobre todo en los cambios de valores de las grandes mayorías, pasar del la cultura del facilismo a la de dedicación en obtener resultados.

Esta nota, tiene el fin de ser un desiderátum, y también  un punto para una discusión que la mayoría de los políticos solo ven en abstracto, como algo que puede ser resulto por métodos económicos, pero la destrucción de Venezuela no solo fue en su infraestructura, ni económica, también ha sido en los valores de las personas, y restituirlos es lo más importante, si en realidad queremos vivir en una sociedad más o menos normal

 

 

GD Star Rating
loading...
La educación como elixir contra la barbarie, 5.0 out of 5 based on 1 rating

4 Comentarios

  1. “Pasar del la cultura del facilismo a la de dedicación en obtener resultados” Finalmente leo a alguien que menciona esta idea sin recurrir (necesariamente) a la palabra viveza. Como futura educadora, agradezco mucho que alguien postee notas como estas.

    Yo he visto es a mucha gente renegando que la educación tenga algo que ver en ayudarnos a salir de esta pesadilla, imagino que por las palabras que a veces escogen quienes defienden dicha idea, pero ven acá, si las personas, sus valores e ideas son las que crean a una sociedad, y la sociedad a su vez, es la base de casi todo lo demás; y todo ello funciona mal ¿como es que hay quien pretende limitarse a intentar solucionar solo lo económico, lo político y uno que otro problema social, y que todo salga bien? choros, drogadictos y lacras las seguirá habiendo si no hay quien eduque (adecuadamente) a esa gente, y como no, si dichos individuos no perciben ningún estimuló o incentivo, y su educación carece de motivos. Y va a ser de esa forma así Venezuela tenga una infraestructura como la de Dubai, o una economía nórdica.

    Lo de premiar y castigar no a pocos nos sonará a conductismo (que es demonizado en la actualidad), pero si esta medida es puesta en práctica, y arroja buenos resultados ¿por qué rechazarla? sobre todo lo del premio, en serio, hay personas que en pleno 2018 en este país dejamos el pellejo (y el efectivo) en una universidad o quienes lo dejan en un liceo y siguen obteniendo resultados mediocres. Aunque bueno, la educación en Venezuela no es como que se caracterice por ser especialmente brillante. Demás esta decir que habría que adaptar dicho premio (o castigo) según ciertos rasgos del estudiante.

    “También se tendría que darle mejores maneras de educar” ¡Por favor, si! Si da pena ver como muchos profesores dan clase hoy en día, y por un salario irrisorio. De hecho la nueva epidemia es “ya no doy mas clases aquí, me fuí del país a trabajar en x parte donde me pagan mejor”, un trabajo que requiere tanta paciencia y dedicación, pero que es mal pagado va a resultar inminentemente en un desgano abismal, y tornará el proceso en algo infructuoso, de hacerlo por hacerlo porque prefiero estar en mi casa tranquila/o. Y los resultados son alarmantes.

    La duda, el meollo de todo (según yo) es… ¿Cómo diablos un estudiante, digamos, un niño de entre 7 y 11 años, puede tener un aprendizaje correcto si algo tan básico como su alimentación no es garantizado, por no hablar de su seguridad y estabilidad familiar/emocional? Y no es un detalle menor, porque incluso cuando hay evidencia científica que favorece mucho a un ayuno corto, comer mal durante muchos días es perjudicial, donde el cerebro es el principal afectado (más aún si hablamos de un cerebro en formación), y sin dicho órgano en buenas condiciones… dudo que un niño aprenda nada, lo sé, lo he visto varias veces, niños completamente normales, pero que en la práctica parecieran tener algún retraso, y cuando indagamos un poco ¡bingo! una semana comiendo casabe con agua, nada mas.

    Sin dudas, un tema con mucha tela que cortar.

    ResponderResponder
  2. Muchas gracias por esa lectura tan profunda, y si, mi propósito es abrir la discusión sobre el ese tema tan olvidado, ¿que se puede mejorar? Claro que si, esa es la idea. Lo que dices de la desnutrición de los niños, es algo que me duele y efectivamente afecta su capacidad intelectual. Ese es otro problema que hay que enfrentar en el pais que debemos de reconstruir

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here