Eso de ser vegetariano

0
30

lovecow

Desde hace unos quince años que soy vegetariano, más específicamente ovolácteovegetariano, es decir, que aparte de vegetales también consumo huevos y lácteos. Empecé a no comer carnes desde casi al mismo tiempo que empecé a practicar yoga. Y lo soy, básicamente, por amor a los animales, no me como a quienes amo.

Sé que existen muchas argumentaciones a favor del consumo de carnes, una basada en la teoría evolucionista, que según gracias a que nuestros antepasados consumieron carnes es que su cerebro evolucionó significativamente y que pudo conquistar zonas del planeta que en otras condiciones hubiera sido imposible. Es muy posible que sea todo eso cierto, pero en mi caso particular no pienso seguir las constumbres de mis ancestros, si ellos lo hicieron no tengo porqué hacerlo yo.

Mi intención, desde luego, no es hacer una campaña a favor del vegetarianismo, ni de “evangelizar” para “convertir” a los “infieles” al vegetarianismo. Confieso que cuando era más joven cometí ese error, pero afortunadamente me di cuenta a tiempo y dejé que cada quien decida, por motu propio, qué comer o no comer, qué consumir o no consumir, cada quien es responsable de sus actos, y cada quien ha de asumir las consecuencias de sus actos.

Podría defenderme argumentando que famosos como Leonardo Da Vinci, Paul McCartney, Pamela Anderson, Abraham Lincoln, Natalie Portman, Brad Pitt, David Bowie, B.B. King, Peter Gabriel, Kurt Cobain, Samuel Jackson, Steven Seagal, Albert Einstein, Christian Bale, Richard Gere, Mark Twain, Cameron Diaz, Leonardo Di Caprio, Leonard Nimoy, Demi Moore, Dustin Hoffman, Orlando Bloom, David Duchovny, Penélope Cruz, han sido o son vegetarianos.

Deportistas como el medallista olímpico en 100 metros planos Carl Lewis, el triatlonista Dave Scott, el entrenador en calistenia Frank Medrano, el fisiculturista Andreas Cahling, la fisiculturista y actriz Cory Everson, el basquebolista Robert Parish quien entró en el Hall de la Fama de la NBA en el 2003, las tenistas Venus y Serena Williams, también han sido o son vegetarianos.

En mi experiencia personal, en los quince años aproximadamente que tengo siendo vegetariano, muy rara vez me enfermo, a lo sumo una gripe muy esporádicamente, practico Ashtanga Yoga, un estilo de yoga que es exigente físicamente. Siento que no necesito en absoluto el consumo de carnes, me siento excelente asi.

Desde luego, sé bien que el vegetarianismo no es para todo el mundo, incluso por razones de salud en ocasiones se recomienda el consumo de proteína animal, así sea carne de pescado. Insisto, hablo desde mi propia experiencia, cada quien puede experimentar, a ver cómo le va.

GD Star Rating
loading...
Eso de ser vegetariano, 5.0 out of 5 based on 5 ratings
Artículo anteriorLa civilización del espectáculo: Pantallas, ídolos y consumo
Artículo siguienteEl ataque de los clones
Mido un metro setenta y cinco. Tengo una docena de libros. En mi cuarto hay un altarcito con un Buda. Me gusta el color azul. A veces me despierto alunado. Prefiero los gatos a los perros, porque no existen gatos policías. Soy de acuario, pelo negro. No colecciono nada, guardo la ropa ordenada. Me aburro en las fiestas y soy de pocos amigos. Tengo los ojos color café tostao. Dicen que soy bueno, aunque no sea bautizado, y aún no me llevan las brujas. Nací a las siete y media de la mañana. No creo en ovnis ni en zombies (pero de que vuelan, vuelan). Uso prendas talla "m". Prefiero quedarme en silencio. Duermo del lado derecho y con franela si hace frío. De la vida yo me río, porque no saldré vivo de ella. No uso saco ni corbata, ni me gusta el protocolo. Estoy en buena compañía, pero sé cuidarme solo. No me complico mucho, no me estanco, el que quiera celeste, que mezcle azul y blanco. No tengo adicciones, mas que de leer y estar solo. Antes creía que no tenía miedos, hasta que vi la muerte a milímetros. No me creo ningún macho y soy abstemio, aunque si hay una buena compañía y un vinito se me olvida esto último. Prefiero más a los animales que a la gente. No tengo abolengo y dudo mucho que tendré herencia. Tengo una rodilla que a veces me fastidia. Tengo cosquillas, no las diré hasta que las descubras. No traiciono a mis principios, que son cinco. Me gusta ser muy sincero, por eso no hablo mucho. (Inspirado en una canción del Cuarteto de Nos)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here