Por qué creemos (todavía) en cuatriboleados

7
113

VIVAS2

Que la reacción de quienes vieron la última escena de Scarface haya sido igual a la de los vecinos del general Ángel Vivas en su quinta en Prados del Este, deja mucho que desear de nuestra coherencia como opositores. Si bien Tony Montana, mafioso cubano que se mueve en las enramadas de la ilegalidad, nada tiene que ver con el retirado general, ambos, con fusil en mano, buscan demostrar lo mismo: que ellos son más arrechos que nadie. http://www.youtube.com/watch?v=AVQ8byG2mY8 Say hello to my little friend. Así, el cuadro de una multitud ciudadana que horas atrás condenaba la presencia de grupos armados en las calles y exigía al gobierno su desarme inmediato, pasa a vitorear a un ex general que blande un arma de guerra en la fachada de su casa. A juzgar por el termómetro patriotero y emocional que representa las redes sociales, estamos en presencia de un héroe de cojones bien puestos que se enfrenta a la injusticia gubernamental con un arsenal de balas en su haber. Y es que desde el 12 de febrero, el asunto de las bolas ha trascendido en la palestra política del país, tanto que en los últimos días, John Manuel Silva rescató una vieja cita de Argenis Rodríguez que dice que “este asunto de las bolas es el culpable del atraso de la nación. Desde Páez para abajo se ha mandado con las bolas…”. Poco o nada comulgo con Argenis Rodríguez, pero su observación sobre las bolas me resulta diagnóstico clave de la sociedad venezolana que aún no supera del todo al caudillismo sobre el que fue creada su democracia: con fusil en mano y a la brava. http://www.youtube.com/watch?v=FsboRHGzn2g Cuando pienso en esa multitud que aplaude y pondera acciones como las del general Vivas, recuerdo un ensayo de David Roas titulado Por qué leemos (todavía) novelas policíacas, en el que expone, como una de las razones, que el lector se siente a salvo dentro del peligro que corren los personajes en el conflicto de la narrativa. Esto, extrapolado a nuestra cotidianidad, sitúa al venezolano, o bien como parte de un público que cree que lo que está pasando forma parte de un escenario de ficción o, como un inconsciente que olvida los nombres de quienes cayeron por menos que esto. A poco de cumplir un año en el poder, Nicolás Maduro ha logrado despertar muchas de las bestias que dormían en la sociedad venezolana. Es apenas lógico que al calor de los excesos, abusos y muertes, el discernimiento se incline más a las vísceras que a la paulatina reconstrucción. Quiero creer que a pesar de que seamos una nación joven, de algo servirán los pronunciamientos pacifistas, las campañas por la paz, las invitaciones al diálogo y la siembra del pluralismo. Mientras se aplaudan a alzados y guapos de barrio del lado opositor, en nada se distinguirán de los oficialistas de los que tanto se quejan, porque entonces, de los dos lados de la cancha, se estaría jugando a la doble moral.

GD Star Rating
loading...
Por qué creemos (todavía) en cuatriboleados , 3.0 out of 5 based on 18 ratings
Artículo anteriorCARTA ABIERTA A TODOS MIS COMPATRIOTAS. REFLEXIONES Y PREGUNTAS.
Artículo siguienteLa Matriz: la batalla se pelea conectado
Periodista y docente venezolano/mexicano. Cursó estudios de maestría en Lenguas Extranjeras y Literaturas Comparadas en la Universidad de Buenos Aires (UBA). Trabajó en diversos periódicos en Venezuela y fue coordinador editorial de la revista Exceso. Ha colaborado en medios internacionales como el diario El Espectador (Colombia); NewsWeek (Venezuela) ViceVersa (Estados Unidos) y SinEmbargo (México). Fue docente de la cátedra de Géneros periodísticos en la Universidad Monteávila en Venezuela e Innovación y estructura periodística en la Universidad Anáhuac Cancún. Reside en Ciudad de México donde está al frente del área de comunicación y redes de Kybernus, Asociación Civil, dedicada a captar y potenciar liderazgos en todo el país.

7 Comentarios

  1. ¡Que viva pepita grillo Vivas! ese es al que necesitamos para apalear a esa canallada comunista, un mancebo miliciano de fuertes convicciones a la derecha política, adeco y restia´o ¡incansable luchador y humanista!

    Guarimbas hasta el 2070, eso sí.

    ResponderResponder
  2. No me parece sensato la comparación ya que el gral vivas esta en su casa y solo mostrando q puede repeler a quien intente entrar a su casa, los del bando oficialista pasean por las calles y avenidas impunemente con armas cortas y largas amendrentando, hiriendo y matando a cualquiera q manifieste contra el gobierno o hasta quizas al q se le pase por el frente…
    A como esta la situación, si creo q la mayoría (me incluyo) piensan q hace falta alguien armado q les responda las balas de los entes “de proteccion” y “colectivos” disparan, porque como dije al principio no es justo q ellos les disparen con armas de fuego cuando el otro lado responde con piedras palos y guarimbas (y algunos q otros bomvas molotov)

    ResponderResponder
  3. Me parece que tampoco hay que caer en que cualquiera que haga algo diferente, ‘es porque quiere darselas de arrecho’ etc etc. Es una actitud simplista de Venezuela de siempre y que viene de los egos de los otros, que tambien ‘quieren ser arrechos’ y ven pasar la oportunidad de brillar (como si no hubieran otras). Y de paso, no me parece que Maduro haya hecho renacer, o resucitar o despertar de un gran suegno la agresividad del venezolano. Esta ya esta alli desde hace mucho tiempo y no tan dormida ni adormilada. La agresividad estaba alli en casi todo momento, aun en lo bachacano del habla incluso en gente que supuestamente aprendio a hablar y escribir bien en escuelas y universidades, es muestra de ello. Venezuela es y ha sido desde que tengo uso de razon un pais agresivisimo y mal educado.

    ResponderResponder
  4. OK, me hiciste caer en la (por mí detestada) palabra favorita de PN: Maniqueísmo. Vamos a ver si entiendo. Si un tipo cuya profesión es la defensa armada, se defiende con las armas de una amenaza injusta, ¿resulta que lo hace “para demostrar que es más arrecho que nadie?
    Como diría el pana de “Pero tenemos patria”: ¡No me jodas!

    ResponderResponder
  5. No creo que el general Vivas hiciera lo que hizo para dárselas realmente de arrecho, si no por un motivo superior: tener una muerte honorable en la lucha contra la dictadura y -eso sí- pasar a los libros de Historia.

    La valentía en todos lados es algo admirado, venir a creerse que es algo exclusivo de Venezuela es tonto. Nuestro problema es admirar por “cuatriboleados” a gente que nunca lo fue, como Chávez -aka el héroe del museo militar- o los militares de Plaza Altamira.

    Cuando alguien venga a gritar “Vivas presidente” ya me asustaré. Y eso que este carajo no es precisamente un santo. A fin de cuentas, es el responsable de la estúpida idea de poner guayas en las barricadas.

    ResponderResponder
  6. Cierto que el hombre lo hizo con una intención y un a planificación mediática. Pero aún si te resistes a lo obvio, la imágen con el fusil, igual queda un hombre totalmente expuesto a un asesinato o a una encarcelación agresiva e imparcial en la que muy probablemente llegarían sus últimos días. Eso chamo, son bolas igual.

    Como me gustaría que la gente se enfocara más en los datos que él nos recuerda: las invasiones y ataques armados que recibimos de los Castro en los años 60. El intentó volver eso el centro de su campaña, pero la gente lo que compra es un chisme de los circulos militares y una foto fusil en mano…

    ResponderResponder
  7. Cuatriboleaos pueden ser … eso no lo critico , lo ladilla es el subsiguiente teatro tal cual lo hace el gobierno, no se le puede negar que este gobierno tiene uno de los aparatos de propaganda mas avanzados del planeta, capaces de transformar el día en noche y viceversa, ademas este actor “milico” es de la misma estirpe que ha gobernado a Lamezuela desde 1830, los mismos que traicionaron y luego desterraron al también “milico” Bolívar, los mismo que derrocaron a Rómulo Gallegos, los mismos que mataron a Carlos Delgado Chalbaud, los mismos que apoyaron a Pérez Jiménez, los mismos que reprimieron el 27 de febrero, los mismos que dieron el golpe del 4 de febrero y por último los mismos que actualmente nos gobiernan , milicos siempre milicos, es por eso que estamos a punto de entrar en el área de zimbawizacion. Los milicos deberían ser considerados objetos tal como los son las armas, únicamente destinados al área militar de un país , cuando este tipo de ser pasa a ocupar roles que realizan los civiles es cuando se llega al desastre…

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here