¿Podemos subestimar esto?

foto de @ritasanchezdm, publicada por @eluniversal

foto de @ritasanchezdm, publicada por @eluniversal

Desde el pasado 12 de Febrero, cuando se dio la marcha de los estudiantes en Caracas, que llegó hasta la Fiscalía a solicitar la liberación de los estudiantes detenidos en Táchira, Falcón y Anzoátegui durante las protestas estudiantiles de la semana anterior, comenzó una oleada de protestas y represión que a muchos nos retrotrajo lo peor de tiempos anteriores respecto al comportamiento opositor: Guarimbas en el este de Caracas, la Plaza Altamira como bastión de las movilizaciones, nefastos fanfarrones miameros haciendo videos instructivos, repetición de consignas inútiles, negación del contrario, etc… Parecía que la oposición repetía incesantemente los mismos errores que durante años nos han llevado al fracaso.

Del otro lado, el gobierno respondía con un arrogancia y soberia. “No me importa que me llamen dictador”, proclamaba Maduro días antes del 12 de Febrero, cuando amenazaba a los medios de comunicación con sancionarlos si cubrían la manifestación. Además, se desató una brutal e inhumana represión cuyas víctimas principales han sido estudiantes muy jóvenes, algunos menores de edad, quienes han estado a la vanguardia de las movilizaciones que se dieron durante los últimos días. Heridos de balas, gravísimas torturas, ataques armados por parte de los “colectivos” (grupos paramilitares al servicio del Estado), quemas de vehículos, disparos de perdigones a zonas residenciales y allanamientos sin órdenes judiciales han sido la respuesta oficial del gobierno a todo este movimiento. Hasta ahora tres jóvenes han perdido la vida, el último de ellos, ayer, un chico de apenas 17 años.

Ahora bien, después de lo ocurrido hoy es bueno hacer algunas puntualizaciones. La principal es reconocer que muchos, me incluyo sin problemas, habíamos subestimado este movimiento. Si bien es verdad que se han repetido neciamente algunos errores de pasado y que hay un cierto déjà vu en el ambiente, no deja de ser verdad que en Venezuela no está reeditándose solo uno de los tantos ciclos de protestas en el este del este que tanto protagonizó un sector de la oposición (ni siquiera toda ella) durante varios años, también hay en las calles un legítimo descontento y un sentido de urgencia a raíz de la grave crisis social que atraviesa el país. Apenas ayer, Emiliana le callaba la boca a los escépticos, mostrando que la protesta no era un asunto exclusivo de sectores de la clase media. Los reportes de hoy mostraban ciudades del interior con masivas y monumentales concentraciones públicas, particularmente notables por no tratarse de movilizaciones de carácter proselitista.

Es cierto que las protestas siguen teniendo el signo de un ghetto político, es cierto que quienes han salido a la calle estos días son, en esencia, la base opositora; pero, al mismo tiempo, no debe despacharse esta presencia de forma tan ligera. Hoy en Caracas hubo una manifestación enorme, convocada, principalmente a través de las redes sociales. De esto hay que tomar nota. Sobre todo porque muchos de los protestantes están en la calle aún a pesar del llamado de cierta dirigencia política de no hacerlo.

¿Qué ha convocado a estas personas? ¿Qué hay detrás de estas manifestaciones, cuya fuerza y constancia no puede ni debe subestimarse? Principalmente, hay un revire a la arrogancia estatal. Un amplio sector de venezolanos que no se cala más carajeo y más desprecio desde el poder. Si el gobierno de Hugo Chávez logró negar la existencia de la mitad del país, si pudieron durante catorce años gobernar como si los demás no existieran, a Maduro la tarea no le será igual de sencilla. Yo no creo que estemos en los últimos días. Insisto en que negar al chavismo, como fuerza social que representa (aún en los números de quienes creen que somos mayoría) a la mitad del país, y como fuerza política astuta que no es tan fácil de vencer como piensan algunos sobrados “analistas” opositores, es una estupidez. Creo que la alternativa al chavismo hay que construirla, política y socialmente. Aunque a muchos no les guste y la desesperación los lleve a negar eso, estoy convencido de que es así. Pero, al mismo tiempo, creo que la base opositora ya no es la misma y que esa suerte de pasividad frente a los abusos de poder puede que esté quedando atrás para dar paso a un militante opositor dispuesto, como hemos visto esta semana, a entrompar en las calles, a expresar su descontento y hacerle saber al Estado que existe y que merece respeto y reconocimiento. Creo que si Leopoldo López hubiera mandado a las personas a poner salsa en los balcones, nadie le hubiera hecho caso. Eso de los “borregos opositores siguiendo a líderes con agendas ocultas”, no parece ser lo que está sucediendo en las calles estos días.

Ya Rubén Machaen y elreytuqueque se expresaron en esta página sobre el gran hecho político del día de hoy: la entrega de Leopoldo López a la G.N. y su conducción, insólita por demás, de manos de Diosdado Cabello a su presentación a tribunales. No quiero llover sobre mojado respecto a la consideración central de ambos artículos, que no es otra que dejar de lado la histeria de buscar en cualquiera que sea el protagonista de la jornada al caudillo salvador, al líder que nos saque de esto en un santiamén. Pero sí creo importante señalar que hoy se probó, entre muchas otras cosas, que los opositores no son ya seguidores de una voz única, que hay en ellos una indignación legítima y que el papel de sus líderes políticos es el de encausarla, pero no el de creerse dueños de ese sentimiento, ya que ellos no necesariamente están en disposición de dejarse conducir ciegamente. Así las cosas, ni Capriles pudo contener a las personas en la calle, y debió reconocer la legitimidad de las protestas; ni el demente de Robert Alonso pudo alebrestar a unos cuantos loquitos de la clase media para que reeditaran las chapucerías de 2007.

A quienes pretenden conducir políticamente a la oposición les toca leer esto y actuar en consecuencia. Si algo me motiva a escribir estas notas es que estoy, igual que Leo Felipe, con la convicción de que estos son tiempos en los que más que hacer afirmaciones tajantes e incontrovertibles, hay que leer lo que ocurre y tener la humildad suficiente de reconocer que este movimiento no es subestimable, es inédito y deberíamos verlo con respeto y tratar de entenderlo.

Sigo creyendo en todo lo que escribí en su momento. Pienso que debe reconocerse al chavismo, que debe entenderse que el chavismo no es un accidente de la historia y que su superación es un proceso complejo y parte de la construcción de una real alternativa política; creo que hay que hacer trabajo social; que hay que convencer a la base chavista, con un proyecto que los incluya; que debemos dejar de despreciar a quienes apoyan al gobierno; que debemos entender que el liderazgo de Nicolás Maduro no tiene el arraigo del de Hugo Chávez, pero que eso no significa que esas personas se sientan representadas en nosotros; que cada vez que un chavista protesta por algo, decirle “Bueno, güevón, ¿quién te mandó a votar por esto? Jódete”, es una estupidez gigantesca. Creo, también, que este no es el final, que estas protestas deberán cesar para volver a la normalidad, que no se sostienen en el tiempo y que eso no significa, para nada, que las mismas hayan sido una derrota. Haber dejado ver la torpeza represiva del gobierno, exigir el desarme de los colectivos paramilitares, lograr la liberación de los estudiantes injustamente detenidos y acusados hasta de terrorismo, y hacerle saber al gobierno de Maduro que no tendrá al frente a una oposición dócil dispuesta a dejarse quitar todos sus derechos con los brazos cruzados está lejos, pero muy lejos de ser una derrota.

Del mismo modo, sigo apostando a la cordura, a que lo de hoy no desate un “leopoldismo”, de gente irracional soñando con que Leopoldo López es ahora, luego de una semana, el salvador de la República. Y sigo apostando, también, a que se haga política de verdad, que entendamos al chavismo de base, con el cual estamos unidos en la misma vida desgraciada y paupérrima que nos ha tocado vivir en los últimos años. Hace días, a raíz del desafortunado guarimbeo en ciertas zonas del este, que dejó sin poder trabajar a un grupo de vecinos de esas áreas, pensaba en el exilio cubano en Miami: Esos histéricos que en cincuenta años no han podido hacerle ni un rasguño a la satrapía de los Castro. Un grupito de personas que para lo único que quedaron fue para hacer de panelistas en El Show de Cristina y para servir de ejemplo estigmatizador de los millones de víctimas de la dictadura cubana, olvidadas por el mundo entre muchas otras razones porque sus opositores han podido ser reducidos a esa caricatura que vemos en Univisión todos los días.

Bueno, creo que el gran reto de quienes queremos salir de esto es aprender de sus errores, no repetir su ceguera y soberbia, y ser capaces de trascender y construir una verdadera alternativa que derrote el chavismo y lleve a nuestro país a los rieles de la modernidad y la democracia.

GD Star Rating
loading...
¿Podemos subestimar esto?, 4.7 out of 5 based on 18 ratings

John Manuel Silva

Escribo... No sé si mal o bien, pero al menos trato de hacerlo honestamente. Página personal.

Más posts - Website


TwitterFacebook

¿Quieres publicar en panfletonegro? Este es un sitio participativo. Para escribir aquí sólo tienes que registrarte.
Cambiar fondo

Publicaciones relacionadas

8 Comentarios

  1. Ahmessa dijo:

    No creo que se forme el “Leopoldismo”, pero en eso solo nos queda rezar. También subestime un poco esto. Mas cuando el sentimiento durante las protestas estudiantiles en el 2007 me hicieron creer que de verdad se estaba entendiendo el desastre que se venia. Muy ilusa yo.

    Lo de las redes sociales es inaudito y esperanzador.
    Así como lo dices: “son tiempos en los que más que hacer afirmaciones tajantes e incontrovertibles, hay que leer lo que ocurre y tener la humildad suficiente”.

    Por mi parte, regaño bastante a los que empiezan con esas consignas baratas y gastadas. A trabajar pues.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  2. A.J.C. dijo:

    Bueno… yo creo que le están buscando 5 patas al gato, aquí la gente estaba esperando cualquier excusa para quemar unos cauchos porque muchos se quedaron picados por el rollo del “robo” de las elecciones presidenciales del año pasado. Si le agregan todo el desastre económico que tenemos pues nada, solo faltaba que alguien lanzara el caucho para que salieran cincuenta a echarle gasolina.

    Leopoldo y María Corina hicieron un cálculo y en la suma de ellos este es el momento para adueñarse del liderazgo opositor, sobre todo porque como no hay elecciones entonces no se “atenta” contra la idea de la unidad. Pero es para adueñarse del liderazgo de la oposición, de la oposición que siempre ha sido oposición, no la de convertirse en una opción de oposición para todos los descontentos.

    Pero esto es la vuelta al 2002, 2003 y al 2007. Y es la misma gente, más visibles, más ruidosa y la misma lucha irracional solo que ahora no es HUGOCHAVEZVETEYA!!!! Sino MADUROVETEYAAAAAA!

    Lo que pasa es que ven las fotos, la gente marchando, la calle llena, los comentarios en internet y se emocionan y creen que algo es diferente esta vez. Es jodido separar lo emocional de lo cerebral.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  3. José Smitter dijo:

    Muy acertados para mi tus apreciaciones, aunque difiero de ti en una sólo punto, ese de que la protesta debe cesár y todo debe volver a la normalidad con unos muy pocos logros. Se perdieron tantas vidas para eso ? Aceptar un desarme ? Eso se parece a los chorrocientos operativos de desarme y al voltear la cara los vuelven a armar. El gobierno debe sentarse a conversar con factores de la sociedad civil, MUD, CEV, Cámaras y academias, comenzar a desmontar el apartheid impuesto y reconocer a los demás Venezolanos como ciudadanos con derechos. Invitar a otros factores a integrar un gobierno mixto, con el PSUV y derogar algunas leyes y convenios. Como último punto liberar a los jóvenes apresados sin medidas csutelares, resarcirlos, asumir los costos médicos de sus lesiones y castigar severamente a los responsables de crímenes y vejaciones. Así si, se construye una paz a largo plazo y todos podrían volver a sus casas. Otra cosa sabría a derrota.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  4. Troll de quinta dijo:

    “reconocer que este movimiento no es subestimable, es inédito y deberíamos verlo con respeto y tratar de entenderlo.”

    Ahí tá, pues…

    Rectificar es de sabios.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  5. Z.C.M. dijo:

    Hola John Manuel,

    No le cambiaría ni una coma a su artículo.

    Me parece especialmente pertinente aquello que dice sobre el imperativo que tiene la oposición de abandonar de una vez por todas la idea de una salida basada en un candidato-mesías en pro de la construcción de una alternativa social y política fundada en el pleno reconomiento del “otro” y en la compresión de las causas del chavismo como fenómeno histórico.

    El paralelismo con la situación en Cuba también es interesantísimo, ya que demuestra la consecuencias de que la voz de la oposición sea usurpada por los sectores más radicales.

    Soy venezolana y vivo en el extranjero desde hace mucho tiempo. Estos últimos años me he mantenido al margen del debate político en Venezuela, que considero que ha llegado a un nivel de “histerización” que impide toda racionalidad por ambas partes.

    Ver emerger voces lúcidas y moderadas como la suya me devuelven la esperanza en ver algún día el fin de la polarización extrema, la violencia y la desigualdad en Venezuela.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  6. riego dijo:

    La oposición no “quiere reconocer al otro”, porque existe el riego de que la oposición no vea tan mal al chavismo y se pasen de bando, al menos ese era el riesgo cuando Chavez estaba, si la oposición no fuera tan agresiva varios se le cambiarían de bando, ahora esa estrategia ya no es util pero no les puedes quitar viejos hábitos a la gente.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  7. Juan dijo:

    Igual al rèves riego. El chavismo no quiere abandonar su talante autoritario, no vaya a ser que los simpatizantes “se nos vuelvan escualidos” (Hèctor Rodrìguez).

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  8. Eric Nash dijo:

    ¡¡¡Hola!!! ¿Quieres ser un miembro de los grandes Illuminati y comenzar a recibir 2,000,000,00USD mensuales y ser popular entre otros y tener riquezas y fama, esta es la única oportunidad de ser de los Illuminati … Fui enviado por el alto jefe Freemason para traer 52 miembros a los Illuminati, he obtenido 32, así que buscamos 20, así que trata de ser una de las veinte personas más ricas y famosas, whatsapp a través de: +254788211721 Envíanos un correo electrónico; [email protected] ¡Para que podamos comenzar el proceso de unión!

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

Sugerencias:
  • Trata de ser civilizado. No digas cosas que no dirías cara a cara.
  • Cuando estés en desacuerdo, trata de argumentar en lugar de atacar. Por ejemplo, "No seas imbécil, 1+1 es 2, no 3", puede ser acortado a "1+1 es 2, no 3".
  • Trata de usar *, en lugar de MAYUSCULAS, si quieres **enfatizar** tus palabras
  • Trata de no quejarte si eres votado como irrelevante. No tiene sentido.
  • Trata de respetar el derecho que tiene cada quien de revelar -o no- su identidad.
  • Trata de ceñirte al tema. Si se habla de gimnasia y quieres hablar de magnesia, ¡publica tu artículo!
  • Si tienes un argumento muy largo, ¡regístrate y publica tu propio artículo!

Para insertar una imagen, escribe
<img src="https://direccionAtuImagen.jpg"/>

Para insertar un video de YouTube, coloca el link al video directamente

*

Top