La Oposición Emboscada

1
812

El asunto es así. Concentrarse siempre será positivo. Protestar, manifestar. Sobre todo ahora. Hay suficientes motivos. Pero se vuelven a cometer las mismas equivocaciones del pasado. No hablemos del gobierno. Conocemos de sus meteduras de pata a diario, de sus abusos de poder, de sus violaciones a los derechos humanos. Ahí no existe mayor discusión. Enfrentamos a una hegemonía sin rumbo. Perfecto.
Sin embargo, la dirigencia opositora no parece mejor encaminada. Se repiten consignas, métodos y formas desgastadas: piquetes en Altamira, quema de bolsas de basura, enfrentamientos innecesarios con los gorilas del proceso, como si fuese una reedición, un revival de tiempos superados.
¿En serio la salida es hacer guarimbas en el este del este? Los estudiantes sufren las peores consecuencias, tragando humo, recibiendo perdigonazos, cayendo presos, mientras la censura define la pauta.
No le veo futuro a un movimiento tan enfocado en el sector de la clase media. Así no tenemos chance.
Se valora el esfuerzo, la entrega, el arrojo. Aunque su impacto real es mínimo. Maduro y los militares siguen allí, dando órdenes y activando planes de represión. No somos el espejo de Egipto, ni siquiera el de Siria. Por ello, es un deber llamar a la reflexión, pedir cambio de ruta.
A lo mejor avanzaremos un paso adelante, cuando logremos reclamar la ira popular. Hay esperanza si salimos de la burbuja y convocamos el sentir de la gente humilde. Ellos también sufren como nosotros. Pero hasta ahora, tenemos problemas de comunicación. ¿La imagen de María Corina sube cerro? Empecemos por buscar alternativas en el liderazgo de muchachos y muchachas de buena vecindad. Peor si después los agarras con las banderas, comiendo helados en 4D, tras una gloriosa jornada de rebelión.
O es lucha a brazo partido, o es consumismo alienado, o es concierto de «Miranda», o es parrilla en el Alazan. ¿Y los feroces combatientes de las redes sociales? Los dejamos para un próximo capítulo. Un día suben una foto en una marcha. A las horas se les olvida el tema. Pura pinta. Nos terminamos segregando en una calle ciega, en nuestra propia emboscada.

1 Comentario

  1. «No le veo futuro a un movimiento tan enfocado en el sector de la clase media. Así no tenemos chance»

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here