Pensé que iba a haber fiesta

0
181

Él y yo decidimos ir al Gaumont luego de su remodelación, realmente se modernizó y es ahora más un Espacio INCAA que el cine más antiguo de todo Buenos Aires.  En esta oportunidad optamos, más por insistencia mía que por gusto de él esperar las 23 y ver “Pensé que iba a haber fiesta”. Debo aclarar que no se específicamente lo que me llamó la atención de esta película, a lo mejor fue que Elena Anaya es su protagonista principal y que hace muy buena dupla con Valeria Bertuccelli.

Pensé que iba a haber fiesta, cuenta la historia de Lucia (Bertuccelli) quien es madre de una hija adolescente y que está separada hace más de tres años de Ricky, cuenta con su amiga Ana (Anaya) una actriz española radicada en Argentina hace ocho años. Lucia le pide a Ana que cuide su casa durante un corto viaje que ella organiza con su nuevo novio Edu, es justo en este viaje donde Ana se reencuentra con Ricky y allí nace o (renace) la chispa de un no se que, que desencadena en una “relación”.

El conflicto explícito al parecer solo lo padecen Lucia y Ana, luego que Lucía se entera que Ana está con Ricky; pero en esta película todos tienen su propio drama personal por más plástico y tonto que parezca. La frase “Todo bien” es el plato fuerte del día, como si necesitaran reafirmarse que no pasa nada, esto lleva a que por momentos sientas que la película simplemente no avanza.

Debo rescatar que su directora Victoria Galardi para quien esta es su tercera película nos muestra un sin fin de imágenes hermosas, adicional de un impecable trabajo técnico pero tristemente una narrativa que no se termina de comprender pero con ciertos tonos y aciertos en diálogos capaces de arrancar una carcajada al espectador. Cae mal la presentación escueta de los personajes y la necesidad por vendernos la locación (la cual se desarrolla en una casa ubicada en la zona Norte de Buenos Aires), olvidando así contarnos lo que realmente es importante.

Al salir de la sala, tuvimos opiniones encontradas, creo que al punto de llegar a decir esta película reza lo que en realidad hace el cine “mostrarte una pequeña porción de la realidad” que se torna aburrida y lenta. Cuando llegamos a casa, en el ascensor decidimos que nos gustó pero que no se la recomendaríamos a nadie. Igual están invitados a verla, si lo que quieren es pasar el rato, ser seducidos por un aspecto visual precioso y una escena de baile (nada sexy pero encantadora) por parte de Anaya.

http://www.youtube.com/watch?v=LZZPk6A4PpU

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here