No Country For Old Men

6
67

Luego de que películas como The Ladykillers e Intolerable Cruelty (1) fueran malinterpretadas por el público y la crítica. Los Coen nos entregan un film superior no solo a sus recientes películas, sino a otras como Fargo, The Man Who Wans´t Theree incluso creo que a Barkton Fink, película que siempre he creído que es la mejor de los hermanos Coen. No Country For Old Men, es una cinta enorme, aunque a algunos les parecerá más de lo mismo y a otros un soberano fastidio.

La premisa es sencilla, Llewelyn Moss (Josh Brolin) encuentra en el desierto un maletín lleno de dólares dentro de una camioneta donde yace, junto a varios cadáveres, un “sediento” moribundo, en lo que evidentemente es una fallida operación de tráfico de drogas. Luego de que la conciencia le remuerda por dejar al sediento hombre muriendo solo en el desierto Moss decide volver al lugar donde halló el botín y al hacerlo se convierte en el objetivo de Antón Chigurh (Javier Bardem), un despiadado hombre que mata a personas con una especie de arma que funciona con una bomba de oxígeno. En paralelo, el Sheriff del pueblo Bell (Tommy Lee Jones) también andan tras Moss.

Pero esto es solo la epidermis, ya que si bien la doble persecución (triple, si consideramos a Woody Harrelson, pero su personaje no tiene relevancia) mueve al film No Country For Old Men es una película, cine cine cine de verdad verdad, nada es gratuito y quizás esa sea una de las críticas que se le puedan hacer a la cinta, todo luce demasiado calculado.

En primer lugar se puede afirmar que No Es País Para Débiles es una cinta sobre el choque de dos generaciones, la que representa el Sheriff Bell, un hombre de principios y discursos épicos al que se le vienen las convicciones encima al contemplar la desesperada cacería de Chigurh sobre Moss, un señor viejo y débil para el cual ya no hay lugar en la Norteamérica violenta y sanguinaria de hoy. En segundo lugar es una cinta sobre la suerte, así, el asesino Chigurh jugará con una moneda ante desconocidos para hacerles saber que su muerte depende del azar “estar vivos es una casualidad” dice Alberto Berrera Tyszka en La Enfermedad, y en este film Chigurh lleva esto como una convicción personal, porque Chigurh no es que sea un hombre sin convicciones y sin principios, al contrario tiene sus valores, lo mismos valores de la Norteamérica de hoy, valores como el fin justifica los medios, las personas solo estorban cuando el fin es el dinero; al menos, creo que cuando Antón habla y se molesta solo por tener que repetir las cosas dos veces siento que hay un mensaje subjetivo: la sociedad de hoy, esa en la que las convicciones de los viejos y débiles no tienen lugar, no gusta de comunicarse, no negocia nada, solo ordena y si las órdenes son desacatadas pues hay que proceder como Chigurh lo hace, asesinando a sangre fría y sin que ello genere algún remordimiento, porque después de todo el matar a sangre fría ya no es un acto moralmente condenable, ese hecho entra perfectamente dentro de la ética personal de Chigurh, es por eso que Bell se halla intranquilo y descolocado en el mundo de hoy, esa metáfora es grandiosa. En tercera instancia podemos decir que la persecución de Chigurh no es solo la búsqueda del dinero, sino el enfrentamiento obsesivo de un hombre contra otro que no es su opuesto sino su símil, después de todo, si Chigurh tiene una ética que lo lleva a matar sin compasión y a ver las personas como objetos, Moss no es muy distinto, al igual que Antón, Moss, tiene un gusto por terminar las cosas a su debido momento, es igual de meticuloso y si decide quedarse con la maleta de real y huir por conservarla es porque siente, igual que su persecutor, que puede hacerlo, así que si puede, ¿por qué no? Si en el proceso debe alejar a su esposa hasta ponerla en riesgo o debe pagar a unos adolescentes para que le den ropa (tal como lo hace Chigurh al final de la cinta) pues lo hará. Esa es también su ética personal, Bell no solo no comprende a Chigurh por su sanguinarismo, tampoco entiende a Moss por su empeño en conservar y proteger el dinero.

Y ese es el tema de la cinta, aunque a simple vista parezca un… ¿Western? ¿Policial? ¿Comedia Negra? Un poco de todo, los Coen le rehuyen a cualquier género y su cinta es calculada, lenta, detallista, bebe de todo un poco, pero al final todo queda como un cóctel, claro es un cóctel hecho por dos bartenders que tienden a hacer de sus películas obras inclasificables.

A Javier Bardem le han caído innumerables y merecidos elogios, amén del oscar que se ganó ayer (2), por su performance como el monstruoso asesino Antón Chigurh, Tommy Lee Jones igual, pero la película la pertenece a Josh Brolin, su actuación es lo mejor del film, es imposible no sentir empatía por esta actuación, a pesar de que sabemos que Moss no es el héroe de la cinta.

En fin, les advierto que soy fanático del cine de los Coen, así que a lo mejor se me va la mano hablando bien de ellos. Ustedes dirán cuales son los defectos del film, pero yo no le encontré mayor cosa…

10/10

John Manuel Silva.

(1) Creo que Intolerable Cruelty es un film subvalorado, a mi me pareció una genial comedia que se burlaba en la cara de George Clooney, Catherine Zeta Jones y Billy Bob Thorton por sus publicitados romances, acuerdos prenupciales y solterías empeñadas; lo mejor es que la cinta parece una simple comedia romántica, pero en realidad es un film brillante, solo que muchos no lo notaron en el primer visionado.

(2) Por cierto, que ladilla, los oscars estuvieron aburridísimos.

GD Star Rating
loading...

6 Comentarios

  1. Hmm, no sé, a mí no me impresionó tanto « No country », por el simple hecho de que me dejó la misma sensación del libro, una retórica fría y dizque objetiva que al final termina por no decir nada.
    La película es una vulgar adaptación, mot à mot, del libro, donde lo único “genial” es que se coloca la escena donde Chigurn estrangula al guardia de primera, en vez de donde va, que es la escena donde el asesino va a arreglar cuentas con quien contrató a Wells. En fin, detalles.
    Personalmente, nada que me arreche más que el final Deus ex machina: McCarthy no sabe qué hacer con Chigurn y entonces se le ocurre que una camioneta lo choca, lo que sirve para introducir las justificaciones republicanas más piches, porque los chamos de la camioneta estaban fumando droga (nooooo, droga). Luego Chigurn desaparece. Bien bello, pues. Mayor falta de creatividad, imposible.
    En cuanto a los Cohen, son buenos aplicando su misma marca de los hinterlands americanos a todas sus películas. No me malinterpreten, me pareció una buena cinta donde la fotografía y el ritmo están bien manejados. Pero también me pareció una cinta menor, tal vez la más blanda de los Cohen, la que menos dice; suele suceder cuando adaptas algo que no es tuyo.
    Que haya ganado los premios sólo confirma mi impresión que el año cinematográfico, en Hollywood, fue muy flojo, o muy anti-academia, con pelis como “The Kingdom” y “Redacted” dominando la escena y haciendo vomitar al conservador jurado.

    ResponderResponder
  2. Yo creo que es un palo de película, que el Chigurn de Bardem es el malo más malo desde Carlos Andrés Pérez, que Brolin viene de atrás para echarse la película al lomo y que si tienes más de 50 años, el monólogo final debe ser imposible de digerir sin perder la compostura. Hay una mezcla ahí brutal de nostalgia, arrechera y resignación.

    ResponderResponder
  3. Pues no sé porqué no te gusto Krisis. Creo que el problema es que ves la película, pero no ves lo que está debajo de ella, el tema planteado y tono en que se plantea. Esta mañana estaban pasando en Tv Barkton Fink y al verla me di cuenta de que No Country For Old Men es, si no superior, por lo menos está al mismo nivel.

    ResponderResponder
  4. Bueh, no es que me ponga necio, pero fácilmente puedo revertir tu crítica, ya que soy el único de los cuatro que se leyó el libro… Así que lo que está “debajo” de la película –y lo que la película omite, pero el libro no, como el famoso soliloquio del final, mucho más extenso en el texto-, no es algo que me parezca ni muy complicado, ni muy profundo. Claro que nos podemos poner semánticos y a hacer tratados sobre cómo “Los nerds” es un estudio foucaultiano de la división social escolar y demás pavadas, o cómo No Country es profundísima y admite lecturas diversas.
    En fin, el que la peli sea la mejor del año (según los gringos, always), o que bodrios como Michael Clayton hayan estado nominados a algo más que los premios cereza, es la prueba fehaciente de que ha sido un año flojísimo.
    Repito: La película me pareció buena, aceptable, pero estoy algo cansado de los íconos, de que cada vez que salga una peli de Cronenberg o los Cohen haya que jalarles bolas por la firma de autor. No me jodan. Cualquier otro hubiese hecho “No Country” y no sería más que un carajo prometedor e interesante. Pero como es la vaca sagrada, no se puede decir que el Rey está semi-vestido, que no es la gran vaina. Que no explora la “maldad” de Chigurhn, ni la vejez del policía ni la estupidez de Moss. Te recomiendo la veas otra vez con la cabeza reposada y objetivamente, sin querer salir a declarar que los Cohen son geniales. Verás lo que digo, es lo mismo que decir que McCarthy no es la gran vaina, que no propone nada y que por encimita es fácil conseguir veinte escritores más arriesgados e interesantes que él en los USA. Y la peli es lo que sucede cuando adaptas un libro malo…
    Saludos a todos…

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here