Salió en el periódico

1
94

No era el sol lo que molestaba, ni saber que exponerme así sólo me llevaba un paso más cerca del cáncer de piel. No soy blanco, pero no tengo la suficiente melanina para soportar esta exposición. Y el calor. Lo que pensaba era que 15 mil años de evolución del cerebro humano han solo servido pare esto. A esta gente no se le ocurre nada mejor que gritar unas consignas que no suenan a nada nuevo frente a una clínica privada. Piden expropiación y control obrero. Por favor, los míos que me los sirvan solos porque no sé con qué se comen.

Yo nunca tuve un plan, pensé que todo eventualmente se iba a ir arreglando. Pero no. Ahora lo lamento.  Ahí estaba llevando sol, pasando calor, mirando en dónde comprar un agua, rogando que no pasara nada violento. Lo demás me tocaba a mí: paciencia, como la que hay que tener si por accidente dejas entrar a los testigos de Jehová en tu casa. Porque son así, son como misioneros de testigos de Jehová pero en lugar de Jehová es Marx, o Chávez.

“La salud es un derecho, no una mercancía”, gritaba con toda su creatividad uno de los agitadores. Tiene casi cuarenta años y tres hijos, lo que no tiene es capacidad de autocrítica y sentido del ridículo. O tan siquiera idea de lo que están haciendo. Bueno, eso sí lo saben. Explico: El tema es sólo que la cosa se vea en  los medios, lo demás no importa.

“Que importa que nuestro poder de convocatoria sea tan pobre que sólo podemos empezar la actividad más de una hora después de lo planeado con la mitad de la gente. Qué importa que lo que hacemos no convence a nadie. Que importa que la única persona que espontáneamente nos apoya es un trabajador loco (él mismo ha dicho que está bajo tratamiento psiquiátrico). Lo que importa es que salga la vaina en todos los periódicos”.

Y esa es la vaina. Algo totalmente mediático. Viene la prensa y les hace el juego, les toma la foto posada, no dice que rayaron con grafiti paredes de obra limpia y de ninguna manera se les ocurre contar los que estaban en el sitio, uno por uno, no sería algo difícil. Estuvo el periódico más viejo de la ciudad y ese no sacó nada, es extraño porque siempre sacan todo. Un canal de televisión y un periódico hicieron algo muy extraño: Mandaron dos equipos. Con uno, al parecer no fue suficiente. Para mi fue imposible seguir lo que salió en la televisión. Ya no me importaba.

Yo estaba en la protesta pero no participaba en ella. Tenía que ir porque era mi trabajo estar ahí ytomar fotos y registrar todo. Además pasar mensajes de texto informando sobre la información en tiempo real con el teclado alfanumérico de mi Vergatario. Una ladilla pero lo hice. La protesta fue totalmente irreal, aunque piden cosas justas su verdadera intención es otra diferente a la reivindicación de algún derecho. Y la gente lo sabe, la mayoría desconfía. Pero nadie es más bulloso. Nadie hace más escándalo.

Nadie maneja mejor la propaganda.

En lugar de poner a la gente a pelear en la calle la idea es que las causas de la pelea no existan. Ése es el problema con el que se alimenta del conflicto. Necesita que éste permanezca y se agrave para existir.

GD Star Rating
loading...
Salió en el periódico, 5.0 out of 5 based on 6 ratings

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here