La difícil indiferencia frente a los que practican la invisibilidad

Caminando por las calles de ciudades repletas de contrastes, se repite una y otra vez esa sensación ensordecedora y cruel. Comenzar a dar pasos apurados frente a una presencia que pretende no hacerse notar. Y uno se involucra en el juego tratando de mantenerse como un outsider, casi un fantasma que no está en la misma dimensión que los demás. Fingir que no se ve, que solo se trata de un pasaje distante en el recuerdo de lo real.

Encontrarse frente al invisible que se muestra auténtico, sin disfraces ni caretas, ante filas de expectantes ojos exhibiendo su más profunda miseria. La desgracia de no tener un hogar. La ausencia de una casa. La pérdida en la memoria de ese primer dibujo infantil que inconscientemente muestra su importancia. La carencia de un espacio propio, de un refugio para el resguardo. Ligero contacto de miradas que hace estallar en diminutos y afilados pedazos emociones que impactan. Imágenes que se cuelan a través de la vista mientras se intenta evadirlas. Es inevitable cerrar los ojos al pasar. Sólo se quiere disimular esa mirada que refleja misericordia, que te hace sentir ridículo y completamente ajeno a ese otro que vive fuera del contrato social.

Una persona sin hogar es un desertado social. Es un ser humano que no está incluido en ninguna cadena productiva, que ha perdido sus condiciones de supervivencia, que vive aislado de todo sin dejar ningún rastro en nada. Se pasea por la calle con la mirada perdida como si flotara en el espacio y cada quien que lo observa rehúye de su presencia. La sensación de no tener hogar es la vía más directa a la locura. Me rechazo a mi misma por momentos cuando veo que no soy capaz de acercarme, que me paralizo al verlos y que los llamo infantilmente “locos”, apartando esos sentimientos compasivos y mostrándome contradictoriamente indiferente.

Las personas sin hogar duelen. Porque la casa es el sostén de la vida. Y no hablo solo de la familia, hablo del espacio propio, del lugar donde te apartas de lo social. Esa desnudez frente a la gente no me la puedo explicar y las cifras que hablan de la indigencia sostienen que muchas de estas personas hasta han asistido a la universidad. ¿Qué los ha podido llevar a este exilio hacia dentro? ¿Cómo es que dejaron de pertenecer a eso que los trajo a vivir en comunidad? El contacto con esos que nada tienen produce una emocionalidad muy fuerte, porque forman parte de un colectivo que los ha excluido por su “inutilidad”.

Lo mismo con aquellos que lamentablemente han perdido alguna parte de su cuerpo o son de la tercera edad. Vivimos en una sociedad que anula cruelmente al que se sale de la “normalidad”. No es fácil reconstruir pedazo a pedazo eso que se rompe cuando se choca con la realidad.  Individualmente, no hay mucho que hacer, pero si se puede traer el tema sobre la mesa y exigir la reinserción de estos “parias”. ¿Será que cuando se acabe el teatro de lo político alguien se enfocará en construir ciudad/sociedad? En pensar en las rampas, en las casa hogar, en los refugios, en los orfanatos. En darle un lugar a cientos de seres humanos que se pasean a nuestro lado aceptando ese rígido margen que los mantiene injustamente aparte.

Es muy duro ser indiferente a lo visible aunque ellos practiquen la invisibilidad.

GD Star Rating
loading...
La difícil indiferencia frente a los que practican la invisibilidad, 4.4 out of 5 based on 7 ratings

betinabarriosayala

Politólogo Internacionalista. Escritora y Melómana. Libro-adicta. Yoga Fan. Amateur Chef. Viajera. Tengo un espacio en la web que es mi casa: http://experienceparoles.wordpress.com/

Más posts - Website


TwitterFacebook

¿Quieres publicar en panfletonegro? Este es un sitio participativo. Para escribir aquí sólo tienes que registrarte.
Cambiar fondo

Publicaciones relacionadas

4 Comentarios

  1. Gibarian dijo:

    Venezuela es un país más conservador de lo que piensa, y por lo general, salirse de la norma (o de lo normal) siempre está mal visto. Lo corriente es ser “normal” (como sea que eso se entienda).

    Para mi lo que unos entienden como “normal” yo lo veo como “promedio”, y creo que esto es más exacto, y de hecho, más respetuoso. El concepto de “normal” es en extremo, discriminante.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  2. xluis dijo:

    Concuerdo con Gibarian es mejor llamarlo promedio. Normal es tan elusivo que ha veces creo que es un animal mitico salido de alguna saga.
    Y si vale, es cierto, yo por lo regular suelo conversar con ellos, con los que se puede convenversar.
    Para mi ellos, con su postura nos estan diciendo algo muy profundo de lo mal que esta la- no solo nuestra sociedad-si no nuestra civilizacion. Y por eso le tememos, no eres la unica que le dicen que estan “locos” eso lo dicen por el miedo, es como decir” el esta loco y por eso esta de esa manera, pero como yo no lo estoy no voy a caer en eso”
    Eso mismo pensaron miles de personas en USA en el 2008 y a pesar de todo cayeron en eso.
    Yo pienso lo contrario, creo que alguna parte de ellos esta demasiado lucida y saben que con su conducta estan denunciando los males de esta civilizacion, quizás no lo hagan al nivel conciente en la mayoria de los casos, pero hay algo de ello. Por ahi escribi una historia de como conseguimos al mayor botanico del pais, el que obtuvo los mayores reconocimientos mundiales en ese estado, las causas que tuvo el son diferentes a las de otros, pero en el fondo son un anuncio para denunciar los males que nos aquejan

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  3. Ana dijo:

    Lo corriente es ser normal y lo normal es ser corriente, aquí.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  4. Ana dijo:

    Lo corriente es ser normal y lo normal es ser corriente, aquí, aquí en esta sociedad nuestra actual de país: si un motorizado estaciona la moto y va al baño en plena autopista, no en un rincón, no, en **plena** autopista, entonces que te puedo decir?. Es como si ya no existiese nada peor que pueda pasar, nos acostumbramos peligrosamente a lo mugrientito: actitudes, comportamientos, tratos por parte de otros … en fin.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

Sugerencias:
  • Trata de ser civilizado. No digas cosas que no dirías cara a cara.
  • Cuando estés en desacuerdo, trata de argumentar en lugar de atacar. Por ejemplo, "No seas imbécil, 1+1 es 2, no 3", puede ser acortado a "1+1 es 2, no 3".
  • Trata de usar *, en lugar de MAYUSCULAS, si quieres **enfatizar** tus palabras
  • Trata de no quejarte si eres votado como irrelevante. No tiene sentido.
  • Trata de respetar el derecho que tiene cada quien de revelar -o no- su identidad.
  • Trata de ceñirte al tema. Si se habla de gimnasia y quieres hablar de magnesia, ¡publica tu artículo!
  • Si tienes un argumento muy largo, ¡regístrate y publica tu propio artículo!

Para insertar una imagen, escribe
<img src="https://direccionAtuImagen.jpg"/>

Para insertar un video de YouTube, coloca el link al video directamente

*

Top