El Blues de los Derrotados (Carta abierta a un país que ya no entiendo)

7
108

Escribo esto casi sin ganas, pero con el impulso que me da la necesidad de criticarte, Venezuela.

Ya son catorce años de este peo, mi pana. Catorce años. Se lee 14, 1 – 4, uno – cuatro. Mi molestia no es un rollo ideológico. No es una crítica de modelo socio-económico. Te confieso, de hecho, Venezuela, que a mí el socialismo me encanta. Me parece fascinante como teoría y posible práctica en un país que esté listo para tal cosa.

Sin embargo, Venezuela, tú no estás lista para algo así. Tu inconsciente colectivo es el de un niño de 13 años que descubre la porno por internet y el onanismo a la vez. Es el de un niño descontrolado que no puede parar de masturbarse, sólo porque sí.

Luego de 14 años, Venezuela, te pregunto: ¿Qué es el Socialismo del siglo XXI? ¿Qué es el Chavismo? ¿Cuál es la ideología que te guía y que, tan alegremente, te lleva hacia tu propia destrucción?

¿Es que acaso no te diste cuenta del engaño?

Te confieso, Venezuela, que mi peo con todo este resultado, es que considero fundamental la alternabilidad como parte indispensable del juego político. Que si siempre es el mismo el que lleva el control, hasta un torneo de Mortal Kombat se vuelve una ladilla; un ejercicio tedioso de repetición. Fútil, como el ir y venir del mar con sus olas sobre la costa y la infinita arena.

¿Es que acaso no aprendiste nada de las películas de Batman? “Either die a hero, or live long enough to see yourself become the villain.” (“O mueres siendo un héroe, o vives lo suficiente para verte convertido en el villano”). Creo que 14 años ininterrumpidos son más que suficiente para convertirse en un villano, y de los de peor calaña.

Yo nunca quise vivir en un país que tuviera un gobierno que es motivo de burla en otros lugares.

Yo nunca quise vivir en un país donde tu cabeza estallada sobre el asfalto vale menos que el celular que te iban a quitar.

Yo nunca quise vivir en un país donde independizarse y ser un adulto autosuficiente es una utopía inalcanzable si no te entregas a los colores del proceso.

Y sin embargo, Venezuela, eso fue lo que nos tocó.

Yo quiero que estés clara, Venezuela, de que Chávez pudiera haber sido el hombre del siglo XXI, y su ideología el factor que cambiara las reglas del juego. Un apoyo popular sin precedentes, un precio del petróleo injustamente favorable, y una sociedad lo suficientemente maleable como para convertirla en la punta de lanza de un progreso económico y social a nivel continental.

Sin embargo, Venezuela, y esto quiero que lo entiendas bien, Chávez y su ideología de mentira sólo nos han traído ignorancia, desidia y mediocridad. Convirtieron a esta república bananera en un despojo de sociedad, condenada inevitablemente a consumirse a sí misma, en el acto más aborrecible de canibalismo social que se haya visto en este milenio.

Quiero que entiendas, (¡Coño!) Venezuela, que lo que te viene es mambo. Que de aquí en adelante el valor de tu vida, de tu individualidad, de tus aspiraciones, de tus deseos más personales, es cero. Que nada de lo que jamás quisiste va a suceder, por estarle cumpliendo el sueño a un macaco con demasiadas ansias de poder.

Por complacer a un megalómano enfermo y perverso, al entregarle las llaves de tu propia destrucción.

Siempre tuve la fantasía de quedarme hasta el final. De estar en el alfa y el omega de este proceso destructivo y degenerativo. Sin embargo, Venezuela, no me dejas más camino que abandonarte, como han hecho muchos otros, y guardarte en mi recuerdo, junto a todas esas otras cosas que jamás podré hacer, porque sencillamente a la vida NO le da la gana.

Que el último apague la luz, y que Cthulhu guarde en su cofre el alma de este país descarriado y perdido.

GD Star Rating
loading...
El Blues de los Derrotados (Carta abierta a un país que ya no entiendo), 4.7 out of 5 based on 30 ratings

7 Comentarios

  1. Clásico, hermoso, talento de sobra, triste, del 1600, injusto, y democracia oculta, las primeras cosas que pienso cuando recuerdo a Venezuela. Igual que una mujer maltratada a la que parece le gusta el maltrato. Lo que dice Lennon no es mentira siempre lo imaginamos, pero como cuesta realizarlo

    ResponderResponder
  2. Me imagino que como millones de Venezolanos que estamos en nuestra Madre Patria o fuera de ella, tú al igual que yo, estas sintiendo esta tristeza y ahogo que siento desde anoche cuando de nuevo tuvimos que escuchar las fatídicas declaraciones del CNE. No creo que uno pueda cambiar la indescriptible frustración de todos los Venezolanos opositores, quienes aspiramos a una Venezuela representada por un candidato que emana: “sabiduría inteligencia, paz, amor, unidad, esperanza, trabajo, honestidad y un obvio e inmenso amor por su patria, su pueblo y ultimadamente el mundo en el que vivimos”. Capriles es la representación de liderazgo que apremiantemente exige la nueva era en la cual tenemos el honor de vivir.
    No nos podemos equivocar, nuestros espíritus deben de vibrar al unísono concentrados en generar cambios energéticos de alto nivel. El Dr. Miguel Ruiz en su libro “los cuatro Acuerdos” cita el Evangelio de San Juan, el cual dice: “ En el principio existía el verbo, y el Verbo estaba con Dios y el Verbo era Dios” el Dr. Ruiz explica que a través de nuestras palabras expresamos nuestro poder creativo. Por eso todos los Venezolanos debemos expresar aquello que queremos “Sea” nuestra realidad de hoy en adelante. Venezuela necesita que no desgastemos nuestras energías en reprochar, maldecir, juzgar, vociferando reproches que oscurecen nuestros corazones. El dialogo del Venezolano opositor al gobierno de Chavez, debe imitar a nuestro líder “Capriles”.
    Debemos buscar soluciones. Como dice Joan Manuel Serrat en su canción del caminiate: “Caminante no hay camino, se hace camino al andar, al andar se hace camino y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar”. Para llegar a la cima a veces tenemos que pasar por riscos y pasadizos estrechos, caer es parte de la experiencia de aprendizaje, mantengamos enfocados en lo que queremos obtener y adonde queremos llegar, inventemos un nuevo camino.
    Debemos comportarnos congruentemente con lo que deseamos para nuestro país. No podemos aspirar a un mandatario con educación y dialogo de unión y paz si nosotros como individuos nos expresamos grosera y violentamente, no podemos aspirar a un país productivo si dejamos que la mediocridad y la flojera sean parte de cualquier aspectos de nuestras vidas, nos podemos aspirar a la transparencia y a la honestidad, si somos deshonestos con nosotros mismos y nuestros seres mas cercanos, no podemos aspirar a un país unido si nuestros hogares están desunidos. No seamos victimas, ni victimarios, aprendamos del camino recorrido. Vamos a expresar continuamente aquello que queremos para Venezuela y busquemos el potencial que cada uno de nosotros tenemos para llegar a ese objetivo.

    ResponderResponder
  3. Como haces tu para curar a un enfermo si este no quiere curarse pero si quiere que les de sus 3 comidas al dia???

    ResponderResponder
  4. Me gustó!!! Sobre todo la parte en que llamas macaco a Chávez!!!! Eso se llama madurez política. Es un racismo necesario y hermoso… Que viva la democracia en la que degradamos a otros por su raza!!!! Qué viva Venezuela!!!!

    ResponderResponder
  5. “¿Es que acaso no aprendiste nada de las películas de Batman? “Either die a hero, or live long enough to see yourself become the villain.” (“O mueres siendo un héroe, o vives lo suficiente para verte convertido en el villano”). Creo que 14 años ininterrumpidos son más que suficiente para convertirse en un villano, y de los de peor calaña.”

    Oh por dios por qué Capriles no dijo esto en su discurso JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJ

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here