Apocalypse not: votando en las elecciones de Venezuela

14
654

Los rostros sonrientes y triunfalistas de votantes venezolanos en Australia y Asia me saludan desde la página de Facebook. Un ejército de compatriotas que me insta a “tomar el destino de mi país entre mis manos”, a “actuar ahora” y a “pensar en el futuro”. Con la resaca de la noche anterior convirtiendo todo en un mundo gaseoso y borroso, me apresto a acudir a la (muy bien llamada) urna para hacer lo propio. Sin embargo, me pregunto, ¿por qué yo no estoy tan contento? ¿De dónde viene esa sensación derrotista, de soldado aliado a punto de desembarcar en Normandía para ser convertido en colador humano por la agresiva metralla alemana?

 

Ya di mis razones y mis intenciones de voto, acá. Lo que me deprime, lo que me acongoja con todo esto, es no poder contar con una verdadera elección. En Venezuela, estamos lejos de las elecciones a la americana, donde se puede discutir sobre un plan nacional de salud o tener debates sobre el rol del Estado en el desarrollo del país. Nosotros no tenemos derecho a las discusiones presupuestarias que oponen a la izquierda y a la derecha europeas, ni a que se nos informe cuánto vamos a pagar de impuesto y qué se va a hacer con ese dinero.

 

No, nosotros votamos a la africana. Lo que está en juego acá no es si vamos a crear empleo o si vamos a mejorar el sistema educativo nacional; la apuesta es por algo más básico: recuperar las instituciones democráticas, la independencia de poderes, soñar con un país donde el gobierno no llame “maricones” a la mitad de la población o donde una ministra no insulte al electorado prometiéndole violarlos mientras chillan.

 

El caos y la destrucción de mi país se hacen evidentes cuando hacemos ejercicios mentales: ¿qué pasaría en los EEUU si Joe Biden aparece en un evento y le dice a los electores de Romney, “you’re all a bunch of faggots!”? ¿Imaginan a algún Ministro de Rajoy escribiendo un tweet que diga, “¡chillen, sociatas! Mañana los vamos a encular sin vaselina”?

 

Voy a votar para intentar detener todo esto. No voto por un proyecto, por un programa; es cierto que existen ideas generales (como lograr la paz interplanetaria) que nadie sabe muy bien cómo serán abordadas. Pero no estamos para eso: si usted quiere discutir el rol del Banco Nacional en la emisión de deuda y las tasas de interés del país, siga las elecciones de los Estados Unidos. Si quiere hablar sobre los impuestos, lea algún diario europeo.

 

Acá, se trata básicamente de detener la destrucción sistemática de las instituciones, de la infraestructura nacional, de la economía, del concepto de “ser ciudadano”. Se trata de recobrar un país en el cual el Presidente no te insulte por televisión, ni use tu dinero para regalar neveras y decirle a la gente que se las regaló él, no tú y el Estado. Se trata de desmilitarizar al país.

 

Después de 14 años de chavismo, las elecciones en mi país han sido reducidas a estas expectativas, dignas de un estado fallido africano. Votaré hoy, pero no puedo dejar de ver en este voto el síntoma de un fracaso: el boom petrolero más grande de la historia nacional, que nos legó un país en ruinas. No, no me verán sonriendo por Facebook con el meñique ennegrecido: búsquenme más bien en el bar.

Artículo anteriorCoincidencias de hoy y de siempre.
Artículo siguienteÉpica
Barman, guía turístico, sirviente y amo de casa, traductor, profesor de lenguas, niñero, encuestador en la calle, extra de películas, vigilante nocturno, obrero de mudanzas, editor de películas, músico de Metro; eso hasta ahora. Aparte de sus incursiones en el mundo laboral, escribió y publicó novelas (https://www.panfletonegro.com/v/2010/11/22/yo-mate-a-simon-bolivar/), colaboró con periódicos y revistas electrónicas y participó en debates y mesas redondas. Hoy en día, colabora con oscuros y desconocidos artistas de todo tipo y añora realizar su sueño, ser dueño de un circo. Por las noches lleva a cabo audiciones para el puesto de “tragadora de espadas” con mujeres de todo tipo. Jamás ha practicado patinaje artístico.

14 Comentarios

  1. Lo de Andrea Fabra jamás es comparable a lo de la Iris Varela. El chavismo ha llevado la política venezolana a un nivel de sub-suelo.

  2. Tranquila, Valen:
    No subestimes cuánto podemos avanzar en insultos y referencias escatológicas en 6 años. Hasta el 2019, bishitos…

  3. Nooo senhores no comparen Jamas esos insultillos espanholas a la categoria de 4to nivel que tienen nuestros ministros (Varela ministra de prisiones) y maduro (canciller) entiendo el sentimiento tuyo vinz… ya antes lo habiamos comentado por otro lado donde me comentabes que habia que hacer 5 horas de cola en un banco para cualquier vaina, republica bananera es poco, la vaina es mas surrealista yo no participe, ya di mis razones por alli y se que me insultaran pero yo en Absurdiztan no voto…. desolé,

    Nota bene
    se imaginan a Cohn-Bendit (o inserte otro nombre aca) diciento, alors vous de non socialos, on va vous faire enculer avec delhuile de olive avec un baton de jardinier….on va rigoler….

  4. Vinz que mal informado está usted…discusiones a la Americana, se refiere a EE. UU.?, mejor siga bebiendo eso le pueda asentar mejor. Y vaya e investigue cuales leyes se han aprobado desde las bases populares en discusiones de calle. Ya me da flojera seguir argumentando, y de seguro usted me lanzará un insulto…después dse queja del nivel de los personeros del Gobierno…me fui

  5. “¿Imaginan a algún Ministro de Rajoy escribiendo un tweet que diga, “¡chillen, sociatas! Mañana los vamos a encular sin vaselina”?”

    Pues si.

    Es mas, los imagino diciendo cosas tipo “Las leyes son como las mujeres, estan para violarlas” o, en cuanto a los parados “Que se jodan”.

    Casi diria que puedo verlo.

  6. Me encanta esto, porque es una confirmación más de que la “revolución” es una farsa. La única justificación que encuentran para sus actos es que otras personas también cometen o cometían desmanes.

    Y la principal defensa para ser el jalabolas de un milico conservador es que otros son también jalabolas de otros milicos conservadores. Ahí tienes tu “izquierda”. Métetela por donde dice Iris.

    LOL

    Un régimen fascista y misógino estancado para siempre en el pasado. Eso es lo que quiere el poaeblo.

  7. Por cierto, la comparación de Iris debería ser con un ministro de Zapatero. Por aquello de las tendencias.

    Eso de Iris es otro paso en la avanzada del PSUV por imitar al PP. Cuando devalúen (revalúen?) en enero, la brecha se habrá cerrado aún más.

    Con eso de “revaluar”, ¿se acuerdan de las locas que decían que luego de la revaluación el Bolívar fuerte iba a apreciarse? LOL. Cabeza a cabeza con los que le echaban la culpa de la inflación a los especuladores.

    Qué feliz debe ser la vida de la gente que no tiene puta idea de cómo funciona la economía de un país.

  8. Yo acepto las reglas del juego y acepto que si la mayoría quiere algo pues se le da, pero de ahí a aceptar que lo que apruebe “la base” está en lo correcto hay un trecho largo, sería como aceptar que Paulo Coelho es buen escritor porque es el que más vende. Al final las ideologías son productos que compramos con el voto ¿no?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here