Crónica de una imperialista limpia en Chavezuela – Final

Tercera entrega: Tennaí, eíg, …cuenta regresiva en espera de un milagro.

 

Estemos claros: a menos que uno de los tantos inconvenientes que se puede uno encontrar en Venezuela me ocurrieran, a las 8 a.m. sharp del martes de la semana siguiente al fin de semana decisivo, debía estar en los Everglades comenzando en mi nuevo trabajo. Tener un empleo decente era parte de la infraestructura que me permitiría seguir cuidando a mi mamá en la distancia y en principio comenzar a pagar las deudas en las que irremediablemente me metí, las cuales incluyen el traslado y  la comida de esos días.

 

Lamento reconocer que no son solo los funcionarios públicos los que piensan que como uno viajó tiene que tener y poder, los primeros días me encontré gastando más de lo prudente en taxis, a instancias de mi papá, pero eso pesa en el bolsillo por más que una sea regateadora como yo lo soy (si no que lo diga mi amigo Juan Naiquatá).  Más rápido que inmediatamente comencé a usar metro, carrito y a caminar, ligando encontrarme solamente con los inocuos “Buenas tardes señores, yo pudiera estar robando pero en cambio los estoy obligando a comprarme estas galletitas…” y no con los atracadores de verdaíta verdaíta. Me dí el placer de comer empanadas, tomar maltas y comer en panaderías, no solo por lo “económico” – no siempre lo era – sino por lo rápido, fazfud a la criolla, pues. Me costó acostumbrarme a la compra de la “tarjetita” de teléfono y su uso. En relación a esto mi papi hizo una de las observaciones más agudas  y divertidas del viaje: “Cómprate tu tarjeta, no hagas lo que todos el mundo que tienen tremendos teléfonos pero siempre te dan la excusa: no te devuelven la llamada porque no tienen saldo.”

 

El plan del fin de semana tenía dos fases: lograr que me cambiaran la reservación de domingo a lunes y así poder aprovechar unas horas hábiles y amanecer junto con la “palanca” en el lugar donde los papeles que la estúpida – porque también me quitó parte de lo que ya habíamos avanzado – no quiso tramitarme serían acelerados y aceptados inmediatamente, sin quejas de contenidos, ni firmas, ni sellos húmedos siempre y cuando estuviesen acompañados por esos otros documentos de colores que tienen estampada la cara de Bolívar, Bello y Miranda y que son emitidos en el Banco Central.  Mis esfuerzos de entenderme con la aerolínea el sábado en persona fueron infructuosos, porque, la verdad, la gente ha hecho de mentir un hábito tan común que eso de “Me tengo que quedar porque mi mamá está enferma”  en Venezuela es el equivalente adulto de “El perro se comió la tarea.”  Solo el domingo cuando me vieron dispuesta a marcharme, maletas y todo listo frente al counter, creyeron en mi honestidad y me cambiaron el pasaje. No se crean que porque no era hábil pasé el fin de semana en paz, era necesario completar la lista de insumos imposibles que pidieron en la casa de reposo, algunos de ellos difíciles de conseguir y la mayoría costosos. Ser maestra de matemáticas resultó una destreza desafortunada, porque no podía evitar dividir y decir “ carísimo, dame la mitad” en vez de “barato, dame dos.” Hasta compré detallado rollos de papel higiénico en la ruta al hospital, en esa calle de funerarias y talleres mecánicos por la que se accede a él, porque en una quincalla de barrio salían mas baratos que en Farmatodo.

 

Llegó la mañana de la verdad: Solo 5 ½ horas para llegar al aeropuerto y embarcar,  tomando en cuenta que tenía que completar los papeles e ir al banco: luego de una angustia descomunal logro mi cometido y salgo corriendo a cobrar; entonces revisando los papeles en la camionetita me doy cuenta de que el IQ del empleado que me atendió y me cobró no fue suficientemente alto como para  colocar correctamente el nombre de mi mamá con su correspondiente número de cédula. Allí me resigné a mi paradójica realidad de extranjera, y aposté por lo mejor sin cambiar de planes, me dije “Allá voy, ya no hay vuelta atrás.”

Regresar a los procedimientos bancarios de allá  no es fácil, estos se basan en la desconfianza: no es suficiente con presentar la libreta de ahorros, los documentos y la cédula, además hay que sacarles copias, poner la huella dactilar y por supuesto, en mi caso, sonreírle nerviosamente a la cajera para que no notase la metida de pata del funcionario. Cuando me dijo “Le falta una copia”, precisamente la del error, expliqué en ese tono preciso de los que a este punto han hecho lo mas posible, sin sonar pedante y con un equilibrado tono de súplica que se me había agotado el tiempo, que en menos de media hora debía estar en Maiquetía  y que si por favor no podían ellos sacar la copia que necesitaba; nunca sabré si notaron el error o no, pero lo cierto es que recibí lo que sería la última pensión de mi mamá, la cual sirvió para amortiguar parte de los inútiles compromisos en que me metí por esos días: simultáneamente a mi llegada a Miami, mi mamá murió y todos los esfuerzos de darle confort  y darme tranquilidad, se perdieron.

 

Me consuela haberla visto y que me haya reconocido, así como haberle dado unos días de compañía. No creo en las cosas espirituales en las que creen los demás, pero admito que me asombra la precisión de su ida, ni cuando yo estaba allá como para retrasar mi regreso, ni mucho después como para ser la preocupación en que se había convertido en los últimos meses debido a su recaída.

 

El sabor amargo del “Hice lo que pude” esta mezclado con  syrups de las palabras negligencia, ineptitud, arbitrariedad y prepotencia.  Cierro contando que uno de los pocos placeres que me di en ese viaje fue ver a uno de mis viejos amigos, nos encontramos entre todos los sitios en un MacDonalds,  y como para iniciar la conversación me preguntó que quería y cómo había encontrado el país, al ordenar, las empleadas se dan cuenta que no tienen la bebida que pedí y sin ofrecerme alternativas comienzan a discutir entre ellas. Solo me quedó decirle a mi pana “No importa amigo,  pídeme naranja “ para luego señalarle a las chicas e indicarle “y si quieres mi opinión así, así, fue que encontré al país.”

Parte 1 : https://www.panfletonegro.com/v/2011/10/11/cronica-de-una-imperialista-limpia-en-chavezuela/

Parte 2: https://www.panfletonegro.com/v/2011/10/13/cronica-de-una-imperialista-limpia-en-chavezuela-parte-ii/

GD Star Rating
loading...
Crónica de una imperialista limpia en Chavezuela - Final, 5.0 out of 5 based on 6 ratings

Martha Beatriz

Ama de casa mientras dure la crisis ;)

Más posts

¿Quieres publicar en panfletonegro? Este es un sitio participativo. Para escribir aquí sólo tienes que registrarte.
Cambiar fondo
Autores

Publicaciones relacionadas

5 Comentarios

  1. adrianonimo dijo:

    Me leí los tres post, y debo decir, que fue triste, en muchos aspectos, no sólo el más obvio (sentido pésame)

    Sólo me queda desearte lo mejor del mundo por allá, y lo digo muy sinceramente.

    Recibe un gran abrazo

    Siempre bienvenida por estos lados virtuales

    P.D. Y sí, lo de la naranja, algo así

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  2. xluis dijo:

    Chama es triste, muy triste todo lo que pasastes con tu mama. Pero los que aun estamos aqui, quizas por excesivo masoquismo ese es nuestro pan de cada dia.
    y es prte del escapismo que sufren los venezolanos, muchos de ellos, entre ellos una hermana mia, viven encerradas en sus urbanizaciones y solo van en sus carros insonorizados con papel ahumado (para no ver mucho la suciedad de las calles) a los CC mas caros y a sus oficinas que por supuesto estan en la parte “bonita” de la ciudad. Se hacen su propio pais. uno donde lo unico malo es que chavez siga vivo, pero todo lo demas es pinga, vamos a los pub y club en los lugares bonitos y tratamos que la realidad no nos toque mucho.
    digo en el caso de esa hermana. Que no le gusta venir a mi casa, debido a que ya sabes, es un lugar feo, y la pobreza esta muy cerca, y se ve en la calle.
    Y asi vivimos, haciéndonos nuestro propio pais, y cuando nos toca hacer un tramite, pensamos que eso nos pasa por ir de turista a un pais como Uganda y que eso le pasa a los turistas.
    Pero ya nos vamos a regresar a nuestro propio pais, donde no se ve nada de eso.
    la unica ventaja es que no tenemos que gastar en drogas ilegales.
    Con nuestra imaginación nos basta.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  3. Aleister Crowley, jr dijo:

    Ni idea que escribir, de verdad que demasiado triste.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  4. Martha Beatriz dijo:

    Saludos a los tres y gracias por leer.

    Como comenté en FB, por supuesto que el deceso de mi mamá involucró muchas mas cosas que las que menciono aqui, pero siempre tendré la duda de que hubiese pasado si los servicios a los que tenía derecho hubiesen funcionado. Admito que hay un factor culpa, porque hubiese querido hacer más y mejor.

    La otra lección es que si te vas y dejas cosas pendientes, tendrás que volver, quizás no sean siempre tan tristes como esta, pero a menos que no tengas mas familia o asuntos, regresarás con tu nueva visión y el choque es definitivamente aparatoso :(

    Abrazos desde Miami.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  5. yas dijo:

    una ladilla este diseño para leer

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

Sugerencias:
  • Trata de ser civilizado. No digas cosas que no dirías cara a cara.
  • Cuando estés en desacuerdo, trata de argumentar en lugar de atacar. Por ejemplo, "No seas imbécil, 1+1 es 2, no 3", puede ser acortado a "1+1 es 2, no 3".
  • Trata de usar *, en lugar de MAYUSCULAS, si quieres **enfatizar** tus palabras
  • Trata de no quejarte si eres votado como irrelevante. No tiene sentido.
  • Trata de respetar el derecho que tiene cada quien de revelar -o no- su identidad.
  • Trata de ceñirte al tema. Si se habla de gimnasia y quieres hablar de magnesia, ¡publica tu artículo!
  • Si tienes un argumento muy largo, ¡regístrate y publica tu propio artículo!

Para insertar una imagen, escribe
<img src="https://direccionAtuImagen.jpg"/>

Para insertar un video de YouTube, coloca el link al video directamente

*

Top