El concepto del yo como obstáculo para la felicidad (III)

2
871

Viene de El concepto del yo como obstáculo para la felicidad (II)

El concepto de Anatta, no-yo o no-ser, está emparentado con el concepto de libertad (Vimutti). Al haber el concepto erróneo de un yo permanente no hay verdadera libertad, y del concepto errado de yo permanente surgen los hábitos. Al romper los hábitos, surge la Verdadera Libertad.

La definición de hábito en el diccionario es «modo especial de proceder o conducirse adquirido a través de la repetición de actos iguales o semejantes». Por tanto un hábito conlleva una acción. Según el budismo somos nuestras acciones, somos la suma total de nuestros hábitos. Podría decirse incluso que cada uno de nosotros es un hábito -o seguramente un mal hábito.

Romper la traba del hábito es, en esencia, abandonar el hábito de ser un tipo de persona. No hay necesidad de ser como somos. Romper con el hábito implica deshacerse del antiguo yo. Ser una persona en constante creación, destruyendo a cada instante, como el Ave Fénix, nuestro ser anterior para renacer, siendo un nuevo ser a cada instante. De eso se trata el concepto de Anatta, no-yo o no-ser.

No es fácil abandonar nuestros hábitos. En parte se debe a quienes nos rodean. No es sólo que nos acostumbramos a ser de determinado modo, sino que quienes están a nuestro alrededor están habituados a vernos de un modo particular. A esas personas las llamamos «grupo». En este sentido el grupo es enemigo del Individuo Verdadero. El grupo no nos permite emerger, renacer. El grupo insistirá en vernos como solíamos ser en el pasado, es decir alguien que ya no existe.

Romper con la traba del hábito conlleva entonces liberarse de la influencia del grupo que refuerza nuestros hábitos. Esto no quiere decir, desde luego, que es necesario romper con el grupo.

Artículo anteriorLa Otra Parte del Camino
Artículo siguienteHermánn Escarrá y la Autoridad Moral del Oportunista
Mido un metro setenta y cinco. Tengo una docena de libros. En mi cuarto hay un altarcito con un Buda. Me gusta el color azul. A veces me despierto alunado. Prefiero los gatos a los perros, porque no existen gatos policías. Soy de acuario, pelo negro. No colecciono nada, guardo la ropa ordenada. Me aburro en las fiestas y soy de pocos amigos. Tengo los ojos color café tostao. Dicen que soy bueno, aunque no sea bautizado, y aún no me llevan las brujas. Nací a las siete y media de la mañana. No creo en ovnis ni en zombies (pero de que vuelan, vuelan). Uso prendas talla "m". Prefiero quedarme en silencio. Duermo del lado derecho y con franela si hace frío. De la vida yo me río, porque no saldré vivo de ella. No uso saco ni corbata, ni me gusta el protocolo. Estoy en buena compañía, pero sé cuidarme solo. No me complico mucho, no me estanco, el que quiera celeste, que mezcle azul y blanco. No tengo adicciones, mas que de leer y estar solo. Antes creía que no tenía miedos, hasta que vi la muerte a milímetros. No me creo ningún macho y soy abstemio, aunque si hay una buena compañía y un vinito se me olvida esto último. Prefiero más a los animales que a la gente. No tengo abolengo y dudo mucho que tendré herencia. Tengo una rodilla que a veces me fastidia. Tengo cosquillas, no las diré hasta que las descubras. No traiciono a mis principios, que son cinco. Me gusta ser muy sincero, por eso no hablo mucho. (Inspirado en una canción del Cuarteto de Nos)

2 Comentarios

  1. Ciertamente es una habilidad preciosa elegir. Elegir quién se es, en cada momento. Si las puertas de la percepción permanecen abiertas a todas las posibilidades, las expectativas de quienes miran como siendo otros, nos acompañarán como muros de los lamentos, como papeles murales psicodélicos, como pantallas de cine y abismos sin fondo. No obstante, en toda la inmensidad sin límites, consciente del cuerpo que porto y habito, prefiero muchas veces la comodidad de vivir sin oposición. Percibo el rol que el teatro del mundo reserva para este, que llamo yo y todos reconocen, y me río de su ignorancia, porque su ignorancia permite que mi risa les alegre, y así ríen conmigo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here