La manía de creerse dios

2
32

Ordenó muchas estatuas con su imagen en todo el país, algunas recubiertas de oro, una de ellas fue puesta en la cúspide del edificio más alto de Asjabad, Turkmenistán, con un mecanismo que la hacía girar siempre orientada hacia el sol, de modo que ninguna sombra cayera sobre su rostro. Otras estatuas estaban hechas a partir de un material fundido de un meteorito de más de 300 kilos llamado Turkmenbashi.

Saparmyrat Nyýazow, quien fue el primer presidente de la República de Turkmenistán independiente desde 1991, e incluso cuando aún formaba parte de la Unión Soviética desde 1985, es quizá el mayor megalómano de la historia contemporánea.

Se hizo cambiar su nombre por Turkmenbashi -Padre de los turcomanos-, y renombró todas las ciudades, incluidas la más grande del país, como Turkmenbashi. Así como escuelas, universidades (títulos universitarios, incluso), aeropuertos, hasta un meteorito han sido bautizados con su nombre o el de familiares suyos. Le cambió el nombre de los meses de enero y abril, que pasaron a llevar los nombres de Turkmenbasy. Más del 30% de las calles se llamaban Turkmenbashi. Cada billete debía poseer su efigie, cada canal de televisión debía incluir su rostro en logos y relojes, y cada botella de vodka, así como otra gran cantidad de productos alimenticios, debía tener su imagen.

Escribió un libro de reglas morales y consejos para el pueblo, al cual llamaría Ruhnama (“libro del alma”), en un alfabeto que él mismo crearía. Para que un turcomano pidiera graduarse en la secundaria, debía primero memorizar el libro completamente, de igual modo si alguien deseaba ocupar un cargo público -el 99% de la plaza laboral de Turkmenistán-. Las bibliotecas del país sólo ofrecían el Ruhnama, los demás libros no eran tomados en cuenta para no “distraer” al lector. El Ruhnama poseía un monumento de más de 10 metros.

Prohibió el uso de dientes de oro y dentífricos, ya que mascar huesos y comer manzanas, según el Ruhnama, era una mejor idea para el cuidado oral. Mandó a cerrar todos los hospitales fuera de la capital ya que consideraba que los enfermos debían acercarse a él, y reemplazaría el Juramento Hipocrático de los médicos por el “Juramento a Turkmenbashi”.

En una cadena nacional, en 2004, ordenó ejecutar a su Ministro del Interior, luego de ver un panfleto en su contra.

Falleció el 21 de diciembre de 2006, víctima de un paro respiratorio en su residencia oficial.

GD Star Rating
loading...
La manía de creerse dios, 4.8 out of 5 based on 24 ratings
Artículo anteriorPeriodismo para Todos: El Programa de Jorge Lanata sobre Venezuela
Artículo siguienteDeclaración de amor publica para la Ciudadana Cero.
Mido un metro setenta y cinco. Tengo una docena de libros. En mi cuarto hay un altarcito con un Buda. Me gusta el color azul. A veces me despierto alunado. Prefiero los gatos a los perros, porque no existen gatos policías. Soy de acuario, pelo negro. No colecciono nada, guardo la ropa ordenada. Me aburro en las fiestas y soy de pocos amigos. Tengo los ojos color café tostao. Dicen que soy bueno, aunque no sea bautizado, y aún no me llevan las brujas. Nací a las siete y media de la mañana. No creo en ovnis ni en zombies (pero de que vuelan, vuelan). Uso prendas talla "m". Prefiero quedarme en silencio. Duermo del lado derecho y con franela si hace frío. De la vida yo me río, porque no saldré vivo de ella. No uso saco ni corbata, ni me gusta el protocolo. Estoy en buena compañía, pero sé cuidarme solo. No me complico mucho, no me estanco, el que quiera celeste, que mezcle azul y blanco. No tengo adicciones, mas que de leer y estar solo. Antes creía que no tenía miedos, hasta que vi la muerte a milímetros. No me creo ningún macho y soy abstemio, aunque si hay una buena compañía y un vinito se me olvida esto último. Prefiero más a los animales que a la gente. No tengo abolengo y dudo mucho que tendré herencia. Tengo una rodilla que a veces me fastidia. Tengo cosquillas, no las diré hasta que las descubras. No traiciono a mis principios, que son cinco. Me gusta ser muy sincero, por eso no hablo mucho. (Inspirado en una canción del Cuarteto de Nos)

2 Comentarios

  1. Madre de dios, quede en shock después de leer esto, buen artículo, siempre es bueno informarse sobre estos tiranos

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here