El hombre hombrillo (o por qué deberían cambiar los parámetros de lo sexy)

Voy por la cota mil, observo a los hombres hombrillo (utilizaré la frase genérica “hombre hombrillo” pero hablo de hombres y mujeres) y de repente pensé: los hombres hombrillo deben ser mala cama: una persona que no piensa en el otro no puede ser un buen amante ¿cómo se puede complacer a otro si no te importa más que tu propia satisfacción? Razonamiento lógico.

Y es que el egoísmo es la característica fundamental de nuestro sujeto. El hombre hombrillo, por supuesto, es el conductor que usted ve por el hombrillo, así no haya cola, y que por alguna razón piensa que llegará más rápido cometiendo esa falta. Al hombre hombrillo le molesta, sobremanera, conseguirse un carro accidentado en el hombrillo. También te toca corneta frenéticamente si estás entorpeciendo unos centímetros su paso por el hombrillo. El hombre hombrillo se queda sobre un rayado peatonal o cruza, sabiendo que en segundos la luz estará roja, y cree que lo que hace, no afecta el tráfico que tanto detesta. Nadie entiende por qué está tan apurado el hombre hombrillo en un país como este ¿Para dónde va?

El hombre hombrillo se colea, cobra comisión por hacer su trabajo, saquea gandolas volteadas, roba a quienes acaban de tener un accidente; construyen apartamentos, les ganan el 100% y te los entregan sin baños y con pisos de exteriores. El hombre hombrillo compra blackberries robados y el día que se lo roban, maldice amargamente. Si hay algo peor que el hombre hombrillo, es el hombre hombrillo con dinero: esos pagan por ser “alguien”, comen pinta y humillan al mesonero que les escupirá la comida. El hombre hombrillo con dinero le dice “compadre” a quien está a punto de joder. El hombre hombrillo tiene un manual , el hombre hombrillo es también responsable de que esta ciudad esté tan jodida.

El hombre hombrillo ha gobernado por décadas en Venezuela, y si le sumas los miles de hombres hombrillos que circulan diariamente en la calle, entenderás por qué vivir aquí es más difícil y exigente que vivir en otras partes. El hombre hombrillo retrasa, interrumpe, obstaculiza y hace que vivir en una sociedad con objetivos comunes sea una quimera. El hombre hombrillo sabotea la convivencia, no tiene ciudad.

A falta de educación ciudadana por parte del estado, ¿qué hacemos con el hombre hombrillo? Hace tiempo, leí una entrevista a Boris Izaguirre, donde decía que el sexo es la verdadera fuerza que mueve al mundo. Ciertamente, no es una idea original pero sí muy poderosa. El desempeño sexual y el ego están íntimamente relacionados. Y allí, en última instancia, es donde está nuestra más escondida y sensible debilidad. Y de ese hilo tiene un rollo el hombre hombrillo, un gran ego.

Está la química, la atracción física, por supuesto, pero también están actitudes y aptitudes que son sexy, y otras que no lo son, depende. Se trataría de cambiar algunos parámetros de lo qué es sexy en nuestra sociedad. Por ejemplo, si una persona compra algo y cuando le dan su vuelto nota, que por equivocación del cajero, le dieron dinero de más, y lo devuelve, debería ser un gesto que lo haga más atractivo al sexo opuesto, que, por ejemplo, un imbécil que se estaciona a propósito en dos puestos, durante una hora, para guardarle uno de los pocos espacios que hay en el establecimiento al amigote.

Claro, este cambio de parámetros no garantizaría orgasmos inolvidables, pero hay que verlo por el lado de las probabilidades. Un buen conductor, o vayamos más allá, una persona que sepa comportarse en sociedad tiene dos características fundamentales: consideración hacia los demás y el estar consciente que no es el único en el mundo. ¿No es más probable que la némesis del hombre hombrillo se preocupe más por las caricias, tenga la paciencia para buscar tus zonas erógenas, que el hombre hombrillo, que lo más probable es que “coja gente”?

El periodista Luis Carlos Díaz y el escritor Ricardo Ramírez Requena están empezando una campaña por las redes sociales para incentivar a la lectura y a escribir respetando las reglas de ortografía y sintaxis, con una premisa simple pero contundente: Leer es sexy, escribir bien es sexy, y estoy totalmente de acuerdo (el hombre de mis sueños escribe como le da la gana). Esto, en contraposición a quienes culpan a las redes sociales de que la “juventud” escriba tan mal, en algunos casos.

El problema siempre ha sido el mismo: las personas escriben mal porque no leen o porque han recibido una educación deficiente, y por ambas cosas, trayendo como consecuencia un colectivo conformado, en su mayoría, por personas con un vocabulario pobre e incapaces de articular ideas complejas y tener sentido crítico, convirtiéndolas en masas manipulables por los demagogos de turno.

Por una nota de El País, me entero que La Fundación Leizaola, con fondos del Gobierno vasco, lanzó una campaña que utiliza el sexo como gancho para promocionar el euskera en las tecnologías de la información y comunicación. Por supuesto, se ha armado un rollo por esos lados: “Los trabajos no han dejado indiferente a nadie. Uno de los más polémicos se titula ‘Euskaltegi bitxia’. En él, un joven entra en un euskaltegi (academia de euskera) y es recibido por una mujer exuberante. Tras desnudarlo y llevárselo a la cama, acaba echándolo de la habitación por no contestar correctamente a sus preguntas en euskera.”

¡Imaginen una cosa así pero con el hombre hombrillo!

No sé cuán efectivas puedan ser estas campañas, en realidad. Una vez leí que la cultura no se puede imponer, porque no es lo mismo un niño que ahorró de su mesada para hacer el viaje final de la escuela para los museos, al niño a quien se lo pagaron y mira los cuadros con profunda indiferencia. Todo depende de los gustos, cuando a una chama le parece sexy que un tipo tenga una camioneta y a mí me parece sexy que el tipo acentúe “esta” cuando corresponde, las cosas se complican un poco. Pero creo que un cambio de parámetros puede ser factible, si se convierte en una moda y después en una tendencia. A lo mejor ¿quién sabe?

Lo cierto es que al hombre hombrillo hay que atacarlo por todos los frentes, ponérsela difícil, porque es soberbio, corto, básico, plano y tira la basura por la ventana del carro cuando regresa de la playa. Al hombre hombrillo hay que obligarlo, de alguna manera, a comportarse, a ser gente, a ver si aceleramos la entrada de este pobre país al siglo XXI (es mentira que Venezuela está en el siglo XXI, tampoco el petróleo es nuestro ni existe el hombre nuevo, puros mitos urbanos).

Por los ejemplos que hemos revisado ¿Podríamos intuir que la sensualidad, el sexyness, jugará a favor de la extinción de la barbarie y a alcanzar mejores escenarios sociales? A lo mejor sí… Tal vez, siempre lo ha hecho, porque apela a lo primordial, a la fuerza que mueve al mundo.

GD Star Rating
loading...
El hombre hombrillo (o por qué deberían cambiar los parámetros de lo sexy), 4.8 out of 5 based on 25 ratings

Adriana Pérez Bonilla

Trató de escribir, y ya, eso...

Más posts


Twitter

¿Quieres publicar en panfletonegro? Este es un sitio participativo. Para escribir aquí sólo tienes que registrarte.
Cambiar fondo

Publicaciones relacionadas

26 Comentarios

  1. mirco ferri sette dijo:

    El hombre hombrillo. Genial definición: hombrillo no como diminutivo de hombro, sino como peyorativo de hombre.

    ResponderResponder
  2. Adriana Pérez Bonilla dijo:

    Dentro de un rato salgo para la uni, me toca agarrar cota y diré: I can see hombres hombrillo, they are everywhere ;)

    ResponderResponder
  3. luis1210 dijo:

    Excelente la definición de hombre hombrillo, lo triste de estos seres es que probablemente vean una campaña al respecto y digan: la gente sí es salvaje, menos mal que yo no soy así.

    PD: Artículos como este son los que hacen que me intimide y no escriba artículos acá. Por tu show 5 estrellitas.

    ResponderResponder
  4. xluis dijo:

    Esa campaña de luis me parece excelente, quizas fue influenciada algo por Naky que es una purista.
    Pero como yo aprendi a leer solo, casi sin ayuda de nadie y tambien a escribir. nunca le pare a las clases que me daban en el colegio-liceo-universidad si un niño de tres años lo pudo aprender solo ¿para que alguien tenia que enseñarme algo?
    De hecho cuando era chamo, consideraba banal e innecesario que alguien me enseñara algo. Varios coñazos despues, cambie (algo) de opinion.
    Cambiar el comportamiento de un colectivo es relativamente facil, el sexo no me parece muy efectivo, ya que como bien dijo Skinner la recompensa, tiene que ser en plazo muy corto para que sea efectiva en reforzamiento del comportamiento.
    Me pueden prometer sexo, pero si esa espectativa no es satisfecha en corto plazo, no se reforzara el comportamiento en el sentido que deseo.
    Por eso los reforzamientos de conductas, con la sola promesa del sexo son de corta duracion.
    Para cambiar el comportaminto de un colectivo, se tiene que apelar a algo primitivo en nuestro cerebro. Para mi eso tiene que ver con nuestro comportamiento tribal y las conductas que se deben tener para vivir en tribu.
    Al fin y al cabo el genero Homo ha vivido en tribu por mas de 5 millones de años. Nuestra vida en sociedades organizadas apenas unos 9000 años.
    Y por eso a la sancion del grupo al mal comoportameinto, tenemos que saber que aquellos que no se comporten de manera adecuada o los codigos del grupo son sancionados.
    Al permitir la impunidad, la sancion social disminuye y se diluye y llegamos de nuevo a Skiner.
    La sancion social, por mas importante que sea para nosotros, al no existir ancion real a los infractores, hace que esta sea cada vez mas permisiva.
    si el l hizo y obtuvo ventajas sobre mi ¿Porque no lo puedo hacer yo?
    La ventaja tomadas en terminos evolutivos significa fittnes reproductivo, y uno puede pensar que ellos hacen eso, para hacer algo que los convertirá mas exitoso que nosotros. Que no este permitido socialmente no importa, cuando las sanciones al mal comportamiento no son aplicadas y estas deben ser contundentes y rapidas, para reforzar el comportamiento.
    Aunque no lo creas en algunos cuentos de el “conde Lucanor” que fue escrita en los 1200 a 1300 ya daba cuenta de ello. Con otras palabras, el mensaje es el mismo. Ya que no solo es el hombrillo, de ahi a matar a otro no hay mucho trecho.

    ResponderResponder
  5. Frank dijo:

    Tu campaña tiene un concepto interesante. Se me ocurren algunos spots y todo. Por ejemplo: tipas buenotas en la playa huyéndole a los discapacitados mentales que ponen reguetón a todo volumen y acercándose a uno que está leyendo un libro bajo una sombrilla, mujeres voluptuosas que ven con cara de asco a un güevón que tira basura en la calle, y así por el estilo…

    Pudiera funcionar.

    ResponderResponder
  6. El Warholio dijo:

    Hablando de campañas, ¿alguien recuerda aquella en la TV en la que alguien botaba basura en la calle, o se paraba en el rayado de peatones, etc. y venía alguien y lo señalaba con el dedo y le gritaba ‘abusador’?

    Recuerdo que por un tiempo la gente lo comenzó a replicar en la calle, especialmente los conductores. Por supuesto la campaña sólo duró unos pocos meses, y al desaparecer también desaparecieron esos cortos chispazos de conciencia en la ciudadanía.

    Si a nuestro gobierno de mierda le interesara en algo mejorar la convivencia ciudadana, se lanzaría una campaña educativa por el estilo. Tiene el billete y puede obligar a todos los medios a transmitir los mensajes. Pero ya sabemos cómo terminarían quedando, con un güevón vestido de Bolívar/Ché/Fidel/Marulanda/El Chacal (o cualquiera de sus otros apóstoles) gritando ‘oligarca-fascista-golpista-capitalista-esgrimista-autopista’ a un carajo vestido como el personaje del juego de monopolio, con todo y sombrero de copa.

    O pero aún, por motivos electorales saldrían con la misma babosada con la que salieron a ‘solucionar’ el problema de los motorizados: ‘a las inocentes criaturitas las han demonizado’. Sus mensajes terminarían siendo: ‘con mi abusador no te metas’.

    ResponderResponder
  7. Anabelle dijo:

    Ya descarté a un tipo buena gente con quien salí tres veces, precisamente por su forma de escribir. No tolero que alguien me escriba “iva saliendo, pero en conclucion no lo hize”, y no es por ser nazi de la ortografía. El país sería tan distinto si los hombres entendieran lo sexy que puede ser articular palabras que fluyan suavecito y con cadencia… Eso hablaría muy bien de ellos en otros ámbitos. ;)

    ResponderResponder
  8. Adriana Pérez Bonilla dijo:

    Luis1210, gracias por las estrellitas :) but you are talking crazy, I will see your posts here, someday, somehow ;)

    xLuis ¡déjanos creernos nuestras idioteces por unas horas! ¡Somos ingenuos, románticos e ignorantes!

    jajajjaja mentira, mentira, gracias por la explicación, creo entender que no hay muchas alternativas. La maldición de los científicos: estar más claros que el resto que esto no tiene compon así como así. Con razón Sabato salio corriendo del laboratorio de la Curie ;)

    Yo estoy convencida que una de las grandes soluciones, por lo menos para este país, es la más lenta y difícil: la educación. Pero bueno, experimentar y acelerar las cosas tampoco es tan absurdo. Este artículo es, principalmente, una crítica a nuestra sociedad, no estoy dando una solución ni nada parecido, puras hipótesis pa pasar el rato…

    Frank, Mirco, le podemos meter cabeza a esos spots, just for fun

    Warholio: Los hombres hombrillos no hacen campañas para cambiar a los de sus tribu, sería atentar contra el “orden establecido”

    Anabelle, totalmente de acuerdo. Esos detalles muestran mucho del carácter de una personas, cómo siente, cómo piensa, cómo razona, además de ser muy sexy

    Saludossssssssss y gracias por leer y comentar

    ResponderResponder
  9. Adriana Pérez Bonilla dijo:

    Mil gracias, Ernest, saludos

    ResponderResponder
  10. Marcos Venster dijo:

    Buen artículo.
    Me acuerdo que Renny Otolina tenía un eslogan que decía: “Y es que los vivos son en realidad, poco inteligentes” y en esa época me parece que había suficientes personas que lo entendían.
    Después vino la campaña de “Rumildo” que también entendió bastante gente y mas recientemente los mensajes que patrocina una ensambladora de vehículos.
    El asunto sería saber como hacer llegar el mensaje en la sociedad actual con unos anti-valores tan pronunciados.
    Dependiendo del sitio donde escribieras esto hasta te podrías exponer a ser ridiculizada, dependiendo de la proporción de “Hombre normal – Hombre hombrillo” que haya.
    También se podría reunir fondos para imprimir tu artículo en volantes y poner a unas personas a las orillas de la autopista y la cota-mil para que le den uno a cada hombre/mujer-hombrillo. (Con chaleco antibalas y como decía la sifrina, “los oídos secuestrados”

    ResponderResponder
  11. Adriana Pérez Bonilla dijo:

    Buen comentario, Marcos, gracias por leer. Funda Seguros Caracas leyó el artículo y propuso el hastag #deshombrillate :)

    ResponderResponder
  12. Laura A dijo:

    Hola Adriana.
    Me podrías decir el nombre de la campaña que llevan Luis Carlos Díaz y Ricardo Ramírez. La mencionas en uno de tus párrafos pero, no la encontré.
    Gracias y excelente artículo, muy de acuerdo con tu opinión.

    Saludos.

    ResponderResponder
  13. Adriana Pérez Bonilla dijo:

    Hola, Laura, creo que todavía no tienen nada formal, pero entiendo que estaban planeando algo al respecto. De todas maneras, hay que estar pendiente. Nosotros mismo podemos hacer esa campaña. Gracias por leer y comentar. Saludos

    ResponderResponder
  14. nosé dijo:

    y qué me dices de los superhombreshombrillo que tienen la calcomanía en el carro/camioneta: marca del carro+bebida+mujer = figura.
    como dicen por ahí: ¨dime de qué alardeas y te diré de qué careces¨

    ResponderResponder
  15. Adriana Pérez Bonilla dijo:

    Sí, nosé, esa terrible muestra de fracaso que algunos pegan a sus carros, la he visto, lamentable.

    Porque si algunos solo tienen un carro y caña para llevar a alguien para la cama, solo tienen eso, un carro y lo que puedan comprar en una licorería. No hay más de eso

    ResponderResponder
  16. Frank dijo:

    Verga, pana, cada vez que veo una camioneta y/o carro con una calcomanía de esas, no puedo evitar pensar: “por eso es que los matan”.

    Y eso que soy hombre.

    ResponderResponder
  17. luis1210 dijo:

    Lo peor es que me los imagino muertos de la risa pegando la calcomanía como si fuera un triunfo.

    ResponderResponder
  18. nosé dijo:

    Totalmente Luis; de acuerdo contigo, Frank, Adriana. Por cierto cuando veía ví a una camioneta con el comportamiento típico del hombre hombrillo y me acordé de este post, le pasamos por un lado, tenía el vidrio abajo y era una mujer, sí!, una mujer hombrillo!. Afortunadamente, no tenía la calcomanía neanderthal en su carro (sería el colmo que una mujer ponga una calcomanía de esas en su carro, digo yo).

    ResponderResponder
  19. Adriana Pérez Bonilla dijo:

    jajjajajajjaja, pana, nosé, gracias por la anécdota, hizo mi día :)

    ResponderResponder
  20. Germán dijo:

    ¡¿Y esto por qué no lo lee mas gente?!

    Está excelente! Deberías de mandarlo al periódico.

    ResponderResponder
  21. Adriana Pérez Bonilla dijo:

    jajjajajajaja ¿Por qué crees que escribo en panfleto? Los medios venezolanos son muy conservadores, no publican estas cosas, y eso que no me puse intensa ;)

    Gracias por leer :)

    ResponderResponder
  22. nosé dijo:

    jeje, caramba gracias Adriana :)

    Corrijo un error de mi penúltimo comment: es ¨Por cierto, cuando veNía¨

    ResponderResponder
Sugerencias:
  • Trata de ser civilizado. No digas cosas que no dirías cara a cara.
  • Cuando estés en desacuerdo, trata de argumentar en lugar de atacar. Por ejemplo, "No seas imbécil, 1+1 es 2, no 3", puede ser acortado a "1+1 es 2, no 3".
  • Trata de usar *, en lugar de MAYUSCULAS, si quieres **enfatizar** tus palabras
  • Trata de no quejarte si eres votado como irrelevante. No tiene sentido.
  • Trata de respetar el derecho que tiene cada quien de revelar -o no- su identidad.
  • Trata de ceñirte al tema. Si se habla de gimnasia y quieres hablar de magnesia, ¡publica tu artículo!
  • Si tienes un argumento muy largo, ¡regístrate y publica tu propio artículo!

Para insertar una imagen, escribe
<img src="https://direccionAtuImagen.jpg"/>

Para insertar un video de YouTube, coloca el link al video directamente

*

Top