destierro

0
604

      
Me sumerjo lentamente
en las rejillas de una cloaca
que me lleve a una negrura
menos negra.

Mi columna lleva orejas
incrustadas,
mis pasos retumban
bajo el suelo
donde se esconde el ser
de cien cabezas.

19 perlas de plástico
que una vez fueron puras
tengo en mis manos frágiles.
Sigo desenterrando piedras
que pulo con una sonrisa en la cara
y un estremecimiento en el alma.

No corras la cortina.
Estoy haciendo la muerte con la sombra,
naciendo hijos que no quiero,
que entierro en el suelo
con mis propios huesos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here