El Chico que Miente:Postales del Deslave

14
110


¿Quién miente?¿El Chico?¿El Cine nacional?¿La directora de la película?¿Por qué la celebramos sin antes haberla visto?¿Cuál es el engaño?Seamos sinceros,el primer estreno nacional del 2011 es un retroceso ante el avance criollo del 2010.Pero también una reconfirmación del estancamiento audiovisual del año pasado,donde los esquemas agotados volvieron a ser la norma,aunque con ligeros cambios de empaque.

Para empezar,el film repite el formato de dos modelos vencidos:el viaje iniciático y el neorrealismo social.Del cruce de ambos sistemas, la película se queda rezagada a kilómetros de distancia de tres hitos del subgénero.Ellos son,en orden importancia,“Alemania Año Cero”, “Estación Central du Brasil” y “París-Texas”,cuyos periplos existenciales y colectivos se inspiran,a su vez,en el patrón de la Odisea.Por ende,no hay nada nuevo bajo el sol de la cinta de Marité Ugas,quien llega a destiempo a conclusiones superadas por la industria y la vanguardia.

De paso, lleva las de perder en la comparación con sus precedentes.A grosso modo,“El Chico que Miente” es un juego de niños al lado de la contundencia expresiva de las obras maestras y de las road movies de Rossellini,Salles y Wenders. La diferencia es del cielo a la tierra.

Donde antes había denuncia ante el estado de las cosas de la depresión y la crisis de posguerra,hoy solo persisten los escombros y los residuos de la desolación de Vargas,pero contradictoriamente fotografiados como una serie de “Postales de Leningrado”,a la cadencia de una grúa afectada por el complejo de culpa y la autocondescendecia sensiblera del seudopoético Beto Arvelo en “Cyrano Fernández”,dando vueltas con la cámara alrededor de la humanidad de Édgar Ramírez. Planos y formas pomposas ajenas a su contexto, a su objeto de estudio.

Insisto y me explico, no existe congruencia en el hecho de filmar la catástrofe y la devastación como una impecable publicidad de United Colors.Termina por ocurrir lo mismo de las campañas de Benetton. La estética acaba por engullir y normalizar al contenido fuerte, restándole potencia, frivolizándolo y convirtiéndolo en una viñeta de calendario impresionista,de porno miseria,fácil de digerir en el mercado interno y listo para la exportación.

Su entrada al Festival de Berlín constata la supervivencia de la mirada colonial de la vieja Europa,a la hora de decantarse por reivindicar el paisaje exótico del tercer mundo,como reafirmación de los prejuicios del enfoque etnocéntrico.

Incluso, dentro de su propio país, “El Chico que Miente” encarna y adopta la óptica forzada,naiff,kistch y epidérmica del antropólogo inocente,invasivo y en fuga.Por eso, la credibilidad de la puesta en escena brilla por su ausencia.Para colmo,la dirección de actores,el casting y las interpretaciones tampoco ayudan.

El resultado es el equivalente a grabar o a ver una exposición de dioramas costumbristas,despojados de su parte diablo y esterilizados para la ocasión,a la usanza del pabellón Mexicano de Epcot Center.Mejor dicho,en la tradición de una muestra folklórica curada y patrocinada por el gobierno en el Museo de Ciencias.

Por tanto, es una replica a gran escala del filtro turístico de la tienda de souvenirs del Hotel Alba Caracas, con una pequeño incremento en el precio de compra,porque “El Chico que Miente” costó caro.Sin embargo,el esfuerzo de la inversión es en vano.Verbigracia, al cliente le cuesta tragarse el sabor extraño del gato por liebre,así sea servido en bandeja de plata. Los niños ríen,cuando no deben,al momento de descubrirla en la pantalla multiplex.

Allí el trabajo encuentra su mayor resistencia y oposición.Lastimosamente, no sale bien librada de la prueba de fuego con el espectador de a pie,acostumbrado a otro régimen de visión.La falta de atención,la desconcentración general y el refugio digital en la cueva platónica del second life,denotan la incomunicación abismal entre emisor y receptor.La incomprensión es mutua.El tiempo cambió y a los realizadores les cuesta un mundo entenderlo.

En tal sentido, “El Chico que Miente” exhibe el perfil adocenado y demodé de una reliquia con fecha vencida de caducidad,tipo cargamento de PDVAL almacenado por años.

Sus imágenes acartonadas coinciden, no por casualidad, con los clichés y lugares comunes de “El Turista”,otro desfile de momias al uso. Para certificarlo, basta con escuchar las intervenciones leídas al caletre por el protagonista, obligado a asistir como testigo de un puñado de numeritos inverosímiles, por las costas del litoral y más allá.

El guión describe sus peripecias con trazo grueso y justifica sus decisiones a los trancazos. Las imposturas y costuras del libreto saltan a la vista de cualquiera.Los personajes son monigotes al servicio de la tesis unidimensional del argumento.

El padre es un amargado total e irredimible. Los secundarios viven de la trampa, de la estafa, de la traición y del embuste, pues el subtexto se quiere una lectura moralizadora de la Venezuela contemporánea.

De entrada, la idea no era mala. Todos aquí nos caemos a cuentos y a charlas para subsistir. Por naturaleza, el país se sustenta y se alimenta de sus mitos, de sus engañifas, de sus estafas. Ahí la película da en el clavo, sobre todo al ubicarse diez años después del desastre del deslave.

Por desgracia, la ejecución y el tono políticamente correcto del largometraje, conspiran contra su estimable intención original. La de ser un retrato de nuestro Apocalipsis Now,desde la perspectiva primigenia de un niño inmaduro,como el país,como nosotros,negado a crecer,tras la huella de “El Tambor de Hojalata”.

Por defecto, el conjunto adolece de consistencia. De la recreación de una fiesta de San Juan, nos debemos conformar con sus vestigios autocensurados y amordazados.El pudor marca la pauta del desarrollo dramático y de la ilustración del problema.

La sangre,el sudor y las verdaderas lágrimas de la vaguada, se disimulan y disfrazan a través de la ostentación de las bellezas de la naturaleza, de la glorificación del color local, por medio del lenguaje populista en boga.

La pacatería asoma un cuestionamiento del tema de los refugios construidos por el oficialismo. A la postre, las dudas y polémicas se diluyen con el bálsamo de la iconografía costera y el mensaje tranquilizador de la mala conciencia. Hasta un afiche del presidente figura en el entorno, como posible comentario de doble sentido. Una tendencia del gremio.Recuerden “Libertador Morales”.Sin embargo, la crítica es nula y se la traga la panorámica del complejo habitacional coronado por la valla de “Ahora Venezuela es de Todos”.

¿Mensaje subliminal,alcabala fija,compromiso,complacencia,cariñito para el mecenas de la movida?

El desenlace nos promete un futuro abierto a la reconciliación, el perdón, el reencuentro y la esperanza.

Después de todo,nos advierte la conclusión, Venezuela sigue siendo un país de oportunidades,a pesar de la tristeza,la traición,la soledad,el desamparo,la inseguridad,el darwinismo,la precariedad y el abandono.

Siempre existe la ocasión de conseguir albergue y comida caliente en el hogar dulce hogar del compañero de turno.Las caraotas y las empanadas de la abuela aguardan por nosotros como en una cuña de Aripán,de Maltín Polar.

Unos siguen buscando a sus muertos entre los escombros,porque quieren. Otros pueden montar su negocio de ostras en la acera de enfrente,gozar de los privilegios del mar de la felicidad,reinventarse y escurrirle el bulto a la pobreza. Es una cuestión de actitud. Al final,serán recompensados con la aparición en la portada de la revista “Estampas”. Vaya corolario,vaya guinda para la torta.

“El Chico que Miente” comparte una ideología de pare de sufrir,como de reseña al logro de “Todo en Domingo” al emprendedor de turno,de la semana.

Así Marité Ugas se toma un “Té en la Habana” con su colega Fina Torres.Las dos cierran con una exaltación al mérito de la mujer en una era de dificultades,en la vía hacia el comunismo.

A eso se le llama mentir con sofisticación.

Bienvenidos a la hipocresía del siglo XXI,con su capitalismo socialista(de sálvense quien pueda).

Se solicita muchacha con buena presencia y empresa propia.

Abstenerse maridos deprimidos.

Para películas sobre el deslave, prefiero los documentales “Falta un Pequeño Detalle” y “Venezuela Subterránea”.

Acá Los Corales fungen de cortina y escenario para un melodrama de opereta,de televisión.

Un unitario trágico,aburrido,monótono y descafeínado.

La dirección de arte contribuye a la desconexión con el espacio.

Es como llegar con unas cámaras a un edificio semidestruido para representar una mala obra de teatro.

Muy pretencioso,falso y esnobista.

Es como una operación alienígena.

El choque de dos mundos apartados,separados al nacer.

Se mata la autenticidad desde el aterrizaje.

De hecho,una doña,una anciana canta delante del lente y el oportunismo aniquila la espontaneidad del instante.

Así ocurre en los reportajes de explotación de los tristes trópicos.

GD Star Rating
loading...
El Chico que Miente:Postales del Deslave, 3.9 out of 5 based on 7 ratings

14 Comentarios

  1. Decepción total es lo que sentí apenas en los primeros 10 minutos de la película, y al ir pasando el tiempo, la inverosimilitud del relato se hacía más patente. Simplemente no me la creí, el guión cojea por todos lados, los personajes son planos (el padre del niño es terrible) y repetidos, los diálogos nulos, no hay peligro, aburrrriiiidaaaa… pensé que mejoraría, pero nada. El chico viaja por escenarios muy bonitos pero ajenos a cualquier realidad real, por llamarlo así. También quisieron como darle un aire documental, pero qué va…
    Las escenas en el edificio destruido en Vargas y su entorno, son otro ejemplo de falsedad y melodrama barato. Dígame la escena donde recogen cosas en medio de la lluvia y un señor acomoda y se sienta en un viejo sillón… ¡por favor! En general me dio pena ajena y no entiendo cómo un guión así puede recibir financiamiento. Bueno, será que el chico mintió bien y consiguió sus reales… Al menos el público lo desenmascarará

    ResponderResponder
  2. Esto es un review de una película, Greta Álvares…

    No las balurdadas esas que ponías en O. Sucios

    ResponderResponder
  3. En esta frase “una exposición de dioramas costumbristas”, sería diaporamas o dioramas quiere decir algo?
    Bueno, por lo que veo mejor no echarse ese baño de agua fría pero por lo menos dio para una buena crítica bien intertextualizada

    ResponderResponder
  4. Este artículo me parece rebuscado, exagerado.

    Estoy de acuerdo que la película en un retroceso gigante en el cine nacional. No le veo la similitud con las películas que mencionan, muchas muy buenas, no hay nada de malo querer hacer una road movie, lo malo es que no haya estructura, conflicto, que la película sean 80 minutos de la misma situación en diferentes escenarios, que la historia nunca avance, que el niño que viva en tales carencias pareciera estar buscando por su juguete favorito.

    Se pueden hacer denuncias y hacer una película donde la estética sea algo hermoso, incluso mostrando cosas horrible, el problema no es como está filmada la película, el problema es la carencia de un buen guión, con estructura y un conflicto claro, donde nuestro protagonista tenga que superar obstáculos para conseguir o no conseguir lo que quiere.

    El personaje del niño es una sola nota, superficial, ¿Por qué mata al perro?, ¿dónde está la rabia y la tristeza? ¿Por qué quiere encontrar a su mamá? y ¿Por qué miente?. L

    Yo tampoco entiendo porque se financia películas como esta y no tiene nada que ver con el socialismo, el cine aquí se sigue haciendo mayormente por gente clase media, muchos de la oposición. Esta película recibió plata de Ibermedia.

    ResponderResponder
  5. Muy mala y lamentable de verdad, el guion malisimo, el niño y los actores en general parece q recitaban el guion computarizados, ademas la sucesión de los escenarios parece que la armaron a los coñazos, explíquenme si vas a los medanos de coro, como es que pasas primero por la via moron tucacas y luego por el palito, es absurdo y tonto a las vez parece una película dirigida por estudiantes de educación preescolar, de verdad un retroceso, demasiadas cosas fuera de contexto que te hacen perder de la trama.

    ResponderResponder
  6. Para ser tan mala la peli te gastastes bastante tiempo comentandola. Me recuerdan los análisis literarios que hacía en el bachillerato!!!!
    Y como justificar la invitación al festival de Berlin??? Se observa como que mucha envidia. Anda anímate olvídate de la política y rueda también un Roadfilm!!! Suerte!!!!

    ResponderResponder
  7. Me encanto la Pelicula !!!
    Creo que muchos de los que comentan aqui, simplemente no la entendieron…
    Me parece maravillosa la actuacion del niño y le deseo mucho exito, tiene mucha madera !!!!

    ResponderResponder
  8. Tanto la pelicula como esta reseña son identicos en algo: en pretenciosos y rebuscados para decir algo que se puede comunicar igual con menos palabras y mas claridad, simplemente usando un lenguaje comun mas no burdo.

    El problema detras de todo esto es la gente que hace cine, la gente que esta metida en esto, el chamo que escribe esta reseña, etc, etc… por que lo digo? por que son una cuerda de “personalidades” incomunicadas con la realidad que les cuesta decir algo simple, sino que tiene que pasar a juro por un aire de sofisticacion y de bohemio rancio para que otros le digan “wooow que inteligente eres chiaaamoo” , que va pana, la pelicula pudo haber hecho mas con menos, es decir un guion mas directo, menos rebuscado y sencillo para decir que el niño busco a su mama y la encontro pero como perdio la memoria y ya tenia familia nueva, pum! le dio vaina y se fue de alli LISTO!!! SE IMPRIME!!! hacia falta tanta estupidez en el guion? Dialogos inconclusos? Personajes inventados tan pero tan tragicos? (todos son malos, a todos les pasa algo grave, hasta un simple pendejo que anda tomando fotos en un pueblo resulta que es un fetichista roba imagenes santas, por DIOS!!), noooo que va, tiene que tener todos esos elementos para que la gente de a pie no entiendan la pelicula pero para no quedar como brutos dicen “si vale, el mensaje fue profundo” que carajjjj??? si no la entendisteeee???? Me dio risa que la gente en el cine que fui, que no estaba lleno de tukis cabe destacar ya que es uno de los pocos que aun hacen ciclos de cine frances, etc. etc., se quedaron como lerdos 5 minutos despues del final (es decir ya bien entrados en los creditos) con cara de “ah??? ya termino la pelicula?”

    Y en cuanto a este articulo pues lo mismo aplica, hace falta decir tantas estupideces para decir algo sencillo? que coincidencia que los terminos en que califico a la pelicula son los mismos que se pueden usar para este articulo, sobre todo esta frasesita queda de perlas:

    “Muy pretencioso,falso y esnobista. ” asi es este articulo, asi es la pelicula.

    Cuando la gente que anda en este pequeño mundillo del cine venezolano se baje de la nube, se conecte con la realidad y dejen de pretender un refinamiento donde no lo hay, cuando se dejen de emular el cine que a ellos les gusta y mas bien tengan una opinion critica propia y la pongan sin muchos aspavientos en una pelicula creible y bien contada, ese dia tendremos buen cine.

    ResponderResponder
  9. SALUDOS.

    Lamentable. El séptimo arte callo con esta película.

    No quiero ser grosero. Estoy seguro que los que trabajaron en esta película son persona con mucho talento.

    Estoy de acuerdo a la crítica constructiva que se hace en el inicio de esta página.

    Voy a anexar algo que se tiene que tomar en cuenta.

    1._ la guion fue muy lineal

    2._ le falto mucho subtexto a los personajes y a la historia en general

    3._ no hubo un verdadero clímax

    4._ los puntos de giros de los actos no fue convincente.

    5._ la resolución de la historia (final) no fue preparada ni convincente.

    6._ los diálogos le faltaron profundidad.

    7._ las sub-historias paralelas carecen de profundidad, si es que realmente hubieron.

    El cine es para entretener al público. Antes de realizar un proyecto de esta magnitud. Se tuvo que consultar a varios guionistas. Que por cierto en cuba hay experto en la materia.
    También buscar personas que lean el guion y hagan críticas constructivas. Hay que hacerse preguntas.
    Por cierto el final.
    Estoy seguro que nadie en la sala de cine. Que vi esta película lo entendió.
    El final:
    La madre al final supo que el era su hijo pero lo abandono de nuevo por tener a otra familia.
    Y él niño de 15 años agarro la indirecta de miradas y subtexto profundo, y se fue de nuevo a su casa. Dejándole el collar.

    1._ se concentraron muchos en los diálogos. Y poco precisos
    2._ el sub- texto fue demasiado profundo, el cine no es para tontos, pero no somos genios.
    3._ el final no fue preparado en toda la historia.
    4._ le falto más alargamiento al final. Y explicación sutil.

    ResponderResponder
  10. Saludos a [email protected]
    Vi la pelicula para inicialmente apoyar el cine nacional y opinar con propiedad. Coincido con la mayoria de las criticas expuestas por los foristas, para iniciar con el escritor del articulo considero que sus criticas son validad pero muy rebuscado el lenguaje para expresarlas, en eso apoyo a Yorch. Pese a eso York creo que tu conclusion del final es errada, ella no perdio la memoria, ella conto lo que paso a los habitantes de la zona e incluso un poco a su hijo. Fue el chamo quien le quiso dejar claro a ella que el era su hijo con que objetivo es el que no se, pues igual se marcho y feliz.

    De verdad decepcionante la pelicula, creo que se le pudo sacar mucho mas a ese material, el guion pesimo, los actores de relleno solo tienen un presente, no un pasado ni futuro, no hay nexos convincentes entre cada acto, en fin muchas fallas sin contar la actuacion del papa, que mala actuacion.

    La critica es en funcion de mejorar nuestro cine, si hay personas que vamos al cine para apoyarlo por que no hacer un buen cine? Lo positivo de la pelicula es que no se repite la trama de esas peliculas de malandros y sicarios con policias corruptos diciendo “coño y mierda” en cada frase del dialogo

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here