500 Days of Summer: Verano sin Frío ni Calor

5
88

Es como una temporada de verano desigual y en un país con estaciones.Para describirla, debemos adoptar el lenguaje del reportero de meteorología al uso.Por ende, la película arranca con mucha fuerza a pleno sol, pero después se desinfla entre un chaparrón de ingenuidades y lecciones de autoayuda, bajo la sombra de un desenlace descolorido, estereotipado y de trámite,como un otoño de tarjeta postal.

Pudo ser la “Requiem For a Dream” de la comedia romántica. Un género degradado, agotado, cancelado y superado, desde su deconstrucción en los noventa hasta su parodia aniquiladora en el siglo XXI, de la mano de sátiras como “Date Movie” o “Not Another Teen Movie”. Sin embargo, la cinta se conforma con renovar la fórmula del chico encuentra a la chica, aunque más en el plano de lo estético que de lo ético.

Por encimita, la pieza quiere aparentar modernidad, distanciamiento, ironía y ánimo de ruptura con la convención dramática. Y en cierta forma lo logra a base de retomar la vieja senda de la cronología no lineal, por medio de una estructura descentrada, donde pasamos de pasado a presente y de allí a futuro.Por cierto, un camino casi ortodoxo, ya transitado por múltiples directores y realizadores independientes.

No obstante, se valora el interés de la industria por querer remozar sus anquilosadas maneras de narrar, para conectar con sus jóvenes audiencias, acostumbradas a un ritmo fragmentario y frenético, con o sin solución de continuidad.

En tal sentido, se explica el hecho de adjudicar a Marc Weeb la responsabilidad de desarrollar el proyecto, según el molde de su trayectoria como diseñador y productor de video clips.La puesta en escena se beneficia de su trabajo detrás cámara, y de su habilidad para sugerir ideas a través del juego con la composición y el encuadre.

Así, la fotografía y la luz cumplen a la perfección con el papel de traducir los estados anímicos de los personajes.De igual modo, es afortunada la ambientación de los contextos y la escogencia de las locaciones, para secundar el metamensaje de cada una de las secuencias de diálogo. Por ejemplo, resulta afortunada la química de la pareja cuando salen al parque o de copas con los amigos. Mención aparte para el mejor segmento de la función. Tiene lugar en Ikea y resume la crítica soterrada del guión contra el engranaje social dispuesto para condicionar la voluntad amorosa de los protagonistas.

Del mismo modo, supone un acierto la decisión de convertirlo a él en un gris empleado de una fábrica de mercadería romántica de segunda. Por consiguiente, allí la propuesta busca marcar distancia de sus referentes industriales procesados en masa para “El Día de San Valentín”.

En efecto, “500 Days of Summer” pretende fungir de respuesta a la cantidad de bodrios estrenados y confeccionados en laboratorio, a propósito de la fecha dedicada a extraer plusvalía de la maquinaría del sentimentalismo empaquetado.

Por supuesto, no es otra necia películas de tórtolos. No obstante, tampoco se atreve y se arriesga a superar el esquema del todo, al mantenerse en un calculado punto medio, donde pueda quedar bien con dios y con diablo.Por ello, gusta y llega a la cartelera, porque ofrece un ligero cambio “gatopardiano” al canon folletinesco de Hollywood, mientras conserva la esencia original de la ecuación de la meca.

Por tanto, garantiza la perpetuación del caldo de cultivo, al crear las condiciones favorables para volver a generar la empatía del público adolescente, de cara a su próximos consumos.En pocas palabras, la obra no sirve para desintoxicarnos de la droga de la ficción consoladora, sino para darle continuidad a la hegemonía del reinado de la ilusión populista, cual telenovela con “happy ending”.

Al respecto, el desenlace de la película es de lo peor, y reconfirma la sospecha del poder de la demagogia del corazón, para torcer el rumbo de una historia aparentemente diferente,en pro de las conclusiones esperanzadoras de costumbre.

La moraleja es, naturalmente, predecible y roza el límite de lo cándido, al cerrar con una promesa de campaña de publicidad. Paradójicamente, con un cliché del tamaño de una tarjeta de Hallmark para alguien con la autoestima desecha: “no te sientas mal, no te aflijas, porque hay un alma gemela para cada uno, aguardando por ti”.

En consecuencia, “500 Days of Summer” culmina como un best seller de superación personal, en la tradición conservadora de “Quién se robó mi queso”, “La Culpa es de la Vaca” y “Lo Quiero Todo y lo Quiero Ya”.Una literatura reformista y de fácil digestión, en sintonía con la ópera prima de Marc Weeb, encargado ahora de resucitar de sus escombros a la serie “El Hombre Araña”. Nada extraño en la carrera de un cineasta arquetípico del cine post once de septiembre, cuyas secuelas sembraron por doquier el terreno para el reflorecimiento de las recaudaciones en taquilla, a costa de dos señuelos o semillas: la clonación del fenómeno del superhéroe, para capitalizar la necesidad de seguridad, y la reconquista de los valores clásicos, a través de la reivindicación de la familia, la maternidad y el amor de pareja monogámica, como entes protectores contra el miedo real y prefabricado.

De ahí surgieron innumerables ramificaciones y desviaciones, concertadas alrededor del mismo eje: la defensa de la patria y de la nación. Tal como sucedió en los cincuenta con la guerra fría.

No en balde, el cine nos regresa a la fantasía de la década del “baby boom”, de evasión y guerra de los mundos, para desviar la atención de los temas importantes de la agenda.

De seguro, el lanzamiento de “500 Days of Summer” guarda relación con el panorama antes descrito. Sea como sea, es un título más cercano a la “Love Story” de los años setenta, que a las fábulas parlanchinas de Eric Rohmer, Jean Luc Godard y compañía. Auténticos representantes de una corriente alternativa, hoy deglutida y absorbida de manera superficial. De ella se retoman sus paradigmas narrativos y formales.Lamentablemente, los conceptuales son descartados y abandonados por temor y censura. Será cuestión de hacerles justicia en el mañana o cuando retorne, más temprano que tarde, el verano de la creatividad.

Por lo pronto, seguimos estancados entre el otoño y el invierno de la uniformidad.

Es la era del hielo.

Sin duda, el calentamiento global( del cine) es una farsa.

GD Star Rating
loading...
500 Days of Summer: Verano sin Frío ni Calor, 3.2 out of 5 based on 10 ratings

5 Comentarios

  1. uhm bueno que te puedo decir…
    no puedo decir que la pelicula guste del todo, porque un poco de gente no la paso… unos la tildan de aburrida y otros no le gusto porque salio la parte del despecho ligada con la alegria… tu sabes chico hay gente que no soporta la deconstruccion del tiempo porque pierdes tiempo pensando como es que va la historia
    si, de pana el final la mató y feo, aunque de verdad prefiero esto que ese coñazo de bodrios como valentines day, que por cierto esa se estreno como en 15 salas de caracas asi sin aviso, y 500 solo se estreno en 3 salas… porque será vale???
    pero bueno, por lo menos hay que darle credito por pasar esa parte de las relaciones de pareja que casi nunca sale en las peliculas para adolescentes, aunque bueno, pudo dar para algo más… pero bueno ni modo…
    saludos chamo y te repito, anda y consigue green zone… que promete

    ResponderResponder
  2. Sí va, pana, estoy pendiente de Green Zone.
    Gracias por comentar.
    Haces un buen análisis de las paradojas de la película.
    Estoy de acuerdo.
    Muchos saludos.

    ResponderResponder
  3. Frecuentemente concuerdo con tus críticas, pero aquí he de disentir:

    A mi, personalmente, me gustó la película. Me parece que tener expectativas de encontrar un mensaje profundo o una crítica a la vida postmoderna en esta película es un error. El guión de 500 Days of Summer es simple (bastante simple). Que el guión sea tan simple lo que hace es reafirmar lo bien dirigida que está, y el buen gusto que se aprecia tanto del Director como del DP.

    Por último, has dejado de lado un aspecto importantísimo de esta película: la banda sonora (dos canciones de Regina Spektor, otro par de The Smiths, The Temper Trap, Mumm-ra, Simon & Garfunkel, etcétera). Creo que hablar de esta película sin mencionar el soundtrack es bastante injusto.

    Saludos.

    ResponderResponder
  4. Muy buena tu respuesta. Me parece un contrapunto interesante. Valoro mucho tu manera sosegada y analítica de replicar a nuestro enfoque, sin necesidad de caer en descalificaciones personales, ni rivalidades absurdas. Respeto tu óptica y me resulta absolutamente legítima. De cualquier modo, cada quien tiene su estilo, y en lo personal, me gusta buscarle las cuatro patas al gato, a ver qué pasa.
    A veces acierto, en otras me voy de bruces. El tiempo dirá si aquí la pegué o no. Por lo pronto, el foro está dividido. Esperemos aclarar el panorama durante las próximas horas o jornadas. Gracias por comentar.
    Saludos.

    ResponderResponder
  5. Esta mañana un intengrante de un grupo de rock nacional- no recuerdo el grupo- hablo maravillas de esa pelicula en la radio, parece que tambien es critico de cine y la alabo como la unica pelicula que vale la pena ver en la cartelera. por eso mi esposa la compro, pero aun no la ve, ni yo ya que me ladilla ese tipo de peliculas, prefiero a enpaladores, asesinos en serie, soldado nazi en un campo de concentracion y toda las demas cosas que nunca sere.
    Y eso, me entristese

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here