Estreno de Zamora en el Teresa Carreño: una telenovela personal( ahora por tiempo indefinido)

Cuarto Capítulo: El Nuevo Mundo de Fantasía

Lee la primera parte aquí

5fantasia1

Las fallas estructurales persisten en Plaza Venezuela, a pesar de los cambios gatopardianos. El acceso sigue siendo incómodo y peligroso desde las calles contiguas, y la amenaza de morir atropellado al contemplar la fuente permanece latente. Verbigracia, repito, casi me llevan por delante al cruzar la calle.

Al otro lado de la acera, pude respirar en paz, por el instante. Me restan 4 minutos y medio para abrir mis sentidos, cerrar mis investigaciones de campo y extraer resultados empíricos.

Yo escucho consejos de los colegas para llegar a viejo. No soy inmune a las criticas. Si Leo Campos me invita a patear la calle para ser mejor como periodista, pues yo lo atiendo y lo complazco. El tiempo dirá si tiene razón.

Apenas levanto la mirada y paro la oreja, la contaminación audiovisual del lugar me revienta los tímpanos y las retinas de sopetón con la banda sonora del show de luces, constituida por siete piezas del repertorio clásico: “Florentino y el Diablo” de Alberto Arvelo Torrealba, “El Diablo Suelto” de Heraclio Fernández, “Fantasía Caracas” arreglos de Sergio Elguin, “Fuga Criolla” de Juan Bautista Plaza, “Transición: Carrizos de Guaribe” recopilación de Carlos García, y “Sinfonía Nuevo Mundo” del compositor checo Antonin Dvorak.

http://www.youtube.com/watch?v=wZ2iOd893cg

Un popurrí o un pastiche de seis pasajes criollos y uno internacional, con forzadas alusiones a la Quinta República. De tal modo, la cursilería nacionalista se viste de gala para encumbrar un proyecto de ideologización masiva, bajo el auspicio de PDVSA, El Centro de Arte la Estancia y la Alcaldía de Jorge Rodríguez, a un costo de inversión de 10 millones de bolívares fuertes(reconocidos). Vayan sacando la cuenta a la luz del estreno de Zamora. Después hablaremos del presupuesto concedido, a dedo, a Román Chalbaud.

La idea de los promotores de la remodelación, es emular “el estilo de la fuente de Montjuic en Barcelona”, a efecto de estimular el turismo y recuperar el amor de los caraqueños por su ciudad, al margen de “los centros comerciales”. De entrada, una batalla perdida, si comparamos la pírrica concurrencia de la Plaza con la enorme afluencia de gente hacia el Sambil, el Recreo, el Tolón y para usted de sumar. Por supuesto, no es cuestión de amor, es cuestión de seguridad y de paradigma de pensamiento.

Guste o no, el pueblo llano del oeste y la sociedad civil del este se refugian en los Malls, como una alternativa para escapar de la delincuencia, sin renunciar al derecho aspiracional de gozar de su tiempo de ocio en familia y en compañía del colectivo anónimo, a costa de dejarse secuestrar por los paraísos efímeros de la empresa privada.

De cualquier modo, y como diría Baudrillard, es una comunicación dual y compleja, donde el receptor participa del juego del emisor y viceversa, en estado de inconsciencia voluntaria, si me permiten el oximorón.

Naturalmente, el centro comercial como fenómeno cultural no es una solución o una cura real para la enfermedad crónica de la ciudad, pero al menos cumple con responder a la circunstancia, al fungir de pañito caliente o de sedante para aliviar el dolor del padecimiento terminal. Si Caracas es un cáncer, los centros comerciales son una manifestación simbólica de su metastasis.

De igual modo vendría a serlo la Fuente de la Plaza Venezuela, al remedar el esquema Hollywoodense del parque temático, justamente cuando, como dice Umberto Eco, la banalidad global tiende a promover el modelo Disney como tabla de salvación para la humanidad, a paso de cangrejo. Es decir, a la usanza de los antiguos musicales de la Metro, coreografiados por Bubsy Berkeley, para brindar circo en vez de pan, al pueblo desesperado y carenciado de la depresión, necesitado de afecto, de protección paternalista y de evasión.

Así pues, la Fuente de Plaza Venezuela es una gigantesca operación cinematográfica, con efectos especiales, para desviar la atención, alimentar el escape y sustentar la ilusión redentora del socialismo del siglo XXI. Todo muy en sintonía con el lanzamiento de “Zamora”.

Habían pasado dos minutos y los acordes marciales de “Florentino y El Diablo” retumbaban en mis neuronas maltrechas, provocando un daño cerebral irreparable. A la derecha, unos policías matraqueaban, como siempre, a unos infractores ocasionales en una alcabala móvil. La extorsión combinaba a la perfección con el trasfondo del decorado.

Alucinado e hipnotizado, recordaba las palabras proféticas de mi mejor amigo,Modo, ingeniero de sonido de profesión: “brother, el despotismo nacional como cultura es equivalente a nuestra mala costumbre de subir el volumen de cualquier amplificador, para no escuchar a los demás y obligarlos a ceñirse a nuestros designios”.

Los niños, los padres y los transeúntes acompañaban el ritmo con el cuello y las manos, mientras las piernas aguantaban erguidas el impacto del concierto hueco, en la tradición de Dudamel.

Yo, en paralelo, pensaba para mis adentros: ¿de verdad, la música clásica nos representa en la actualidad? ¿Por qué no hacer un repertorio con la música favorita de las mayorías, para acabar de sellar, de una vez, el pacto demagógico de no agresión con el populismo?¿Para cuándo un mosaico no de la Billo, sino de Chino, Nacho y compañía, auténticos iconos del descalabro de la música contemporánea, más allá de las razas y de las clases sociales?¿Por qué somos tan hipócritas? ¿Por qué tenemos miedo a reconocernos en el espejo, en el espejo de agua y de narciso?¿Porque se nos devolvería una imagen terrorífica de nosotros mismos, como el autoretrato de Mister Jeckil y Doctor Hyde?

Ya era hora de partir hacia mi destino. En el trayecto, una muchacha servicial de la Alcaldía me entregó un volante sobre las condiciones y características de la remodelación.

A continuación, y para terminar con el capítulo de hoy, se los transcribo. El que tenga ojos, que vea.

La seguridad de la Fuente está a cargo de Mobotix, un sistema de circuito cerrado de televisión y telemetría que vigila constantemente las áreas internas y externas de este patrimonio, transmitiendo imágenes a tiempo real y data de funcionamiento de los sistemas matrices al CECON (Centro de Control de PDVSA La Campiña), a fin de detectar irregularidades y realizar acciones correctivas de inmediato.

Además, censores colocados estratégicamente alrededor de la Fuente perciben el más mínimo movimiento de personas que traspasen el perímetro de seguridad; al cruzar esta circunferencia se activan los altoparlantes para advertir al transgresor de su acción. Si el infractor o infractora reincide en su acto, reservistas y fuerzas policiales se apersonarán en el área para evitar daños al patrimonio.

Sigue al quinto capítulo.

GD Star Rating
loading...
Estreno de Zamora en el Teresa Carreño: una telenovela personal( ahora por tiempo indefinido), 2.4 out of 5 based on 7 ratings

¿Quieres publicar en panfletonegro? Este es un sitio participativo. Para escribir aquí sólo tienes que registrarte.
Cambiar fondo
Autores

10 Comentarios

  1. ares1224 dijo:

    Los traiciona el subconsciente: Los Censores. Tengo ganas de ir y violar el perímetro de seguridad para escuchar los parlantes.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  2. Sergio Monsalve dijo:

    Deberíamos ir a llenar la plaza con detergente, y que nos metan presos, si quieren.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  3. Sergio Monsalve dijo:

    Gracias por el ex editor con el apoyo en la publicación. Un abrazo, men!

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  4. El Warholio dijo:

    Pero bueno Cobra, nos estás alargando demasiado el cuento, ya van dos capítulos dedicados a la Plaza. ¿Nos vas a jugar burro mocho pana?

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  5. Sergio M. dijo:

    Tranqui, Warholio, lo bueno se hace esperar. Ningun burro mocho,mi pana. Ya lo advertí, estoy ensayando la escritura online de una noveleta.Si no te gusta o te parece fastidiosa, la puedes dejar.No hay ningún compromiso aquí,men.Muchos saludos!

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  6. ares1224 dijo:

    Coño no suena ni mal la idea, podríamos llegar de a poquitos para no llegar en cambote, lanzar el detergente y correr en direcciones opuestas. Total los gorditos que cuidan la plaza no debería alcanzarnos.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  7. oro2 dijo:

    [la fuente de Pza Vzla] Pero, la vaina funciona o no? Es verdad que sucede eso? o es pura paja como todo lo que nos han propuesto: la Universidad de las artes, la Universidad latinoamericana de estética.
    En cuanto a la película, quisiera verla para comentar con más precisión; ahora con los elementos presentes en el artículo, te puedo decir que el repertorio escogido es un poco fuera de tiempo histórico (porque esa es música popular del siglo XX)pero no es malo en sí. La Sinfonía del nuevo mundo me parece algo alegórico al eterno descubrimiento de América que nos obsesiona, pero bueno si está bien administrada, no tiene porqué molestar. La cuestiós es que si lo único que nos provoca decir de una película que se llama Zamora es la musica que usaron… no sé si me explico

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  8. Sergio M. dijo:

    A pues, Oro, parece que no eres un lector atento,men. Todavía no he llegado a la película. Esto es como una crónica larga en forma de noveleta por episodios. Si te interesa, síguela día tras día para conocer su final, y mi postura definitiva sobre la cinta en medio del contexto general de la ciudad. Muchos saludos y gracias por comentar!

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  9. oro2 dijo:

    La verdad es que no había pillado lo de los diferentes episodios de tu odisea antes de llegar al sitio. Ahora que he visto los otros capítulos caigo en la cuenta. Me parecía un poco extraña esa manera de abordar una crítica cinematográfica, pero bueno como nunca se sabe cuál es el destino de la metáforas. Discúlpame esa y gracias por tu explicación.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

Sugerencias:
  • Trata de ser civilizado. No digas cosas que no dirías cara a cara.
  • Cuando estés en desacuerdo, trata de argumentar en lugar de atacar. Por ejemplo, "No seas imbécil, 1+1 es 2, no 3", puede ser acortado a "1+1 es 2, no 3".
  • Trata de usar *, en lugar de MAYUSCULAS, si quieres **enfatizar** tus palabras
  • Trata de no quejarte si eres votado como irrelevante. No tiene sentido.
  • Trata de respetar el derecho que tiene cada quien de revelar -o no- su identidad.
  • Trata de ceñirte al tema. Si se habla de gimnasia y quieres hablar de magnesia, ¡publica tu artículo!
  • Si tienes un argumento muy largo, ¡regístrate y publica tu propio artículo!

Para insertar una imagen, escribe
<img src="https://direccionAtuImagen.jpg"/>

Para insertar un video de YouTube, coloca el link al video directamente

*

Top