Grito ahogado

Desde la ventana de la camioneta, la tarde caraqueña se ve incluso provocativa. El fin de semana en la capital se mueve a un ritmo distinto, ofreciendo unas oportunidades que no se dejan ver tan fácil entre semana. Los puestos vacíos en el transporte hablan de otras vías de movimiento para las masas de Caracas, que en días hábiles atestan estos espacios. Los fines de semana la presión baja un poco y baja también la atención en los pequeños movimientos de la calle. Se baja la guardia.

La señora sube a la camioneta con el teléfono en la mano y se ubica en un asiento vacío. Casi de inmediato un hombre sube tras ella, alto, desaseado, intimidante. Se dirige directo a la mujer que acaba de abordar y le pide el teléfono. “Dame”, dice, con la autoridad de un padre que le pide a su hija un objeto que la niña no debería tener. El hombre materializa un cuchillo de algún lugar debajo de su ropa. Un cuchillo enorme, que no da espacio a ningún sueño o intención de escape. “Dame”, repite, ahora amenazando con el arma.

Es entonces cuando lo escucho.

Un sonido un tanto estertoroso viniendo de la garganta de la mujer. Una especie de sollozo apagado, un grito que no termina de salir, un alarido a medias. Pienso que eso es lo que los autores llaman “grito ahogado”. Pienso que esa es la única equivalencia sonora posible a aquella imagen literaria tan utilizada. Me entran ganas de revisar todos los libros que he leído. Me provoca repasar cada novela, cada cuento e incluir aquel sonido cuando el autor indica que un personaje “soltó un grito ahogado”. Cada lectura que he hecho y que haré se llena de nuevos matices con la inclusión de aquel sonido que encierra el terror. Aquel episodio ha cambiado mi percepción de la literatura.

Cuando vuelvo al presente, a esa camioneta de Caracas, ya el hombre se ha bajado y los pasajeros buscan culpables o responsables. Para unos, el conductor no debió tener la puerta abierta en esa zona. Para otros, la señora no debió tener el celular en las manos, a la vista. El chofer opina que a la mujer la venían siguiendo y que no había mucho que hacer para evitar lo sucedido.

Una niña le dice a su madre “no era un carajito, era un viejo”, dejando entrever lo deshonroso de llegar a edad adulta siendo un maleante. Robar no es cosa de viejos, es un nicho laboral exclusivo para jóvenes a los que nuestro sistema les ha fallado garrafalmente. Mientras mis compañeros de viaje siguen buscando culpables, veo al hombre caminando por la calle, con un cuchillo en la mano a plena luz del día. El tipo se interna en una de esas callejuelas sucias y descuidadas de Capuchinos que tanto recorrí en mi infancia.

Las voces de los demás pasajeros se ahogan detrás de la cortina de indiferencia que he montado. En lugar de oírlos, veo cómo aquel hombre del cuchillo se lleva no sólo el celular de la señora, sino también otro pedacito de la esperanza que tengo en esta sociedad.

César Aramís Contreras Parra

GD Star Rating
loading...
Grito ahogado, 5.0 out of 5 based on 5 ratings
CesarAramis

CesarAramis

Psicólogo. Escritor (wanna be). Twitter: @CesarAramis.

Más posts - Website


Twitter

¿Quieres publicar en panfletonegro? Este es un sitio participativo. Para escribir aquí sólo tienes que registrarte.
Cambiar fondo
Autores

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. JOSE CAPACHO dijo:

    Ese grito ahogado lo he vivido tantas y tan repetidas veces, que quizás ya forma parte de mi ruidos cotidianos.Hoy al abordar cualquier medio de transporte en Caracas, solo esperamos expectantes quien esta subiendo, pues, según se dice, por la maleta se sabe quien es el pasajero.Que desgracia, ya no es por una maleta, es por la pinta (como dice mi pana, el chamo Julio) que podemos saber que buenas o muy malas emociones nos brindara el extraño abordante.Con la velocidad de rayo entre cortado grito (este si es el mio, mas no el ahogado) por favor la parada.Pues hoy actuó mas como una liebre,pues, siento que hay muchos cazadores.Salir de paseo o de compra ya no es muy placentero.Ir al trabajo en jugar siempre a la ruleta rusa.Pero hay que cumplir para poder subsistir a pesar de tantos “gritos ahogados”

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

Sugerencias:
  • Trata de ser civilizado. No digas cosas que no dirías cara a cara.
  • Cuando estés en desacuerdo, trata de argumentar en lugar de atacar. Por ejemplo, "No seas imbécil, 1+1 es 2, no 3", puede ser acortado a "1+1 es 2, no 3".
  • Trata de usar *, en lugar de MAYUSCULAS, si quieres **enfatizar** tus palabras
  • Trata de no quejarte si eres votado como irrelevante. No tiene sentido.
  • Trata de respetar el derecho que tiene cada quien de revelar -o no- su identidad.
  • Trata de ceñirte al tema. Si se habla de gimnasia y quieres hablar de magnesia, ¡publica tu artículo!
  • Si tienes un argumento muy largo, ¡regístrate y publica tu propio artículo!

Para insertar una imagen, escribe
<img src="https://direccionAtuImagen.jpg"/>

Para insertar un video de YouTube, coloca el link al video directamente

*

Top