El infierno

0
995

Dante005828

Existe el infierno, es cierto, pero no son fuegos eternos, ni suplicios dolorosos interminables. No. El infierno es más simple y decepcionante, es una sala de espera de dentista de segunda, en donde estamos sentados milenios de tiempos, sabiendo que seremos los próximos en entrar, que las revistas desgastadas de hace más de 15 años (15 eones) ya las conocemos de memoria, que el sonido de la fresa nos da un frío en la espalda perenne, temiendo que seremos los próximos. Y ese es justo el infierno, no tener el dolor que nos da la fresa, sino la expectativa, el suspenso, la tensión de no poder hacer nada, el sudor frío, de saber que próximamente tendremos el dolor, pero el dolor nunca llega, sino que se pospone en el tiempo que no es nuestro y que nos atenaza el miedo hasta quién sabe cuándo.

Artículo anteriorMi vida a través de las putas (V)
Artículo siguienteLas cadenas del verbo
Mido un metro setenta y cinco. Tengo una docena de libros. En mi cuarto hay un altarcito con un Buda. Me gusta el color azul. A veces me despierto alunado. Prefiero los gatos a los perros, porque no existen gatos policías. Soy de acuario, pelo negro. No colecciono nada, guardo la ropa ordenada. Me aburro en las fiestas y soy de pocos amigos. Tengo los ojos color café tostao. Dicen que soy bueno, aunque no sea bautizado, y aún no me llevan las brujas. Nací a las siete y media de la mañana. No creo en ovnis ni en zombies (pero de que vuelan, vuelan). Uso prendas talla "m". Prefiero quedarme en silencio. Duermo del lado derecho y con franela si hace frío. De la vida yo me río, porque no saldré vivo de ella. No uso saco ni corbata, ni me gusta el protocolo. Estoy en buena compañía, pero sé cuidarme solo. No me complico mucho, no me estanco, el que quiera celeste, que mezcle azul y blanco. No tengo adicciones, mas que de leer y estar solo. Antes creía que no tenía miedos, hasta que vi la muerte a milímetros. No me creo ningún macho y soy abstemio, aunque si hay una buena compañía y un vinito se me olvida esto último. Prefiero más a los animales que a la gente. No tengo abolengo y dudo mucho que tendré herencia. Tengo una rodilla que a veces me fastidia. Tengo cosquillas, no las diré hasta que las descubras. No traiciono a mis principios, que son cinco. Me gusta ser muy sincero, por eso no hablo mucho. (Inspirado en una canción del Cuarteto de Nos)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here