Acerca de la devoción

0
412

El wikipedia define la devoción como: “la entrega total a una experiencia, por lo general de carácter místico. Es también la irresistible atracción hacia una idea, una persona, un rey, un santo, una persona amada o un ser vivo.”

Creo que es necesario ser devoto de algo o de alguien, no importa si de Jesús, de Buda, de Mahavira, de Mahoma, de Krishna, de la Energía Universal, de la Naturaleza, o de lo que sea. Ha de ser una devoción seria, comprometida, absoluta.

Algunas ideologías políticas han tratado de desvincularse de cualquier cosa que suene o huela a religión, pero ese desvinculamiento ha sido sin declarar una ética sólida, ni sabiendo cómo trabajar los condicionamientos, las trabas, que nos empujan a actuar incorrectamente.

El ateísmo no es nada nuevo, algunas tradiciones de yoga, el budismo, el taoísmo y otras tradiciones muy antiguas son en esencia ateas, ya que no le rinden culto a ningún dios o deidad en particular. Todas estas tradiciones, a pesar de no rendirle devoción a un dios en particular, sí rendían devoción a una idea, un concepto. Por ejemplo en el budismo se puede decir que su devoción está dirigida al amor a todos los seres, a la compasión, a la sabiduría, y a su vez propone una serie de prácticas, meditación, entonación de mantras, entre otras, que ayudan o conducen a la liberación del sufrimiento. El yoga, que en esencia tampoco es devoto de una deidad en particular, busca, al igual que el budismo, la liberación del sufrimiento, con una ética sólida, prácticas físicas, control de la respiración, meditación, mantras… que son herramientas para alcanzar un estado de liberación.

Todas estas prácticas requieren de un trabajo constante, persistente, paciente, con una firme determinación, para ir poco a poco ir profundizando cada vez más. En cambio me he dado cuenta que existen unas tendencias de “Nueva Era”, que por lo general son unas mezcolanzas de distintas tradiciones o sabidurías que muchas veces no tienen nada que ver unas con otras. Uno puede ver que vinculan, por ejemplo, budismo con tarot, o los chakras con los ángeles, o el yoga con la ayahuasca, o el feng shui con los extraterrestres, y creo no exagerar. Y todas estas prácticas no profundizan nada, no son constantes, sino que ofrecen que con un curso de fin de semana y pagando unos cuantos miles de bolívares se puede lograr lo que costaría varios años de trabajo arduo en otras disciplinas.

Mi sugerencia es que usted que me lee, intégrese a alguna tradición seria y profundice allí, no brinque de un lado a otro, picando aquí, picando allá, porque no logrará nada. Comprométase, no le hará daño. Sea serio y constante, con paciencia. Únase a una comunidad de personas que estén por el mismo camino, para no dispersarse, y sea devoto de algo o de alguien. Hágalo, y si quiere luego me cuenta qué tal le fue con la experiencia.

Artículo anteriorruedalibre Ep 14 Gianko: frontman de Cachicamo con Caspa (especial música)
Artículo siguienteLa experiencia religiosa como experiencia estética
Mido un metro setenta y cinco. Tengo una docena de libros. En mi cuarto hay un altarcito con un Buda. Me gusta el color azul. A veces me despierto alunado. Prefiero los gatos a los perros, porque no existen gatos policías. Soy de acuario, pelo negro. No colecciono nada, guardo la ropa ordenada. Me aburro en las fiestas y soy de pocos amigos. Tengo los ojos color café tostao. Dicen que soy bueno, aunque no sea bautizado, y aún no me llevan las brujas. Nací a las siete y media de la mañana. No creo en ovnis ni en zombies (pero de que vuelan, vuelan). Uso prendas talla "m". Prefiero quedarme en silencio. Duermo del lado derecho y con franela si hace frío. De la vida yo me río, porque no saldré vivo de ella. No uso saco ni corbata, ni me gusta el protocolo. Estoy en buena compañía, pero sé cuidarme solo. No me complico mucho, no me estanco, el que quiera celeste, que mezcle azul y blanco. No tengo adicciones, mas que de leer y estar solo. Antes creía que no tenía miedos, hasta que vi la muerte a milímetros. No me creo ningún macho y soy abstemio, aunque si hay una buena compañía y un vinito se me olvida esto último. Prefiero más a los animales que a la gente. No tengo abolengo y dudo mucho que tendré herencia. Tengo una rodilla que a veces me fastidia. Tengo cosquillas, no las diré hasta que las descubras. No traiciono a mis principios, que son cinco. Me gusta ser muy sincero, por eso no hablo mucho. (Inspirado en una canción del Cuarteto de Nos)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here