Mann, Hemingway, Woolf, Tolstoi y García Márquez

10
136

viejo_mar_02

muerte-venecia

Estas notas comenzaron como un ejercicio para registrar lecturas. A veces escribir un par de comentarios sobre las ideas y sentimientos provocados por un libro ayuda a descubrir con mayor profundidad lo que encontramos en ellos. Las impresiones que se expresan suelen ser más duraderas, y por lo general el gran enemigo del lector es el olvido.

Recientemente comencé un ciclo de novelas cortas. Para elegirlas consulté varias listas con las más reconocidas de la literatura universal. Todos son autores consagrados.

Crónica de una muerte anunciada
A veces la fatalidad está destinada a un hombre más allá de la culpa y de la voluntad de otros para impedir su muerte. Como escribió Sergio Gamboa, es una novela inteligente y bien estructurada, un arduo trabajo de relojería.

La prosa de García Márquez es magistral, pero es inevitable sentir que esta historia y la vida de sus personajes pertenecen al universo de Macondo. Esto también sucede con “El amor en los tiempos del cólera”. Recorriendo las páginas de estas novelas aparece una y otra vez el recuerdo de “Cien Años de Soledad” como una cumbre inalcanzable que proyecta sombras sobre personajes que en comparación resultan predecibles y estereotípicos.

La muerte en Venecia
Thomas Mann es uno de los escritores más elegantes que he leído, su prosa es impecable. La historia de “La muerte en Venecia” es en apariencia sencilla, pero contiene un poderoso simbolismo que conduce a los laberintos de los orígenes del arte. Asenbach representa la lucha, las contradicciones y los conflictos del artista y su proceso creativo. Las tensiones entre la pasión y la disciplina, el éxtasis y el control, la vida como búsqueda de la belleza.

La aparición del cólera en la ciudad refleja su enfermedad moral y espiritual, arrastrado por una pasión que destruye su estructura y lo esclaviza. El desagradable turista que motiva su viaje, y el viejo disfrazado en el barco, de algún modo son espejos de lo que Asenbach llega a convertirse cuando conoce a Tadzio. La idea más interesante de tantas que explora la novela, es la de la belleza como expresión de Divinidad, Verdad y Trascendencia. En la perfección estética se intuye la mano de Dios y a través de ella el hombre puede experimenta al menos un fragmento del éxtasis del encuentro con lo Absoluto.

El viejo y el mar
Después de escribir “El viejo y el mar”, Hemingway dijo que no era capaz de escribir mejor que eso. Difícilmente alguien más pueda, es magistral en su simpleza, hermosa en la evocación de sentimientos sobre la vejez, la dignidad y la dureza de la vida. También acerca de la amistad, el pasado y el propósito de cada hombre.

El viejo asume su destino y enfrenta las dificultades con una integridad que no se sostiene en la resignación sino en la resistencia. El ser humano está llamado a honrar el misterio de la vida haciendo aquello para lo que ha sido hecho.

La muerte de Ivan Illych
Tolstoi ofrece una mirada crítica al mundo de las clases y las apariencias, al hombre que se traiciona a sí mismo para vivir de acuerdo a frívolas convenciones sociales establecidas por las clases más pudientes. La vida como un juego de influencias en el que el dinero, el poder, pero sobre todo la reputación son los ejes centrales. Ivan se enfrenta a la muerte y en su hora final es despertado por el dolor y la amenaza de la nada. Cuando caen los velos y las mentiras ya es demasiado tarde para la redención.

Una novela simple y directa.

Al Faro
Virginia Woolf es una escritora exigente, requiere máxima atención de sus lectores, que se involucren con cada página. No siempre es fácil leerla pero las recompensas que ofrece son valiosas. Tiene una increíble habilidad para descubrir emociones sutiles en momentos que pocos observadores considerarían relevantes. Detrás de su prosa se revela una mente aguda y profunda, con gran capacidad para penetrar la psique y hablar de aquello que solemos callar.

En “Al Faro” la historia cumple un papel secundario, son los personajes, sus secretos y sus revelaciones quienes ocupan el núcleo de la novela. La familia, el paso del tiempo, los afectos, las relaciones entre padres e hijos, el amor y la condición humana. Todo queda expuesto con el fluir de la conciencia característico de Virginia Woolf. Es una lectura desafiante con momentos geniales.

GD Star Rating
loading...
Mann, Hemingway, Woolf, Tolstoi y García Márquez, 4.4 out of 5 based on 5 ratings

10 Comentarios

  1. Es bueno que pongas esas novelas, y lo que te dejaron en estos tiempos. La mayoria de las personas y te habla de supuestos intelectuales no suelen leerla, para ellos la literatura comenzo en 1990, de los autores anteriores tienen vagas referencias y una que otra obra leida.
    Cuando vivi en USa me dio por leer a los autores del siglo de oro español, en especial los dramaturgos, la riqueza de esas obras es increíble. Al igual su belleza, al saber que sacaba esas obras un grupo de jovenes de la misma universidad tomaron contacto conmigo para hablar sobre ella. Todos eran norteamericanos.
    Cuando llegue al país, nadie los había leido, apenas tenían vagas referencias sobre ello. Eso me entristecio, como me entristece que la mayoria de los jovenes de ahora solo tengan referencias de esas novelas que nombrastes

    ResponderResponder
  2. La literatura universal es tan amplia y diversa que cualquiera naufraga en ella. Es bueno ceñirse a unos cuantos buenos autores, que nos gusten y nos den confianza, y profundizar en su obra. Mis preferidos, Kafka, Kundera, Hemingway (bastante mal leído de mi parte, pare ser honesto), Eco, Borges y Cortázar. Claro que hay muchos otros, pero éstos son si se quiere la fundación del edificio, en cuanto a literatura se refiere.

    ResponderResponder
  3. @mirco ferri sette: Sobre eso Mirco. cuando tenia unos 12 años estaba hablando de literatura y un tipo mayor me descalifico de manera muy fea. me dijo que mi cultura era superficial, y que no profundizaba en la obras. Claro, mucho despues supe la razon por la cual me trato con tanto desprecio. Pero cambio mi manera de leer. Cuando agarro a un autor leia luego toda su obra de un tiron. O por lo menos la mayoria de sus libros.
    Evidentemente con la edad, ya no hago lo mismo. pero en lo posible trato de continuar esa politica, en la medida que mis achaques me lo permiten

    ResponderResponder
  4. Yo pondria ahi a dostoievsky. Para mi ha sido fundamental, tambien lovecraft, goethe, kafka, gogol, quiroga, borges, cervantes, alighieri, melville, sade y las mil y una noches

    ResponderResponder
  5. El mago de la cara de vidrio de Eduardo Liendo bien puede hacerle frente a la metamorfosis de Franz Kafka.

    ResponderResponder
  6. Qué bien ver a tantos compartir sus lecturas. Varios de los que mencionan están en mi lista de pendientes.

    En mi caso la lectura nunca ha sido simplemente entretenimiento, siempre me interesaron los llamados escritores de las últimas cosas. Me interesaban aquellos que analizaban la condición humana y aquello que en mi opinión define nuestras vidas: La muerte, el amor, la familia, la libertad, la existencia de Dios, etc.

    Si tuviera que nombrar algunos imprescindibles serían: Dostoievski, Kafka, Camus, Ernesto Sabato, Nietzsche, Philip K Dick, Anton Chejov, George Orwell, Borges.

    De los que he leído recientemente Kurt Vonnegut me gusta mucho, creo que todo el mundo debería leer Matadero 5 al menos una vez.

    Saludos a todos.

    ResponderResponder
  7. @mirco ferri sette:

    El Diario del enano. No sabía que existía, voy a buscarlo. Gracias.

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here