Room 237: Descifrando el Laberinto de The Shining

4
330

Room-237-Quad-1
Me empeñé en buscar Room 237 por los caminos verdes y ayer lo conseguí por Google. Ya es un film de culto con detractores y defensores a ultranza. Yo me pongo del lado de los segundos, sin dejar de reconocer las críticas de los primeros.
La película es una reflexión documental sobre diversas teorías implícitas en el subtexto de El Resplandor de Stanley Kubrick.
Las interpretaciones van de lo simple a lo complejo, de lo conspirativo a lo paranoico, de lo figurativo a lo abstracto, de lo verdadero a lo imposible.
El mérito radica no tanto en acertar en la diana, como en fungir de vehículo para las lecturas más originales y demenciales de la obra maestra, no exentas de sentido del humor.
El realizador del trabajo de no ficción elude el recurso del busto parlante, para ocultar el rostro de sus entrevistados, a fin de generar un mayor sentimiento de suspenso y misterio alrededor de los asuntos discutidos.
Los escuchamos en orden de importancia y luego sus voces comienzan a cruzarse a través de un impecable juego de rompecabezas, donde se tiende a deconstruir el sentido de cada una de las fichas enigmáticas del ajedrez del autor.
Por tanto, Room 237 constituye un poderoso ejercicio de análisis semiótico del cine dentro del cine, bajo la influencia de la técnica del material encontrado.
De hecho, la cinta se estructura y narra con puro found footage, no sólo de la filmografía del creador de La Naranja Mecánica, sino de otras fuentes de referencia para el género, armando un tejido único y subjetivo a partir del montaje intelectual.
El acabado plástico adopta el aire de un exquisito reciclaje audiovisual, al mejor estilo de Vertov y sus herederos contemporáneos.
Ello demuestra la propiedad del archivo para construir discursos frescos y alternativos en función de los gustos del espectador posmoderno.
Así pues, descubrimos las principales ideas de Room 237, siempre prestas al debate: The Shining contiene una alusión directa al genocidio Indio y al holocausto, a su vez sumerge a la audiencia en un ambiente de introspección subliminal, mientras le propina una cachetada al libro homónimo de Stephen King, cambiando a conciencia su espíritu fundacional.
Por último, el llamado cuarto o habitación 237 encarnaría una sutil metáfora del viaje a la luna, supuestamente rodado por las manos del propio Stanley Kubrick, luego de la experiencia de 2001.
Sean pistas falsas o reales, es lo de menos. Lo interesante reside en permitirle a un grupo de entendidos expresar sus tesis y aproximaciones personales, al margen de la censura.
Queda en ustedes la oportunidad de tener la palabra definitiva.
Yo lo valoro como un aporte del periodismo de la red, cuyos aportes saltan a la pantalla por medio del entramado de Room 237.
En el epílogo, disfrutamos de los blogs y páginas de internet de los protagonistas, dedicados a revisitar el clásico desde ángulos inéditos y curiosos. Lo mismo se debería hacer con Pulp Fiction, también sujeta a evaluaciones dispares y absurdas.
Después de todo, Room 237 es un canto a la capacidad de interacción de las redes sociales, de las audiencias actuales.
Es cuando Stanley Kubrick se iguala con el público, para formar un laberinto de la memoria en el inconsciente colectivo, destinado a mutar y encontrar salidas distintas a las habituales.
El terror psicológico ampliado con el propósito de descifrar el acertijo del niño en su triciclo, la madre desesperada con el cuchillo, el padre desquiciado, la familia en ruinas, la aquitectura pesadillesca, el bloqueo creativo de un escritor en crisis, los baños de sangre y las morochitas siniestras.
Un espejo del pasado para mirar la distopía del presente y el futuro.
Reflejo de la culpa y de la violencia reprimida. Ejemplo del síndrome de Vietnam.
Lo invitamos a sacar sus conclusiones.
PD: la música es fantasmal, espectral. Las imágenes son mezcladas con un enorme aliento experimental y metalinguístico. El cierre te quita la respiración. Superponen la película al derecho y al revés, para desnudar sus mensajes satánicos.
Una clase de cómo ir al fondo de un contenido encriptado.

4 Comentarios

  1. Podría decirse que soy un fan de the shining, pero no conocía de la existencia de room 237
    . gracias por el dato

  2. Lo que es no saber nada de cine.Quizas no vi todo lo que tu dices en el resplandor ya que en algo soy fanatico, en el espiritu del libro y vi la pelicula totalmente prejuicido. Basicamente, buscandole gazapos. Por desgracia hice lo mismo con 2001 una odisea, me canse de encontrarles gazapos, ya que cuando la vi tambien estaba prejuiciado.
    Vi hace años esa pelicula. Me parecio inconexa y deseche a quienes decian que era una obra maestra, entre ellos varios de mis amigos. Y hasta discusiones tuvimos, gracias a eso; mis prejuicios, que no permitian ver la pelicula sin mi carga ideologica.
    Esta vision que tienes es tan alejada, tan extraña a mis prejuicios que voy a tratar de acallarlos y volver a ver a ver el resplandor y esta pelicula, como si fuese la primera vez.
    Quizas paraeso sirvio tu critica.Para darme a conocer que mis prejuicios, solo sirven para ocultarme una realidad mas rica.

  3. @xluis: pues debiste verla con una mentalidad de solo “basada” en el libro y no esperar que sea exactamente igual. Lo mismo yo veía ESO pensando que sería igual al libro y segura salía muy decepcionado también, prefiero la cosa(original y precuela).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here