Manifiesto para las jornadas transmaribollo 2012, Madrid.

0
267
Manifiesto
Se nos dice y se nos educa en la existencia inmutable de dos sexos y dos géneros, un género para cada sexo. Se nos dice y se nos educa en la idea de que sólo hay una sexualidad posible, la que une dos sexos diferentes (con sus respectivos roles de género) entre sí. Lo cierto es que las personas, al igual que la naturaleza, somos diversas, heterogéneas y no lineales. Somos seres complejos, dentro de un sistema social complejo, siendo la propia complejidad lo que nutre parte de la riqueza social en la que vivimos. La complejidad, y la diversidad que arrastra, son elementos que hemos de mantener, cuidar y fomentar en la sociedad, dado que constituyen las bases de la propia humanidad.La heteronormatividad es el nombre que recibe todo aquello que aplasta la diversidad afectivo-sexual, que niega la complejidad humana al establecer unos patrones conductuales y de existencia determinados y una obligatoriedad a cumplir “la norma”. Todo aquello que se salga de “la norma” será considerado anormal, raro, marginal, peligroso, perverso, y estará condenado a la desaparición y al castigo. Da igual que la norma sea determinada por aspectos políticos, morales o religiosos (o por los tres a la vez), la norma es una fuerza de homogeneización y actúa con violencia en contra de la diversidad, aspecto, como ya dijimos, fundamental en todos los seres vivos. Por ello, nos consideramos disidentes sexuales: porque defendemos y defenderemos la destrucción de toda  “norma” y de aquellos intentos de anular, atacar o invisibilizar a las personas que no se atan a ella, de la represión a las mentes y cuerpos en pos de un mundo homogéneo y normativo. No respetamos ni respetaremos ninguna convención social siempre que ésta no esté fundada en el respeto, la libertad y solidaridad entre las personas.

Consideramos la heteronormatividad una forma más de violencia, y nosotrxs estamos hartas de la violencia. El Patriarcado necesita de la heteronormatividad para sustentarse, para retroalimentarse y mantenerse como pensamiento y sistema hegemónico.

El patriarcado es la estructura de opresión más antigua y perversa. Es el sistema social que ha posibilitado la histórica exclusión de las mujeres de la esfera pública, que ha legitimado la violencia que se ejerce contra ellas y la identificación de mujer con maternidad: el único destino para las niñas es casarse con un hombre y procrear. Aquí en occidente y en el contexto del Estado español ha gozado además de un arma opresiva fundamental como ha sido y es el poder de la Iglesia Católica, sus destructivos modelos morales y su estratégica alianza con el Estado.

Estamos hartas de la violencia patriarcal que sigue presente en nuestros días, en nuestros espacios cotidianos, en las calles y en la Universidad, en todos los espacios que habitamos. Porque estamos hartxs de su violencia somos feministas. Luchamos contra esta estructura opresiva, luchamos por una verdadera igualdad, luchamos porque no haya más rosa o azul que deba identificarnos desde pequeñ@s, porque no haya más barbies ni kens, porque estos modelos no nos representan. Luchamos contra el binarismo hegemónico. Contra las masculinidades y las feminidades impuestas. Somos diversxs y en nuestra diversidad luchamos. No aceptamos la imposición de dos únicos modelos, somos seres gradientes, y nuestros cuerpos no se adaptan a normas. Por esto somos transfeministas. Como decimos, tenemos presente la histórica opresión hacia los cuerpos leídos como mujeres, pero como maricas, bolleras, biciosas, trans, intersex, cuirs etc. con cuerpos, identidades y géneros disidentes y cambiantes, compartimos y sufrimos la violencia que el heteropatriarcado ejerce también contra nosotras. Nuestra disidencia es consciente, es personal, es política, es explícita y es un arma arrojadiza contra la norma y el sistema. Nuestras masculinidades y feminidades están por redefinirse/devenirse/deconstruirse/construirse/transformarse/permanecer.. Nuestra pluma nos hace fuertes y nuestra fuerza es la diversidad y la libertad de nuestros cuerpos e identidades.

El capitalismo rosa mercantiliza nuestros mentes, cuerpos y sexualidades. El capital asimila las identidades no normativas y su potencial subversivo y revolucionario mediante el consumo. Comprar te convierte en aquello que se supone que tienes que ser para ser un ciudadanx LGTB integradx en el sistema. Hace de nuestras identidades dinero, y de nuestros deseos mercancía. La lucha por el reconocimiento de nuestro derecho a disponer de nuestros cuerpos como deseemos, se convierte en un negocio.

La especulación se ceba con aquellos barrios económicamente atractivos para imponer procesos de gentrificación. Barrios “gays”, “multiculturales”, “bohemios”, “alternativos” se convierten en lugares de ocio y consumo exclusivos. Su revalorización en base al capital cultural que generan hace imposible la permanencia en ellxs de sus residentes tradicionales generando un nuevo tejido social con mayor capacidad económica y desplazando al existente.

Nos arrebatan el espacio público para que el capital disponga de él. Se nos expulsa de las plazas (grises, frías, de paso) y calles para que los bares más cools de la ciudad trafiquen con ellas instalando terrazas de moda exclusivas para bolsillos adinerados. Se reserva el derecho de admisión para los cuerpos jóvenes y  musculados. Por eso somos anticapitalistas. Luchamos contra un sistema impuesto que nos condena a una existencia invivible. Un modelo económico destructor que precariza aun más nuestras vidas si no queremos formar parte de él. Rechazamos los modelos de belleza oficiales y el modo de vida LGTB “oficial” por ser insostenible, elitista, racista, tránsfobo y plumófobo.

La solidaridad y el apoyo mutuo, la liberación de espacios de las garras del capital a través de la okupación, las luchas autónomas, la horizontalidad o la autogestión son herramientas que creemos imprescindibles para provocar cambios y edificar una sociedad donde tenga cabida una vida que merezca la pena ser vivida.

Conscientes de nuestro lugar privilegiado como personas blancas  y además nacidas aquí, nos solidarizamos con nuestras compañeras migrantes trans, maricas, bolleras, biciosas, cuirs… que deben cohabitar y sobrevivir en un contexto xenófobo, racista y transhomobifobico como es el estado español y sus instituciones.

Te invitamos a participar en las Terceras jornadas transmaribollo organizadas por la Asociación de estudiantes Malayerba para poder discutir todos estos temas fuera de los discursos oficiales.

CONTRA EL HETEROPATRIARCADO Y SU NORMATIVIDAD
QUE VIVA LA REVOLUCIÓN SEXUAL! QUEER YIHAD!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here