Mi cédula para votar, confianza y generosidad

Las elecciones son mañana y mi cédula estaba a 600 km de mi. Lo tenía todo preparado. Había comprado el pasaje a comienzos de Julio, buscando lo más barato. Me iba a quedar donde los amigos de siempre. Vine con tiempo.

De pronto me acordé de la cédula, porque claro, en Twitter todo el mundo hablaba de la cédula. Tenía el pasaporte, la documentación española y no la cédula. ¿Cómo se va a quedar a mi la cédula? ¡Yo que ando detrás de todo el mundo para que vote!

Intenté ver pasajes de avión, de tren, pero no podía pagarlos. Miré envíos urgentes, pero ya era demasiado tarde. Pregunté por todos lados si alguien venía de Madrid a Barcelona. Nada.

Finalmente en casa, mi amigo Justo me dijo que podría ir alguien a la estación de tren en Madrid y pedirle a algún desconocido que me trajera la cédula. ¡Es una locura¡, me dije, pero puede funcionar. Además, si funcionaba va a ser muy divertido de contar.

Llamé a Mar, mi compañera de apartamento en Madrid, y le expliqué. ‘Ostíaaa’ me soltó, pero estaba muy ocupada. Comencé a escribirle a amigos y a contarlo por Facebook. Necesitaba alguien con algo de tiempo, y con la desfachatez necesaria para acercársele a extraños a pedirles un favor.

Mi amiga Natália es de Fortaleza, en el nordeste de Brasil. Nos conocimos el domingo pasado en Donostia/San Sebastian, en el País Vasco. Estuvimos en un tour por el centro de la ciudad. La típica conexión latinoamericana hizo que termináramos hablando de que-haces-en-madrid, de política, y después comimos juntos que ya esa tarde volvíamos a Madrid. Nos vimos, digamos, unas 4 horas.

Algunos amigos estaban pendientes de ayudar, tratando de desocuparse, pero fue mi nueva amiga Natália la que pudo. Fue a mi apartamento. Mar le dio la cédula. Natália se fue a la estación de tren. Tres veces fueron muy amables, pero le dijeron que no. Es que claro, es delicado, un documento personal.

Natália decidió insistir, espero hasta la hora del siguiente tren, y se puso de nuevo a preguntar. Gabi , así se llama la generosa desconocida, dijo que sí. Horas después yo la esperaba en Barcelona y me dio la cédula. La recibí agradecido. No podía creerlo. Gabi dijo que no fue nada, y se fue tranquila.

¿Por qué me ayudó tanta gente y tan exageradamente? Nada de esto habría sido posible sin confianza y generosidad. Decimos democracia y pensamos en elecciones o en leyes. Pero la confianza y la generosidad son puntos de partida y llegada de la democracia. Confianza de quien se me acerca en una estación de tren, quizás no sea una terrorista. Generosidad de aceptar un encargo. Confianza de comer con quien uno acaba de conocer. Generosidad, sólo una semana después, para hacer algo que involucra pedirle favores a desconocidos.

Si en alguna cosa es débil la democracia venezolana es en la falta de confianza, con lo cual nuestra generosidad se obstruye, no nos hacer vivir mejor. Tememos a la gente que se acerca. Nos reunimos en sitios donde nos sentimos seguros. Esas barreras hacen que nos hagamos mentiras sobre como son los otros, los del otro bando, los que viven allá. Esa desconfianza llega al extremo en la política cuando los discursos insultan al otro, amenazan, profetizan el caos, la guerra, la muerte. La desconfianza hace que no podamos ser generosos.

Es difícil hacer cualquier acto político, montar una panadería, o dar una opinión sincera, porque no sabemos que va a pasar, no sabemos quien nos va a querer hacer algo. Es difícil escuchar al que piensa diferente porque todo puede formar parte de una agenda oculta.

Curiosamente, para tener confianza el único camino real es confiar primero. No en cualquier cosa, sino algo que quizás inspire confianza, aunque no deje de tener riesgo. Eso abre una brecha, que muchas veces se confirma. Una buena democracia termina produciendo una sociedad donde los odios e insultos escasean, donde los conflictos se resuelven sin violencia, ni física ni verbal. Donde cuando se vota, se ha escuchado antes al otro.

Mañana son las elecciones. Yo podré votar, finalmente. Votaré por la construcción de un país mejor, donde podamos convivir y trabajar juntos. Como me dijo Gabi en un mensaje de texto: “vota al correcto”.

Apareció primero en Rayas y Palabras.

GD Star Rating
loading...
Mi cédula para votar, confianza y generosidad, 4.3 out of 5 based on 3 ratings

hectorpal

http://twitter.com/hectorpal

Más posts - Website


Twitter

¿Quieres publicar en panfletonegro? Este es un sitio participativo. Para escribir aquí sólo tienes que registrarte.
Cambiar fondo
Autores

Publicaciones relacionadas

Sugerencias:
  • Trata de ser civilizado. No digas cosas que no dirías cara a cara.
  • Cuando estés en desacuerdo, trata de argumentar en lugar de atacar. Por ejemplo, "No seas imbécil, 1+1 es 2, no 3", puede ser acortado a "1+1 es 2, no 3".
  • Trata de usar *, en lugar de MAYUSCULAS, si quieres **enfatizar** tus palabras
  • Trata de no quejarte si eres votado como irrelevante. No tiene sentido.
  • Trata de respetar el derecho que tiene cada quien de revelar -o no- su identidad.
  • Trata de ceñirte al tema. Si se habla de gimnasia y quieres hablar de magnesia, ¡publica tu artículo!
  • Si tienes un argumento muy largo, ¡regístrate y publica tu propio artículo!

Para insertar una imagen, escribe
<img src="https://direccionAtuImagen.jpg"/>

Para insertar un video de YouTube, coloca el link al video directamente

*

Top