Votar o no votar, ahí no hay dilema

33
3

La primera elección que recuerdo fue la de CAP contra Eduardo Fernández en el 88, mi familia paterna era (¿es?) adeca y la materna copeyana, esa diferencia ideológica no pasaba de la anécdota y las bromas, como si se tratara de equipos deportivos. Creo que muchos de ellos eran una cosa u otra más por costumbre que por convicción, escribiendo esto me pregunto si no sería esa ligereza lo que nos trajo hasta acá pero sería otro tema, sin embargo por tradición o por convicción en casa siempre se ha votado y desde pequeño me inculcaron el valor del voto. Quizá por eso me cuesta tanto entender cuando se acercan elecciones y empiezan a surgir los defensores de la abstención como modo de protesta.

 

 

 

 

 

 

 

Los defensores de la abstención esgrimen sesudos argumentos acerca de la polarización en el país o que no se meten en política y le ponen cara de asco a cualquier cosa que tenga que ver con ella, como si no fuera el juego político el que dictamina lo que estudias en la escuela, cuántas vacaciones al año tienes o cuánta gasolina puedes comprar. Son los políticos y toda su tramoya de intereses económicos, ideológicos, sociales, etc. los que terminan por decidir los aspectos triviales y trascendentales de la vida de sus ciudadanos, independientemente si votaron o no.

Lo que vale un voto

Estamos acostumbrados a considerar el voto como un regalo que hacemos, un cheque en blanco para que el receptor del voto sea libre para decidir por nosotros y adelantar los proyectos que tenga a bien realizar, desligando el acto de votar de cualquier compromiso entre el elector y el elegido; al votar hacemos un descargo de nuestra responsabilidad en el candidato, nos lavamos las manos y a la casa a esperar los resultados.

Esta visión del voto promovida desde el poder por décadas, incluyendo la última, nos hace creer que mientras hayan elecciones, habrá democracia, como si ese fuese el único medidor posible para evaluar el sistema. Asimismo, el presidente se ha encargado de exacerbar el componente emocional como factor decisivo a la hora de votar, no bastan las propuestas ni los programas ni la trayectoria de un candidato, también tiene que darte mariposas en el estómago, hacerte reír y llorar, que te caliente la oreja para que le des tu voto y como si de una mujer maltratada se tratara, además te dice que nadie te amará como él y que lo vas a perder todo si se va, jugando con la relación amor/miedo de los votantes.

Aunque el componente emocional siempre es parte de la votación, se nos olvida que el voto es también un compromiso entre el votante y el funcionario a elegir, se trata de dejar a un lado el compadrismo que nos tiene jodidos, ese que nos hace evitar denunciar un acto de corrupción en el trabajo para no ser “pajuos” o porque la persona es pana. Los funcionarios electos tienen la obligación de cumplir sus compromisos con los votantes y estos a su vez tienen la tarea de exigirles y demandarles responsabilidad en sus cargos, transparencia en las cuentas y la búsqueda de consensos. No se vota para aplaudir, eso es de fanáticos sin criterio, por el contrario, hay que hacer valer el voto.

La comodidad de la abstención

La legislación venezolana no toma en cuenta ni los votos nulos ni la abstención para validar una elección, basta la mayoría simple entre los que votaron para proclamar a un candidato tal como pasó en el 2005 con la Asamblea que se conformó con una participación que no llegó al 30%. Por consiguiente protestar dejando de votar no tiene sentido alguno pues no produce resultados, más bien en ese caso la mayoría chavista hizo fiesta con la abstención pues se vieron con carta blanca para aprobar todas las leyes que quisieron. Hoy nadie se pregunta si la actuación de esa AN fue legítima a pesar de la baja participación.

Por tanto, no votar no soluciona el problema sino que en muchos casos lo agrava, el sistema está diseñado para que el abstencionista no sea tomado en cuenta. Quien se abstiene no está protestando de ninguna manera ni está dejando de ensuciarse las manos en la política,  los que dejan de votar se meten en un mismo saco que incluye a los que se van a la playita porque no hay nadie ese día, a los que viven con miedo y a los que creen que no participar es una postura coherente.

Una protesta más efectiva sería ofrecerse de testigo de mesa, no en Chacao, sino en algún barrio o un pueblo del interior, vigilar el voto, reportar desde ahí lo que se está viendo. O participar en las auditorías, en Venezuela se auditan hasta el 50% de los votos, algo que no se contempla en la mayoría de los sistemas electorales.

 

Todos son una mierda; aquí lo que falta es educación

Una regla de la comunicación política es que si no puedes ganarte el voto de un elector, asegúrate que no vote por tu adversario. El gobierno busca alejar a los indecisos de las urnas (electorales, de las de madera no le importa) usando el miedo como arma, amenazando con despedir empleados públicos o dejar sin privilegios a quiénes se benefician de los programas sociales, pero además los aleja lanzando encuestas que dan a Capriles menos del mínimo histórico que ha sacado la oposición en estos últimos catorce años. Pero quizá el peor engaño y lo más bajo que han hecho es querer vendernos que la oposición y el chavismo son lo mismo. Todo esto no es gratis, es una campaña para desanimar el voto en contra de Chávez.

Los candidatos no pueden ser lo mismo cuando Capriles es un político de trayectoria que nunca ha intentado ocupar un cargo por las armas sino que ha llegado a todos sus cargos a través del voto popular en las únicas cuatro elecciones a las que se ha presentado. Su gestión en Baruta y Miranda ha sido buena a pesar de tener el poder central en contra, saboteando iniciativas como el pico y placa por la mezquindad chavista. Capriles no huyó de la justicia sino que se entregó a sabiendas que sería juzgado sin seguir el debido proceso y sin garantías de un juicio justo, no es lo mismo presentarse al tribunal a que te agarren escondido bajo un escritorio.

 

 

 

 

 

 

 

 

Entonces los escuchas justificando el no votar porque acá lo que hace falta es educación y plataformas de participación, argumento muy válido si no fuera por un detalle: Nada de eso se puede hacer con Chávez en el poder. Pensar que el país se puede recuperar con el actual presidente es de una ingenuidad peligrosa. La reconstrucción y la reconciliación de todos los sectores de la sociedad pasa por la salida de Chávez de Miraflores, no lo digo por ser alarmista, a mí no se me olvida la imagen del presidente con crucifijo en mano pidiendo perdón y hablando de enmiendas, ni de las 3R ni de todas las veces que anunció un acercamiento con el sector que lo adversa para luego atacarlo y apretar más el puño. Con un presidente que habla de pulverizar a la mitad del país, a quienes ni siquiera reconoce como venezolanos, no va a haber acuerdo posible.

Recuperar la alternabilidad nos dará la oportunidad de empezar a encumbrar el país hacia la búsqueda del consenso y quizá podamos alcanzar algún día un pacto social que nos permita progresar como individuos y como sociedad. Chávez no tiene nada nuevo que ofrecer, es más de lo mismo una y otra vez, esta película ya la vimos, gana, se radicaliza y nadie le exige nada excepto la oposición, aquella a la que no reconoce. Sin embargo, si Capriles gana, tendrá a todo el país exigiéndole que se comporte a la altura, ya como candidato se enfrenta a eso cuando las criticas le llueven de lado y lado, como presidente estaría obligado a escuchar a todos los sectores y buscar el equilibrio. Al chavismo en cambio nadie lo obligará a debatir o a buscar consenso y sin eso ¿cómo podemos tener democracia?.

GD Star Rating
loading...
Votar o no votar, ahí no hay dilema, 4.8 out of 5 based on 10 ratings

33 Comentarios

  1. En resumen: vota por Capriles aunque sea un candidato populista y mediocre porque Chávez no sirve para nada.

    Por eso dentro de 6 años tendremos otro Chávez y luego otro Capriles y así sucesivamente. Porque hasta que no acabemos con la mediocridad y nos organicemos y nos convirtamos en una opción de gobierno, no en oposición, entonces cambiaremos.

    Mientras tanto, yo creo que ese domingo me voy para la playa.

    Esta bueno el artículo porque reconoces la verdad y es que Capriles no sirve para nada, pero igual a mi, como nuevo abstencionista (porque en todas las elecciones pasadas he votado) no me convence, y no me convence porque aunque el sistema electoral no reconozca la abstención o el voto nulo como forma de protesta (casi ningún sistema electoral en el mundo lo hace) igual mi voto por el candidato de oposición no cuenta, y no cuenta porque los político de la oposición tienen un agenda distinta a la mía, ellos lo que quieren es regresar al poder, volver a coger el sartén por el mango. ¿O a caso Zuloaga y compañía realmente están interesados en que el gobierno se dedique a la gente y no a sus intereses? ¿Ah que en otros países es igual? sí es verdad, pero a mi los otros países no me importan. Allá ellos con sus rollos.

    Chávez no sirve para nada, Capriles tampoco. Yo no sigo haciendo papel de tonto útil, allá cada quien con su responsabilidad moral con la historia.

    Igual me parece muy bueno el artículo.

    ResponderResponder
  2. Voy a salir del clóset.
    Me alegra votar por Capriles a pesar de sus fallas. Me parece un buen candidato. Por primera vez siento que voy a votar por una gestión, por unos resultados y no por un discurso político o ‘peor es Chávez’. Voto desde el 2004, pero creo que desde Caldera Vzla no tenía un político de carrera por el cual votar, además con una gestión exitosa.
    PD: Contraria al juicio venezolano de costumbre -que evalúa las gestiones por la cantidad de dinero que sacaron a la calle, no sé si en otros países será así- a mi me parece que Caldera II fue un buen gobierno y si hubiéramos seguido por allí a lo mejor no tendría que tener dos trabajos para poder ahorrar.

    ResponderResponder
  3. AJC creo que leíste lo que quisiste, yo sí voy a votar por Capriles porque me gusta como candidato. Y pienso que no votar es apoyar la continuidad de esto que nos está comiendo. Falta proponer qué harás aparte de irte a la playa el día de las elecciones porque mientras los venezolanos de la nada nos iluminamos y dejamos atrás la “mediocridad” son otros seis años en los que no va a mejorar nada.

    ResponderResponder
  4. Capriles fue alcalde de Baruta 4 años y no arreglo ni una de las aceras frente a la propia alcaldía. Globovision es muy bueno haciendo campaña presidencial, mucho mejor que VTV.

    Capriles es la continuad de los que nos está comiendo: los chistecitos en twitter, las caravanas, las marchas porque político que no camina en venezuela no es político y largo bla bla bla de todos los lugares comunes del populismo venezolano y latinoamericano (y por eso es que probablemente termine perdiendo).

    Realmente yo no vine a debatir porque no es mi intención desmoralizarlos ni nada de eso, voten por su candidato… eso sí… nada de lloriqueos dentro de 6 años, como con Chávez y asuman su responsabilidad cuando el agua les llegue al cuello, nada de andar “es que los políticos no sirven” porque eso es mentira, los políticos como Capriles y Chávez si sirven, para ganar elecciones ahora para gobernar, esa es otra historia.

    ResponderResponder
  5. Luis1210: Desde el mismo titulo Votar o no votar, he ahí el dilema… creo que es una invitación a debatir. Así que el que no está interesado en debatir, simplemente no lo va a leer ¿o me equivoco?

    Por otro lado, veo que coincidimos en varios puntos, específicamente con lo expresado en mis anteriores post: “La campaña ¿cómo vamos?” y ” La lista del Negro”. Yo creo que todo se resume en eso, no dejarse vencer por la abulia permanente del sistema que te dice todo el tiempo va a ser lo mismo y ese tipo de cosas, en la medida que nos transformemos en una verdadera sociedad que no busca el beneficio monetario a cortísimo plazo y, por el contrario busquemos soluciones más pensadas y duraderas, allí estaremos empezando a construir una sociedad democrática. Por el momento, creo haberlo expresado anteriormente, el gobierno que surja luego de Chávez *debe* ser un gobierno de transición, de unidad nacional y de frente amplio. No se puede *ni se debe* exigir un viraje de 180 grados, porque al igual que nos ocurrió con este, estaríamos en presencia de una *refundación de la patria* que no necesitamos.

    ResponderResponder
  6. ¿Y qué vamos a debatir? ¿qué Capriles es mejor que chávez porque Capriles es el populista bueno y chávez el populista malo? por cierto el título del artículo es “Votar o no votar, ahí no hay dilema”. No creo que sea una invitación al debate, es mas bien una consigna de campaña.

    Yo no voy a cambiar de opinión y no es mi intención tampoco cambiar la de los demás, así que no veo sentido mantener una discusión sobre el tema. Solo emití una opinión al respecto y listo.

    Y por favor que no salga nadie con “pues aprovecha que todavía puedes opinar porque si gana Chávez bla bla bla Cuba bla bla bla castrocomunismo y mas bla bla bla” : ).

    Saludos.

    ResponderResponder
  7. AJC: Cierto es que me equivoqué al redactar el título, pido disculpas por ello.
    Acerca de tu comentario: “Yo no voy a cambiar de opinión y no es mi intención tampoco cambiar la de los demás, así que no veo sentido mantener una discusión sobre el tema. Solo emití una opinión al respecto y listo.

    Y por favor que no salga nadie con “pues aprovecha que todavía puedes opinar porque si gana Chávez bla bla bla Cuba bla bla bla castrocomunismo y mas bla bla bla” : ).” ¿para que intervenir en un asunto, si tu mismo te fabricas las preguntas y respuestas? Lo que se intenta es analizar el problema de fondo (que la gente vote para que después pueda protestar y/o hablar toda la paja que quiera, pero con moral), ahora, si tu eres de la opinión de que estamos en un país sin solución, donde hay “dos populismos, uno tal vez malo y otro tal vez bueno”, te invito cordialmente a Cuba donde podrás disfrutar a tus anchas y de lo lindo, de un sólo populismo “el malo”.

    ResponderResponder
  8. Ya he hablado antes de la abstención y me mantego en mi postura: ese cuento de que “todo va a seguir igual vote por quien vote” tal vez (y solo TAL VEZ) valía en tiempos de Acción Democrática, COPEI, el MAS, y demás. Pero ahora, entre un militar autoritarista que se quiere re-elegir, y una opción democrática que mal que bien ofrece al menos una vía nueva para Venezuela, esas exquisiteces suenan aún más alejadas de la realidad que antes.

    Pase lo que pase con Capriles, tenemos por seguro que saldrá del poder al final de su mandato. Y si resulta ser un mal gobernante, yo seré el primero que vaya a votar en su contra en el revocatorio que sin duda alguna le activarán los chavistas decepcionados a mitad de mandato.

    Pero al menos, no es el mismo carajo que nos ha gobernado los 14 años anteriores. Populista y todo, al menos a este lo podemos remover si es malo, no como al “candidato de la patria” (cubana XD) que está decidido a llegar, si el cáncer no lo mata antes, al 2031 y más allá.

    Al menos con Capriles, podemos estar seguros que cosas como el cierre de RCTV o la multa a Globovisión no van a ocurrir. Ni los motorizados de Lina Ron, ni los pistoleros del 11 de Abril, ni los que mataron a Maritza Ron el día posterior al revocatorio.

    Por eso es, que votaría por él si pudiera, pues no soy mayor de edad, lamentablemente.

    ResponderResponder
  9. “El gobierno busca alejar a los indecisos de las urnas (electorales, de las de madera no le importa) ”

    Jajajaja, con esto ya hiciste el artículo, Luis.

    ResponderResponder
  10. Ya decidí votar por Capriles. No voy a perder esa oportunidad de hacer agarrar un arrecherón a Chávez cuando vea la cantidad de votos en contra que tiene (no importa si gana, su proyecto es la hegemonía absoluta, saber que hay un sector disidente grande le va a dar rabia). Capaz hasta le da un ataque cardiaco o un ACV, con algo de suerte.

    ResponderResponder
  11. A los suicidas electorales tipo AJC que van a la playa el día de las elecciones y de regreso se les espicha un caucho porque cayeron en un hueco, en una vía no iluminada, y después les llega el malandro le roba todo, y además repara el cucho y se lleva el carro, les digo exactamente lo que dice Frank: por lo menos vota para sacarle la piedra a quienes están en el poder, es sólo un día, lo sé, pero es más divertido que observar al chavismo destruir el país hasta que Diosdado esté en andadera.

    Además, si por casualidad gana Capriles y resulta una mierda, por lo menos tendrá argumentos para decir que todo es una mierda, por los siglos de los siglos, amen. Descartas toda duda, te daríamos la razón, pero si no se vota nunca lo sabremos.

    ——–

    Totalmente de acuerdo contigo, Luis, yo también vengo de una familia muy política y no votar es un sacrilegio. Resumen: somos unos fiebruos, altos nerds políticos.

    Pero no estoy segura de lo que planteas en el segundo punto. Es decir, a mi nunca me ha parecido la abstención una estrategia efectiva, y ahí tenemos lo que pasó con la asamblea en 2005. Pero también hay que considerar que la oposición ganó el referendo de 2007 porque su par de chavistas se abstuvieron.

    Ahora bien, el primer caso fue de una soberbia y miopía incalculable, porque la razón para no votar era demostrar que el chavismo no tenía gente que la respaldara. Qué locura, no lo puedo creer viéndolo en retrospectiva.

    Pero el del chavismo fue más consciente, muchos no votaron porque les dio temor o no querían el modelo que proponía el chavismo. O tal vez eso es una ilusión óptica, no sé, habría que echarle un ojo a las cifras desde el principio. Pero creo que lo máximo que ha alcanzado Chávez es 6 millones, cuando Rosales, en todo caso, así hubiese ganado de calle. Claro incluyendo rep inflado, nomina estatal, etc.

    Lo que quiero decir es que, a pesar de nosotros tener lo de la mayoría simple, la abstención sigue siendo determinante y una estrategia, juegue quién la juegue. Claro, siempre va a ser preferible, siempre, ganar o perder con juego cerrado. Ahora si se da una paliza, ese es otro asunto.

    No sé si me explique.

    Muy buen post, mañana lo comparto

    See ya

    ResponderResponder
  12. Lo mas extraño del comentario de AJC es que el no va a cambiar de opinion, Es eso y punto. Todos los demas estan equivocado.
    La opcion es no votar, ya que ambos son mediocres.
    Y claro va a dejar que los demas mediocres elijan por el.
    es otro que aun no sabe leer lo que pasa aqui. No se ha dado cuenta que aqui no instituciones independiente.
    Basta que chavez diga que le metan presa a la jueza Afiuni y en menos de 24 la meten y esta mas de dos años sin juicios.
    El caso de Badduel es otro, de hecho el chavismo lo desterro de la historia ahora el gran heroe del 13 A es el borracho que desgobierna Vargas.
    Y Tambien es extraño, que eso mismo lo piensen otros. Argumentos parecidos he oido por ahi, y creo que todos lo hemos oido.
    Yo no les digo nada, si ellos no tienen capacidad para analisar la situacion por la cual pasa el pais…..
    Seguro que quienes dicen eso, no son maestros o profesores. De eso si puedo estar seguro, con los sueldos de hambre que tienen

    ResponderResponder
  13. La razón de Frank me parece una de las mejores que he escuchado, verle la cara como en el 2007, aguantando la arrechera es un placer mezquino, pero placer al fin.

    Pablo, una lástima que no puedas votar, me pasó igual en el 98 terminé votando al año siguiente para la aprobación de la nueva constitución (voté que no).

    Javielitro de acuerdo contigo en lo de la transición, refundar la patria una vez más en tan poco tiempo es contraproducente, todos los cambios necesarios se pueden dar dentro de la constitución actual.

    Adriana, en el 2007 funcionó la estrategia para la oposición que fue quién logró por un lado movilizar a su gente y por el otro aplicó la estrategia del miedo para promover la abstención del chavismo con la famosa propaganda de la carnicería (que un par de años más tarde se hizo realidad). La cosa es que el chavismo no necesita tanto los votos como nosotros, una estrategia de la oposición que fomente la abstención estaría bien como arma política, pero como individuo me parece horrible no votar, incluso no me parece que los chavistas no voten.

    ResponderResponder
  14. Entiendo lo acomodaticio que puede ser tomar la postura de la atalaya moral y elevarse por encima de todos para juzgarnos como mediocres, con la supuesta autoridad que endilga la inacción.
    Sin embargo, esa forma de praxis política no es que sea ineficiente o inútil: es que no representa tercera vía alguna.
    En teoría política, un caso como el de Chávez-Capriles implica que el voto nulo *apoya al statu quo*, es decir, a Chávez.
    Tan sencillo como eso.
    Así que, dentro de seis años, cuando todos estén llorando y haciendo su mea culpa, espero que AJC haga lo mismo, ya que su praxis política implica que apoyó a Chávez.
    Me parece más coherente la gente que asume su bando acá y está clara en que Radonski puede ser una pesadilla, que los manitas blancas über-mensch que no asumen la consecuencia de sus filiaciones políticas.

    ResponderResponder
  15. Y recuerden, amigos: el arrecherón de Chávez con el respectivo ACV es el worst case scenario. Lo mejor que puede pasar es que en efecto gane Capriles y esa cuerda de vagabundos vayan a dar con sus huesos a un calabozo de la CPI.

    Decir “el que no es chavista no es venezolano” está al nivel de lo que hicieron algunos radiodifusores en Ruanda con su discurso de odio. Es un crimen de lesa humanidad, no puede ni debe quedar impune.

    Verlos bajitos, humillados, sentados en el banquillo… eso no tendría precio. No digo que pidiendo perdón al país por lo que han hecho, porque esa clase de sociópatas no se arrepiente nunca de sus actos, pero por lo menos quiero verlos asustados enfrentando una posible condena a la horca.

    ResponderResponder
  16. Bueno Luis. Considero tu artículo muy acertado respecto al tema de la participación, coincido completamente contigo con la idea que esbozas en el último párrafo sobre recuperar la alternabilidad democrática, ése es el tema que en realidad debemos discutir. Qué tipo de sistema democrático debemos tener.
    Capriles no resolverá con una posible victoria todos los problemas que padece Venezuela actualmente; problemas que están asentados como dinámicas sociales desde hace mucho tiempo. Es obvio que el adalid de miraflores no ha podido resolverlos más bien durante su gobierno se han agudizado. Por ende creo que lo más sano que pudiera suceder en Venezuela es un cambio por la vía democrática de gobierno para que después comencemos a pensar con cabeza más fría en cómo resolver todos nuestros contratiempos. Participar con una disposición de civismo y responsabilidad, tratando de ser ciudadanos más preocupados y activos respecto a la situación política que vive nuestro país, son las iniciativas importantes que debemos emprender para comenzar a cambiar progresivamente la situación, es de esa manera, como puede surgir un verdadero cambio para que asentemos las bases de un nuevo pacto social de mayor solidez.

    La abstención y la indiferencia no resuelven absolutamente nada solo son posturas que agudizan el problema.

    ResponderResponder
  17. Luis1210: El problema con la constitución del 99 es que contiene algunas atrocidades impropias de un sistema democrático, como eso de que los ascensos militares los maneje directamente el presidente. Además creo que es imperativo restituir al Congreso, volviendo a la bicameralidad. Una nación federal con un parlamento unicameral es prácticamente una contradicción en sí misma pues se está eliminando la representación de los estados.

    Eso por no meternos en detalles acerca de la forma turbia y anticonstitucional (de acuerdo con la constitución de 1961) en que este documento fue impuesto. La convocatoria de una Constituyente en 1999 y la asunción de plenos poderes de parte de esa asamblea (en teoría) configuraron un auténtico golpe de estado. Aunque de eso, convenientemente para algunos, no se habla nunca.

    ResponderResponder
  18. Frank: ¿Serían todas esas razones el leit motiv para una nueva constitución? ¿No estaríamos frente a un ojo por ojo? ¿Esos problemas no se podrían solventar por una vía en la cual no sea desecha esta constitución? (ojo, a mí no me gusta, voté en contra
    de ella y perdí) ¿Tenemos un complejo de héroes y próceres que necesitamos refundar la patria cada 10 años? ¿No caemos en el error de todos los caudillos del XIX cada uno con una constitución bajo el brazo, al final del cual se encuentra también un machete ensangrentado? Son preguntas que debemos hacernos todos los venezolanos.

    ResponderResponder
  19. Sí: si son razones, puede que no para una nueva constitución, pero sí para reformar la actual.

    No: no es un ojo por ojo, es apenas una vuelta a lo que debería ser la racionalidad jurídica en una democracia. ¿Está bien que el presidente determine personalmente todos los ascensos desde coronel en adelante, sin la aprobación del parlamento? ¿a quién obedecerán esos oficiales? Eso es pretorianismo puro, fascismo de la peor especie.

    En cuanto al otro punto: a la gente le parece que es indiferente que haya o no un Senado, pero eso pasa porque la gente es bruta. El Senado es la representación de los estados en el parlamento. Se supone que hay un pacto federal (aunque acá en Venezuela eso no se ha respetado nunca), que los estados son soberanos y que cada uno es igual a los demás. Es un absurdo que en un sistema federal los estados pequeños tengan una representación menor que los estados con más población, como es el caso en la actual asamblea y como fue el caso en la antigua Cámara de Diputados. Los diputados representan al pueblo, los senadores a los estados y tienen poder para vetar cualquier decisión irracional de los representantes del pueblo. Frenan la tiranía de las mayorías en las que se convierten las democracias mal entendidas.

    “¿Tenemos un complejo de héroes y próceres que necesitamos refundar la patria cada 10 años? ¿No caemos en el error de todos los caudillos del XIX cada uno con una constitución bajo el brazo, al final del cual se encuentra también un machete ensangrentado? Son preguntas que debemos hacernos todos los venezolanos.”

    Esto te lo inventaste. No respondo a hombres de paja. Justamente, si algo dejo bien claro en mi intervención es que esa constitución del 99 fue un error y, de hecho, fue un golpe de estado. Creo que el argumento es válido ¿puedes presentar tú uno, o te vas a ir por la vía fácil de comparar mi planteamiento con el que haría Pedro Carujo si estuviera vivo?

    Saludos.

    ResponderResponder
  20. Frank: Comenzaré por tu final…”Esto te lo inventaste. No respondo a hombres de paja. Justamente, si algo dejo bien claro en mi intervención es que esa constitución del 99 fue un error y, de hecho, fue un golpe de estado.”

    Como país tenemos 200 años de Historia, en la cual hemos suscrito 14 constituciones 200/14= 14,28. Quiere decir que firmamos una constitución , en promedio, cada 14,28 años. Al mismo tiempo debo decirte que hasta el momento van 31 presidentes, 200/31=6,4 es decir que en promedio, cada periodo presidencial ha durado 6,4 años. Muy bien. Eso nos habla de inestabilidad política y un fuerte apego a la silla presidencial. ¿Me lo inventé? Tal vez, Ojala esto sea un mal sueño y cuando despierte no sea en esta suerte de carnaval de presidentes y constituciones.
    Para nadie es un secreto que el siglo XIX fue un continuo suceder de caudillos, cada cual más sanguinario que el otro, ¿O soy un hombre de paja, que no ha estudiado a Guzmán Blanco, a Páez, a Bolívar, a los Monagas (¡por Dios, los Monagas!), a Castro, a Gómez? Porque tampoco es secreto que entramos al siglo XX luego de la muerte del Benemérito. Mientras otros países con mucho más historia no han tenido tanto despliegue de cartas magnas. (Caso del Reino Unido cuya constitución se pierde en el tiempo, y ni siquiera está escrita.) La de los Estados Unidos, data de 1787. Calcula tú.

    En cuanto a lo bicameral, tuvimos uno y no sirvió para un carajo. No es cuestión de reformar, nuestra tragedia reside en respetar resultados, mantener continuidad(así no estemos de acuerdo) por ejemplo, todo el mundo sabe que a Chiabe no le gustaba la constitución (así como tú pues), tampoco el nombre, la bandera, el escudo… y los cambió, así de un plumazo y refundó el Estado (al menos eso nos vendió) en fin, tu discurso es muy parecido al de él en el 98.

    ResponderResponder
  21. Sí, Javielitro, sí, tienes toda la razón, soy igualito a Chávez porque, caprichosamente, quiero reformar una constitución que permite que UN tipo pueda designar a TODOS los oficiales de coronel en adelante según su real saber y entender y porque me parece una barbaridad que UN tipo pueda reelegirse mientras el cuerpo aguante.

    Tienes tooooda la razón.

    Mira, no te estás inventando ese poco de hechos que citas. LO QUE SÍ ESTÁS INVENTANDO es eso de que yo dije un montón de estupideces que no dije. Por favor, deja de asumir que soy un completo animal, porque me ofendes.

    Qué ladilla son ustedes, pana, sinceramente. Son expertos en retorcer hasta el infinito cualquier cosa que uno diga, solamente para tener razón. No importa si van en contra del sentido común, de la civilidad o de la mera decencia.

    Así nos va.

    También tienes razón en decir que la bicameralidad no sirve para nada. Sí, toda la razón. Qué importan los fundamentos en los que se basa esa noción. Qué importa la historia, qué importa la razón. Esas son apenas pendejadas mías. De todos modos soy igual a Chávez, tú no puedes estar equivocado en eso, ni en nada.

    Pero mira… acá hay más de un dueño de la verdad, esa vaina ya parece un condominio a estas alturas, al menos acá en este sitio.

    Boto tierrita y no juego más. No porque “no tenga argumentos”, como seguramente dirás, sino porque hay gente con la cual no se puede hablar. Es más o menos lo mismo que hablarle a una tapia y yo, viejito, ya estoy grande para la gracia.

    ResponderResponder
  22. Yo personalmente pienso que una reforma constitucional podría ser viable… hacia el final del período de Capriles o el inicio del período de su sucesor. Ahora mismo el país está destrozado, y no aguantaría otra Constituyente (baste recordar el caos que se desató en 1999 cuando Chávez borró de un plumazo los poderes públicos basados en la Constitución de 1961).

    Por otro lado, poderes como la designación presidencial de los presidentes… podrían ser muy útiles “por ahora”. Es decir, a riesgo de sonar maquiavélico y oportunista, habrán de ocurrir muchos momentos delicados durante la transición, y los amplios poderes que la Constitución de 1999 da al Poder Ejecutivo (empezando por la olvidada cláusula de disolución de la AN si destituye a tres vicepresidentes en el mismo período) serán claves en una lucha entre la oposición y los poderes chavistas.

    Por cierto, sobre la designación de oficiales militares por el Legislativo… ese modelo tampoco era precisamente paradisíaco en su tiempo. Existían numerosas quejas sobre ascensos motivados por sobornos, afinidades políticas, obsecuencias… baste recordar a la infame Blanca Ibáñez. Pero naturalmente, es un mal aceptable si la otra opción es dejar los ascensos en manos de un solo hombre.

    @xluis: ¿el mismo que estuvo a punto de aplicar el Plan Ávila, y que luego suplicaba por salir en la foto junto a Lucas Rincón cuando Chávez renunció? Con razón Aponte era todo un héroe de la Revolución Bonita XD.

    En fin, a mí con ver la cara de Chávez cuando entregue el poder me basta. Caldera se va a quedar pendejo :D.

    ResponderResponder
  23. Por cierto, acerca del tema de los ascensos militares, no hay mucho más que agregar, puesto que en mi opinión Las FAN, o FANB como les gusta llamarla ahora, es una institución que nunca ha servido para un coño (excepto para llevarse una gran tajada de *nuestro* presupuesto).

    En este sentido, propondría una enmienda en la cual desaparezca ese cascarón vacío, ese partido político armado y, pasaran a una reserva que se activara *sólo* en caso de algún conflicto armado, que es en realidad cuando se necesitaría una Fuerza Armada.

    ResponderResponder
  24. “Por otro lado, poderes como la designación presidencial de los presidentes… podrían ser muy útiles “por ahora”. Es decir, a riesgo de sonar maquiavélico y oportunista, habrán de ocurrir muchos momentos delicados durante la transición, y los amplios poderes que la Constitución de 1999 da al Poder Ejecutivo (empezando por la olvidada cláusula de disolución de la AN si destituye a tres vicepresidentes en el mismo período) serán claves en una lucha entre la oposición y los poderes chavistas.”

    A ver, Pablo, hay que tener principios. Precisamente los chavistas hacen lo que hacen porque están convencidos de que las leyes que hoy usan para perseguir, jamás serán usadas para perseguirlos a ellos.

    Si Capriles gana, quedaría muy bien y hablaría muy bien de él si promoviera un referendo (que pudiera ser dentro de dos o tres años) para recortar el periodo presidencial y prohibir taxativamente la reelección. Eso sería una señal excelente.

    “Por cierto, sobre la designación de oficiales militares por el Legislativo… ese modelo tampoco era precisamente paradisíaco en su tiempo. Existían numerosas quejas sobre ascensos motivados por sobornos, afinidades políticas, obsecuencias… baste recordar a la infame Blanca Ibáñez. Pero naturalmente, es un mal aceptable si la otra opción es dejar los ascensos en manos de un solo hombre.”

    No es sólo el asunto del mal menor. Resulta que aunque no nos guste el Parlamento es la máxima representación del país. Es a esa instancia a la que le corresponde dirimir esos asuntos.

    Sin embargo un gran problema que tenemos aquí y ahora es que durante un par de décadas hubo algunos oscuros personajes (Como Marcel Granier y Miguel Henrique Otero, este último uno de los principales apoyos de Chávez cuando era candidato) que se dedicaron a convencernos de que la política era “sucia” y de que los políticos eran gangsters. Yo entiendo que no son unos niños de pecho, pero si alguien me pregunta a quién prefiero entre chávez y Carlos Andrés Pérez, la respuesta es obvia: Carlos Andrés Pérez. Con todo lo mierda que pueda haber sido.

    ResponderResponder
  25. @Javielitro: al Ejército lo que hay es que reducirlo, no eliminarlo. Baste considerar los casos de la guerrilla en los años 60, o su papel a la hora de mantener el orden público, por lo que no creo buena idea su eliminación. Lo que hay es que reducir y modernizar psicológica y físicamente a las Fuerzas Armadas. Quitarles de una buena vez el complejo de Mesías y la veneración al Libertador. Europa (que Europa ni que ocho cuartos, basta con ver a Chile) mantiene sus ejércitos y no por eso degeneran en partidos políticos… todo es cuestión de madurez.

    @Frank: LOL, quería decir “designación presidencial de los militares”. Naturalmente, es necesario reformar eso, pero preferiblemente cuando se haya asentado el terreno y se puedan efectuar las reformas necesarias. Una clave en la política es saber lo que se debe hacer y lo que se puede hacer, como decía Raúl Leoni.

    Por mí, lo ideal serían dos períodos de 4 años como en Estados Unidos. 8 años son más que suficientes para que Fulano de Tal haga todo lo que vino a hacer, y no se ande quejando luego que no tuvo apoyo del Congreso como Caldera tras su primer período. Eso sí, luego… no tocáis el coroto el resto de tu inmunda existencia. Por cierto, oí por ahí que supuestamente la MUD incluyó en el pacto de unidad firmado por todos los pre-candidatos que ninguno buscaría la re-elección en 2019. No estoy seguro, tendría que ver mejor el Programa Mínimo Común.

    Otra cosa que estaría bien restaurar sería la pensión (moderada, por supuesto) de los ex-presidentes. Luis Herrera Campins murió en la miseria luego que Chávez la eliminó.

    Estoy de acuerdo con que la función de ascender militares debe regresar al Parlamento (con una estricta vigilancia de un Poder Judicial independiente, en ese aspecto nunca nadie se ha fijado en el escaso presupuesto del Poder Judicial como yugo para mantenerlos dóciles a las órdenes del Ejecutivo) y afortunadamente no caí en la trampa de la anti-política (aunque si creo, como decía Aveledo el otro día, que la política es un oficio muy difícil, y hasta cierta medida muy propenso a las inmoralidades de todo tipo).

    Yo preferiría hasta un Lusinchi frente a Chávez o Carmona (baste ver la gente que lo creía un “buen gerente” para gobernar el país).

    ResponderResponder
  26. Yo estoy de acuerdo con Frank en que el regreso de la bicameralidad ayudaría a mejorar la representación de los estados y podría servir para un mejor control de los poderes públicos. Y como eso hay mucho que reformar en la constitución del 99, no creo que lo suficiente para que haya que someter al país al trauma de otra constituyente.

    Gobernar para Capriles no sería fácil, todos los poderes públicos y la mitad del país en contra, mientras la otra mitad (como debe ser) no lo considera un mesías infalible. Sin embargo, de ganar veríamos quiénes de los diputados y magistrados son realmente leales a Chávez y cuáles son leales al poder.

    En todo caso, para poder llevar a cabo la transición tendrá que pegar con una mano y acariciar con la otra, si no va a estar jodido que pueda llegar a algo. Si propone derogar una ley, sea cual sea, van a decir que quiere dejar a los pobres sin casa.

    Ahora, yo veo difícil que en Venezuela se vuelva a activar un referendo revocatorio con las condiciones del anterior. La gente no es tan pendeja.

    ResponderResponder
  27. Tengo una visión muy pesimista de este asunto: si Capriles gana, no lo van a reconocer, si lo reconocen no le van a entregar, y si le entregan no lo van a dejar mandar un año. Antes de ese tiempo ya estarán Diosdado (desde la AN), Luisa Ortega (desde Fiscalía) y Luisa Estela Morales (desde el TSJ) bombardeando su gestión.

    Otro punto: la gente piensa que mandar a estos delincuentes a juicio es retaliación. No, señor, no es retaliación, es justicia. Los crímenes no pueden quedar impunes porque entonces pasa lo que pasa. Acá en Venezuela te matan por un celular porque se sabe que no hay castigo. Se estará sentando un pésimo precedente si no se castiga a quienes insurgieron contra la democracia y secuestraron un país para entregarlo a una nación extranjera.

    Retaliación sería que no se les diera el derecho a la defensa, pero estamos hablando de un juicio justo, preferiblemente en la CPI.

    ResponderResponder
  28. Yo personalmente no soy tan pesimista. Estos, a fin de cuenta, no son los viejos tiempos donde Carlos Andrés Pérez regresaba una y otra vez al país para luchar en la resistencia contra Pérez Jiménez, ideando diversas maneras de matarlo, ni la posterior época donde la Junta de Gobierno de Larrázabal tuvo que enfrentar golpe tras golpe de los perezjimenistas.

    Esta señores, es la época donde Diosdado, Maduro y compañía se escondieron como ratas inmediatamente después de los tiros de Puente Llaguno, la época donde Chávez prefirió rendirse en vez de escapar con su gabinete a Maracay (ya desearía Rómulo Gallegos haber podido tener esa oportunidad). Seamos francos: lo que seguramente ocurrirá que es la mayoría renunciará a sus puestos desvergonzadamente mientras escapan con todo lo que pudieron raspar de la olla.

    Eso, o saltarán la talanquera. En serio, serán muy pocos los que se mantengan leales a Chávez… la mayoría solo busca el poder.

    Capriles tendrá el poder, y si se mueve con astucia, como dice luis1210, logrará evitar los obstáculos institucionales. Los verdaderos enemigos, me temo, serán el Ejército (siempre y cuando el chavismo cuente con algo más que narcogenerales estúpidos que solo sirven para jalar bolas) y los boliburgueses (aunque bien estos pueden irse sumando al exilio chavista).

    ResponderResponder
  29. Ojalá. Aunque si de verdad el ejército es leal a Chávez (y no a la República, como juraron) entonces no hay nada qué buscar. El que controla al ejército controla el país. Si es cierto eso de que están infiltrados por el narcotráfico, ya podemos ir olvidándonos.

    En Birmania, un lugar donde los monjes budistas se inmolan como protesta contra la dictadura, los milicos siguen montados aunque ya hace más de veinte años que perdieron una elección. Aquí somos demasiado aguevoneados. Mientras haya playita, curdita, reguetón y unos culitos, no nos importa un coño.

    ResponderResponder
  30. Leo esto, se me viene a la cabeza el PP clamando que era el partido del pueblo, y un pueblo que en medio de crisis eligió el mal menor y ahora esta mas recortao quel coño.

    ResponderResponder
  31. De todas formas, lo cierto es que no estan las condiciones dadas para pedir abstención. Todos son una cuerda de imbeciles (Podria utilizar adjetivos mas respetuosos, pero estamos en confianza) y eso es lo primero que hay que cambiar. Luego ya se pensara en abstenciones y votos nulos.

    ResponderResponder
  32. La verdad es que a mí me parece que hay más similitudes entre el gobierno de Rajoy y el de Chávez de lo que a ellos (y a muchos convencidos ideológicos) les gustaría admitir: criminalización de la protesta, desprecio por la disidencia, mayoría absoluta entendida como carta blanca para todo tipo de desmanes, aceptar préstamos con condiciones indignas, constantemente le echan la culpa al pasado de los cagadas que se mandan, destrucción del aparato productivo para favorecer los guisos con los socios comerciales y políticos, entre otras cosas.

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here