SIN SALIDA

1
369

No es que me parezca increíble que hayan decidido hurtarme el teléfono celular y el efectivo, en pleno sector “respetable” de Caracas a las 6:00 a.m.

No es que el día después de ello, alguien haya tomado la decisión de que mi bolso era de él y haya decidido quitármelo simplemente porque sí. Arrastrándome por el suelo, golpeando más que mis hombros, mi individualidad, degradándome a un objeto. A un objetivo que simplemente tiene algo que alguien más quiere pero por lo que no está dispuesto a luchar.

No es el secuestro que viví hace tres años. Ni mucho menos la bala que no se disparó en mi nuca al tener unos inexpertos quince años al haber estado en contra de un arma de fuego.

No es ser propicio a que me sucedan cosas que me despojen de mis propias decisiones, es no tener la llave para abrir la puerta de salida. Es el no poder elegir entre estar harto y hacer algo al respecto.

Sintiéndome ciego, sin rumbo. Paranoico hasta de un niño. Inseguro hasta cerca de la ley porque lamentablemente de nada vale.

El dolor es no poder escapar. No tener la respuesta.

La impotencia es el sentir que no vales lo suficiente como para que te respeten. Eres un bulto andante, lleno de pertenencias, listo para ser despojado. Sus tiendas personales, su árbol navideño de 365 días de duración.

La tristeza es no poder ser yo mismo sin tener temor al dar cada paso necesario.

Alguien me dijo que Venezuela estaba cada vez peor. Creo que sus habitantes son los únicos que empeoran con el tiempo. Gente que no puede convivir, les es difícil respetar al otro e imposible validar el esfuerzo de los demás. Gente que piensa que arrebatar es más fácil que ganar. No se dan cuenta que lo único que arrebatan es su propio derecho de ser llamados ciudadanos y seres humanos.

Mi tristeza es tener que amanecer día tras día sin poder decidir por mí mismo.

Quienes deciden si vivo, respiro, disfruto o tengo, son otros.

No vivo, sobrevivo y ya estoy cansado de hacerlo.

Enrique Bejarano Alcalá.

http://sp2v.wordpress.com/

@ebejaranoa

1 Comentario

  1. Por fin mi estimado, bueno, espero leerte a menudo por aqu’i. Bienvenido Kike

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here