Caracas Ciudad de Despedidas: a la verdad le faltó humildad…

2
874

 

Pudo resultar una casualidad que llegando justo yo de un viaje, de mi primer viaje, fuera de Venezuela, haya estallado la viralidad del mentado video, no lo sé, pero lo que sí sé es que los chamos alborotaron el avispero con respecto a un tema que tarde o temprano nos ocupa. Yo, al igual que muchos de los que he leído opinando acerca del video, he despedido a muchos amigos. Lloro al pensar que hacen maromas para estar estudiando o trabajando afuera, viviendo con lo justo pero viviendo seguro. Nadie es moralmente superior a nadie. Si hay algo que aún podemos hacer acá, es decidir quedarnos o irnos. Recriminar cualquiera de las dos decisiones es una bajeza y plena estupidez.

 

No es un documental porque de haberlo sido se les cae toda la tramoya en el acto primero. No tienen pelos en la lengua y lo defienden como un proyecto de unos chamos para una universidad. Bravo. Que sean sifrinos, no sé, no me consta.  Aunque por las apariencias yo apuesto a que sí y sobrado. Que no salgan del este este o este centro tampoco me consta, no los conozco. Aunque, de nuevo, por las apariencias voy a que sí y sobrado. Que sean hijos de papá y mamá, mucho menos lo sé, parecen serlo. Ninguna de esas 3 cosas me interesa, aunque si me ponen a escoger yo escojo obviarlas porque detesto a las personas que presentan cualquiera de esas características, al detal o al mayor, una o las tres. Pero no, ese no es el punto y es ahí en donde se afinca el 90% de la cayapa y eso sencillamente está mal. Lanzamos unos chistecitos, algo de humor negro, pero el ataque personal está fuera de lugar.

 

Los chamos pecan, sí, pero que los demás ataquen las apariencias es aparentar inteligencia, criterio o juicio. ¿En donde pecan? Primero y más obvio, en banalizar una situación y un tema tan delicado como la emigración y encerrarlo entre paredes simplistas y a lugares comunes, aunque no menos ciertos, como la inseguridad y la calidad de vida. Si me dijeran que sencillamente quieren caminar sin mirar a todos lados, se los compro, yo también quiero hacer eso, y manejar bicicleta y patinar y acostarme en una plaza, pero ¿por qué quieren caminar por ahí a las 3 de la mañana? ¿Están de verdad tan imbuidos de ese lifestyle de E! Television, de la rumba en Ibiza, salir borrado de la pea de una disco e irte a tu casa? ¿Por qué no me dicen que quieren caminar de tu casa a un parque con tu familia?

 

Realmente yo no tengo problemas en que reduzcan todo a las actividades que a ustedes como grupo social, aparentemente, son las que le resultan atractivas social o económicamente y es ahí en donde veo el segundo error, su intención de englobarlo dentro de Caracas en su totalidad. Quizá es sólo un título sin mucha atención, pero al estudiarlo en profundidad es bastante incorrecto. En Caracas, y en el resto de Venezuela, conviven muchos estratos y muchas clases, desde los chavistas que creen que los ricos van para el Sambil hasta los chamitos que tienen que subir una bombona de gas al cerro para que su mamá les pueda cocinar. Y esto se los digo sin ninguna intención de ofender, a ustedes no les hace falta calle, a ustedes les falta mundo o por lo menos conocer gente que sepa de mundo, que sepa cómo se vive o se desvive en otras partes, que sepa como se trabaja mucho para ganar poco, para que tengan una comparación acerca de lo que es vivir en una verdadera crisis. No digo que la nuestra no la sea, pero para personas acomodadas como ustedes, aparentemente, hablar de crisis está realmente fuera de lugar, porque apuesto que ustedes al llegar a casa tienen sus 3 platos de comida caliente o mejor aún, pueden salir y comprarla en donde sea. Sé de personas cercanas que para almorzar tenían sólo una patata sancochada en agua dulce.

 

La tercera falla está en los chamos. No son humildes. Están en los inicios de sus veintes y difícilmente pueden tener un criterio tan amplio como para pensar que antes las cosas estaban mejor, ahora están peor y mañana se incendiará el país. Este país siempre ha sido violento, sí, sólo que ahora esa violencia está exacerbada con Chávez y su desastre, que para mal de males, son la única “política” que conocen en su vida adulta. No tienen espacio para comparaciones. Aún así, se les siente como si hablaran desde la experiencia de quien ha vivido mucho más tiempo. Error.

 

En todo caso, no los critico a ellos ni a cómo quedó el video, sino a esa intención de engrandecer y estampar su impronta en un tema tan delicado y sensible. Para eso necesitan profundidad, conocimiento y humildad, sus tres fallas más visibles.

2 Comentarios

  1. Aplausos. Me parece que el error de estos panas fue la forma y no el fondo. Además me parece que las redes sociales no son el espacio para este tipo de temas, restan mucha seriedad y se prestan para que el vulgo haga lo que quiera con el material difundido. Ahí están los memes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here