El país de los coñazos

30
125

Nuestra educación vial es casi inexistente, obtener la licencia es uno de los tramites más burocráticos del país, no se hacen los mínimos exámenes de manejo, pero llega semana santa y no saben cómo hacer para que las personas utilicen el cinturón de seguridad. Entonces, los funcionarios en un arrebato creativo, se llevan las manos a la cabeza, desesperados y mandan a imprimir en una pancarta:

“Educación vial
Te quieres dar un buen coñazo.
No hayamos como decirtelo
Ponte el cinturon de seguridad” (sic)

En el país de los coñazos se aprende con dolor: a los coñazos. Aquí todo el mundo se da coñazos, mete coñazos, promete coñazos, hace las vainas a los coñazos, fantasea que da unos coñazos, desea toda la fuerza del mundo para meter un coñazo.

Ya la palabra coñazo, de tanto usarse y practicarse, perdió su significado para renacer limpia de su vieja etimología: no es un lugar común, ni siquiera una muletilla, es una filosofía, la filosofía del coñazo, y te vas a aprender esa doctrina de mierda porque si no te entramos a coñazo limpio.

Anda a ponerle los sellos en el ministerio de educación a tus papelitos o vete para un hospital público a ver si no vas a dar coñazos que da miedo. Aquí no hay anestesia, y te vamos a coser a rin pelado, ¿qué? ¿Qué no? Si lloras te meto tu coñazo.

Y que quede bien clarito lo que voy a decir porque ustedes ya saben lo que les espera: el discurso filosófico del coñazo es violento, porque es el ambiente natural donde nace esta doctrina, y por lo tanto este discurso se escribe a los coñazos, porque no hayamos la forma de que entiendan.

A mí me parece sano que nos vayamos sincerando, cada vez más, nuestro fuero interno va cubriendo más superficie y es más visibles, esa pancarta es una placa tectónica que se movió. Un día, usaremos cinturones de seguridad de lava.

Y si es a los coñazos, mucho mejor.

GD Star Rating
loading...
El país de los coñazos, 4.9 out of 5 based on 18 ratings

30 Comentarios

  1. Qué clase. Una revolución de escritores e intelectuales, definitivamente.

    ResponderResponder
  2. ¿Además, qué puedes esperar de un operativo que no “haya” (sic) cómo decirte algo?

    ResponderResponder
  3. Me imagino que el creativo de esta campaña debe estar henchido de orgullo y emoción, al ver sus palabras inmortalizadas en pancarta. No es nuevo en Yaracuy, sin embargo: en el 2007 hice un viaje por tierra a Los Andes y al pasar por dicho estado, eran frecuentes las vallas de este mismo tenor (carros chocados, con la leyenda “tremendo coñazo se dió”, o algo por el estilo).

    ResponderResponder
  4. El carajitismo en el que vivmos nos va a matar a todos. Propongo una ley que aumente la mayoría de edad a los 30 años, a ver si para esa edad ya aprendimos y entendimos algo, si quiera si aprendimos a escribir!

    ResponderResponder
  5. Bueno, les recuerdo que este no solo es el país de los coñazos, si no también, y de acuerdo a Uslar Pietri, el país de los pendejos.

    ResponderResponder
  6. Tengo una pregunta. Tiene que ver con lo que remarca Vinz. Mediso de cominicacion han hecho enfasis en la pesima ortografia del regimen y me pregunto por que sera? Chavez a veces se ha mostrado como un lector a su audiencia, citando libros y cargandolos para arriba y abajo. Es la pesima ortografia una politica de estado? Que busca? buscar mas empatia con la idea que tiene el gobierno de lo que es el pueblo? Lo mas dolorosamente pisoteado por este gobierno a mi parecer es las reglas las normas y la de la la ortografia es una de las que ha sufrido mas…. Eh?

    ResponderResponder
  7. No andreina yo no creo ke tengamos ke subir la mayoria de edad a los 30 anhos, lo ke tenemos es ke disminuir lo ke creo llaman analfabetas funcionales, es decir esos ke el gobierno ensenho a garabatear su nombre y su firma en un papel y pueden medio llegar a leer los terminales a ver si salen de abajo, pero no se les ensenha a usar los libros, mas bien se les da una lactop (sic) la canaimita esa, para ke sepan como meterse en feibuc (sic) aunke no hayan (sic) leido algo mas alla ke el meridiano.
    No se digo yo
    saludos

    ResponderResponder
  8. David: nunca le atribuyas a la maldad lo que puede ser atribuido a la estupidez.
    Por distintas razones me ha tocado estar en contacto con mucha gente que trabaja para el gobierno. Yo creo que el nivel promedio de formación de formación académica debe ser TSU (con mención marginal) y el nivel intelectual (son dos cosas que no siempre van de la mano) es mínimo, aunque en algunos casos existe.

    ResponderResponder
  9. El objetivo principal de este post es denunciar la actitud “coñazo” y utilicé el discurso violento de la filosofía “coñazo” para ponerlo en evidencia.

    Que la empresa que imprimió la pancarta no le importara la inquietante rayita roja debajo de “hayamos” es otro asunto, grave, pero otro asunto, y creo que pecan del mismo vicio: hacer las cosas a los coñazos.

    Gracias a todos por leer y comentar

    ResponderResponder
  10. Y quisiera ahondar en tu muy bien escrita reflexión la carencia de lógica en que tea greden para intentar hacerte ver que te estás agrediendo (como por ejemplo, ponerte el cinturón). O te pones el cinturón o te doy un coñazo! Porque como tienes algo de animal ilógico, tengo que amenazarte para que hagas algo bien para ti mismo y no puedo explicartelo porque, como nosotros te dimos permiso a desconocer el reglamentos y sus consecuencias, pues hay que impresionarte cual cachorro asustado con una palmada. Me gusta mucho tu reflexión.

    ResponderResponder
  11. Y quisiera ir más allá en tu muy bien escrita reflexión. La carencia de lógica en que te agreden para intentar hacerte ver que te estás agrediendo (como por ejemplo, no ponerte el cinturón). O te pones el cinturón o te doy un coñazo! Porque como tienes algo de animal ilógico, tengo que amenazarte para que hagas algo bien para ti mismo y no puedo explicartelo por qué, como nosotros te dimos permiso a desconocer el reglamento y sus consecuencias, pues hay que impresionarte cual cachorro asustado con una palmada, a lo Pavlov. Me gusta mucho tu reflexión.

    ResponderResponder
  12. Lo curioso es que quien escribe el artículo y todos los demás, excepto “vinz” quien olvidó usar los signos de admiración en “¡Qué clase!” (aunque, por haberla acentuado estoy segura de que fue un simple descuido) y, “Gyubari”, cometen graves errores de ortografía y/o sintaxis.

    ResponderResponder
  13. Desde el punto de vista del contenido, el artículo de Adriana Pérez Bonalde, se convierte en tema de reflexión sobre la violencia verbal y física. Su estilo es refrescante y “dispara” a la médula del problema.

    ResponderResponder
  14. Todos los días se debe aprender algo. Mucho apreciaría que Encarna me señalara los “graves errores de ortografía y/o sintaxis” que cometí, para no repetirlos en el futuro.

    ResponderResponder
  15. Encarna, yo también me anoto, me encantan los cazadores de gazapos, gracias por leer y comentar.(Pérez Bonalde, ja ja ja, buena esa)

    Pacheco, yo creo que no pusieron los signos de interrogación, pero igual, eso que dices es muy cierto, la actitud que revela el anuncio. Gracias por el comentario. Saludos

    ResponderResponder
  16. no es exclusivamente lo vial…es la salud, seguridad, defensa, politica, todo-todo. el titulo lo dice todo. no solo es el pais de lo coñazos, el pais es un coñazo.

    ResponderResponder
  17. Te cambié tu segundo apellido. ¡Perdooooona! Y si te pasa, como a mí, que el segundo es más de mi agrado, pues doble pecado. Menos mal que fue por un Bonalde quien, al fin y al cabo, era escritor :-)
    No a muchas personas les “encantan” los cazadores de gazapos. Eso dice mucho y, bien de ti.
    Edgar, el país no tiene la culpa; el país es un concepto abstracto. Somos sus habitantes quienes tenemos la responsabilidad de transformarlo.

    ResponderResponder
  18. “Edgar, el país no tiene la culpa; el país es un concepto abstracto”.
    Aquí podemos dar una discusión interesante: ¿Qué es un país, sin la gente que lo habita? un terreno, más nada. El concepto de país está íntimamente ligado a sus habitantes, así que si alguien dice que determinado país es un desastre, está implícita la alusión a la gente que lo habita.

    ResponderResponder
  19. Mirco,el tuyo fue un error de acentuación muy frecuente. Graves son los errores sintácticos, de estructura, y no es ese tu caso.
    Regla general de acentuación de los monosílabos: no llevan acento desde el año 1958. Excepción, los que necesitan acento “diacrítico”, el que distingue, al menos, dos palabra homónimas (igual expresión, distinto significado): ¿Te gusta el té? Sí, me gusta, pero no si está frío. En resumen, acentuar: dio, vio, ti,fue, fe y ahora también “guion”, es un error. Es muy posible que en la valla “dio” haya estado acentuado.

    ResponderResponder
  20. Encarna, ya corregí el “encanta” y ¿en el artículo? :)

    Y, bueno, yo también concibo el concepto de país como una combinación de territorio y habitantes

    ResponderResponder
  21. Adriana,la cuenta de twitter por donde trato tópicos de esta naturaleza es @porlalengua. Si lo prefieres,puedes escribirme a mi correo [email protected]. Así queda entre nosotras. Saludos

    ResponderResponder
  22. Encarna, ya te estoy siguiendo. Gracias por el ofrecimiento. No te pierdas :)

    Edgar, así nos va, un abrazo

    ResponderResponder
  23. Qué aburrido.
    Y claro que no: no es lo mismo escribir, ¡qué clase!, que, qué clase.
    Yo me refería a lo segundo.
    El problema del talibanismo ortográfico es que coloca gríngolas a la escritura. No digo que escribamos como nos dé la gana, pero si estar tan centrados en la otrografía nos hace pasar de largo la diferencia entre leer, “¡qué aburrido!” y “qué aburrido”, pues se convierte más en un impedimento que en una herramienta.
    Para mí, la sintaxis y todo aquello es una herramienta que debe usarse de manera literaria, no al revés. Es decir, estoy con Joyce, Faulkner y la escuela del OULIPO en esto.
    Pero bueno, si les divierte y les hace ser más felices, bástense.
    Saludos

    ResponderResponder
  24. Tenía un profesor en la universidad que decía que vivíamos en el país del calatela, no hay luz, te la calas, no hay agua, te la calas y así. Ahora nos convertimos ya directamente en el del coñazo. A un amigo en 2007 le ofrecieron un trabajo en España, se lo estaba pensando, no le convencía mucho la idea. Tenía que dar la respuesta un lunes, el fin de semana lo asaltaron y lo ruletearon por toda Caracas, toma tu coñazo y vete le dijo el país.

    Y así es para todo, es un maltrato constante incluso entre nosotros mismos. Más de una vez he escuchado y hasta dicho con orgullo: Eso lo aprendí dándome coñazos.

    Muy buen artículo APB.

    ResponderResponder
  25. Luis, bróder, thanks. (Ya corregí el gazapo ;)tks twice. Qué chimbo lo que le pasó a tu pana, pero si no hubiese pasado eso, y le tocaba ir a poner sellos en el ministerio de educación se convencía igual. La burocracia venezolana es muy violenta. Si lo vemos desde el punta de vista metafísico, es un ladrillo negro en el alma.

    Vinz, with grammar nazis, trolls and friends with have everything to write the first Guaco song in english :)

    ResponderResponder
  26. vinz eres mi heroe, el llanero soltario que defiende con su espada indomita a los mendigo del idioma, a esos rebelde que se escaparon del pais de la ortografia correcta, las buenas costumbre, y la masturbacion segun el manual de carreño.¡¡¡ muera el RAE!!! Viva la libertad.
    en serio, ¿que seria de frances, italiano, portugues y el mismo espàñol si el latin hubiese tenido una RAE?

    ResponderResponder
  27. Se me acaba de ocurrir una frase épica: en el país del coñazo, Mike Tyson es el rey. Thank you, Good night. Me retiro hasta mi próxima epifanía.

    ResponderResponder
  28. “Si tu diffères de moi, mon frère, loin de me léser, tu m´enrichis” [Antoine de Saint-Exupéry] “Si difieres de mí, hermano (amigo), en vez de ofenderme, me enriqueces” Antoine de Saint-Exupéry Dedicado a Vinz

    Gracias, Adriana, por tu amabilidad y tolerancia.

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here