Poema by Jonuel Brigue

6
16

Poema del escritor venezolano Jonuel Brigue

Eres el único río que yo no cambiaría por el mar.
Eres el único sonido que yo no cambiaría por el silencio.
Eres lo único finito que yo prefiero a lo infinito.
Eres lo único humano que prefiero a lo divino.
Eres lo único mortal que prefiero a la inmortalidad.
No te quiero por tu belleza, aunque sin ella yo no podría
justificar el universo.

No te quiero por el placer que nos damos el uno al otro,
aunque sin él la vida es muerte.
No te quiero por nuestras interminables conversaciones afectuosas,
aunque sien ella no le veo sentido a la palabra.
No te quiero por el recuerdo de otras vidas que se suman a ésta
y alimentan la gracia del encuentro, aunque sin ellos yo no
tendría identidad ni tú tampoco; hijos somos de la memoria.

Te quiero por el vacío en ti que nadie llena.
Te quiero por el dolor de ser que te atraviesa.
Te quiero por la inútil espera, el abandono, la carencia de Dios,
el desamparo.

Por aquel diecisiete de marzo cuando vimos el parentesco horrible
que nos une.

José Manuel Briceño Guerrero

O

Junuel Brigue

Diario de Saorge

Fundación Polar

1996

GD Star Rating
loading...
Poema by Jonuel Brigue, 5.0 out of 5 based on 3 ratings

6 Comentarios

  1. Excelente…

    A mi parecer sólo superado por este:

    Espejos no hay en nuestro templo
    Espejo son los otros
    Soy esta mirada insaciable
    Pongo todo frente a mí
    No puedo verme. Soy nada
    Cuando te miro entro en un espejo oscuro
    Glorioso dios vacío.
    Cuando me miras entras en un espejo oscuro
    No puedes verte. Eres nada.
    Pones todo frente a ti
    Eres una mirada insaciable
    Espejo son los otros
    Espejos no hay en nuestro templo.

    Jonuel Brigue
    Esa llanura temblorosa
    1998

    ResponderResponder
  2. Otro…

    Admiro al joven sentado junto a ti. Halcones sutiles salen de sus ojos, pájaros del paraíso vuelan en tu mano. Tu sonrisa aroma tus palabras, no las oigo, las huelo.

    El roce de su rodilla en la tuya. Un fuego leve corre bajo mi piel. Te habla quedamente. Una soñolienta languidez entorpece mi inteligencia.

    Tengo el poder de convertirme en todo lo que amas. No podrás escapar de mí. Sólo en ti misma no quiero convertirme, aunque mucho te amo. No quiero ser tú, serte, sino amarte y ser amado por ti.

    Admiro a la joven sentada junto a ti. No te pierdas en ella para que yo pueda mirarla desde tus ojos y esconderme en tu mano cuando la toques. Ni celos ni recelo ni rivalidad ni humillación ni dolor.

    Yo soy él fácilmente, él es yo. No es peligro para mí que otros te amen ni que tú ames a otros porque no existe otro que no sea yo. Mi peligro es confundirme contigo. No quiero volver a la unidad. Viva siempre esa diferencia que nos separa y nos obsequia el amor.

    No hay amor sin separación. Sólo por platónico error desean unirse y confundirse los amantes.

    J.B.

    ResponderResponder
  3. Qué belleza… Ése es uno de los pocos libros que me faltan de él. Gracias nuevamente.

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here