Pura Evangelina. La telenovela gráfica (Cap.1)

14
105

Salir en televisión, peluquería gratis, firmar autógrafos, entrevistar a las estrellas, ir a la première de las telenovelas, tirarme al Potro Álvarez… Hacer clic en cada imagen

GD Star Rating
loading...
Pura Evangelina. La telenovela gráfica (Cap.1), 4.9 out of 5 based on 7 ratings

14 Comentarios

  1. Si la escuela de Comunicación Social de la UCV fuera una sola persona, agarraría un bate y saldría a buscar a la creadora de este comics para caerle a coñ…
    Aunque debo decir, básicamente soy testigo de que lo narrado por Irina es verdad, tanto en la ECS-UCV como en el país. Seguimos siendo un país donde predomina la gente fatua, formada en los valores de la era saudita que ya no son funcionales en las circunstancias actuales.

    ResponderResponder
  2. ¡Excelente!, Irina. Filoso. Esperando el segundo capítulo y gracias por publicar.

    Saludos

    ResponderResponder
  3. «Trata de ser civilizado. No digas cosas que no dirías cara a cara (…) Trata de no quejarte si eres votado como irrelevante. No tiene sentido (…) Si se habla de gimnasia y quieres hablar de magnesia, ¡publica tu propio artículo!», jajajajajajajajaja. Disculpen, pero ahora es que me topo con esto. Ahhh… Las sugerencias de Panfletonegro parecieran haber sido escritas por un psicólogo social abocado al estudio del gentilicio venezolano.

    Ahora sí. Alrevez, Adrianónimo, Andreina, gracias por las respuestas y por el apoyo. Es la primera vez que me aventuro con un cómic, y dado a que soy un poco lenta dibujando, (bastante, lo que pasa es que me da por ser modesta), estimo que Pura Evangelina y sus 600 cc atrapados en un traje de cebra neón, regresarán la segunda de noviembre.

    Erxluis, ¿ves lo que logran los blocks de dibujo Caribe y varias cajas de Prismacolor?

    ResponderResponder
  4. Jajajajajaja,,, muy bueno, la historia me dio mucha risa, y los dibujos están humoristicamente excelentes, un estilo sencillo pero bien trabajado acorde con la sátira. Casualmente anoche revisaba (siempre lo hago) la obra de Harvey Pekar, “American Splendor, y los dibujos de Robert Crumb. Muy bien, te felicito, sigue adelante con este cómic o historieta contraestructural…!!

    ResponderResponder
  5. Evandro, Elmensajenelabotella y El Warholio, ¡gracias! El cómic es un desahogo que lo tenía en la lista de espera, pero como la obligación diaria de trabajar para no morirme de mengua siempre termina imponiéndose…, voy a publicar un capítulo los 15 ó 20 de cada mes.

    ResponderResponder
  6. Está muy bueno, Irina. Lo único que le veo es que te pesa el no saber mucho del lenguaje visual y de algunas técnicas de dibujo o de cómo armar un story board. Una de las cosas más importantes en el dibujo de occidente es que si quieres proyectar que una acción está ocurriendo con dinamismo los personajes deben estar mirando a la derecha porque si no la sensación es de pesadez, como en el dibujo de la madre de Evangelina, es como si estuviera mirando al pasado.
    También el tratamiento de la perspectiva es importante y no sobrecarga algunos cuadros con contenidos. Lo de los ojos también, los ojos no se pueden dibujar así, en realidad es una de las cosas más difíciles porque no puedes rodearlos completamente con una línea negra. Si te fijas entre el párpado inferior y el ojo hay un espacio en dónde se refleja la luz, por eso no puede ser negro, le quita expresividad. Lo interesante es como lo distintos ilustradores resuelven eso. Bueno ya dijiste que no tienes mucho tiempo para eso, pero parece que tienes talento para dibujar, con unos pequeños cambios te puede salir muy bien.
    Saludos!

    ResponderResponder
  7. Gracias por las observaciones y las sugerencias, Gyubari. Lo del lenguaje visual es innegable, sobre todo porque no estás frente a una caricaturista. Mira si esta aclaratoria es una redundancia, ya que salta –literalmente– a la vista.

    Estás hablando con una escritora a la que una noche se le fugó el duende y no supo cómo atender a la visita (las musas), así que en uno de esos ataques de autosuficiencia que me dan con frecuencia a las dos de la madrugada, le dije al ausente, a lo adeco, a lo Lusinchi: «a mí no me jodes tú». Tomé hojas, lápices, marcadores y comencé a dibujar el cuento que no pude escribir. Así que esto no pretende, y no es otra otra cosa que, un cuento dibujado ; )

    ResponderResponder
  8. Es excelente Irina, espero no se lo tomen los comunicadores literal-personal y salgan en banda a lincharte porque ya quiero ver la continuación Jajajaja, igualmente es una realidad actual innegable, solo que más palpable en el medio donde colocaste a Evangelina

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here