Crónica del Festival de San Sebastián: Primer Capítulo


Entrando a Barajas, vimos a Fernando Luis Aranoa (“Lunes al Sol”). Iba vestido de manera informal, con franela, jeans y el cabello sujetado por una cola de caballo. Lo identificamos, lo interceptamos, lo saludamos a nombre de sus fanáticos de Venezuela y nos respondió amablemente con una sonrisa de oreja a oreja. Cinco minutos después, su imagen contrastaría con la de Alex De Iglesia, quien portaba un conjunto formal de hombre de negro, a la forma de un yuppie de cuarta generación, ensimismado en su crisálida digital, Iphone en mano, a cientos de kilómetros de su look desgarbado y freak de los noventa. Ahora luce distante y serio. Pero irónicamente viajaría en un vuelo comercial(al lado de nosotros). Claro síntoma del presupuesto de vacas flacas, ajustado por la inflación, del Festival de San Sebastián.

Así arrancaba el certamen de Donostia 2011, detrás de la cortina y fuera de la cobertura de los medios tradicionales, rendidos a los pies de los estrenos y las estrellas.

De todos modos, el presidente de la justa reconocía los problemas económicos en titulares de prensa, donde hablaba del mínimo aumento de su caja chica, de 6.7 millones de euros a 7.1.(muy por debajo de la marca de Venecia y Cannes).

No por casualidad, el estreno más relevante del día sería el de la ganadora de La Palma de Oro de Cannes, “El Árbol de la Vida”, proyectada al margen del concurso en la sección de Perlas Zabaltegi. De resto, pasaron “Intruders” en la gala inaugural, y por ende, deberemos cacharla en otra jornada.

A las tres de la tarde, arribamos al hotel, nos chequeamos y salimos de inmediato a recoger las acreditaciones. Hacía un clima terrible de playa otoñal. Llovía sobre el mar y alrededor de la sede principal, Kursaal, el monumento kistch en forma de lámpara china. ¿Anticipo de tiempos de tormenta en los predios de la arquitectura milagrosa y las alfombras rojas de los invitados internacionales?

De cualquier manera, asistimos a la proyección de la cacareada obra maestra de Mallick, “The Tree of Life”,amada y odiada a partes iguales. El colega J.J. la definió como “El Nacimiento del Choronga Cristiano”. El lado rudo de Cahiers Du Cinema la condena por representar un vehículo del pensamiento neoconservador. Claudia cuestionó su segmento de “Discovery Channel” conoce a una hermana menor e impostada de “Parque Jurásico”. 30 minutos de la pieza condensan el bing bang, entre imágenes clonadas del aire autoral de “2001”,voces en off y música clásica, todo súper artie y qualité.

La sala perdió rápido la paciencia con ella y casi la mitad del aforo la mandó a la porra por cursi, grave y enferma de importancia en cada plano.

Persolmente, les confieso, me la gocé de principio a fin. Le reconocí un costado casi documental a la manera de “Badlands”, cuya fotografía y banda sonora valen su precio en oro. Una escena con bebés recién nacidos, alcanza una pureza y perfección cercana a los primero experimentos de los hermanos Lumiere. Primitivismo impresionista de trascendencia contemporánea.

Aun así, La Palma no recibió las palmas batientes del exigente público del gremio. Yo andaba encantado con la borrachera de planos secuencia, los plagios a la serie “Quatsi”, el subtexto del origen, el desarrollo y la muerte de la familia americana, como símbolo del ascenso y la caída de los ídolos religiosos, como emblema de catarsis en la época del décimo aniversario del once de septiembre, como metáfora del apogeo y la extinción del séptimo arte.

Igual me gustaría disfrutarla de nuevo y criticarla mejor en una próxima ocasión. Sin duda, es un film clave de la posmodernidad victimizada y de autoayuda del tercer milenio.

En efecto, “El Árbol de la Vida” es la “Biutiful” de Mallick o la “Babel”.

De hecho, el protagonista de “21 Gramos” de Iñárritu, Sean Peen, pasea con su cara de tristeza a lo largo y ancho del plató de la película, al interpretar a un ejecutivo deprimido y acongojado por su pasado oscuro, a merced de un padre pegador de melodrama estilizado, según el temple sureño de Brad Pitt en la posguerra. Un gran papel, por cierto, en la tradición de “Bastardos sin Gloria”.

El guión establece un paralelismo entre los cincuenta y la era actual, para buscar en el vano ayer una explicación de pecado original, de las razones de la crisis de hoy. La solución aportada por Mallick es discutible, predecible y a veces roza el ridículo de la moraleja publicitaria(eugenésica, puritana, de raza aria y políticamente correcta). Es algo como reencontrarnos en un sueño utópico, de pura gente bella, para reconciliarnos con la parte bonita y bella de la existencia. Aquí me quedo con el pesimismo de Mallick en “Delgada Línea Roja”.

El desenlace esperanzador de “El Árbol de la Vida” es oficialmente la decepción del año. Con todo, es un clásico automático. Es hora de dormir. Nos vemos mañana por cualquier otra vía, desde Donostia.

GD Star Rating
loading...
Crónica del Festival de San Sebastián: Primer Capítulo, 3.3 out of 5 based on 3 ratings

¿Quieres publicar en panfletonegro? Este es un sitio participativo. Para escribir aquí sólo tienes que registrarte.
Cambiar fondo
Autores

3 Comentarios

  1. mirco ferri sette dijo:

    Sobre “el árbol de la vida”: la vi anoche, por equivocación (compré Midnight in Paris pero dentro de la carátula venía ésta, así que de entrada arrancamos con mal pie). La secuencia inicial me encantó: la angustia y la desesperación de la familia se demuestra de manera brillante a través de las imágenes, sin necesidad de diálogo. Mi problema con la película comenzó con el segmento sobre el origen del universo y la creación de las especies. No sabía si estaba viendo “2001 odisea en el espacio”, “Fantasía” o “Live at Pompeii” de Pink Floyd. Demasiado largo, demasiado visto. La película está inflada por imágenes que no le aportan nada en particular, como por ejemplo el perro tomando agua de un charco en el piso. Pero también tiene escenas memorables, como la inicial que ya comenté, la de Brad Pitt arreglando el carro que está aguantado por un débil gato que con cualquier empujón se podría caer, o la del órgano de tubos, entre otras. Y algunas perturbadoras: por un momento temí que el hijo mayor se iba a revelar travesti, cuando estaba hurgando en los cajones de la ropa interior de la madre. Un aspecto que no me gustó fue la visión demasiado religiosa del director, pero eso es culpa de mi agnosticismo. En conclusión, aunque no la recomendaría, ya que no es para todo el mundo, no me arrepiento de haberla visto, a pesar de la decepción inicial que me llevé al ver que en cambio de París tenía en pantalla un suburbio de algún pueblito sureño de los EEUU.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

Sugerencias:
  • Trata de ser civilizado. No digas cosas que no dirías cara a cara.
  • Cuando estés en desacuerdo, trata de argumentar en lugar de atacar. Por ejemplo, "No seas imbécil, 1+1 es 2, no 3", puede ser acortado a "1+1 es 2, no 3".
  • Trata de usar *, en lugar de MAYUSCULAS, si quieres **enfatizar** tus palabras
  • Trata de no quejarte si eres votado como irrelevante. No tiene sentido.
  • Trata de respetar el derecho que tiene cada quien de revelar -o no- su identidad.
  • Trata de ceñirte al tema. Si se habla de gimnasia y quieres hablar de magnesia, ¡publica tu artículo!
  • Si tienes un argumento muy largo, ¡regístrate y publica tu propio artículo!

Para insertar una imagen, escribe
<img src="https://direccionAtuImagen.jpg"/>

Para insertar un video de YouTube, coloca el link al video directamente

*

Top