Breve Manual de Distorsiones Cognitivas Políticas [Vzla – Feb 2014]

17
936
Mime Scholar Sings Silent Rain On Haters, por Marc-Anthony Macon
Mime Scholar Sings Silent Rain On Haters, por Marc-Anthony Macon

En respuesta a la petición de que escribiera una versión resumida de mi Manual de Distorsiones Cognitivas Políticas.

——————–

Introducción (sin hablar de política)

Una distorsión cognitiva es una forma de pensamiento erróneo que, por lo general, desencadena en conductas dañinas para la salud mental del individuo. Pensar que un auto esmeralda es aguamarina no dañará nuestra salud mental, de modo que no es el tipo de pensamientos errados que nos interesan.

Los que nos interesan son los que generan una respuesta nociva para nosotros o los demás a una acción o estímulo del entorno. Imaginemos que alguien nos pisa en el metro (acción) y que nosotros le insultamos (respuesta) como consecuencia de este pensamiento: “nadie tiene derecho a pisarnos jamás”. Como este pensamiento es erróneo y nos lleva a una conducta dañina, se le considera distorsionado.

Albert Ellis planteó un modelo, que explica las conductas humanas en una relación A -> B -> C, o Acción -> Creencia (del inglés “Belief”) -> Consecuencia (como la del ejemplo anterior). Si los pensamientos que colocamos entre acción y consecuencia son lógicos y saludables, nuestra conducta será positiva para nosotros y el entorno. Pero si presentan distorsiones, la conducta realizada puede resultar nociva para nosotros o los demás.

Se hace necesario reeducar la forma en que pensamos. Aprender a leer entre líneas lo que dicen nuestros pensamientos, para saber si están errados y cómo cambiarlos. Atender a nuestras emociones para sacar de ellas algo positivo. A esto se le conoce como reestructuración cognitiva, y muchas veces suele realizarse a través de la mayéutica o, lo que es igual, a través de cuestionamientos lógicos para tratar de encontrar por medios propios la distorsión tras un pensamiento.

Introducción (hablando de política)

Las distorsiones cognitivas abundan en cualquier área de la experiencia humana. La política no es una excepción, en tanto está muy llena de pasión, y esta nubla al intelecto. Dado que para escuchar y entender correctamente a nuestros pensamientos es necesario tener nuestro intelecto despejado, es natural que en medio de la pasión política salten todo tipo de distorsiones cognitivas. Los eventos ocurridos en febrero de este año a lo largo y ancho de Venezuela pueden servirnos como ejemplo.

Por ello, a continuación se presentaran 5 de las distorsiones cognitivas más comunes desde la perspectiva de nuestra situación política. En cada una de ellas se colocará un ejemplo del tipo de pensamiento errado que puede sucederse en la oposición y en el oficialismo, ya que esto de las distorsiones no respeta toldas políticas. Una vez expuesto el pensamiento distorsionado haremos un breve ejercicio de reestructuración cognitiva. Si eres opositor y alguno de los pensamientos que leas te hacen sentir identificados, trata de contestarte las preguntas a continuación con la mayor objetividad y apertura de mente posible. Lo mismo si eres oficialista.

El objetivo de esto es tender puentes hacia el diálogo, la empatía y la tolerancia entre ambos bandos, necesarios para poder salir de algunos de los más fuertes estragos de la división que actualmente ataca a nuestro país.

——————–

Distorsiones Cognitivas Políticas

Ejercicio de Empatía

 

1. Pensamiento Dicotómico: Consiste en interpretar los eventos en términos absolutos y polares, ignorando los puntos medios, cuando estos existen.

a. Oposición: “O sales a la calle dispuesto a morir por tu país o eres un cobarde que se vende al chavismo”.

[Si has dicho o pensado esto, realiza el siguiente ejercicio]

EJERCICIO: Amigo opositor, pregúntate: ¿Conozco al menos a una persona que no quiera morir por el país de la que sepa que efectivamente es valiente / comprometido? ¿Realmente soy más valiente / comprometido que los que se quedan en su casa? ¿El opositor que se queda en casa se considerará valiente / comprometido? ¿Cómo será su concepto de valentía / compromiso? ¿Puede que haya algún otro concepto válido de valentía / compromiso además del mío?

b. Oficialismo: “Patria, socialismo o muerte”.

[Si has dicho o pensado esto, realiza el siguiente ejercicio]

EJERCICIO: Amigo oficialista, pregúntate: ¿Conozco al menos una persona que no quiera morir por el socialismo de la sepa que efectivamente es valiente / comprometido y que cree en el socialismo? ¿Realmente soy más valiente / comprometido que los que no creen en morir por el socialismo? ¿El oficialista que no cree en morir por el socialismo se considerará valiente / comprometido? ¿Cómo será su concepto de valentía / compromiso? ¿Puede que haya algún otro concepto válido de valentía / compromiso además del mío?

2. Sobregeneralización: Implica tomar evidencia aislada o sesgada para generar conclusiones generales.

a. Oposición: “Todos los chavistas son violentos / ignorantes / pro-Cuba”.

[Si has dicho o pensado esto, realiza el siguiente ejercicio]

EJERCICIO: Amigo opositor, pregúntate: ¿Conozco algún oficialista que no sea violento / ignorante / pro-Cuba? ¿Son, entonces, todos los oficialistas violentos / ignorantes / pro-Cuba? ¿Cuántos oficialistas observas en tu entorno, en la calle o en los medios manifestando alguna forma de violencia / ignorancia / actitud pro-Cuba? ¿Qué porcentaje representan estos oficialistas dentro de la totalidad de los que existen en el país? ¿Es factible hablar, entonces, de una mayoría oficialista con estas características?

b. Oficialismo: “Todos los opositores son fascistas / ignorantes / pro-Imperialismo”.

[Si has dicho o pensado esto, realiza el siguiente ejercicio]

EJERCICIO: Amigo oficialista, pregúntate: ¿Conozco algún opositor que no sea fascista / ignorante / pro-Imperialismo? ¿Son, entonces, todos los opositores fascistas / ignorantes / pro-Imperialismo? ¿Cuántos opositores observas en tu entorno, en la calle o en los medios manifestando alguna forma de fascismo / ignorancia / pro-Imperialismo? ¿Qué porcentaje representan estos opositores dentro de la totalidad de los que existen en el país? ¿Es factible hablar, entonces, de una mayoría opositora con estas características?

 

3. Debeísmo: Concentrar la atención en lo que el individuo cree que otros “deberían” hacer, incluso cuando no haya obligaciones legales, morales o tácitas para ello.

a. Oposición: “Los chavistas deberían darse cuenta de que Maduro está hundiendo al país”.

[Si has dicho o pensado esto, realiza el siguiente ejercicio]

EJERCICIO: Amigo opositor, pregúntate: ¿Existe una obligación legal, moral o tácita de que los oficialistas piensen que Maduro hunde al país? ¿Podrían ellos pensar que yo estoy obligado a hacer lo contrario de lo que estoy haciendo? ¿Estoy obligado a hacer lo contrario de lo que hago? ¿Por qué ellos sí deberían estarlo?

b. Oficialismo: “Los opositores deberían entender que la MUD solo planea entregar nuestra nación al imperio”.

[Si has dicho o pensado esto, realiza el siguiente ejercicio]

EJERCICIO: Amigo oficialista, pregúntate: ¿Existe una obligación legal, moral o tácita de que los opositores piensen que sus líderes planean entregar el país al imperio norteamericano? ¿Podrían ellos pensar que yo estoy obligado a hacer lo contrario de lo que estoy haciendo? ¿Estoy obligado a hacer lo contrario de lo que hago? ¿Por qué ellos sí deberían estarlo?

4. Proyección: Adjudicar al otro pensamientos, sentimientos o creencias que no se aceptan como propias, porque ello les generaría angustia o ansiedad.

a. Oposición: “Maldito Maburro y todos los chavestias de mierda, que pudren este país con su odio, violencia y división”.

[Si has dicho o pensado esto, realiza el ejercicio dos párrafos debajo de este (el ejercicio comparte espacio y contenido con el del oficialismo)]

b. Oficialismo: “Maldita trilogía del mal y todos los escuálidos de mierda, que pudren este país con su odio, violencia y división”.

[Si has dicho o pensado esto, realiza el siguiente ejercicio (el ejercicio comparte espacio y contenido con el de la oposición)]

EJERCICIO: Amigo opositor, amigo oficialista, pregúntate: ¿Hablo de la agresividad ajena con un lenguaje agresivo? ¿O de división con un lenguaje segregador? ¿O de odio con un lenguaje que manifiesta odio? ¿En qué se diferencia el lenguaje que yo uso para acusar a otros de lo que acuso? ¿Podría yo acusar al otro desde un lenguaje más neutral y sentir que dreno de la misma manera mis emociones? ¿Será que las emociones que necesito drenar no son neutrales?

5. Falacia de Razón: Consiste en presuponer que se es poseedor de la verdad, o que el grupo de opinión al que pertenece es el único que la posee, bloqueando toda opinión ajena.

a. Oposición: “Los chavistas viven en un mundo ficticio y no comprenden lo que está sucediendo en este país. Nosotros somos los únicos que entendemos lo que está pasando y los que tenemos las herramientas para hacer algo bueno y de valor”.

[Si has dicho o pensado esto, realiza el ejercicio dos párrafos debajo de este (el ejercicio comparte espacio y contenido con el del oficialismo)]

b. Oficialismo: “Los opositores viven en un mundo ficticio y no comprenden de lo que está sucediendo en este país. Nosotros somos los únicos que entendemos lo que está pasando y los que tenemos las herramientas para hacer algo bueno y de valor”.

[Si has dicho o pensado esto, realiza el siguiente ejercicio (el ejercicio comparte espacio y contenido con el de la oposición)]

EJERCICIO: Amigo opositor, amigo oficialista, pregúntate: ¿Cómo puedo estar seguro de que todo lo que pienso y digo, lo que defiendo y lo que hago para defenderlo es lo correcto? ¿Cómo puedo estar seguro de que todo lo que piensa, hace o dice el otro está errado? ¿Alguna vez he cometido un error de juicio, de palabra o de acción? ¿Antes de darme cuenta de aquel error, creía que estabas errado? ¿Antes de darme cuenta de aquel error, creía que el otro, quien señalaba mi error, estaba en lo correcto? ¿Cómo puedo garantizar que una situación como esta no se está repitiendo en al menos uno de mis pensamientos, palabras o acciones?

——————–

Con esto concluiría el ejercicio. Si sientes que algunas de tus ideas se han aclarado después de esto, ¡felicitaciones! Una mente clara puede hacer mucho por el desarrollo de un país. Si tras hacer los ejercicios aún no te sientes convencido de que algunos de tus pensamientos pudieran ser errados, te invito humildemente a que lo intentes de nuevo dentro de unos días, cuando te sientas con mayor disposición y tiempo para reflexionar con calma. No digo que a la segunda quedarás convencido, pero sí que es importante darle una segunda oportunidad a las buenas causas… y probablemente acordarás conmigo en que la tolerancia lo es. Si no quedas convencido de nuevo, igual te dejo mis felicitaciones por intentarlo.

Y si has llegado hasta acá y crees que vale la pena compartirlo, siéntete libre de colgarlo en cualquiera de tus redes sociales. Mientras más venezolanos tengamos la mente despejada de pensamientos de este tipo, más adecuadas serán las decisiones que tomemos para enderezar el rumbo del país. El espacio de los comentarios también queda libre para que agregues o digas lo que desees. 

——————–

Si quieres leer otras cosas de mí, no dejes de visitar mi blog:

http://convictoryconfeso.wordpress.com/

17 Comentarios

  1. Muy bueno!!. Los venezolanos somos demasiado emocionales, lo cual no es malo de por si, pero actuamos demasiado bajo ésas, y que no son siempre las mejores… Creo que debemos aprender a bajar la velocidad emocional, no actuar ni hablar bajo la influencia emociones agresivas y a detenernos a pensar. Yo soy budista, pero nuestro país y nuestra gente son cristianos, que tal simplemente hacer lo que dijo Jesús: ‘no hagas al otro lo que no te gustaría que te hicieran a ti?’ En otras palabras: sigue sintiendo tus emociones pero piensa bien antes de hablar, razona cada una de tus palabras y expresiones, no ofendas, haz lo posible por hacer el bien y si no puedes, no hagas nada. No te gustaría que los demás fueran así contigo? Y ok, esto no significa ser pasivo, algunas veces tendrás que gritar y batallar, pero entonces lo harás mucho mas efectivamente.

  2. @Maria Eugenia: Gracias María Eugenia, por tus palabras. Efectivamente, nos hace falta desprendernos un poco de las pasiones y detenernos a reflexionar sobre lo que estas realmente quieren enseñarnos de nosotros mismos. Si esta actitud se repitiera en cada esquina del país no significaría que nadie saldría de su casa. Significaría que se saldría con un objetivo mucho más claro, con una guía de acción y una férrea posición pacífica. Y los del otro lado no sentirían el impulso u obligación de amedrentarles, incluso si estas fueran sus órdenes directas, porque habría un filtro reflexivo interpuesto para hacerlos actuar con congruencia. Suena a utopía, y la verdad es que probablemente lo sea. Pero eso no quiere decir que sea más utópico que creer en la idea de que detener al país y volverlo una sangría errante es una buena medida para salir de tal o cual liderazgo político. Lo ocurrido en estas semanas lo ha mostrado claramente. Faltará ver cuál de las dos utopías se cumple primero, si es que alguna lo hace.

  3. Muy buen artículo. Creo que como se ha dicho en otros comentarios (de la versión larga) lo único malo es que muy probablemente sea leído por personas que ya están predispuestas a una actitud conciliatoria, pero como bien dices, no hay mucho que tú puedas hacer al respecto.

    Solamente quería compartir un sentimiento generado por esta polarización absurda a la que hemos llegado. Sin importar a quién apoyemos, en los últimos días se ha visto una situación que realmente me ha dejado un sabor muy amargo en la boca. Se trata de la colocación de guayas en la vía para detener a los motorizados. Cada vez que pienso en alguien llevando a cabo esta acción siento un malestar interno que se ve incrementado al ver el relativamente grande apoyo que estas acciones tienen en la población opositora. Creo que independientemente de la posición política que tomemos, el apoyar acciones que conlleven a la muerte de otro ser humano se una aberración alarmante para cualquier sociedad. Es como si la polarización hubiese aniquilado cualquier base moral humana que quedara en nosotros.

    Creo que para ustedes como psicólogos, la Venezuela actual presenta, lamentablemente, un laboratorio invaluable sobre cómo las conductas humanas y todo lo que percibimos como cuadros morales fuertemente ligados a cada ser humano pueden ser totalmente trastocados por el ambiente que nos rodea, llámese distorsión de la realidad creada por una exposición indiscriminada a medios de comunicación sesgados (de ambos lados), a emociones exacerbadas por los diálogos cotidianos o simplemente por la atmósfera enrarecida que se respira en las calles de Venezuela.

    Gracias por tratar de poner un poco de cordura en todo esto. Ojalá en un futuro pronto millones de Venezolanos se adhieran a esto.

  4. @Mauricio Araya: Gracias Mauricio, por tus palabras. Me suscribo por completo a ellas. Es vergonzoso y deprimente ver cómo acciones tan claramente dirigidas hacia el propiciar la muerte del “enemigo” tengan una aprobación colectiva tan alta. Actualmente hay intentos de imputarle cargos al exgeneral Vivas, por la supuesta autoridad intelectual de la estrategia de las guayas. Y no estoy en desacuerdo con que se le dé culpa dentro del proceso. Lo lamentable es que no es tan sencillo como culparlo a él. Si hoy muere una persona por una de esas guayas, la culpa no es del que la haya puesto en concreto, sino de todos los venezolanos que la han puesto a lo largo y ancho de Venezuela. Esta es una lotería tan nefasta como la de las minas terrestres y no cabe la culpa solo para quien colocó la única que explotó. Una sola mina que explota, una sola guaya que hiera o mate a alguien es todas las minas y todas las guayas hiriendo o asesinando a alguien. Así que, para este momento en el que al menos hay una muerte confirmada por este medio, Venezuela acaba de estrenar a un millar más de sujetos que han realizado su primer asesinato. Saber que la calle está llena de criminales que no se reconocen a sí mismos como tal y no son reconocidos por los otros como tal, es profundamente deprimente.

    Pero, ya lo dijo alguien alguna vez: “El ser humano es inteligente, pero la masa es bruta”. Todo lo que se hace en colectivo sirve para diluir responsabilidad, culpas, pero sobre todo convicciones morales.

    De ello hablo en este otro artículo, que te invito a leer si te interesa: https://www.panfletonegro.com/v/2013/10/25/el-poder-de-uno-o-esa-estupida-mania-de-ser-ingenuo/

  5. Hace 11 años apliqué la regla 2. Sobregeneralización en dos capas: Capa 1: OPOSICION = OFICIALISMO, Capa 2, PUEBLO = CARNE DE CAÑON. ¿que como se sobrevive a esto? Pasar por encima o por debajo de los hechos según convenga y sacar el maximo provecho según se pueda.

  6. Dialogo socratico es lo que necesitamos enseñar a nuestros politicos, pero no conteoría, es imposible, no creo que muchos quieran estudiar, los politicos de nuestro pais han sido historicamente, del tipo caudillista… pero… ¿no dijo alguien una vez que merecemos a los politicos que tenemos??…

    Para enseñar a nuestros politicos a Dialogar lo que tenemos que hacer es darles el ejemplo como ciudadanos, los de a pie y los de a carro, moto, bicicleta o silla de ruedas…

    Muchas gracias por este resumen Victor Mosqueda, sigue trabajando hasta que sea deliciosamente digerible para todos, que como el investigador apasionado o el artista, la curiosisdad los lleve a transitar el camino de este conocimiento.

  7. Apreciado Victor, te obsequio unas preguntas, desde la más profunda humildad en este tema…. como professional de la psicología, partiendo de la conclusion científica de que nuestro Cerebro no puede diferenciar entre lo que ve y lo que piensa o imagina ¿ cuantas distorciones cognitivas en % dirias tu son causadas por los contenidos audiovisuales que vemos a diario?

    ¿que relación, diferencias, similituds, consecuencialidad, existe entre una disonancia cognitica y una distorción cognitive ?

    muchas gracias, estará atento desde la humildad, a cada liena que escribas, siempre

  8. @Quantunmen: Saludos, Quantunmen, gracias por tus palabras. Con respecto a tus preguntas, diría que es un poco intrincado hablar de porcentajes. Incluso también hablar de causa. Porque las distorsiones no son más que formas erradas (lógicamente hablando) de interpretar cierta información. De modo que la información en sí misma es irrelevante. Puede ser una información de valor, o una información ya previamente distorsionada. Y ambas tendrían la misma posibilidad de funcionar como estímulos para crear pensamientos tanto sanos como distorsionados.

    Por ejemplo, imagina a una mujer que le dice a su pareja “Te amo”, desde lo más profundo de su corazón y siendo completamente sincera. Y el hombre le responde “Claro, lo dices solo porque necesitas algo de mí. Lo sé porque todas las mujeres son unas interesadas”. Como podemos ver, el estímulo es perfectamente sano, y la interpretación es la errada, pues se basa en una sobregeneralización.

    Lo mismo pasaría si un noticiero mostrara una noticia que diga (y asumamos que la noticia es cierta y no hay ningún noticiero diciendo nada distinto): “Venezuela es declarada la nación más segura del mundo. Cifras de la OMS indican que el 99% de la población muere únicamente a causa de la vejez”. Y un sujeto que mira la noticia piensa: “¡Maldición, seguro yo estoy entre ese 1% y moriré cruelmente asesinado, después de una larga e insoportable tortura”. A esa distorsión cognitiva se le conoce como catastrofización, y como vez, de nuevo no guarda relación con el estímulo.

    Quizás, la pregunta correcta es: ¿los medios de comunicación se hacen eco de las distorsiones cognitivas propias del ciudadano promedio? Pues allí la respuesta sí sería más sencilla. Sí. Esto pues el periodismo es hecho por humanos que también son víctimas de sus propias distorsiones. Eso pensando lo más positivo posible. Es decir, eliminando de la matriz la variable de la manipulación consciente. Pero una vez más, ello nos llevaría a una discusión distinta. Si un medio de comunicación se hace eco de una distorsión cognitiva por manipulación mediática o por su simple naturaleza humana, eso no cambia en nada el efecto que pueda tener. Y ese efecto es básico: es más probable que una distorsión se transmita si se pronuncia desde un actor con autoridad, y eso es lo que los medios de comunicación son.

    Es por ello que los padres pueden transmitir sus distorsiones a sus hijos, los docentes a sus alumnos, los jefes a sus empleados, los políticos a sus votantes y los medios a sus espectadores. Pero ello nos devolvería, obligatoriamente a la base de esta discusión. Hablar de distorsiones cognitivas es hablar de un proceso privado de la vida individual. Así pues, aunque existan cientos de estímulos que promuevan la distorsión desde afuera, ninguno de ellos podría tener efecto si yo trabajo en mi autoconocimiento. Por ello, la responsabilidad final no es del padre, del docente, del jefe, del político o del medio. Es responsabilidad del individuo. Los padres, docentes, jefes, políticos y medios son responsables de sus propias distorsiones. Y si cada uno se ocupara de las propias, el problema disminuiría notablemente.

    Claro que todo esto no quiere decir que apruebe la manipulación mediática ni nada por el estilo. Solo ajusto el tema a la consigna. Pero me interesaría recalcar sobre lo universal de esta problemática. Tanto los medios de uno y de otro bando están afectados de las mismas distorsiones. No es posible culpabilizar a uno, sin delatar la culpa en el otro. Por ello, es preferible culparnos a nosotros, donde está nuestro más próspero campo de acción.

    Sobre la disonancia cognitiva, la verdad no tienen nada que ver ambos términos. La disonancia ocurre cuando hay dos sistema de creencia contrapuestos que no resultan compatibles en la mente del invidividuo, lo que le genera malestar y la obligación de adaptar algunas de sus estructuras cognitivas. Imagina que por un breve lapsus mental escribes “Traje camuflageado” y una parte de ti encuentra rara la palabra “camuflageado”. Empiezas a dudar de si está bien escrita. Un sistema de creencia te dice que es “camuflado” y otro “camuflageado”. Borras la palabras, escribes “camuflado” y la encuentras tan rara como de la otra forma. Ninguna de las dos formas te convence, y no encuentras entre tus esquemas el encargado de recordarte de su forma ortográficamente correcta, aunque sabes que antes en algún momento lo has escrito bien. Entonces, la necesidad de salir de esa tensión te obliga a crear una nueva estructura cognitiva y piensas “Debe ser camuflageado, pues es como decir masajeado. Sería incorrecto decir masajado y por eso no podría ser camuflado”. Con eso, se elimina la tensión y la persona puede continuar escribiendo, a pesar de que ha cometido un error ortográfico.

    Pero la nueva estructura cognitiva no tiene forma de distorsión cognitiva, pues no implica ningún tipo de error lógico. Sería una distorsión cognitiva si el sujeto pensara “Es camuflajeado, porque yo nunca me equivoco, y si lo escribí así al inicio, así es”. El pensamiento correcto en este caso sería “Es camuflado, tal como es tatuado y es camuflaje, tal como es tatuaje”. No se llega a él, por la tensión cognitiva que desarrolla la disonancia y dificulta la concentración; no porque los pensamientos estén distorsionados.

    Espero haber aclarado tus dudas.

  9. jajajjaja Victor, no solo respondiste mis preguntas, además estoy aprendiendo más sobre la psicología humana y hasta a hacer preguntas estoy aprendiendo contigo, que, claro está, eres un portador calificado de información tan importante y relevante como lo es la Mayeutica o diálogo socrático…. con palabras “cordials” para el oido promedio…. ahora me pregunto, ¿ por qué Freud será, sin duda, más famoso que Albert Ellis?.

    Lo que más me resuena positivamente en relación a los medios de comunicación de bando y bando, planteamiento central de mi indagación, es cuando afirmas ” No es posible culpabilizar a uno, sin delatar la culpa en el otro. Por ello, es preferible culparnos a nosotros, donde está nuestro más prospero campo de acción.”, lo cual, en mi opinión, sustentas acertadamente con el ejemplo de padres e hijos, jefes y empleados, docente y alumnos, etc., pues lo contrario sería colocarnos en el roll de victimas, incapaces de defendernos frente a cualquier “agresión” cognitiva.

    Esto me hace pensar, pues, que debemos aprender a “vacunarnos” a nosotros mismos, para ser lo más ecuánime possible, antes de actuar en consecuencia, atendiendo nuestras distorsiones cognitivas (revisar nuestra creencia) y haciendo, agrego yo, un ejercicio de análisis del discurso; tenemos que estar claros sobre QUE es lo que quiere el orador de nosotros, ¿a qué nos está invitando? ¿de qué es que nos quiere persuadir y porqué? ¿es para mí beneficio, o para el de él o para el de ambos?.

    En relación a la disonancia cognitiva, te confieso que es un fenómeno del pensamiento que me apasiona, pues para mí, en mi interpretación de un Ingeniero electrónico, experimentar una disonancia cognitiva es como cuando se enciende la luz en la oscuridad y… por fin! puedo ver la diferencia, llega la electricidad que lo hace todo posible… es como ponerse los lentes…. se crean 2 imágenes o realidades diferenciadas en nuestra mente (una distinción) que en el mejor de los casos, dispara la curiosidad, que es el más grande motivador para la acción humana, es el interés, el intento…. esto sumado a una estructura cognitiva sana, prometen ser el los mejores ingredientes para un ser humano mentalmente sano que actuará beneficiosamente para sí y para los que le rodean.

    La disonancia cognitiva para mi Victor, es el mecanismo clásico con que contamos todos para percibir que “otra realidad mucho mejor es posible”… pero si estamos bajo la “influencia” de la nueva disonancia cognitiva que nos presentas en tu respuesta, la “castrofización”, el panorama o escenario será totalmente diferente.

    Creo que podrías contribuir aun más incluyendo la “castrofización” en el resumen que nos regalas, muchos venezolanos y venezolanas insisten en ver el vaso “medio vacio” o totalmente “vacio”, que lleno o medio lleno; seguramente encontrarás algunas verbalizaciones características de esta distorsión cognitiva.

    GRACIAS!, nuevamente

  10. @Quantunmen: Por qué Freud es más famoso que Ellis, creo que tiene que ver con un asunto de los esquemas que cada uno rompió. La teoría psicosexual de Freud revolucionó la era Victoriana y trajo una aceptación progresiva de nuestra realidad sexual actual. Además, el psicoanálisis es una excelente filosofía y una técnica de investigación grandiosa de la psiquis, como han existido pocas en la humanidad. Pero lo que tiene de grandiosa, le falta en pragmatismo. Ellis, en cambio, desarrolló una teoría muy pragmática. Y uno diría que sería razonable tener un éxito mayor ofreciendo un modelo más sencillo para explicar la realidad psicológica. Pero aparentemente, en estos terrenos lo más complejo es lo que resulta más atractivo. Yo, sin embargo, como muchos profesionales del área me decanto por una visión ecléctica. Del psicoanálisis he tomado muchas cosas valiosas, lo mismo que de la psicología cognitiva, la conductual y la humanista, por solo nombrar las 4 principales.

    Con respecto a lo de autovacunarnos no puedo más que decir BIS. Lo que dices es exactamente igual a lo que pienso.

    Y sobre las disonancias, efectivamente en ellas radica una excelente oportunidad para la creatividad. El poeta, por ejemplo, es un trabajador de las disonancias. Mira una realidad, que ofrece un sistema de creencia “x” y se le antepone uno distinto, generando esa fricción que le obliga a crear nuevas estructuras. Las imágenes poéticas, el hallazgo de un poema, pueden ser esas estructuras readaptadas, para manejar la disonancia. Y de la misma forma se podrían encontrar ejemplos en todas las artes y ciencias. El desarrollo científico no sería posible si siempre vemos las cosas de la misma manera. Así que aunque las disonancias cognitivas productores de innumerables errores, de seguro están detrás de cada cosa alguna vez creada, salvo que a esta se haya llegado a través del azar. Un mecanismo realmente interesante de analizar, y sobre todo desde tu campo de trabajo.

    Con respecto a lo de la catastrofización, para cerrar, bien podría agregar un 6to ejercicio con esto, pero la razón de que aquí solo se presenten 5, es que antes había creado una versión con 10 y muchos me pidieron que hiciera una más resumida. Aunque sí es cierto que esta es una distorsión que encontramos en muchos lados. Ver el futuro con optimismo (pero más que todo con realismo), probablemente no sea una realidad demasiado extendida en el país. En tiempos como estos se hace bastante difícil.

    Por ahora me despido, complacido de poder tener conversaciones como estas a través de este medio. Saludos.

  11. @Víctor Mosqueda Allegri: Gracias Victor, cada vez mejor que antes, en una especie de círculo virtuoso característico de los grupos de alto desempeño.

    ¿Tendrás acaso la lista extendida de distorsiones cognitivas para el estudio de este investigador apasionado?

    Te invito a que leas mi comentario en https://www.panfletonegro.com/v/2014/03/01/matrix-vs-hechos/ donde me enredé, de verdad, sin querer jajjajaja en un debate, pero que alli trato de presentar mas pragmáticamente el caso de MI disonancia cognitiva, mi Matrix jajjajja en la cual SIEMPRE debemos actuar en beneficio propio y de la colectividad, enmarcado en la emoción del humanismo, sin ideologías.

    Me han dicho “Chavista” muchos de los comentaristas, y yo lo que trato es de explicarles que en lugar de asumir una actitud oposicionista (que lleva a guarimbas y cosas de esas en estos moomentos), he decidido montarme sobre la OLA de la ideología en transición de turno, para trabajar en lo positivo, en lo humanista (más allá de cualquier ideología) focalizadamente, entusiastamente, profesionalmente, sin tiempo alguno para difundir malas noticias por ningún medio, ni siquiera a través del a verbalización… Claro que de vez en cuando me tiro un “análisis de riesgo” para cumplir con cierta metodología, pero mi REALISMO es que hay muchas cosas muy buenas por hacer por mismo y por el colectivo, y busco gente cuya camino converja con el mío, hacia estas oportunidades que visualizamos cuando afrontamos el mundo con optimismo.

    jajajjjajajja ¿de que distorsión cognitiva pudieras aunque sea levement e, intuir que sufro? jajjajja en serio Victor…

    Saludos Q

  12. Muy bueno, aunq repetitivo en algunas partes. Sin embargo me gustó muchísimo. Si autorizas a utilizar algo de este material.. a fin de unificar y no dividar, tolerar y no discriminar, te lo agradecería. Gracias

  13. @Maria Eugenia: Esa es la esencia del budismo ME, la ecuanimidad frente a los estimulos del entorno, es el verdadero camino a la felicidad…. que no podra nunca lograrse sin el equilibrio emocional….
    Las enseñanzas de Buda, al menos las que he estudiado en la tecnica de meditación Vipassana, tratan de trabajar las distorciones cognitivas, planteadas por Victor en su articulo, pero de otra manera, a través de un proceso sensorial… no intellectual, para que no solo nuestra mente genere pensamientos ecuanimes, sino tambien todo el cuerpo….. saludos

  14. @quantunmen: Una de las maneras de ver el budismo -el dharma budista- que es valida, me parece, es que es un modo de vida, no una tecnica que se aplica en determinadas situaciones. Asi lo veo yo tambien… Saludos

  15. @Von: Saludos, Von. La psicología cognitiva suele ser repetitiva en algunos aspectos. Igual supongo que hay detalles del texto que todavía pueden mejorarse. Con respecto a la autorización para usar el material, siempre que me des el crédito donde corresponda, no hay ningún problema.

  16. Excelente. Con tu permiso, pienso hacer unos volantes para repartirlos en mi edificio y a mis familiares. Como es muy extenso, solo colocaré la parte de la “mayéutica”. Pero, además de la fuente, indicaré la dirección electrónica para que quien desee pueda leerlo todo. Gracias por dedicar tu tiempo a intentar mejorar nuestra salud mental.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here