La queja constante

0
3

Depende de cuánto sienta, de cuánto diga, de cuánto mire. Mirar está lejos de observar; la profundidad obliga, sistematicamente, al compromiso. Depende, todo depende, y al mismo tiempo no varía el resultado: una noche, una mujer, un aroma, un secreto, una curva, una sonrisa: treinta minutos de esa gloria pasajera, cambiante, olvidada (y olvidado) Me gusta que todo dependa. Estar sujeto al qué será, al arrepentimiento, al yo no quise, al no me acuerdo. La historia se sigue escribiendo entre promesas, disculpas, tragos, lamentos y prejuicios. Que dependa, bien por mi.

GD Star Rating
loading...
La queja constante, 5.0 out of 5 based on 2 ratings
Artículo anteriorEstreno de “Zamora”: una telenovela personal(en sus capítulos cumbres)
Artículo siguienteEl final de nuestro principio (¿?)
Periodista y docente venezolano/mexicano. Cursó estudios de maestría en Lenguas Extranjeras y Literaturas Comparadas en la Universidad de Buenos Aires (UBA). Trabajó en diversos periódicos en Venezuela y fue coordinador editorial de la revista Exceso. Ha colaborado en medios internacionales como el diario El Espectador (Colombia); NewsWeek (Venezuela) ViceVersa (Estados Unidos) y SinEmbargo (México). Fue docente de la cátedra de Géneros periodísticos en la Universidad Monteávila en Venezuela e Innovación y estructura periodística en la Universidad Anáhuac Cancún. Reside en Ciudad de México donde está al frente del área de comunicación y redes de Kybernus, Asociación Civil, dedicada a captar y potenciar liderazgos en todo el país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here