La piedra del rayo

0
359

La piedra del rayo

La primera vez que vi la piedra del rayo, yo tenía diez años, cuarenta años después, aun no olvido lo que sentí tocándola.
Viví mis primeros quince años en un fértil valle, de suaves colinas y anchos ríos, a 2500 metros sobre el nivel del mar.
La cordillera que delimita al valle por el oriente tiene varios volcanes activos, creo que por eso tiembla frecuentemente en la parte del valle donde nací; pero aparte de la leve actividad sísmica, no sé de ningún otro aspecto desfavorable que disminuya el atractivo de su tierra fértil con agua abundante, lluvia solo ocasionalmente molesta y clima fresco.
He investigado en la biblioteca de la universidad católica de los andes orientales y encontré en ella varios papeles que tratan de la prehistoria del valle y su lago, ahora seco.
También he encontrado tratados sobre sus primeros habitantes, –recolectores nómades-, y casi demasiados libros sobre la conquista española, debida a Don Baltasar de Campusano y Abejales, el fundador de la ciudad que habito actualmente.
No me es difícil imaginar en este valle a perezas gigantes (Megatherium), siendo cazadas por esos nómades originales; ni el asombro de los españoles ante un mar de pastizales irrigados gratuitamente por la naturaleza, de cuatrocientos kilómetros de largo por ciento cincuenta de ancho.
Acostumbro imaginar a un comandante de expedición mirando al valle desde la unión de las cordilleras al norte, durante un atardecer enrojecido por los fuegos forestales, con millones de pájaros regresando a sus nidos, cansados pero acostumbrados.
Me imagino también al valle como a una trampa, un laberinto que encarcela a sus presas en una rutina cómoda de lomas bajas y ríos lentos, durante una interminable serie de albas y ocasos idénticos, que comparten la misma degradación de colores que van desde el azul oscuro del espacio, hasta el rojo de la yema del sol, debajo del espejismo del oro sobre los arboles.
Coronando el vértice de esa unión de cordilleras al norte, haciendo un perfecto mirador, plana como una mesa, se encuentra una inmensa roca de negro basalto; llamada la piedra del rayo.
Quienes quieran conocer de la historia más reciente del valle que estamos tratando, deben leer los libros que tratan la colonización de todo el comercio, industria, tierras laborables y ganado debida a la expansión de los negocios de campesinos blancos enriquecidos por el negocio del café y del tabaco procedentes de un lugar al norte, no demasiado alejado, que vinieron a conquistar otro mercado: El de la caña de azúcar y sus destilados.
Esos mismos campesinos también se expandieron hacia al norte, con muy poco éxito, en el negocio del cacao, debido a una plaga que los obligaba a trabajar demasiado cuidando los sembrados y el del cáñamo, pero para usos medicinales y consumo humano, no para cordeles; con pobres resultados en los mercados foráneos debido a los altos costos del traslado y a la competencia desleal de los cultivos domésticos en dichos mercados.
Y claro que también pueden leer en el periódico las peripecias de sus descendientes que tratan de ganarse la vida atendiendo las necesidades de quienes aman las flores y se huelen hasta extracto de las hojas concentrado, luego ligado con otros polvos del mismo color blanco.
Tradicionalmente esos campesinos se han organizado en grupos armados para defender sus negocios, cuando no están en el gobierno y no tienen a la policía y al ejército de su lado.
En fin, centrándonos en el tema que estamos tratando, o sea: La piedra del rayo. Es muy fácil suponer el origen de su nombre, viendo una tempestad eléctrica sobre la “Y” invertida del norte, donde empieza el valle, descargando sus rayos sobre la piedra más sobresaliente.
Voy a mencionar también, solo por el gusto de agotar el tema por completo, algunas otras hipótesis sobre el origen del nombre de la piedra que aquí tratamos:
1. Según algunos curas españoles, integrantes de las expediciones que invadieron el valle aquí mencionado, la piedra del rayo fue usada por sus verdaderos descubridores para hacer sacrificios humanos. También mencionan casos aislados de canibalismo entre la tropa y contra los aborígenes, debidamente castigados.
2. La hermosa vista panorámica deja a la gente boquiabierta, pasmada, como golpeada por un rayo.
3. Debido a que la subida hasta la piedra del rayo es agotadora, es muy fácil enfurecerse, como para echar rayos, con quien te interrumpa el disfrute de la hermosa vista.
4. Una explicación poética es esta:
A la piedra del rayo
Acuden los bardos
Buscando a las musas
Y ellas acuden pero mudas
5. Se ha sabido que la piedra del rayo es el lugar más apropiado para los ajusticiamientos de traidores, competidores y enemigos; puesto que está a la vista de quienes deben ser escarmentados, pero lo suficientemente alejada de los centros habitados, como para ser considerada bajo un régimen legal un poco más relajado.
6. En la “Y” invertida se originan varios manantiales que convergen en el cañón del río Campusano. No hace falta gastar balas en los ajusticiados, solo es necesario empujarlos en uno de ellos, para fulminarlos como con un rayo; debido a que un empujón en las cascadas es de lo más mortífero que se ha inventado.
7. Hay otras explicaciones que tienen que ver con Dios, pero me parece que incluirlas aquí no sería apropiado.

Un amigo de infancia, heredero seguramente de la iniciativa comercial de sus antepasados, ha sido el que mejor se ha aproximado a describir lo que yo sentí y comencé a tratar de describir a los diez años, después de haber tocado la piedra del rayo.
Él quería ser poeta, su familia completa quería que él fuera poeta,- Hasta su padre-, casi todos empleados del gobierno querían que él fuera poeta, todos sus verdaderas amistades creíamos que ya era poeta y que solo le hacía falta darse una vueltica de varios años por Europa y Norteamérica. Pero alguien, en la junta calificadora que otorga las becas, pensó que le serviría mejor a la patria y a su ascendencia con su tendencia a abusar de todos los nuevos productos de los mercados potenciales que la gente con iniciativa comercial del valle, seguramente tratará de conquistar.
Nunca olvidaré lo que sentí oyéndolo declamar algo, que luego trató de grabar con sus uñas en la piedra del rayo, quizá debido a que llevaba adentro unos cuantos hongos, frutas de cierto cactus, pastillas medicinales para ampliar la mente y somníferos elaborados a partir de la savia que brota de los capullos de la flores del sueño, cuando son perforados.
Con lo que recuerdo de su poema y mi experiencia he construido lo que sigue; estoy seguro de que no se molestaría, el compartía su poesía y siempre me tuvo mucha paciencia.
El decía que no le interesaba servir de semilla.
Lo acusé de escribirle a la patria por conveniencia y no me refutó a mi entera satisfacción.
No incluiré su nombre para no incomodar a su ascendencia.

La piedra del rayo

Nunca he volado en bandadas
Amarillo, azul y rojo

Ambos somos recolectores nómades
Ambos también semi-esclavos

Tú del dinero
Que te infla el ego

Yo de la anestesia
Que mitiga mi tristeza

Pero igual regresamos al suelo
Cansados pero acostumbrados

Debajo del azul, amarillo y rojo
Cielo de mi asombro

Ambos somos de esta tierra
Pero tenemos diferentes banderas

Para Chepo In memoriam
VABM 09 de enero de 2010

http://victor-bueno.ning.com/profiles/blogs/la-piedra-del-rayo

http://victor-bueno.ning.com/profiles/blogs/la-piedra-del-rayo

audi de segunda mano, CONSUMIBLES HP, decoración bautizos, disfraces de carnaval, liberar moviles, pisos sevilla, reparacion de goteras barcelona, topcomputer, Tractoras usadas, venta wrangler

Artículo anteriorAlfonso
Artículo siguienteVia crucis revolucionario. O mini bitácora reciente de un cegatón historiador. Dedicado a Luiggino Bracci
Víctor A. Bueno M. Escritor bilingüe (inglés y castellano) de poemas y cuentos cortos. Nació en Cartago, Valle, Colombia el 4 de Marzo de 1959 y vive desde 1975 en Caracas, Republica Bolivariana de Venezuela. (Nacionalizado en 1983). Es Ingeniero de sistemas (UNEXPO 1982) y tiene una maestría sin tesis en administración y economía de los hidrocarburos (UCV 1990). Su obra está publicada en http://victor-bueno.blogspot.com , http://victor-bueno.ning.com y otros. Y está recopilada en tres libros en http://www.bookrix.com Es fundador del grupo de empresas Deltor AG y se dedica a consultoría en redes y groupware Pass-Age My works during April-June 2009 http://www.bookrix.com/_mybookpid-en-vbueno_1247707409.2004339695-vbueno Date: July 16th 2009 Language: English Pages: 154 Pasa-Tiempo Un juego de letras, signos y gráficos http://www.bookrix.com/_mybook-vbueno_1224688030.3072819710 Date: October 22nd 2008 Language: Spanish (Español) Pages: 150 Pass-Words http://www.bookrix.com/_mybook-vbueno_1224471915.4180819988 Date: October 20th 2008 Language: Spanish (Español) Pages: 274

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here