Religión, sí, otra vez el mismo tema

12
86

Había jurado firmemente que nunca más tocaría el tema religioso en este blog.

En primer lugar, porque no me quiero poner monotemático o repetitivo, y a veces siento que giro muchas veces sobre la misma idea. Admito, que debe ser fastidioso meterse aquí para leer las mismas quejas de siempre, así que me autocensuré algunos temas para que la lectura de este espacio no se convierta en algo predecible.

En segundo lugar, creo que una vez me tuve que detener a reflexionar si estaba haciendo lo que criticaba. A veces, el ateismo, el laicismo, el nihilismo y todos los otros ismos que practican quienes están desencantados del mundo son igual de reaccionarios, intolerantes y represivos como los ismos que decimos criticar. Esto lo aprendí, sobre todo, gracias a una discusión que se dio el año pasado en PN sobre la visita del papa a EE.UU.

Dicho de otro modo, y robándome las palabras de un pana que una vez me preguntó: ¿Chamo, por qué si de verdad crees en la libertad y en el liberalismo sales a censurar a los católicos y a decirles que no saben como vivir sus vidas, no es eso lo mismo que combates?

En Europa, por ejemplo, se están haciendo prohibiciones que rayan en lo intolerante: en Francia las mujeres musulmanas no pueden llevar el velo y los jóvenes cristianos no pueden usar crucifijo, lo que es, intrínsecamente, igual de repugnante a que en Afganistán te obliguen a llevar la barba larga.

Debemos entender, en palabras de Christiane Amanpour, que “el problema no son las religiones per se, después de todo la mayoría de los habitantes del planeta profesan una, como si de una necesidad se tratara, eso no tiene nada de malo, el problema, radica en que los líderes de estas religiones que han conducido, manipulado y adoctrinado a sus fieles con los resultados que observamos hoy,”

Debemos entender también que no podemos imponerles nuestras creencias (ateas, cristianas, etc.) a los demás, ya que no poseemos un oráculo que nos de la certeza de que lo que pensamos es la verdad.

Esta es, por cierto, la base del verdadero laicismo: la necesidad de crear un espacio de tolerancia para que nadie te imponga una creencia, sino que tú, con libertad, puedas decidir la fe que quieres profesar. No se tata de antireligiosidad, sino de hacer del estado algo no-religioso para que los ciudadanos puedan ejercer su libertad religiosa.

Así que, como ven, decidí abstenerme de escribir sobre religiones en el entendido que muchos de ustedes, mis (cada vez más) escasos lectores, profesan una fe determinada y yo no tengo derecho a cuestionarles.

Sin embargo, esta semana la he pasado muy mal por culpa de una religión.

No les voy a describir la situación, solo diré qué, nuevamente, la religión se hace presente en mi vida para arruinarme los planes y joderme la paciencia un rato. Esta semana se me ha despertado el intolerante que vive en mí y me ha hecho recordar porqué desprecio tanto las creencias religiosas, por qué considero que las religiones son el veneno del mundo y la primera causa de división, guerra y odio en el planeta.
Esta semana se me ha acabado la tolerancia religiosa y he vuelto a mi reaccionarismo más patético, he tenido ganas de quemar iglesias y agarrar al papa a patadas. Y eso no es bueno.

Claro que no lo es. Si algo admiro del ateismo es la paz con que se ejerce, el respeto y tolerancia que te da el ser ateo no lo consigues en ninguna parte. Aún así, hoy no me siento tolerante, no me siento pacífico, estoy molesto.

Frustración, quizás sea una mejor definición de lo que siento.

Es como si no pudiera escapar de ellos: están allí. En la avenida predicando sus porquerías e interrumpiendo mi dulce espera de la camionetica de rigor. Tocan a mi puertas los Testigos de Jehová y me tratan de vender los atalayas y despertares. Busco información sobre la gripe porcina y se aparecen en mi buscador de Google® diciéndome que la mentada gripe es un castigo de Dios. Están en la radio, tienen yo no sé cuantas bandas en su poder, como la mitad de la radio AM está en manos de esos carajos. Están en la televisión escupiéndome que si me voy con ellos, pronto, tendré un carro nuevo del año (es en serio, vean los horrorosos programas que pasan en televisión abierta a medianoche). Me cambio al cable y también están allí, cuando no caigo EWTN, caigo en TV Familia, o en Enlace TBN, o en Fox News. Y francamente estoy cansado.

Lo peor es que se han llevado a una persona maravillosa. Esto es otra cosa, las personas que más aprecio y respeto terminan en manos de la religión. Estos tipos siempre tienen una suerte enorme al poder llevarse a las personas que más aprecio. Se llevaron al guitarrista de Korn y al maestro Juan Luis Guerra. En lo personal, se llevaron a uno de mis mejores amigos de la infancia, y ahora se llevaron a una chica maravillosa a la que quien sabe cuantos complejos le habrán metido en la cabeza.

La iglesia es algo que desprecio, y me da tristeza decirlo porque tengo amigos religiosos. A veces me provoca irme a aun paraíso liberal, Holanda, por ejemplo, un país de esos donde nos e va a misa todos los domingo y donde uno no tiene que aprender a convivir con la ridiculez religiosa-ignorante de la mayoría de tus compatriotas.

Siempre que veo a los homosexuales, mujeres, negros, indígenas y demás seres discriminados por la iglesia metidos, vaya paradoja, en una iglesia, solo puedo preguntarme, ¿cómo es posible que las religiones no sufran ni les pase nada a pesar de todo el daño que le han hecho a este mundito nuestro?

En fin, esta iba a ser una nota agradable, pero no lo fue, no me sale…

Blogalaxia tags:

GD Star Rating
loading...
Religión, sí, otra vez el mismo tema, 3.6 out of 5 based on 12 ratings

12 Comentarios

  1. Calro que estoy de acyuerdo con eso. La religion es lo peor que tenemos. yo he pensado mucho en ello, y lo que mas preocupa es ¿A que se debe que tengamos nesecidad de creer en misticismos’ o ¿por cual razon nuestro cerebro evoluciono de manera que permitiera el misticismo?
    ya que las religiones son solo las manifestaciones exteriores de ello.
    desde pequeño no creo en nada sobrenatural, como dios, pero es importante saber la razon por la cual el resto de las personas tienen esa necesidad. no es como tu dices que las religiones le lavaron el cerebro a tu amiga, ella ya tenia la predispocision a ser llevada a esa religion o cualquier otra.
    tengo una hipotesis sobre ello, es que garcias a las personas que creian en misticismo es que estamos aqui. esto es que el medio ambiente (tormentas, escases de agua o comida, bestias hambrientas) eligio a las personas que tenian la tendencia misticas sobre los ateos hace unos 150,000 años o mas, y es por esa razon que la mayoria de las personas tienen tendencencias a los misticismos.
    si estas interesado en el tema;
    este es sobre el miedo que tenemos los ateos de decir que lo somos, como eso que tu afirmas que no quieres escribir mas sobre ello,
    <a href=”http://opuscrisis.blogspot.com/2008/07/tenemos-miedo-de-salir-del-closet.html “tenemos miedo de salir del closet .
    Son respetables las ideas religiosas II.
    De la creencia en dios III.
    Y esta es la conclucion, espero que te guste
    De cmo nacio dios IV.

    ResponderResponder
  2. Excelente articulo. Pido tu autorización para copiarlo y publicarlo en las notas de mi cuenta de facebook.

    ResponderResponder
  3. Chamo,

    De acuerdo en todo menos en esto:

    “En Europa, por ejemplo, se están haciendo prohibiciones que rayan en lo intolerante: en Francia las mujeres musulmanas no pueden llevar el velo y los jóvenes cristianos no pueden usar crucifijo, lo que es, intrínsecamente, igual de repugnante a que en Afganistán te obliguen a llevar la barba larga. ”

    Pana, la tierra de Simone de Beauvoir y Descartes no puede permitir esto. Es como decir que hay que esconder a las mujeres de Miraflores cuando llegue Ahmadinejad… ni de verga. Si tu vas a un pais donde las mujeres tienen derechos y libertades tienes que aceptarlo y adaptarte. Si yo voy a Iran me tapo, pero si las iranies vienen a Occidente tienen que destaparse… de paso, que aprovechen y salgan de ese oscurantismo terrorifico y malsano.

    No deja de sorprenderme el retroceso religioso que ha sufrido nuestro pais, que siempre fue profundamente laico. leo con horror como dos parejas se mataron junto a sus hijos en Fuerte Tiuna, gracias a los designios de una secta religiosa. Esta cosa evangelica dentro de la fuerza armada se hace cada vez mas lamentable por la marginalidad que expresa. No olvidemos que la religion y su fanatismo, es claramente una expresion de miseria. En casos de comunidades pobres uno puede entenderlo, pues no hay asistencia de ningun tipo y la gente no tiene de otra mas que creer en lo “sobre natural”. Pero chamo, en el caso del Ex ministro de la Defensa o de esta gente que se suicido en Fuerte Tiuna, deja mucho que decir de nuestra sociedad actual.

    ResponderResponder
  4. León, Copialo donde sea.
    Luis me estoy leyendo tus post, mañana te comento.
    Al, idem.

    ResponderResponder
  5. Ojo con las fuentes. La “ley del velo” en Francia se aplica sólo a nivel de colegio. Tu escritura proyecta una imagen según la cual las musulmanas no pueden usar velo en la calle, y no es así.
    El “velo” per se es un enorme problema ético y práctico: El la foto de un papel de identidad, no puedes aceptar gente con la cabeza cubierta (por razones obvias), pero si a los musulmanes les resulta insultante quitarse el velo, ¿cómo le entras? También hay problemas de igualdad y respeto a la vida, cuando una pareja musulmana que va a tener un hijo se niega a tener un partero masculino y prefiere que su esposa sufra o se muera, pues entran en juego consideraciones de otra índole.
    Por lo demás, estoy basante de acuerdo, sólo quería esclarecer ese punto.

    ResponderResponder
  6. Luis, fascinante tus post. Gracias por ellos, te los comentaré con calma después, por allá por tu blog.

    Al, pero es que eso que dices es lo que criticamos. Si las mujeres deben taparse en Iran de manera obligatoria, ¿debemos repetir esa errada actitud? Yo creo que si alguien pretende “modernizar” a los musulmanes, en especial a los que viven el primer mundo, la forma de hacerlo no es prohibiéndole cosas, ya que eso los alejaría. No sé, al menos eso creo. De resto, buen punto lo de los evangélicos y su relación con el ministro (me llamaban moco) de la defensa. Yo ahorita estoy viviendo una situación similar con los evangélicos, pero es algo que me reservo.

    Krisis. Yo sé que es solo en los colegios, pero lo justo es lo justo. Si el niño católico puede usar crucifijo en la escuela, la niña musulmana también. Si en el colegio se busca que los alumnos expresen su personalidad, el laicismo no puede imponerle sus principios a los creyentes (musulmanes, cat´ólicos, etc.) Más allá de eso, desde luego que el velo es opresivo para la mujer y claro que creo que los musulmanes deben dejar atrás la opresión a las féminas, pero esos ¿avances democráticos? de las religiones no se logran imponiéndose. Yo creo que eso termina alejando a los moderados y potenciando a los extremistas.

    ResponderResponder
  7. Si bien concuerdo en que las religiones han producido más desgracias que beneficios, no las considero “la raíz de todos los males” (parafraseando a Dawkins).

    Para mí, el meollo del asunto se encuentra en esa necesidad primitiva que tienen algunos de nuestros compañeros de manada en redirle culto y seguir ciegamente a algo o alguien (imaginario o real, con o sin super-poderes). Cuando los bestias de nuestros congéneres no están asesinando en nombre de alguno de sus amigos imaginarios, se dedican a asesinar en nombre de alguna causa “elevada” (ej. la liberación de las clases oprimidas), para así darle poderes ilimitados al demagogo de turno, que va, irónicamente, a someterlos y oprimirlos por los siguientes 50 años.

    Este videito resume muy elocuentemente lo que digo:

    Baila monito, baila

    En fin, se me alborotó la misantropía y seguramente vendrá alguno de los Teletubbies que comentan por aquí a echarme un regaño.

    ResponderResponder
  8. Creo que lo más interesante de este post es su brutal sinceridad, no pretende ser tolerante ni tampoco lavar cerebros de nadie. Por lo menos para mi eso es importante al tratar de ver de dónde viene el autor y porqué se expresa de tal o cuál manera.

    Con respecto a lo del velo, no estoy de acuerdo con que el gobierno tome posturas tan radicales con respecto a las costumbres religiosas, muchas veces somos presas de nuestras propias concepciones erradas y prejuicios al creer que TODAS las mujeres musulmanas odian usar su velo cuando no es así, muchas están dispuestas a luchar por su derecho a utilizarlo.

    Yo estoy de acuerdo con que la religión debe permanecer fuera de los colegios públicos, sin embargo prohibir el uso de crucifijos o el velo equivale a prohibir la religión y la libertad de culto.

    ResponderResponder
  9. Coincido en que la prohibición exacerba el extremismo y que habría que plantear formas más inteligentes y educativas de abordar las diferencias culturales y religiosas. Sin embargo, no podemos olvidar que del otro lado se valen los golpes bajos: Ayer mismo salió una propaganda por la televisión iraní que dice claramente que si no usas el velo, te expones al acoso sexual. Esto ha aumentado su uso, sin el cual le estás dando carta blanca a cualquier Mohammed que pase por allí a que te agarre el culo.
    He allí un gran dilema de la intolerancia. Soy occidental y por más relativista y antropológico que me ponga, seguiré pensando que una cultura que prohibe la educación a las mujeres, que no les deja caminar por la calle solas y que escuda la lascividad masculina diciendo que el tobillito de la jeva o el cuellito o el pelito que se el ve “obligó” al hombre a que se la cogiera, que lapida a las mujeres adúlteras pero no a los hombres, en fin, todo eso me parece la más grande aberración y me alegro que gobiernos como el de Francia hagan todo lo posible para que eso no penetre sus fronteras. El que quiera ser un musulmán, católico o judío moderado, bienvenido a la sociedad y que practique su magia en privado; aquél que quiera pasearse con los rulitos y la kipa, el velo o disfrazado de nazareno pues que se inscriba en un colegio hebráico o cristiano y sanseacabó.

    ResponderResponder
  10. Totalmente de acuerdo, Krisis. Pero cada vez que uno expone opiniones de este tipo es tildado de euro-céntrico, producto de la imposición de los valores de la democracia liberal por estas tierras. Para liberarse de esos valores que nos inculcaron los colonizadores opresores hay que afirmar en voz alta y con el puñito izquierdo alzado “que vivan las FARC/Hamas/Hezbollah/ETA/IRA/ELN”, etc, etc, etc. Porque el criticar sus luchas “justicieras” implica, para adoradores de las dicotmías, que uno está de acuerdo con las políticas imperialistas de las potencias occidentales.

    ResponderResponder
  11. ¿Pero no es lo mismo que si visitas Irán o Afganistán con tu novia a ella la *obligarán* a usar el velo? ¿Entonces qué tiene de chocante que en Europa te exijan que te lo quites?
    Tiene que haber un mínimo de acuerdo, un mínimo de ética discursiva. La dizque “izquierda” se equivoca cuando relativiza todo culturalmente, se convierten en una caricatura manipulable. Por ejemplo, argumentar que no nos incumbe la circuncisión femenina porque no somos africanos y que ellos verán y resolverán eso al interior de su cultura, es un error. Eso es una aberración, una tortura sostenida por sistemas falocráticos de desigualdad que la izquierda se rasga las vestiduras combatiendo en Europa (el rol de las mujeres en la sociedad), pero luego viene y te dice que no tiene opinión sobre la escisión del clítoris porque no es su cultura.
    No me jodan. Una vaina es no opinar si el yopo de los indios tal es una buena idea o no, porque eso sí es rollo de ellos y sólo se lesiona el que lo consume, otra cosa muy diferente abstenerse de opinar en casos de flagrante tortura o penas de muerte en Irán. ¿Cuándo se confundió la izquierda tanto? Postearé algo la semana que viene: “Deconstruyendo a Chávez: La izquierda en el siglo XXI”. Allá indagaremos sobre estos temas.

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here