Miradas a una Mujer de Poesía

7
278

Miradas a una Mujer de Poesía

Hemos de conciliar los lectores de esta aclimatada matria zuliana que la obra de poetisa Xiomara Rivas es un presagio inconfundible feminidad y sonoro histrionismo. Es hora de detenernos a preciar su obra, tan cuestionada por algunos sectores que sumándose a un falso puritanismo la acusan, no sé si a su favor o desmedro, de la Safo Zuliana, la María Calcaño de la segunda mitad del siglo XX.

“Soy una amante solitaria

Me las jugué todas

al canto al pan y al vino

transgredí las leyes sin justicia

y decidí sembrar

de cristales el camino…”

Entonces allí vienen la mujer y su poema a hacerse eco del mundo. Digamos que la mujer de poesía, Xiomara, es una hacedora de canciones que no se cantan. Pronto el texto en la poesía de Rivas Pérez se vuelve un compartir entre el amante y la Amante, que ella siempre, la palabra, el verbo encarnado en mujer, recordando lo que escribiera María Calcaño en sus micropoemas inéditos: “de tanto conocernos, / Acabamos por no saber quién / era quien…” , entendiendo así el poema de La Rivas, como se refieren a ella los que no la quien mucho, como la expresión de un conocerse continuo entre la amante y el amado.

“Mi verbo es dulce

callado y mudo

Estiletes delgadísimos

Sublinguales

me inhiben castran

enmudecen

Para variar

siembro flores

en mi cabello.”

Y venga el poema corto a revivir lo femenino es la poetisa Rivas. Como órgano de expresión, lo corto viene a ser en el libro ave irreverente como ese suave murmullo que produce un ave como el colibrí en el aire que perfora. El vértigo de un poema breve radica en su alto contenido de música, en su ecuación literaria y en la alta posibilidad de sembraren el lector el efecto acantilado, la sensación de profundidad, ese silencio profanado por el poema, o mejor, por el que ha leído el poema que permanecía mudo. Los dos únicos libros que Xiomara Rivas ha traído para nosotros son piezas suaves y concisas de la válida e inagotable ecuación poética que descansa en ella. Venga entonces a nosotros lectores una breve selección de sus textos:

Segundo Libro de la Poetisa
Segundo Libro de la Poetisa

Del libro Ave irreverente. 1997

Un demonio con botas

se metió en mi cama

lo exorcicé y me puse a jugar

Me contó sus cuitas

su amarga ironía

de ángel bello y bueno

caído en el mal.

——

Amado

tu lengua dulce me recorre toda

y anido mis manos

para recibir tu amor

Se me dobla el alma

los olores vuelan

mi vientre se ensancha

y sonrío de dolor

Qué manera tuya

tan callada y tierna

explosiones quedas

roban mi pudor

Y no me importa el sitio

el suelo la playa

¡Qué viva el amor!

Cuando luego vuelvo

a sentir la vida

me sonrío y pienso

Qué buena bandera mi sexo me dio.

——

Cuando te ame

será bajo un cielo

navegado de estrellas

junto a mares muertos
huérfanos de velas

meciendo cunas vacías

persiguiendo del hombre la huella

Cuando te ame

bajo candiles sin luz

junto a zapatos sin suelas

seguidos de trajes vacíos

velados de cabelleras.

Cuando te ame

creo que nunca

entenderás la seña

Pinta entonces

junto a mi boca

una cruz

que allí morirán

los sueños de pena.

——

Él dijo

que mi sexo olía a camelias

No sabía

que a veces florece.

——

Del libro Mujer de poesía. (1997)

Soy una amante solitaria

Me las jugué todas

al canto al pan y al vino

transgredí las leyes sin justicia

y decidí sembrar

de cristales el camino

Trásfuga de mares y de vientos

habitante de oasis del destino

trashumante sin sandalias

abrazadora fortuita de velas

y de humos

danzarina concomitante de la vida

franqueadora de ensueños

triste caminante de nostalgias

Insomne espectadora

de aguas turbulentas

Habitante de mi celdilla

de abeja reina

Instiladora precoz de sensaciones

Habitadora de espacios

no procesados

de un planeta que no termino

de co – di – fi – car.

——

Poeta

Es el cante fiero

de vivencias y pesadillas

que duerme el sueño eterno

a plena luz del día

Quien arremansa sus sueños

en un café

para salir a cabalgar

las calles

mirando las máscaras proféticas

detenidas en la avenida

El que adivina

a través de blusas y camisas

el color del órgano vital

y no se asusta

Quien sonríe

cuando los cuerpos

se desplazan

de sus cabezas

y traspasan la dimensión

color rosa

digital

——

Cuando tú besas mis senos

e instilas presuroso mi néctar

Entonces hay un largo quejido

en mi vientre

mis fluidos recorren presurosos

mi dibujo interno

En ese momento

un bramido hondo

estremece el planeta

Una madre amamanta

a la tierra le siembran un embrión

el gozo repta mi vientre

se eleva el cáliz

de la embriaguez

Cuando tú besas mis senos.


Rivas, Xiomara (1997) Mujer de poesía. Asamblea Legislativa del Estado Zulia. Maracaibo. Pág. 11

Calcaño, María (2008) Obra poética completa. Monte Ávila Editores Latinoamericana. Caracas. Pág. 224

Rivas, Xiomara (1997) Ave irreverente. Imprenta Regional del Estado Zulia. Pág. 49

En este poema la suave rima nos recuerda a alguna poesía mística española, quizá a Santa Teresa o a la picardía de mexicana Sor Juana Inés de la Cruz.

A través el tono de este poema no puedo evitar recordar el tono del primer poemario de María Calcaño, Alas Fatales, que viene impregnado del mismo deseo, la misma furia, aunque en Xiomara Rivas no sea tanta latente la composición de textos velados, como sí lo es, magistralmente, en los poemas de María Calcaño: “Ábreme la vena, / abundante… / que la tengo estrecha!”. (Poema “El deseo” en Calcaño, María (2008) Obra poética completa. Monte Ávila Editores Latinoamericana. Caracas. Pág. 32).

Me cautiva el poder de la rima que posee este poema. Tal vez tan fuerte como aquel el día que me quieras de Amado Nervo, o alguna de esas fuertes retaliaciones tan particulares de la poesía bolérica de América. Valga para este poema un plauso, no tanto por su valor estético, que a los ojos del mundo puede profanarse, sino por el poder histriónico que poseen sus fibras, el valor armónico que descansa entre cada uno de sus versos.

Vuelve entonces el poema breve: La suave música del poema breve que hace fuego en el modo que Xiomara lo conduce. Todo el torrente erótico de la humanidad se puede condensar en una flor, será la rosa con su vibrante color, o en este caso la hermosa camelia. Me he ido al diccionario, encontrando esta repuesta concerniente a la camelia: arbusto originario de Asia, de hojas perennes y flores muy bellas e inodoras. Vengan ustedes a aclararme a que huele el sexo del poema ¿?… he allí una ecuación poética digna análisis, a mi me parece interesantísima.

El autor frente al mundo. Quizá un plano de cosmovisión poética. El perfil de una mujer y de fondo una calle usada de Maracaibo. ¿Dónde está Xiomara? ¿A dónde la lleva el poema? Esa es la palabra. El poema lleva a la poetisa hasta el límite de su expresión: la extrapola del mundo!?

He aquí la descripción del sujeto. El poeta como ente de creación. Ha sido una constante en el hacer literario, en la historia del hombre el hacerse, el verse y conceptualizarse. No incriminemos este texto de genérico o repetitivo, veamos en él la percepción única de la poetisa. El poeta como amante y amado, el poeta como víctima de su propia cosmovisión.

Vuelve el texto erótico. Xiomara nos inunda con la palabra orgásmica de sus fluidos. La presencia de los fluidos es uno de los detonantes del erotismo del este texto. También la presencia del beso, ese límite corporal de la pasión y la entrega. He de admitir que es uno de mis textos favoritos, más allá de explicitud, deja en el cuerpo una sensación amplia y homicida!!. Vuelvo a hacer énfasis en la deuda que tiene Xiomara Rivas con la poesía de María Calcaño, creo que Xiomara es una buena hija del erotismo fundado por María.

Tomado de: EL PAPEL DIGITAL

HTTP://GRUPOGENERACIONACTUAL.BLOGSPOT.COM

7 Comentarios

  1. Asombroso el criterio del “critico”, sobre la poesía de esta autora. increíble su ignorancia o ¡? …pero ya sabemos q es de las mejores y el otro se equivocó, ya que si investiga bien a María Calcaño este estilo nada tiene que ver con el de esa poeta zuliana, María era otra cosa…perteneció a otra vanguardia…esta es totalmente diferente….

  2. la poesia es para carcamales, y algunos chamines ilusionados, la masa quiere otra cosa…

  3. Deben tener razón… pero en eso que seleccione hay algo que me gusto, hay algo que se me parecio a María Calcaño, debe ser por que Xiomara es una lectoira de María. Pero deben tener todos razón… Especialmente el mensaje de la botella!

  4. En realidad eso de que te publiquen en la Asamblea Legislativa del Zulia, es así como pavoso y el esfuerzo metafórico es bastante mínimo. Tiene que seguir ejercitándose…Que la poesía no sea para las masas… bueno sería leer o releer el Quijote.Yo lo que sí veo es una especie de liberación en esta candidata y que por el hecho de ser una mujer la que exprese sus sentimientos sexuales, la dota de algún interés. El erotismo no es un género holgado porque se necesita exagerar mucho para que llegue a revertir ese carácter de sensualidad y hay que ser osado y elegante, ingrediente este último que algunos comentadores desempleados no suelen desarrollar en éste y otros posts.Saludos

  5. q porqueria de poesia, la peor poeta del universo. te descubristes solita maldita chavista

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here